To­ques de co­lor

De­co­ra­cio­nes que re­sal­tan con pun­tos co­lo­ri­dos que dan ale­gría y má­xi­mo es­ti­lo.

Vanidades (Chile) - - Contenido - POR JESSICA MO­RENO FO­TO­GRA­FÍAS: ASIER RUA

En South Ken­sing­ton, a un cos­ta­do del Ro­yal Albert Hall de Lon­dres, se en­cuen­tra es­te pro­yec­to que ha si­do des­cri­to por su di­se­ña­do­ra Te­re­sa Sa­pey, co­mo una obra de ar­te vi­va y ha­bi­ta­ble. Fue trans­for­ma­do a tra­vés de su in­terio­ris­mo en un de­par­ta­men­to de lu­jo con de­ta­lles ex­clu­si­vos, que en de­fi­ni­ti­va, ex­ha­la ele­gan­cia.

Los ele­men­tos que ha­cen úni­co a

Albert Court son los te­chos al­tos, es­tos per­mi­tie­ron crear un lien­zo pa­ra gran­des mar­cos, espejos y ar­te, que le dan a ca­da ha­bi­ta­ción una am­bien­te di­fe­ren­te. Los mue­bles fue­ron di­se­ña­dos en su ma­yo­ría por el estudio de Sa­pey pa­ra adap­tar­se al nue­vo es­pa­cio, des­de el co­me­dor que mez­cla pie­zas de acrí­li­co con ar­qui­tec­tu­ra del si­glo XIX has­ta el área de mú­si­ca, con un piano y lám­pa­ras col­gan­tes que pa­re­cen mo­ver­se al rit­mo de una me­lo­día.

La pre­mi­sa ge­ne­ral fue con­ser­var la ba­se blan­ca es­ti­lo vic­to­riano, pe­ro mo­der­ni­zar­la con mue­bles de co­lor. Ama­po­las y otras flo­res es­tam­pa­das sur­gen de las pa­re­des, mien­tras que ma­de­ra, ter­cio­pe­lo y tonalidades do­ra­das con­vi­ven pa­ra dar­le ca­li­dez al lu­gar, el cual es coronado por luz na­tu­ral y ar­ti­fi­cial que con­vier­te el cli­ma llu­vio­so lo­cal en un so­lea­do per­ma­nen­te.

“NUES­TRO OB­JE­TI­VO ES ES­TA­BLE­CER UNA RE­LA­CIÓN ÚNI­CA EN­TRE EL PA­SA­DO, PRE­SEN­TE Y FU­TU­RO DE ES­TI­LOS ARQUITECTÓNICOS

EN UN HO­GAR CON­TEM­PO­RÁ­NEO”, ASE­GU­RA SA­PEY.

Las lám­pa­ras son di­se­ño de Mi­chael

Anas­tas­sia­des.

Los de­ta­lles evo­can a una obra

del pop art.

Un so­fá ele­gan­te y con­tem­po­rá­neo de ter­cio­pe­lo es una apues­ta

atre­vi­da.

En los es­pa­cios re­la­jan­tes no fal­tan las pie­zas co­lo­ri­das

pa­ra con­tras­tar.

Blan­cos y ne­gros do­mi­nan las áreas

co­mu­nes.

La al­fom­bra del co­me­dor es cien­to por cien­to de se­da.

El fon­do de la co­ci­na es un tra­ba­jo

ar­tís­ti­co he­cho a mano.

La ma­yo­ría de los mue­bles fue­ron di­se­ña­dos

en es­pe­cial pa­ra la re­si­den­cia.

El co­me­dor es digno de una rei­na.

Tex­tu­ras ater­cio­pe­la­das pre­do­mi­nan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.