Un po­co de his­to­ria

Des­de el re­loj de are­na a los smart­watch, co­no­ce to­do so­bre es­ta pie­za.

Vanidades (Chile) - - Contenido - POR CRIS­TÓ­BAL STE­VEN­SON

DDe sol y agua, pa­san­do por la are­na y lue­go a un pe­que­ño ob­je­to de bol­si­llo, has­ta co­no­cer el pri­mer di­se­ño pa­ra la mu­ñe­ca, el re­loj, co­mo lo co­no­ce­mos en la ac­tua­li­dad, ha su­fri­do una se­rie de mo­di­fi­ca­cio­nes que lo han con­ver­ti­do en una de las crea­cio­nes más asom­bro­sas

y tras­cen­den­ta­les de la hu­ma­ni­dad. Es­te es el re­la­to de có­mo se lo­gró me­dir el tiem­po en un ar­te­fac­to de menos de

cin­co cen­tí­me­tros. e seguro que Ga­li­leo, Pe­dro Bell o Ch­ris­tiaan

Huy­gens nun­ca in­tu­ye­ron que en el si­glo XXI ten­dría­mos ac­ce­so a un re­loj in­te­li­gen­te. Ese que per­mi­te con­tro­lar múl­ti­ples fun­cio­nes de un smartp­ho­ne de ma­ne­ra sen­ci­lla; ha­blar por ce­lu­lar, es­cri­bir emails, res­pon­der what­sapps y men­sa­jes de tex­to, me­dir ca­lo­rías, pul­sa­cio­nes, pa­sos y dis­tan­cia, en­tre otras. Es pro­ba­ble que tam­po­co ima­gi­na­ron que es­te ar­te­fac­to del que crea­ron un boceto ha­ce ca­si mil años, mo­di­fi­ca­ría su di­se­ño has­ta tal pun­to que mu­chos lo uti­li­za­rían co­mo un ac­ce­so­rio de mo­da y jo­ye­ría, y que exis­ti­rían mon­to­nes de ellos, to­dos di­fe­ren­tes y en un mis­mo es­pa­cio. Menos aún que otros pro­duc­tos in­cor­po­ra­rían la ho­ra co­mo par­te fun­da­men­tal de su fun­cio­na­li­dad: ce­lu­la­res, compu­tado­res, elec­tro­do­més­ti­cos, au­to­mó­vi­les e in­clu­so edi­fi­ca­cio­nes in­clu­yen es­te in­ven­to del hom­bre que mi­de el tiem­po na­tu­ral en uni­da­des reales, es de­cir, lo cuan­ti­fi­ca.

Pe­ro su ori­gen se re­mon­ta a los egip­cios, quie­nes me­dian­te el uso del Sol y el agua se guia­ban pa­ra sa­ber en qué ho­ra del día se en­con­tra­ban. De he­cho, a ellos les de­be­mos la di­vi­sión de un día en 24 ho­ras y de un año en 365 días. Su as­tu­cia y ca­pa­ci­dad de in­ge­nio les per­mi­tió crear, gra­cias a dos ele­men­tos de la na­tu­ra­le­za, los pri­me­ros ar­te­fac­tos de me­di­ción del tiem­po. El pri­me­ro fue el re­loj de sol que bá­si­ca­men­te cons­ta­ba en un me­ca­nis­mo que se en­con­tra­ba so­bre la tie­rra y que a me­di­da de que el sol cam­bia­ba su po­si­ción mar­ca­ba la som­bra so­bre un pun­to en es­pe­cí­fi­co de­bi­do a un gno­mon, ge­ne­ral­men­te un tro­zo de ma­de­ra del cual so­bre­sa­lía una pun­ta alargada. Sin em­bar­go, al lle­gar la no­che, es­te ins­tru­men­to de­ja­ba de fun­cio­nar. Así in­ven­ta­ron la clep­si­dra, una va­si­ja que con­te­nía agua y un pe­que­ño agu­je­ro que per­mi­tía la li­be­ra­ción pau­la­ti­na del lí­qui­do. Pa­ra sa­ber la ho­ra, ca­da cier­to ra­to se mi­ra­ba en dón­de es­ta­ba el ni­vel del agua al in­te­rior de la va­si­ja que con­te­nía mar­cas que sim­bo­li­za­ban el tiem­po exac­to.

DE LA EDI­FI­CA­CIÓN A LA MU­ÑE­CA

No fue has­ta los pri­me­ros si­glos del mi­le­nio pa­sa­do que sur­gió la idea del re­loj de pe­sas, una in­men­sa má­qui­na que se ins­ta­la­ba en igle­sias, mo­nas­te­rios y cas­ti­llos, y que in­di­ca­ba la ho­ra. Aquí sur­ge el sis­te­ma me­cá­ni­co que ac­tual­men­te co­no­ce­mos en los re­lo­jes, com­pues­to por un ca­li­bre que com­pren­de un com­ple­jo sis­te­ma que se uti­li­za en va­rios mo­de­los de re­lo­jes de mu­ro y pul­se­ra. Pa­ra que es­te fun­cio­ne, es ne­ce­sa­ria una ba­te­ría o pi­la que ac­ti­va el mo­tor que fi­nal­men­te en­cien­de el ro­da­je —una es­pe­cie de pe­que­ña tuer­ca— me­dian­te un os­ci­la­dor. En con­jun­to, ha­cen que se mue­van las ma­ne­ci­llas que in­di­can la ho­ra. Es por eso que en un co­mien­zo se uti­li­za­ban pe­sas de gran ta­ma­ño pa­ra los re­lo­jes de edi­fi­ca­cio­nes, que gra­cias a una po­lea per­mi­tían en­cen­der el com­ple­jo me-

ca­nis­mo. Al­gu­nos de los re­lo­jes más fa­mo­sos del mun­do son el Big Ben en Lon­dres, la To­rre Spass­ka­ya a un cos­ta­do de la Ca­te­dral de San Ba­si­lio en Mos­cú y la To­rre del com­ple­jo de edi­fi­cios de lu­jo Abraj Al-bait en Ara­bia Sau­di­ta, fren­te a la me­ca.

A pe­sar de la ma­jes­tuo­si­dad y po­pu­la­ri­dad de es­tas edi­fi­ca­cio­nes, nin­gu­na co­rres­pon­de a la más an­ti­gua. Uno de los más sor­pren­den­tes y que aún con­ti­núa fun­cio­nan­do pese a que tie­ne más de 600 años es el Re­loj As­tro­nó­mi­co de Pra­ga. Su for­ma asom­bra por­que es una de las edi­fi­ca­cio­nes más be­llas y com­ple­tas, si de re­lo­jes se tra­ta. Es­tá com­pues­to por un fon­do que re­pre­sen­ta el cie­lo y la Tie­rra, un círcu­lo do­ra­do ex­te­rior que mues­tra las ho­ras en la an­ti­gua Bohe­mia —re­gión ac­tual de Re­pú­bli­ca Che­ca y que an­te­rior­men­te per­te­ne­cía a Che­co­es­lo­va­quia— y que se mue­ve de tal for­ma que coin­ci­de con el tiem­po del Sol (re­loj solar). Tam­bién cuen­ta con un Sol y una Lu­na que gi­ran al­re­de­dor de un círcu­lo zo­dia­cal, una de las pie­zas más in­tere­san­tes del Re­loj As­tro­nó­mi­co de Pra­ga. Ade­más, en 1870 se in­te­gró un ca­len­da­rio con los 12 me­ses del año don­de se in­cor­po­ra­ron cua­tro es­cul­tu­ras: un án­gel, un as­tró­no­mo, un cro­nis­ta y un fi­ló­so­fo. Por úl­ti­mo, exis­ten otras cua­tro fi­gu­ras que ro­dean el re­loj y re­pre­sen­tan ale­go­rías: la va­ni­dad (un hom­bre con un es­pe­jo en su mano), la lu­ju­ria (un prín­ci­pe tur­co con una man­do­li­na), la ava­ri­cia (un comerciante ju­dío) y la muer­te (un es­que­le­to que sos­tie­ne un re­loj de are­na). Es­ta im­pre­sio­nan­te obra de in­ge­nie­ría co­men­zó en 1410 y cul­mi­nó en 1490 apro­xi­ma­da­men­te, y fue eri­gi­da por el maes­tro Ha­nuš y su dis­cí­pu­lo Ja­kub Čech.

Se­gún la le­yen­da, los edi­les de la épo­ca se­ga­ron al maes­tro con el ob­je­ti­vo de que no re­pli­ca­ra su obra en nin­gu­na otra ciu­dad de Eu­ro­pa. Fue por es­to que Čech, en ven­gan­za de su maes­tro, in­tro­du­jo una de sus ma­nos a pro­pó­si­to en el me­ca­nis­mo del re­loj de­ján­do­lo sin fun­cio­nar y que­dan­do man­co. Y aun­que sue­ne pa­ra­dó­ji­co, si­glos más tar­de sur­gió la idea del re­loj de mu­ñe­ca, no sin an­tes pa­sar por el re­loj de bol­si­llo.

Du­ran­te el si­glo XV ya se ha­cían los pri­me­ros ar­te­fac­tos de bol­si­llo, pe­ro no fue has­ta 1812 que se con­tru­yó el pri­me­ro con co­rrea. ¿La afor­tu­na­da? Caroline, rei­na de Ná­po­les y her­ma­na me­nor de Na­po­león. Fue un pe­di­do ex­clu­si­vo a la com­pa­ñía sui­za Bre­guet que no ob­tu­vo ma­yor po­pu­la­ri­dad, has­ta prin­ci­pios del si­glo XX, don­de por cues­tio­nes de prac­ti­ci­dad y mo­da el re­loj de­bió mo­di­fi­car­se. Pa­ra ese en­ton­ces, va­rias mu­je­res ya lle­va­ban el re­loj de bol­si­llo col­gan­do de la mu­ñe­ca co­mo una cla­ra mues­tra de es­ti­lo, pe­ro los hom­bres no se ad­he­rían a es­ta ten­den­cia por en­con­trar­la muy fe­me­ni­na. El pri­me­ro el de­rri­bar el pre­jui­cio fue el avia­dor bra­si­le­ño Al­ber­to Santos-du­mont, quien le pi­dió a su ami­go Louis

Car­tier, un des­ta­ca­do re­lo­je­ro pa­ri­sino, que le fa­bri­ca­ra un re­loj pa­ra uti­li­zar en su mu­ñe­ca. Pa­ra ese en­ton­ces, los pi­lo­tos de­bían uti­li­zar di­ver­sas téc­ni­cas pa­ra lle­var con ellos un re­loj: se los ama­rra­ban en los bra­zos, a la cin­tu­ra o in­clu­so a un mus­lo, con el fin de me­dir en nú­me­ros di­ver­sa in­for­ma­ción que los avio­nes aún no en­tre­ga­ban. Así na­ció el Car­tier Santos, el pri­mer re­loj pul­se­ra pa­ra hom­bres.

EVO­LU­CIÓN SIN LÍ­MI­TES

Du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial el re­loj de pul­se­ra se po­pu­la­ri­zó en­tre mi­li­ta­res, avia­do­res y ma­ri­nos, y pa­ra 1918 ya ha­bía lo­gra­do pe­ne­trar un nue­vo mer­ca­do: los ci­vi­les. Con es­te au­ge, la tec­no­lo­gía co­men­zó a ga­nar te­rreno rá­pi­da­men­te y en 1923 se creó el pri­mer re­loj con sis­te­ma au­to­má­ti­co. Sin em­bar­go, el me­ca­nis­mo co­mo lo co­no­ce­mos hoy, fue per­fec­cio­na­do y pa­ten­ta­do por Ro­lex unos años des­pués, y des­de aquí so­lo exis­tie­ron gran­des avan­ces. El re­loj se desa­rro­lló co­mo nun­ca an­tes du­ran­te el si­glo XX y pa­ra la dé­ca­da del 50 el di­se­ño de pul­se­ra y sis­te­ma au­to­má­ti­co es­ta­ban en su má­xi­mo apo­geo: to­dos que­rían una de es­tas pe­que­ñas má­qui­nas que se con­vir­tió en el ícono de una na­ción que ca­pa­ci­tó a gran par­te de su po­bla­ción pa­ra crear ver­da­de­ras artilugios

de pre­ci­sión ba­jo el le­ma “tan exac­to co­mo un re­loj sui­zo”. Fue en es­te mo­men­to cuan­do el re­loj de­jó de ser so­lo un ar­te­fac­to que en­tre­ga­ba la ho­ra y se con­vir­tió en un ac­ce­so­rio de mo­da, un ícono de es­ti­lo y en una par­te fun­da­men­tal del atuen­do de mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do. Y si los sui­zos dis­fru­ta­ron por un pe­rio­do co­mo los re­yes de la re­lo­je­ría, so­lo bas­ta­ron un par de dé­ca­das pa­ra que el mer­ca­do asiá­ti­co en­tra­ra a la com­pe­ten­cia y les qui­ta­ra el po­dio. Con la crea­ción del re­loj pul­se­ra elec­tró­ni­co a fi­na­les de los 60 y la in­tro­duc­ción del cuar­zo co­mo ma­te­rial es­tre­lla, com­pa­ñías ja­po­ne­sas co­mo

Sei­ko y Ca­sio se con­vir­tie­ron en ex­per­tas, crean­do re­lo­jes pul­se­ras más eco­nó­mi­cos y ac­ce­si­bles. Así, es­te ins­tru­men­to co­no­ci­do co­mo un ele­men­to re­la­cio­na­do al lu­jo y opu­len­cia, pa­só a con­ver­tir­se en un bien de con­su­mo ma­si­vo y al al­can­ce de to­dos. En 1973 y gra­cias a la in­cor­po­ra­ción de las pan­ta­llas led, sur­gen los pri­me­ros re­lo­jes di­gi­ta­les en di­ver­sos for­ma­tos. Com­pa­ñías co­mo

Ci­ti­zen y Ca­sio en ja­pón, Mon­dai­ne en sui­za y Ti­mex en Es­ta­dos Uni­dos ga­nan li­de­raz­go y nue­va­men­te el mer­ca­do se abre, des­pués de que Asia Orien­tal lo tu­vie­ra ca­si por com­ple­to du­ran­te va­rios años. Es­to im­pul­só aún más el de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y la in­cor­po­ra­ción de nue­vas fun­cio­na­li­da­des a los re­lo­jes de pul­se­ra. El cro­nó­me­tro, tem­po­ri­za­dor, alar­ma, luz, sis­te­ma mix­to —ma­ne­ci­llas y pan­ta­lla—, la po­si­bi­li­dad de es­co­ger el for­ma­to ho­ra­rio, re­sis­ten­cia al agua e in­clu­so a gol­pes.

Con la crea­ción del te­lé­fono ce­lu­lar en 1973 y pos­te­rior co­mer­cia­li­za­ción en 1984 —por ca­si cua­tro mil dó­la­res se ven­dió en Es­ta­dos Uni­dos el pri­mer te­lé­fono ce­lu­lar crea­do por Mo­to­ro­la—, na­die pen­só que dé­ca­das des­pués el re­loj de pul­se­ra se con­ver­ti­ría en el me­jor alia­do del smartp­ho­ne, no sin an­tes pa­sar por una se­rie de trans­for­ma­cio­nes im­pul­sa­das por la in­dus­tria de la mo­da. La in­cor­po­ra­ción de di­ver­sos ma­te­ria­les, ta­ma­ños, co­lo­res y el in­te­rés de mar­cas de­di­ca­das en pri­me­ra ins­tan­cia a la al­ta costura co­mo Cha­nel y Dior —so­lo por men­cio­nar al­gu­nas— de par­ti­ci­par de es­te mer­ca­do, ace­le­ró el con­su­mo. A la vez, el ru­bro de la jo­ye­ría tam­bién em­pe­zó a par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te de es­te pro­ce­so con com­pa­ñías co­mo Tis­sot,

Ome­ga o la mis­ma Car­tier que des­ta­can has­ta hoy por pro­du­cir pro­duc­tos de ga­ma al­ta que re­pre­sen­tan ver­da­de­ras obras de ar­te di­se­ña­das pa­ra la mu­ñe­ca.

Así, con el re­loj pul­se­ra con­vir­tién­do­se en un ac­ce­so­rio in­fa­li­ble, in­fal­ta­ble y de gran uti­li­dad, en 2012 ocu­rrió un he­cho que cau­só gran ex­pec­ta­ción: la ela­bo­ra­ción y ven­ta ma­si­va del pri­mer smart­watch. El sal­to fue ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio de­bi­do a que, a pe­sar de que el re­loj pul­se­ra ga­nó mu­chos adep­tos en las úl­ti­mas dé­ca­das, bá­si­ca­men­te por su di­se­ño, su uti­li­dad co­men­zó a ver­se cues­tio­na­da por los con­su­mi­do­res con el sur­gi­mien­to del smartp­ho­ne. Fi­nal­men­te, y lue­go de va­rios in­ten­tos fa­lli­dos,

Peb­ble —gra­cias a un pro­yec­to de fi­nan­cia­ción co­lec­ti­va— sa­có a la ven­ta el pri­mer re­loj in­te­li­gen­te del mun­do. Muy por el con­tra­rio de los que pen­sa­ban las gran­des com­pa­ñías, el Peb­ble fue un éxi­to ro­tun­do y en cues­tión de me­ses Sony y Sam­sung ya pre­pa­ra­ban sus dis­po­si­ti­vos. Pau­la­ti­na­men­te los con­su­mi­do­res co­men­za­ron a au­men­tar y la co­rea­na Sam­sung li­de­ró por un tiem­po las ventas glo­ba­les. Eso has­ta 2014, cuan­do Ap­ple de­ci­dió lan­zar el Ap­ple

Watch y le qui­tó mi­les de po­ten­cia­les clientes. Has­ta la ac­tua­li­dad, la gran ba­ta­lla la li­de­ran am­bas com­pa­ñías que ya po­seen la sép­ti­ma (Sam­sung) y ter­ce­ra ge­ne­ra­ción (Ap­ple) de sus re­lo­jes in­te­li­gen­tes en el mer­ca­do y con­ti­núan pre­pa­ran­do las si­guien­tes. Por aho­ra, el fu­tu­ro se vis­lum­bra in­cli­na­do ha­cia el di­se­ño del re­loj y su rol ca­da vez más pro­ta­gó­ni­co en la mo­da, con una fuer­te in­fluen­cia de la tec­no­lo­gía, un nue­vo fac­tor que apa­re­ció ha­ce so­lo seis años y ac­tual­men­te es de gran im­por­tan­cia en la elec­ción de uno de es­tos dis­po­si­ti­vos, con­vir­tien­do a es­ta pie­za en un ab­so­lu­to ob­je­to de de­seo. Sin du­da, al­go que ja­más los egip­cios, Ga­li­leo o el mis­mo maes­tro Ha­nuš pen­sa­ron que ocu­rri­ría, ni en sus me­jo­res sue­ños.

El im­po­nen­te Re­loj As­tro­nó­mi­co de Pra­ga de­mo­ró 80 años en cons­truir­se.

Ca­sio fue una de las mar­cas que hi­zo ac­ce­si­ble el re­loj de pul­se­ra a los con­su­mi­do­res, acer­can­do lo que era un lu­jo a la po­bla­ción ma­si­va.

El Ap­ple Watch es hoy uno de los ob­je­tos tec­no­ló­gi­cos y de mo­da más co­di­cia­dos en el mer­ca­do, con fa­ná­ti­cos al­re­de­dor de to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.