LIM­PIE­ZA PA­RA TUS FI­NAN­ZAS

Así co­mo tie­nes una lis­ta de pen­dien­tes pa­ra or­ga­ni­zar tu ca­sa, hay una se­rie de ta­reas a rea­li­zar con tu bi­lle­te­ra.

Vanidades (Chile) - - Vida Sana - POR JESSICA MO­RENO

Re­vi­sa re­ci­bos y es­ta­dos de cuen­ta

Haz una se­lec­ción de lo que ne­ce­si­tas y des­pí­de­te de lo de­más. Se tra­ta de ar­chi­var en or­den tus pa­gos, es­ta­dos de cuen­ta o se­gu­ros del úl­ti­mo año. “Es­te pro­ce­so, ade­más de li­be­rar­te de una to­ne­la­da de pa­pel y ha­cer es­pa­cio en tu es­cri­to­rio, te da­rá una idea de tu es­ta­do de fi­nan­zas ac­tual”, di­ce la ex­per­ta en con­ta­du­ría, Ro­cío Cer­van­tes.

Di “no” a la acu­mu­la­ción fi­nan­cie­ra

Es fá­cil te­ner tres tarjetas de cré­di­to, dos de tien­das de­par­ta­men­ta­les, otras de clien­te fre­cuen­te… en es­te cú­mu­lo pue­des ol­vi­dar adeu­dos que ge­ne­ran in­tere­ses, ade­más de pa­gar anua­li­da­des ex­tra. Pon to­do tu cré­di­to en un so­lo ban­co y abre una so­la cuen­ta de aho­rros. “Una bi­lle­te­ra lle­na de tarjetas es co­mo te­ner 30 sué­te­res que no usas en el cló­set, un des­per­di­cio”, se­ña­la Julie

Stav, ase­so­ra de in­ver­sio­nes.

Abre una cuen­ta de aho­rros, ya

No im­por­ta que ten­gas deu­das, que tu sa­la­rio no pa­rez­ca lo su­fi­cien­te pa­ra ini­ciar un plan de re­ti­ro o que ja­más te ha­yas preo­cu­pa­do por ha­cer un apar­ta­do de emer­gen­cias. Siem­pre es ho­ra de co­men­zar una cuen­ta de aho­rro

(que no te pi­da una can­ti­dad mí­ni­ma de aper­tu­ra). Con ella vie­ne el com­pro­mi­so de po­ner un po­co en tu sal­do ca­da mes, que pue­den ser des­de tres mil pe­sos. “El he­cho de sa­ber que es­tás con­tri­bu­yen­do a tu fu­tu­ro co­men­za­rá un círcu­lo po­si­ti­vo de res­pon­sa­bi­li­dad”, di­ce Cer­van­tes.

Haz una lis­ta

Ano­ta lo que tie­nes pen­dien­te de pa­go, des­de el arrien­do has­ta el ce­lu­lar, y al la­do la fe­cha en que de­bes cu­brir­lo. Es­to te da­rá una idea de cuá­les gas­tos pue­des pres­cin­dir, y tam­bién de qué tan cer­cano es un lí­mi­te de re­tri­bu­ción del otro. Qui­zá te con­ven­ga más pro­gra­mar to­do pa­ra un día lue­go de tu sa­la­rio o es­pa­ciar a lo lar­go del mes. Se­gún Cer­van­tes, “en am­bos ca­sos, ver to­do lo que gas­tas en pa­pel es un ejer­ci­cio de con­cien­cia”.

¿Có­mo es­tán tus im­pues­tos?

A na­die le gus­ta es­car­bar en es­te te­rreno. Si tie­nes que ha­cer de­cla­ra­cio­nes, ase­gú­ra­te de que es­tés al día y que ten­gas to­dos los com­pro­ban­tes ar­chi­va­dos. He aquí un con­se­jo que de­bes po­ner en prác­ti­ca a lo lar­go del año, guar­dan­do com­pro­ban­tes de com­pra y lle­var un con­trol de tus re­ten­cio­nes, no lo de­jes al úl­ti­mo mi­nu­to.

Ase­gú­ra­te se­gún tus ne­ce­si­da­des

Aquí in­clui­mos to­dos los se­gu­ros, de sa­lud, ca­sa, au­to, vi­da... ana­li­za tu es­ti­lo de vi­da, tus per­te­nen­cias y de­pen­dien­tes, y dé­ja­te ase­so­rar por ex­per­tos. Si ya los tie­nes, cer­ció­ra­te de que las pó­li­zas si­gan sien­do de tu in­te­rés o si pue­des ac­tua­li­zar­las. To­ma fo­tos de tu ca­sa y ob­je­tos va­lio­sos, “la ma­yo­ría de los se­gu­ros re­quie­re com­pro­ban­tes de per­te­nen­cia en ca­so de pér­di­da, así que es im­por­tan­te con­tar con ellos”, ase­gu­ra la ex­per­ta en el te­ma.

Con­si­de­ra el re­ti­ro

Pa­re­ce un te­rreno le­jano, pe­ro no que­rrás que te to­me des­pre­ve­ni­da. Re­vi­sa los pla­nes que tie­ne la com­pa­ñía en don­de tra­ba­jas, o bien, bus­ca uno de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te y aho­rra pa­ra tus años do­ra­dos. “Pue­des con­sul­tar los pro­gra­mas per­so­na­les pa­ra el re­ti­ro ofre­ci­dos por ban­cos y ase­gu­ra­do­ras, pues ade­más tie­nen la ven­ta­ja de que pue­den de­du­cir­se de im­pues­tos”, di­ce la con­ta­do­ra. El he­cho de sa­ber que es­tás res­pal­da­da te da­rá una paz men­tal que no tie­ne pre­cio.

Do­na a una bue­na cau­sa

Pa­ra ini­ciar el pro­ce­so con el pie de­re­cho, tam­bién es­ta­mos ha­cien­do una lim­pie­za sim­bó­li­ca, así que pon a gi­rar el círcu­lo de buen kar­ma dan­do al­go bueno al mun­do. Es­tá com­pro­ba­do que la ge­ne­ro­si­dad tie­ne sus re­com­pen­sas, ya que un ac­to de bon­dad te ha­ce sen­tir me­jor con­ti­go mis­ma y le da un sen­ti­do de di­rec­ción a tu vi­da, ade­más de a tus fi­nan­zas.

Pa­ga las deu­das pe­que­ñas

El des­or­den tam­bién pue­de par­tir de un en­re­do de com­pro­mi­sos pen­dien­tes; 15.000 pe­sos de adeu­do en tu tar­je­ta de tien­da, más el ca­fé que le de­bes a tu co­le­ga, esa re­pa­ra­ción que ne­ce­si­ta tu ca­sa, el aho­rro que no trans­fe­ris­te la quin­ce­na pa­sa­da… pien­sa en to­das esas pe­que­ñas deu­das que ron­dan en tu ca­be­za. Haz una lis­ta y ve ta­chan­do uno a uno.

Haz una reunión fa­mi­liar

Po­ner en or­den las fi­nan­zas de­be ser un tra­ba­jo de equi­po. Es mo­men­to de de­jar en cla­ro qué tan­to gas­ta ca­da uno, des­de la cuen­ta de ce­lu­lar de tus hi­jos has­ta el pre­su­pues­to del su­per­mer­ca­do y lo que se des­ti­na a las mas­co­tas. Es­te aná­li­sis es el pun­to de par­ti­da pa­ra des­cu­brir en qué es­ta­do fi­nan­cie­ro se en­cuen­tra la fa­mi­lia en la ac­tua­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.