VIA­JAR CON RE­GLAS PRO­PIAS

Vanidades (Chile) - - Escápate -

Via­jar es un ejer­ci­cio con con­se­cuen­cias fa­ta­les pa­ra los pre­jui­cios, la intolerancia y la es­tre­chez de men­te”. Esa era una de las fuer­tes creen­cias que te­nía el es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se Mark Twain, so­bre los via­jes, te­ma que ins­pi­ró va­rias de sus no­ve­las. Y aun­que es­tá de­más de­fen­der que via­jar es una de las ex­pe­rien­cias más en­ri­que­ce­do­ras que una per­so­na pue­de vi­vir, es una ac­ti­vi­dad cos­to­sa que has­ta ha­ce un par de años, so­lo un pe­que­ño gru­po de pri­vi­le­gia­dos po­día per­mi­tir­se. Hoy, gra­cias a las di­ver­sas pro­mo­cio­nes y a la ofer­ta de pa­sa­jes a ba­jo cos­to que ofre­cen al­gu­nas ae­ro­lí­neas, ca­da vez más per­so­nas pue­den vi­vir la in­creí­ble aven­tu­ra de via­jar. Ese es el ca­so de Sky Air­li­ne, una em­pre­sa que des­de ha­ce po­co más de un año, mo­di­fi­có su mo­de­lo de ne­go­cios pa­ra ofre­cer a sus clientes pa­sa­jes más ac­ce­si­bles.

Fun­da­da en 2002, Sky Air­li­ne, una de las prin­ci­pa­les ae­ro­lí­neas na­cio­na­les, co­men­zó a fi­na­les de 2014 el pro­ce­so de ase­so­ra­mien­to pa­ra con­ver­tir­se en una ae­ro­lí­nea low cost y de esa for­ma, re­vo­lu­cio­nar la in­dus­tria aé­rea de Chi­le. “Vi­mos que la ten­den­cia mun­dial era que las ae­ro­lí­neas de ba­jo cos­to es­ta­ban au­men­tan­do su par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do mun­dial y eso ha­bía lle­ga­do a trans­for­mar la in­dus­tria”, cuen­ta Car­men Glo­ria Se­rrat, Di­rec­to­ra Co­mer­cial de Sky Air­li­ne. Lue­go de

dos años de pla­ni­fi­ca­ción y tra­ba­jo, la ae­ro­lí­nea pu­so en mar­cha su nue­vo mo­de­lo de ne­go­cios de ba­jo cos­to en mar­zo del año pa­sa­do. Des­de en­ton­ces, los clientes han po­di­do ac­ce­der a vue­los a dis­tin­tas ciu­da­des del país a pre­cios muy si­mi­la­res a los de un bo­le­to de bus, eso sí, ha­cién­do­lo en un tiem­po con­si­de­ra­ble­men­te me­nor.

Una ex­pe­rien­cia per­so­na­li­za­da

La in­dus­tria ae­ro­náu­ti­ca cuen­ta con una lar­ga lis­ta de re­glas. Eso, cuen­ta Car­men Glo­ria, era una de las ma­yo­res que­jas que re­ci­bían en Sky por par­te de los via­je­ros. A par­tir de la trans­for­ma­ción que su­frió la ae­ro­lí­nea el año pa­sa­do, va­rias de esas re­glas se vi­nie­ron aba­jo. “Una de las ven­ta­jas es que los clientes pue­den flexibilizar sus via­jes, es de­cir, pue­den de­ci­dir có­mo ha­cer­lo, con qué pre­su­pues­to y con qué ca­rac­te­rís­ti­cas”, ex­pli­ca.

De esa for­ma, el clien­te so­lo com­pra el asien­to en el avión y fi­nal­men­te es él, quien de­ci­de qué otros ser­vi­cios adi­cio­na­les co­mo lle­var equi­pa­je o la prio­ri­dad de em­bar­que, ne­ce­si­ta y desea pa­gar. Lo mis­mo ocu­rre con la co­mi­da a bor­do del avión. An­tes el servicio de ca­te­ri­ng se in­cluía en el pre­cio fi­nal del pa­sa­je, in­de­pen­dien­te de si el clien­te co­mía o no. Aho­ra Sky ofre­ce un me­nú a bor­do, que se pa­ga adi­cio­nal y que per­mi­te al pa­sa­je­ro es­co­ger lo que más le ape­tez­ca.

Tal co­mo cuen­ta la Di­rec­to­ra Co­mer­cial de Sky, des­de que la ae­ro­lí­nea se trans­for­mó en una de ba­jo

Ha­ce po­co más de un año, Sky Air­li­ne cam­bió su mo­de­lo de ne­go­cios pa­ra po­der ofre­cer tic­kets de avión “a pre­cio de bus”. El sis­te­ma low cost de la ae­ro­lí­nea, ha per­mi­ti­do que sus clientes pue­dan via­jar con más fre­cuen­cia y ha fa­ci­li­ta­do el

sur­gi­mien­to de los lla­ma­dos nue­vos vo­la­do­res.

POR PAULINA MARDONES S.

FO­TOS: GETTY IMAGES

cos­to, los pre­cios de los bo­le­tos en avión han caí­do más de un 40%. Eso ha per­mi­ti­do que los clientes an­ti­guos de la com­pa­ñía via­jen con más fre­cuen­cia, y a la vez, creó el am­bien­te pro­pi­cio pa­ra que sur­gie­ra el gru­po de los lla­ma­dos “nue­vos vo­la­do­res”, quie­nes lle­ga­ron a la ae­ro­lí­nea atraí­dos por los ba­jos pre­cios y por la idea de po­der de­ci­dir su ex­pe­rien­cia de via­je.

Tra­zan­do nue­vas ru­tas

Los nue­vos via­je­ros se tra­du­je­ron tam­bién en un nue­vo desafío pa­ra la com­pa­ñía aé­rea: am­pliar sus ru­tas. Pa­ra eso, la ae­ro­lí­nea in­cor­po­ró nue­vos des­ti­nos lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les, es­pe­cial­men­te pa­ra la tem­po­ra­da al­ta, co­mo Pun­ta del Es­te y las pla­yas bra­si­le­ñas de Río de Ja­nei­ro y Flo­ria­nó­po­lis. Otro país del con­ti­nen­te don­de Sky ha te­ni­do una gran ex­pan­sión es Ar­gen­ti­na. Aun­que ya con­ta­ba con vue­los has­ta el ae­ro­puer­to de Ezei­za en la ciu­dad del tan­go, Bue­nos Ai­res, la em­pre­sa in­cor­po­ró otros atrac­ti­vos des­ti­nos co­mo Cór­do­ba, Ro­sa­rio y Men­do­za. “Vi­mos en el úl­ti­mo año una fuer­te ex­plo­sión de ar­gen­ti­nos que via­ja­ban con no­so­tros, es­pe­cial­men­te por el tu­ris­mo de com­pra. Aho­ra el flu­jo en­tre chi­le­nos y tras­an­di­nos se ha ba­lan­cea­do”, ad­mi­te Se­rrat.

Es­te sis­te­ma de ba­jo cos­to, cuen­ta la Di­rec­to­ra Co­mer­cial de la em­pre­sa, ha re­vo­lu­cio­na­do la in­dus­tria ae­ro­náu­ti­ca chi­le­na y con ello, hoy exi­ge la am­plia­ción de sus ru­tas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. A ello se su­ma el sur­gi­mien­to de nue­vas ne­ce­si­da­des en los ae­ro­puer­tos y en su in­fra­es­truc­tu­ra. “Te­ne­mos que tra­ba­jar pa­ra que es­tos nue­vos vo­la­do­res pue­dan ac­ce­der a los ae­ro­puer­tos de for­ma más fá­cil y sean más ba­ra­tos los cos­tos de tras­la­dos al ae­ro­puer­to”, ex­pli­ca la di­rec­to­ra co­mer­cial de Sky Air­li­ne y agre­ga que los cam­bios en la in­dus­tria aé­rea es­tán le­jos de aca­bar pron­to.n

1. San Pe­dro de Ata­ca­ma. 2. Pun­ta Are­nas. 3. La Por­ta­da,una de las atrac­cio­nes de la ciu­dadnor­ti­na de An­to­fa­gas­ta. 4. Li­ma, la ca­pi­tal de Pe­rú es uno de los vue­los in­ter­na­cio­na­les que rea­li­za Sky.

5. La ciu­dad de Ari­ca es un des­tino tu­rís­ti­co muy so­li­ci­ta­do por los via­je­ros. 6. Bue­nos Ai­res. En el úl­ti­mo tiem­po Sky ha ex­pan­di­do sus ope­ra­cio­nes a ciu­da­des ar­gen­ti­nas co­mo Ro­sa­rio yCór­do­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.