3 con­se­jos pa­ra su­pe­rar­lo

Vanidades (Chile) - - Vida Sana -

1 Pa­ra no ro­zar los lí­mi­tes, el psi­có­lo­go Ben­ja­mín Do­mín­guez re­co­mien­da re­sol­ver­lo co­mo un due­lo, pues sin im­por­tar el ori­gen del even­to, el cual te lle­vó a es­te pun­to de es­trés, es se­gu­ro que pa­ra ti ha re­pre­sen­ta­do una pér­di­da y así de­be ser tra­ta­do. Lo pri­me­ro a rea­li­zar, es ha­blar de lo ocu­rri­do con al­guien que te ha­ga sen­tir se­gu­ra y con­fia­da; mien­tras más opor­tu­ni­dad ten­gas de li­be­rar­lo, me­jor.

2 El si­guien­te pa­so es que acep­tes tus sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes, no im­por­ta cuá­les sean, ni te juz­gues por ello, se tra­ta de sa­ber qué te mue­ve pa­ra re­sol­ver pun­to por pun­to. Cuan­do iden­ti­fi­ques las cau­sas de tus mie­dos, se­rá más sen­ci­llo dar­les una res­pues­ta, to­mar me­di­das de pre­cau­ción, acep­tar las pér­di­das y ha­cer uso del tiem­po re­que­ri­do pa­ra dar­le cau­ce a tus sen­sa­cio­nes.

3 Au­na­do a ello es ne­ce­sa­rio que pon­gas aten­ción en tus há­bi­tos de sue­ño y em­pie­ces a to­mar me­di­das pa­ra dar­te un “au­to­abra­zo” que ga­ran­ti­ce tu des­can­so. ¿A qué se re­fie­re es­to? Equi­va­le a ge­ne­rar­te un am­bien­te pro­pi­cio pa­ra el sue­ño: una ca­ma có­mo­da, os­cu­ri­dad to­tal, el uso de in­cien­sos o fra­gan­cias sua­ves, de pre­fe­ren­cia la­van­da, es­ta es muy bue­na, por­que ayu­da a tran­qui­li­zar­te y a con­ci­liar el des­can­so; así co­mo cui­dar el cli­ma de tu ha­bi­ta­ción, re­cuer­da, de­be ser un lu­gar ti­bio.

En con­di­cio­nes nor­ma­les, un par de se­ma­nas de­be­rán ser su­fi­cien­tes pa­ra que to­do vuel­va a la nor­ma­li­dad, aun­que si es­to se ex­tien­de por más de dos me­ses bus­ca apo­yo psi­co­ló­gi­co. El sue­ño no es un te­ma me­nor, es la ba­se de tu bie­nes­tar, así que cui­dar­lo es prio­ri­ta­rio, ¡no lo des­cui­des!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.