EL SUE­ÑO DES­PUÉS DE UN EVEN­TO TRAUMÁTICO

Cuan­do se vi­ve una ex­pe­rien­cia que ge­ne­ra te­mor, tris­te­za o an­sie­dad, el des­can­so noc­turno su­fre al­te­ra­cio­nes que si no se tra­tan de ma­ne­ra opor­tu­na, in­flu­yen en el desa­rro­llo de tras­tor­nos del sue­ño. Te da­mos las pau­tas pa­ra pre­ve­nir­los.

Vanidades (Chile) - - Vida Sana - Por Ma­ría del Car­men Ló­pez

Son mu­chas las ra­zo­nes por las cua­les pue­des sen­tir in­se­gu­ri­dad, un mie­do que re­ba­sa lo nor­mal y te con­du­ce a man­te­ner­te en vi­gi­lia, ya sea por el im­pac­to de even­tos na­tu­ra­les, la pér­di­da de un ser que­ri­do o un ac­ci­den­te. Lo cier­to es que una vez que ha pa­sa­do, no es fá­cil re­to­mar la vi­da nor­mal y vol­ver a dor­mir tran­qui­la.

Es­ta con­di­ción co­no­ci­da co­mo es­trés pos­trau­má­ti­co afec­ta en es­pe­cial a los pa­tro­nes de sue­ño, ex­pli­ca el psi­có­lo­go Ben­ja­mín Do­mín­guez de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM), quien in­di­ca que hay tres sín­to­mas que pue­den pre­sen­tar­se des­pués de cual­quier in­ci­den­te ines­pe­ra­do. Uno de ellos son las pe­sa­di­llas, en las cua­les mien­tras duer­mes re­vi­ves una y otra vez el he­cho, e in­clu­so eres ca­paz de ex­pe­ri­men­tar las mis­mas sen­sa­cio­nes, lo que ha­rá que te des­pier­tes al­te­ra­da y te sea di­fí­cil vol­ver a con­ci­liar el des­can­so.

Otra reac­ción, di­ce el es­pe­cia­lis­ta, se tra­du­ce co­mo ne­ga­ción o evi­ta­ción; es de­cir, bus­car una opor­tu­ni­dad pa­ra apar­tar­te de la reali­dad y re­cu­rrir a dis­trac­cio­nes que man­ten­gan tu men­te ocu­pa­da. De he­cho, cuan­do al­guien men­cio­na al­go res­pec­to al su­ce­so, pre­fie­res apar­tar la conversación o has­ta tu pre­sen­cia de to­do lo que ten­ga que ver con ello.

Tam­bién po­drás no­tar que con fre­cuen­cia es­tás en una ac­ti­tud de­fen­si­va y te an­ti­ci­pas al pe­li­gro aun­que es­te ya no exis­ta. Tus reac­cio­nes, me­di­das de se­gu­ri­dad y com­por­ta­mien­to cam­bian de ma­ne­ra ra­di­cal pa­ra per­ma­ne­cer en to­do mo­men­to aten­ta y lis­ta pa­ra res­pon­der rá­pi­da­men­te en cuan­to sea ne­ce­sa­rio. En re­su­men, te en­cuen­tras en un es­ta­do de hi­per­vi­gi­lan­cia.

So­lo ne­ce­si­tas des­can­sar

To­das es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes re­sul­tan nor­ma­les y res­pon­den a un ins­tin­to bá­si­co de su­per­vi­ven­cia, pe­ro de­jan de ser­lo cuan­do afec­tan la ma­ne­ra en que te re­la­cio­nas con los de­más, tus há­bi­tos o tu ma­ne­ra de ser.

Dor­mir mu­cho o po­co y sin ca­li­dad, no tie­ne na­da más un efec­to en el des­can­so, pues se­gún Do­mín­guez, mien­tras re­po­sas no so­lo se se­gre­gan hor­mo­nas a ni­vel ce­re­bral, que in­flu­yen en la res­pues­ta de tu or­ga­nis­mo, sino te re­pa­ras fí­si­ca y men­tal­men­te.

Al al­te­rar­se el sue­ño, las fun­cio­nes or­gá­ni­cas tam­bién lo ha­cen y por es­ta ra­zón no­ta­rás que te sien­tes ago­ta­da, te cues­ta tra­ba­jo con­cen­trar­te, la me­mo­ria se afec­ta, tu ca­rác­ter se tor­na irri­ta­ble y lo más de­li­ca­do es que es­to lle­ga a te­ner re­per­cu­sio­nes en las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les y, en oca­sio­nes, se pue­de lle­gar a un pun­to sin re­torno.

Pa­ra re­gre­sar a la nor­ma­li­dad

• Es­ta­ble­ce pa­tro­nes de sue­ño sa­nos; es de­cir, pro­cu­ra ir a la ca­ma y des­per­tar en los mis­mos ho­ra­rios la ma­yo­ría de las ve­ces. • Li­mi­ta el uso de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, te­le­vi­so­res y re­pro­duc­to­res de mú­si­ca.

• Es vá­li­do es­tar al pen­dien­te de la in­for­ma­ción ge­ne­ra­da res­pec­to al even­to que te ha­ya pro­vo­ca­do es­trés, sin em­bar­go, pro­cu­ra no en­trar en de­ta­lles in­ne­ce­sa­rios ni de­di­car tiem­po an­tes de dor­mir a mi­rar imá­ge­nes o re­sol­ver te­mas re­la­cio­na­dos.

• Li­mi­ta el con­su­mo de be­bi­das es­ti­mu­lan­tes co­mo ca­fé, té o cho­co­la­te, que tien­den a man­te­ner­te aler­ta.

Si con­vi­ves con al­guien que su­fra las con­se­cuen­cias

del es­trés pos­trau­má­ti­co, da­le el jus­to va­lor a sus emo­cio­nes ¡y ayú­da­le a su­pe­rar sus te­mo­res! Así po­drá re­cu­pe­rar su ru­ti­na lo más pron­to po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.