SA­RA

Fue Sa­ri­ta en su ju­ven­tud y Sa­ri­tí­si­ma en su ma­du­rez. Es­tre­lla de Holly­wood en los años 50, rei­na de la can­ción en los 70 e ícono gay en los 90. Su be­lle­za con­quis­tó a los hom­bres, y su voz se­du­jo a to­dos los pú­bli­cos. Pro­si­guió su ca­rre­ra has­ta ca­si su ú

Vanidades (Chile) - - Biografía - Por Flo­ren­cia Sa­ñu­do

Ella so­lía con­tar que es­tu­vo a pun­to de no na­cer. Cuan­do su ma­dre su­po que es­ta­ba em­ba­ra­za­da otra vez, de­ci­dió que era me­jor no te­ner otro be­bé. Los tiem­pos “eran muy di­fí­ci­les”, re­la­ta­ba en 2012 a un pres­ti­gio­so dia­rio es­pa­ñol y, a es­con­di­das, “sa­lió de su pue­blo pa­ra abor­tar”. Pe­ro quien hi­zo el pro­ce­di­mien­to no se dio cuen­ta de que en el vien­tre te­nía dos pla­cen­tas, le sa­có una y la otra si­guió cre­cien­do. “Tal vez hu­bie­ra te­ni­do una ge­me­la o ge­me­lo”, de­cía. No fue así, pe­ro al na­cer, el 10 de mar­zo de 1928, sus pa­dres le die­ron un nom­bre co­mo

pa­ra dos: Ma­ría An­to­nia Ale­jan­dra Vi­cen­ta

El­pi­dia Isi­do­ra Abad Fer­nán­dez. Su fa­mi­lia la lla­ma­ba An­to­nia y el mun­do la co­no­ce­ría co­mo Sa­ra Montiel.

Na­ció en Cam­po de Crip­ta­na (La Man­cha), en Es­pa­ña, en el seno de una fa­mi­lia muy hu­mil­de. Al es­ta­llar la Gue­rra Ci­vil se tras­la­dó a Orihue­la (Ali­can­te) con sus pa­dres y dos her­ma­nas ma­yo­res, don­de es­tu­dió en una es­cue­la de mon­jas. La ins­ti­tu­ción ha­cía más hin­ca­pié en las la­bo­res do­més­ti­cas que en el ni­vel aca­dé­mi­co (de he­cho, ella tu­vo di­fi­cul­ta­des pa­ra leer du­ran­te mu­cho tiem­po), pe­ro fue allí don­de apren­de­ría a can­tar. Su don pa­ra el can­to se hi­zo evi­den­te a los 13 años, cuan­do in­ter­pre­tó una sae­ta (can­to re­li­gio­so) en una pro­ce­sión por Se­ma­na San­ta a la que ha­bía asis­ti­do un po­de­ro­so edi­tor de pren­sa. Es­te con­ven­ció al pa­dre que la de­ja­ra ir a Va­len­cia don­de le con­tra­tó una pro­fe­so­ra de dic­ción y la hi­zo par­ti­ci­par en un con­cur­so de jó­ve­nes ta­len­tos, que ella ga­nó. El pre­mio con­sis­tía en una pa­ga de mil pe­se­tas du­ran­te un año, una ci­fra en­ton­ces con­si­de­ra­ble que le per­mi­tió ins­ta­lar­se en Ma­drid e ini­ciar con es­tu­dios de ar­te dra­má­ti­co.

A los 16 años, Ma­ría An­to­nia era una be­lle­za es­pec­ta­cu­lar y no tar­dó en re­ci­bir ofer­tas de tra­ba­jo. Pri­me­ro, un pa­pel se­cun­da­rio en el fil­me

Te quie­ro pa­ra mí (1944), en el que ac­tuó ba­jo el nom­bre ar­tís­ti­co de Ma­ría Ale­jan­dra y lue­go con­si­guió un pro­ta­gó­ni­co en Em­pe­zó en bo­da con Fer­nan­do Fer­nán Gó­mez. En­ton­ces ya ha­bía adop­ta­do el nom­bre Sa­ra Montiel con el que se ha­ría cé­le­bre.

Si­guie­ron más pe­lí­cu­las. En Ma­rio­na Re­bull

(1947) en­car­nó a una bur­gue­sa de Bar­ce­lo­na y en Lo­cu­ra de amor (1948) a una mal­va­da. Sin em­bar­go, su ca­rre­ra de ac­triz no des­pe­ga­ba. Fue en­ton­ces que el dramaturgo Mi­guel Mihu­ra,

su pri­mer amor, la re­co­men­dó a la pro­duc­to­ra His­pa­mex, que la con­tra­tó pa­ra fil­mar en Mé­xi­co Fu­ria ro­ja (1954) con Ar­tu­ro de

Cór­do­va. Sa­ra ama­ba Mé­xi­co, don­de vi­vió du­ran­te cua­tro años e in­clu­so ad­qui­rió la na­cio­na­li­dad. “¡Ay, qué país Mé­xi­co! Una in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca muy pro­fe­sio­nal, en ple­na épo­ca de oro. ¡Y la gen­te se po­día di­vor­ciar! Una reali­dad que con­tras­ta­ba con la Es­pa­ña cu­tre que te­nía­mos”, de­cía.

En efec­to, el ci­ne me­xi­cano vi­vía una épo­ca fas­ta y la es­pa­ño­la fue adop­ta­da con ra­pi­dez. Por su­ge­ren­cia del director Mi­guel Za­ca­rías, ba­jo cu­ya di­rec­ción pro­ta­go­ni­za­ría tres pe­lí­cu­las jun­to a Pe­dro In­fan­te, cam­bió Sa­ra por Sa­ri­ta y así fue co­no­ci­da a lo lar­go de va­rios

años de ca­rre­ra.

Du­ran­te su es­ta­día en el país par­ti­ci­pa­ría en 14 cin­tas, en­tre ellas Cár­cel

de mu­je­res (1954) con Katy Ju­ra­do,

Ne­ce­si­to di­ne­ro (1952) con Pe­dro In­fan­te, Por qué ya no me quie­res

(1953) con Agus­tín La­ra y Piel ca­ne­la (1953) con Ma­no­lo Fá­bre­gas, y en­ton­ces se con­vir­tió en una de las fi­gu­ras más co­ti­za­das del mo­men­to.

Es­te fue un pe­río­do muy en­ri­que­ce­dor pa­ra Sa­ri­ta a ni­vel per­so­nal, pues gra­cias a su amis­tad con León Fe­li­pe, el poe­ta es­pa­ñol ra­di­ca­do en Mé­xi­co, co­no­ció in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas co­mo

Pa­blo Ne­ru­da, Fri­da Kah­lo y Die­go Ri­ve­ra.

La crè­me de la crè­me

Gra­cias a sus éxi­tos, su fa­ma tras­pa­só fron­te­ras y en 1954 fue re­que­ri­da en Holly­wood pa­ra par­ti­ci­par en el wes­tern Ve­ra Cruz (1954) jun­to a Gary

Coo­per y Burt Lan­cas­ter, en el que in­ter­pre­ta­ba a una gue­rri­lle­ra me­xi­ca­na que te­nía un gran co­ra­zón.

Su se­gun­da pe­lí­cu­la holly­woo­den­se fue

Se­re­na­de (1956), un mu­si­cal jun­to a Ma­rio Lan­za, en­ton­ces una enor­me es­tre­lla. Du­ran­te aquel ro­da­je, y a pe­sar de un pri­mer en­cuen­tro es­pi­no­so, se hi­zo ami­ga de la ga­na­do­ra del Os­car, Joan Fon­tai­ne, e ini­ció un ro­man­ce con el director Ant­hony Mann, quien se­ría su pri­mer ma­ri­do. Gra­cias a Fon­tai­ne, Sa­ra ob­ten­dría el pro­ta­gó­ni­co en Run of the Arrow (1957), en don­de in­ter­pre­tó a una in­dia sioux. Y gra­cias a su re­la­ción con Mann, Sa­ra co­no­ció a las más gran­des es­tre­llas de la épo­ca: Elizabeth Tay­lor, James Dean, Kirk Dou­glas, Na­ta­lie Wood y Ma­rilyn Mon­roe, en­tre otros. Sa­ra so­lía con­tar que Gre­ta Gar­bo, ya re­ti­ra­da del ci­ne, le hi­zo el in­men­so ho­nor de vi­si­tar­la en la ca­sa que com­par­tía con Mann y que Mar­le­ne Die­trich, fue quien le acon­se­jó ves­tir­se de ro­jo, blan­co o ne­gro, los co­lo­res que me­jor le sen­ta­ban a su piel. Mien­tras que Mar­lon Bran­do era fan de sus gui­sos, ado­ra­ba sus hue­vos fri­tos con ajo, clá­si­cos man­che­gos.

Pe­ro a pe­sar de que Sa­ra se mo­vía en los círcu­los más se­lec­tos de Holly­wood, no se en­ca­ri­ñó ni con la ciu­dad ni con el star sys­tem y ja­más fir­mó un con­tra­to de ex­clu­si­vi­dad.

Así fue que an­tes de abor­dar el ro­da­je de Run of the Arrow, via­jó a Es­pa­ña pa­ra fil­mar El úl­ti­mo cu­plé, pe­lí­cu­la de ba­jo pre­su­pues­to di­ri­gi­da por Juan de Or­du­ña, que hi­zo más por amis­tad y nos­tal­gia que por di­ne­ro. Se ru­mo­reó que en la gra­ba­ción de las can­cio­nes, Sa­ra, quien es­ta­ba res­fria­da, pi­dió al director de la or­ques­ta que ba­ja­ra me­dio tono pa­ra adap­tar­se a su voz. Lue­go vol­vió a pe­dir­le que dis­mi­nu­ye­ra el tono aún más; a la cuar­ta vez, es­te le ad­vir­tió que si lo vol­vía a ami­no­rar “nos

Par­ti­ci­pó en 49 fil­mes y se edi­ta­ron 35 ál­bu­mes de sus

can­cio­nes.

sen­ta­mos ba­jo el piano”. Pe­ro así fue que su voz gra­ve y su­su­rran­te se con­vir­tió en su prin­ci­pal atrac­ti­vo, ade­más de su pro­ver­bial be­lle­za.

De­bi­do al po­co fi­nan­cia­mien­to, la fil­ma­ción se com­pli­có: los de­co­ra­dos es­ta­ban pin­ta­dos en car­tón, los fi­gu­ran­tes lle­va­ban ves­ti­dos de pa­pel y se ha­cía una úni­ca to­ma de ca­da plano por­que no ha­bía pa­ra más. “Nun­ca ha­bía tra­ba­ja­do en con­di­cio­nes tan ma­las”, re­cor­da­ría. Con­ven­ci­da de que la pe­lí­cu­la no pro­gre­sa­ría, ni si­quie­ra acu­dió al es­treno el 6 de ma­yo de 1957. Pe­ro po­co des­pués le lle­ga­ron no­ti­cias ines­pe­ra­das, la cin­ta se con­vir­tió en un éxi­to de ta­qui­lla .

Fue en­ton­ces que de­ci­dió re­gre­sar a Es­pa­ña, don­de gra­cias a su in­men­sa popularidad im­pu­so sus con­di­cio­nes. “Me ne­gué a vol­ver a ma­dru­gar. En Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos te­nía que le­van­tar­me a las cin­co y me­dia de la ma­ña­na. ¡Nun­ca más!”.

Su si­guien­te in­cur­sión en el ci­ne es­pa­ñol: La vio­le­te­ra, jun­to al ita­liano Raf Va­llo­ne, tam­bién tu­vo un éxi­to fe­no­me­nal y la con­vir­tie­ron, se­gún se de­cía en­ton­ces, en la ac­triz me­jor pa­ga­da del mun­do: se ha­bla­ba de un mi­llón de dó­la­res por pe-

lí­cu­la (tal ver una exa­ge­ra­ción), años an­tes de que Elizabeth Tay­lor ob­tu­vie­ra ese suel­do por

Cleo­pa­tra. Tan­to en La vio­le­te­ra co­mo en su si­guien­te fil­me: Car­men la de Ron­da, vol­vió a can­tar con su voz gra­ve y par­ti­cu­lar es­ti­lo, y los ál­bu­mes con las ban­das so­no­ras su­pe­raron las ven­tas de pro­duc­cio­nes de gran­des de la mú­si­ca co­mo El­vis Pres­ley y Frank Si­na­tra. De He­ming­way a Mar­lon Bran­do Una be­lle­za co­mo la su­ya no po­día, sino atraer a los hom­bres co­mo miel a las abe­jas. Y pues­to que nun­ca tu­vo re­pa­ros en re­la­tar los por­me­no­res de su vi­da amo­ro­sa, tan­to en las me­mo­rias que pu­bli­có: Vi­vir es un pla­cer (2000) y Sa­ra y

el se­xo (2003), co­mo en pro­gra­mas de te­le­vi­sión, su re­co­rri­do sen­ti­men­tal no era un se­cre­to.

El em­pre­sa­rio y au­tor tea­tral Mi­guel Mihu­ra fue su pri­mer amor. Cuan­do lo co­no­ció ella te­nía 17 años y él 44, uno de los mu­chos hom­bres ma­yo­res que la atra­je­ron en su ju­ven­tud. En 1949 ha­bla­ron de ma­tri­mo­nio, pe­ro él desis­tió a cau­sa de la di­fe­ren­cia de edad. Pa­ra ella fue una de­cep­ción enor­me. “Creí que no me que­ría. Lue­go com­pren­dí que me que­ría mu­cho”, di­jo en una en­tre­vis­ta en 2008. Tam­bién se ha­bló de su re­la­ción con León Fe­li­pe, pe­ro ella in­sis­tió que nun­ca co­rres­pon­dió al amor del poe­ta. Se­ve­ro Ochoa, cien­tí­fi­co que ob­ten­dría el Pre­mio No­bel de Fi­sio­lo­gía y Me­di­ci­na, fue otro de los amo­res de su vi­da. Es­ta re­la­ción clan­des­ti­na (él era ca­sa­do) le per­mi­tió, se­gún ella, “des­cu­brir el se­xo”.

Du­ran­te su es­ta­día en Mé­xi­co y Holly­wood se le atri­bu­ye­ron mu­chos ro­man­ces con ce­le­bri­da­des co­mo Gary Coo­per, James Dean, Mar­lon Bran­do o Er­nest He­ming­way, quien le en­se­ñó a fu­mar pu­ros, una cos­tum­bre que man­tu­vo has­ta su muer­te. Pe­ro ella des­men­ti­ría mu­chos de ellos. “Po­dría ha­ber he­cho el amor con Gary Coo­per, pe­ro no qui­se”, di­ría en una de sus mu­chas con­fe­sio­nes te­le­vi­si­vas. En cam­bio, co­men­ta­ría sus re­la­cio­nes con el ac­tor fran­cés Mau­ri­ce Ro­net, el ita­liano Gian­car­lo

di Lu­ca o un jo­ven­cí­si­mo Te­ren­ce Hill, con quien com­par­tió rol en Pecado de amor, cuan­do aún se lla­ma­ba Ma­rio Gi­rot­ti. Pe­ro un pre­sun­to ro­man­ce del que nun­ca ha­bló fue el que ha­bría man­te­ni­do con el pre­si­den­te de Mé­xi­co, Mi­guel Ale­mán Val­dés (1946-1952), se­gún se ru­mo­rea­ba en los círcu­los alle­ga­dos al po­der. Pa­ra al­gu­nos ob­ser­va­do­res esa re­la­ción ha­bría im­pul­sa­do su me­teó­ri­ca ca­rre­ra en el ci­ne.

En 1957 se ca­só por el ci­vil con el director Ant­hony Mann, quien le da­ría ac­ce­so a los más al­tos es­ca­lo­nes de la so­cie­dad holly­woo­den­se. Otra vez, un hom­bre ma­yor: él te­nía 57, ella 29. El ma­tri­mo­nio du­ró sie­te años. Se di­vor­cia­ron en 1963 y Sa­ra vol­vió a con­traer nup­cias al año si­guien­te con el bil­baíno Jo­sé

Vi­cen­te Ra­mí­rez Ola­lla, es­ta vez por la igle­sia, co­mo lo exi­gían las bue­nas cos­tum­bres de la so­cie­dad es­pa­ño­la. Pe­ro dos me­ses des­pués, cuan­do no se ha­bían ca­lla­do aún los co­men­ta­rios so­bre la bo­da, anun­ció la se­pa­ra­ción, pues él que­ría apro­piar­se de su di­ne­ro.

Sa­ra tar­da­ría 14 años en ob­te­ner la anu­la-

Se ca­só en cua­tro oca­sio­nes. Aquí, la ve­mos en su bo­da con el in­dus­trial Vi­cen­te Ra­mí­rez Ola­lla, en 1964. Y años más tar­de acom­pa­ña­da de su es­po­so Pe­pe Tous.

ción. Pa­ra en­ton­ces ya ha­cía 10 que com­par­tía la vi­da con Jo­sé Tous Bar­be­rán, em­pre­sa­rio y pe­rio­dis­ta ma­llor­quín con quien adop­tó a sus dos pe­que­ños: Thais, na­ci­da en 1979 y Jo­sé

Zeus en 1983. “Pe­pe Tous fue mi gran com­pa­ñe­ro, ¡27 años jun­tos! A él le de­bo el im­pul­so de la fa­ce­ta de can­tan­te y fue un gran pa­dre pa­ra mis hi­jos has­ta el úl­ti­mo de sus días”, con­fe­só va­rias ve­ces.

Lo más pro­ba­ble, su cuar­to y úl­ti­mo ma­tri­mo­nio, en 2002 con el cu­bano Tony Her­nán­dez no de­ba ca­li­fi­car­se de amor; pues­to que ella te­nía 74 años, él 35 me­nos y se­gún la pren­sa ro­sa, era ho­mo­se­xual. El en­la­ce se di­sol­vió en el 2003 y ella mis­ma con­fe­só su tre­men­do error.

La muer­te de Tous, en 1992, la de­jó muy so­la. Te­nía en­ton­ces 64 años y ha­cía 20 años que ha­bía ro­da­do su úl­ti­ma pe­lí­cu­la.

“Des­pués de Cin­co al­moha­das pa­ra una no­che (1973) me di cuen­ta de que el des­ta­pe no era pa­ra mí. Era vul­gar”, di­jo. Y con la lle­ga­da de la de­mo­cra­cia y la aper­tu­ra, sus an­ti­guas co­ne­xio­nes con el ré­gi­men fran­quis­ta le fue­ron ne­fas­tas y la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, en la cual no ha­bía te­ni­do un éxi­to só­li­do des­de La

da­ma de Bei­rut (1965), le dio la es­pal­da.

Una hi­ja mis­te­rio­sa

Sa­ra nun­ca re­nun­ció a la fa­ma, o por lo me­nos a in­ten­tar­lo. Fue ani­ma­do­ra de dos pro­gra­mas de te­le­vi­sión en Es­pa­ña y sus ga­las y con­cier­tos la man­tu­vie­ron en con­tac­to con el pú­bli­co, y con una ba­se gay que la ado­ra­ba, ade­más, man­tu­vo fre­cuen­tes apa­ri­cio­nes co­mo in­vi­ta­da en pro­gra­mas de fa­rán­du­la, don­de no du­da­ba en res­pon­der a to­das las pre­gun­tas que se le ha­cían, aun las más ín­ti­mas. Pe­ro un te­ma que no to­có ja­más se de­ve­la­ría des­pués de su muer­te. En enero de 2015, el se­ma­na­rio es­pa­ñol Lec­tu­ras pu­bli­có una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va con Jo­sé

de la Ro­sa, su pe­lu­que­ro y hom­bre de con­fian­za, en la que re­ve­la­ba que Sa­ra ha­bía te­ni­do una hi­ja se­cre­ta en Mé­xi­co y que el pa­dre era Ra­món

Mer­ca­der, el mi­li­tan­te co­mu­nis­ta ca­ta­lán, ase­sino de León Trotsky. Se­gún él, la ac­triz ha­bría que­da­do em­ba­ra­za­da du­ran­te una de las vi­si­tas que hi­zo en la cár­cel a Mer­ca­der, quien go­za­ba de un ré­gi­men de pri­vi­le­gio gra­cias a la in­fluen­cia del go­bierno so­vié­ti­co (es­te cum­pli­ría su pe­na has­ta 1960). “La ni­ña na­ció tras una ce­sá­rea muy lar­ga y com­pli­ca­da. Cuan­do Sa­ra des­per­tó de la anes­te­sia, le di­je­ron que ha­bía te­ni­do una ni­ña que ha­bía na­ci­do muer­ta”, de­cía De la Ro­sa en la en­tre­vis­ta. La pe­que­ña ha­bría si­do adop­ta­da por un ma­tri­mo­nio de Va­len­cia.

Pe­ro no es la úni­ca ver­sión. Se­gún otras fuen­tes, la hi­ja ha­bría si­do fru­to de su re­la­ción con Pe­dro In­fan­te o co­mo lo de­ja­ba en­ten­der la ac­triz Ma­ru­ji­ta Díaz: “Con un po­lí­ti­co me­xi­cano que te­nía mu­cho po­der y no le con­ve­nía el es­cán­da­lo”. ¿Se re­fe­ría qui­zás a Ale­mán?

Pe­ro Sa­ra ja­más ha­bló de aque­lla su­pues­ta hi­ja. En 2015 ya no es­ta­ba pa­ra ava­lar o des­men­tir nin­gu­na de es­tas ver­sio­nes. Qui­zás, si la no­ti­cia se hu­bie­ra he­cho pú­bli­ca an­tes, lo ha­bría he­cho. Pe­ro co­mo ella so­lía de­cir: “Se di­cen mu­chas men­ti­ras so­bre mí y nin­gu­na me ha afec­ta­do”.

Sa­ra go­zó de bue­na sa­lud has­ta el fi­nal, por lo cual, su muer­te (el 8 de abril de 2013) a los 85 años, to­mó a to­dos de sor­pre­sa. Víc­ti­ma de “una gran cri­sis” de la que no se es­pe­ci­fi­có la na­tu­ra­le­za, los mé­di­cos que acu­die­ron de ur­gen­cia a su ca­sa in­ten­ta­ron re­ani­mar­la, pe­ro fue de­ma­sia­do tar­de. La fa­mi­lia res­pe­tó su de­seo de que su cuer­po no fue­ra ex­pues­to y ser en­te­rra­da en el ce­men­te­rio de San Jus­to de Ma­drid, jun­to a su her­ma­na El­pi­dia y su ma­dre. Su fu­ne­ral fue un even­to me­diá­ti­co en el que sus res­tos mor­ta­les re­co­rrie­ron las ca­lles ma­dri­le­ñas don­de re­ci­bie­ron el homenaje de sus con­ciu­da­da­nos, mien­tras que las pan­ta­llas gi­gan­tes de la pla­za Ca­llao emi­tían sus fil­mes cé­le­bres, El úl­ti­mo cu­plé y La vio­le­te­ra.

“No soy una mu­jer tí­pi­ca (di­jo Sa­ra Montiel un año an­tes de mo­rir), ten­go 84 años y ya no me que­da mu­cho tiem­po. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos 54 años, no ha ha­bi­do otra co­mo yo”. Y eso, na­die lo pu­so ni lo pondrá en du­da.n

Por cu­rio­so que sea, apren­dió a leer bien a los 22 años, y aun­que con­quis­tó Holly­wood,

nun­ca apren­dió in­glés, es­tu­dia­ba sus pa­pe­les de mo­do fo­né­ti­co.

La es­tre­lla es­pa­ño­la a los seis me­ses de edad. Y aun­que fue una ni­ña no desea­da, el des­tino se obs­ti­nó en que na­cie­ra.

Su in­fan­cia se­ría igual de di­fí­cil.

Siem­pre se­rá re­cor­da­da por su in­ter­pre­ta­ción en La vio­le­te­ra, jun­to al ac­tor ita­liano Raf Va­llo­ne. Pe­ro tam­bién por re­cha­zar el pa­pel de Ji­me­na en El Cid, el cual re­co­men­dó a So­fía Lo­ren.

“Po­dría ha­ber he­cho el amor con

Gary Coo­per, pe­ro no qui­se”.

Tam­bién triun­fó en el can­to, su voz gra­ve y su­su­rran­te la dis­tin­guió a ni­vel mun­dial.

La hi­ja de Sa­ra, Thais, ju­gan­do en un des­can­so

du­ran­te un es­pec­tácu­lo en Bar­ce­lo­na.

Se di­ce que las ven­tas de al­gu­nos de sus dis­cos su­pe­raron las de Frank Si­na­tra y El­vis Pres­ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.