¡Adiós, SIR ELTON JOHN!

Vanidades (Chile) - - Actualidad - Por Ma­ría del Car­men Ló­pez

De ma­ne­ra sor­pre­si­va el mú­si­co bri­tá­ni­co anun­ció que se re­ti­ra. La ra­zón: a sus 70 años de edad, lo úni­co que an­he­la es com­par­tir más

tiem­po con su fa­mi­lia.

El mun­do de la mú­si­ca de­tu­vo su res­pi­ra­ción cuan­do sir Elton John dio a co­no­cer que da­ría una im­por­tan­te no­ti­cia y así, sin más de­ta­lles, la ima­gi­na­ción vo­ló: ¿es­ta­rá en­fer­mo?, ¿se di­vor­cia­rá o se­ría pa­dre de nue­vo? Las es­pe­cu­la­cio­nes lle­ga­ban a ser des­ca­be­lla­das, has­ta que por fin la es­pe­ra ter­mi­nó, pe­ro lo que di­jo no era menos dra­má­ti­co: el bri­tá­ni­co in­for­mó que, al término de su gi­ra Ye­llow Brick Road, la cual du­ra­rá tres años, se re­ti­ra­rá pa­ra de­di­car­le más tiem­po a su nú­cleo cer­cano, com­pues­to por su es­po­so, Da­vid Fur­nish, y sus hi­jos Eli­jah y Za­chary.

No fue una ocu­rren­cia de úl­ti­mo mo­men­to, co­mo se po­dría pen­sar co­no­cien­do su es­ti­lo, pues él mis­mo acla­ró que fue una de­ci­sión tomada por su fa­mi­lia en con­jun­to mien­tras se en­con­tra­ban en Fran­cia, en 2015, pe­ro es­to, di­jo, no sig­ni­fi­ca que de­ja­rá del to­do la mú­si­ca (una de sus ra­zo­nes de vi­vir), pues en­tre sus pla­nes es­tá con­ti­nuar es­cri­bien­do can­cio­nes.

Así na­ció la le­yen­da

No hay du­da de que des­de su in­fan­cia fue un ni­ño pro­di­gio: se­gún re­gis­tra su si­tio ofi­cial, a los tres años de edad de­jó ató­ni­tos a sus pa­dres, pues lo sen­ta­ron fren­te a un piano y em­pe­zó a to­car de oí­do el te­ma The Ska­ter’s Waltz, no era ex­tra­ño su gus­to por la mú­si­ca, pues su papá, Stan­ley Dwight, era un trom­pe­tis­ta se­mi­pro­fe­sio­nal que to­ca­ba en la Bob Mi­llar Band. A los 11 años de edad su ta­len­to es­ta­ba más que pro­ba­do, y ob­tu­vo una be­ca pa­ra es­tu­diar en la Ro­yal Aca­demy of Mu­sic, don­de se man­tu­vo has­ta los 17, cuan­do de­ci­dió que era mo­men­to de apar­tar­se pa­ra aven­tu­rar­se en la in­dus­tria mu­si­cal.

En ese en­ton­ces, an­da­ba por la vi­da con el nom­bre de pi­la que le ha­bían pues­to sus pro­ge­ni­to­res:

Re­gi­nald Ken­neth Dwight. Co­men­zó a tra­ba­jar a los 15 años y, al igual que mu­chos apa­sio­na­dos de su vo­ca­ción, con sus ga­nan­cias se hi­zo de un piano eléc­tri­co, con el que más tar­de, al aban­do­nar la es­cue­la, for­ma­ría su pri­me­ra banda: Blue­so­logy. En ella, tam­bién for­ma­ban par­te un gui­ta­rris­ta de nom­bre Long John Baldry y Elton Dean, quien es­ta­ba a car­go de to­car el sa­xo­fón. Fue la fusión de los nom­bres de sus gran­des ami­gos con los que for­mó su ape­la­ti­vo ar­tís­ti­co, con el que ini­ció una bri­llan­te ca­rre­ra.

Si ya traía en los ge­nes el amor por la mú­si­ca, fue­ron otros gran­des de to­dos los tiem­pos quie­nes, sin sa­ber­lo, hi­cie­ron se con­ven­cie­ra del lu­gar al que per­te­ne­cía. Así lo re­cor­dó en la me­mo­ra­ble en­tre­vis­ta que le con­ce­dió en los años 70 a una re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da en mú­si­ca, don­de se re­fi­rió a El­vis

Pres­ley y Bill Ha­lley: “Cam­bia­ron mi vi­da, no po­día creer­lo. Nun­ca qui­se ser otra co­sa. Ha­bía em­pe­za­do a es­tu­diar mú­si­ca clá­si­ca en la Ro­yal Aca­demy of Mu­sic, pe­ro sin mu­cho co­ra­zón. Nun­ca me in­tere­só de ver­dad”. Gra­cias a es­te con­jun­to de ex­pe­rien­cias, el mun­do vio na­cer a uno de los más gran­des ge­nios que, al mo­men­to en que unió su ta­len­to al de Ber­nie

Tau­pin, se vol­vió en to­do un fe­nó­meno mu­si­cal.

De la com­po­si­ción a la voz

A lo lar­go de su ca­rre­ra, de más de 50 años, tie­ne

mú­si­ca

La

po­der tie­ne un cu­ra­ti­vo. Tie­ne la ha­bi­li­dad

sa­car a

de la gen­te de sí mis­ma

por unas ho­ras”.

im­por­tan­tes crea­cio­nes, es im­po­si­ble no ha­cer men­ción de Cand­le in the Wind, que en un ini­cio ha­bía com­pues­to con Tau­pin pa­ra ren­dir­le ho­nor a Ma­rilyn Mon­roe. En 1994, la adap­ta­ron pa­ra des­pe­dir a su en­tra­ña­ble ami­ga, la prin­ce­sa Dia­na de Ga­les. El te­ma se con­vir­tió en uno de los más ven­di­dos de la his­to­ria y es el nú­me­ro uno de sus hits se­gún Bill­board.

¿Por qué nos ren­di­mos an­te él?

Elton John es mu­cho más que un can­tan­te exi­to­so, ha mar­ca­do his­to­ria por ser uno de los ar­tis­tas más mul­ti­fa­cé­ti­cos: com­po­si­tor, ac­tor in­vo­lun­ta­rio en sus con­cier­tos, al­truis­ta; lo mis­mo ha­ce un dis­co que mu­si­ca­li­za una pe­lí­cu­la o una obra de tea­tro, pe­ro tam­bién se da tiem­po pa­ra ser un ver­da­de­ro y leal ami­go, pa­dre y es­po­so com­pro­me­ti­do y un fi­lán­tro­po que re­cau­da fon­dos y ayu­da a dis­tin­tas cau­sas, co­mo la edu­ca­ción, la lu­cha con­tra el sida y el cán­cer. To­das es­tas cua­li­da­des le va­lie­ron pa­ra que, en 1998, la rei­na Isa­bel II le con­ce­die­ra el tí­tu­lo de “sir”. Así, su nom­bre cam­bió a sir Elton Her­cu­les John; aun­que cual­quie­ra pen­sa­ría que el se­gun­do nom­bre lo ha­bría ele­gi­do en re­fe­ren­cia al mí­ti­co hé­roe, la reali­dad es que lo hi­zo pa­ra re­cor­dar al ca­ba­llo de una fa­mo­sa se­rie in­gle­sa que se lla­mó Step­toe and Son (es­tre­na­da en 1962), de la cual era fan.

Mu­chas ge­ne­ra­cio­nes han cre­ci­do a su rit­mo, y bas­tan­tes más se han enamo­ra­do, han re­cor­da­do a un gran amor y tam­bién a una pér­di­da irre­pa­ra­ble, pe­ro se­ría in­jus­to no traer a la me­sa su va­lio­sa con­tri­bu­ción so­cial y la em­pa­tía que ha ge­ne­ra­do ha­cia las per­so­nas que es­tán en con­di­ción de des­ven­ta­ja, ya sea en cues­tión de sa­lud u opor­tu­ni­da­des de vi­da. Su leal­tad y ca­pa­ci­dad de amar y pa­ra ha­cer que lo amen, tam­po­co es­tá en du­da: cer­ca­nos y ce­le­bri­da­des siem­pre es­tán dis­pues­tos a su­mar­se a las cau­sas que abra­za, asi­mis­mo, su pú­bli­co to­do el tiem­po es­tá pen­dien­te de su ca­rre­ra. Es­tas son só­lo al­gu­nas de las ra­zo­nes por las que des­pe­dir­lo de los es­ce­na­rios es un mo­ti­vo pa­ra ren­dir­le ho­nor y agra­de­cer que, des­de otra trin­che­ra, con­ti­núe te­jien­do y su­man­do a la his­to­ria mu­si­cal.

“Al mi­rar al pa­sa­do,

me doy cuen­ta

de que he te­ni­do el gran pri­vi­le­gio de

dis­fru­tar de

una vi­da lo­ca”.

“Cuan­do re­su­men mi ca­rre­ra

sue­len ha­blar de ga­fas, ho­mo­se­xua­li­dad, el equi­po de fút­bol de Wat­ford, mis

be­rrin­ches o mi pa­sión por las flo­res. Pe­ro la mú­si­ca fue bas­tan­te

fe­no­me­nal, la ver­dad”.

— Elton John

En su “gi­ra del adiós” ofre­ce­rá más de 80 con­cier­tos tan so­lo en Es­ta­dos Uni­dos. Es­pe­ra­mos

que ex­tien­da su tour a La­ti­noa­mé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.