¡DESAFÍOS SE­XUA­LES!

Vanidades (Chile) - - VIDA SANA - POR KA­RI­NA T. ARIAS FOTOS: GETTY IMAGES

No se tra­ta del ex­ce­so de tra­ba­jo, los ni­ños, el can­san­cio y el es­trés, no. De eso ya mu­cho se ha di­cho. Se tra­ta de ha­cer reali­dad fan­ta­sías, de ter­mi­nar con la ru­ti­na y dar­le ai­res nue­vos y sor­pre­si­vos a la vi­da se­xual en pa­re­ja. Pa­la­bra cla­ve: Atre­ver­se.

Más allá de lo cul­tu­ral­men­te es­ta­ble­ci­do, de lo que se nos ha in­cul­ca­do co­mo co­rrec­to o in­co­rrec­to, sí o sí, so­mos se­res se­xua­les. Y más allá de cues­tio­nes re­pro­duc­ti­vas o bio­ló­gi­cas, to­do el mun­do tie­ne fan­ta­sías se­xua­les, to­dos.

La psi­có­lo­ga clí­ni­ca, Mi­che­lle Poll­mann, nos ex­pli­ca que “las fan­ta­sías se­xua­les son re­pre­sen­ta­cio­nes men­ta­les de ca­rác­ter se­xual crea­das por el in­cons­cien­te. Ca­da vez nos per­mi­ti­mos más ha­blar de es­tas fan­ta­sías, ya sea con una ami­ga, con nues­tro te­ra­peu­ta pe­ro muy po­cas ve­ces con la pa­re­ja. Y creo que acá es­tá el pro­ble­ma, por­que cuan­do es­tán en cri­sis creen que una po­si­ble so­lu­ción es sa­tis­fa­cer una fan­ta­sía se­xual con un ter­ce­ro”. La ex­per­ta nos cuen­ta que es muy co­mún es­cu­char que los in­te­gran­tes de una pa­re­ja creen que la me­jor so­lu­ción es con­cre­tar sus “ilu­sio­nes” con al­guien pro­ve­nien­te de fue­ra del nú­cleo emo­cio­nal formal.

En el ca­so de los sol­te­ros, si tie­nen fan­ta­sías y quie­ren cum­plir­las, se am­plían las po­si­bi­li­da­des de en­con­trar a al­guien con quien con­cre­tar­las sin mie­dos ni cul­pas, pe­ro Poll­mann se­ña­la que “cuan­do es­tás en pa­re­ja, y prin­ci­pal­men­te cuan­do es­tás mal, las fan­ta­sías pa­san a ser ca­si una pe­sa­di­lla, don­de es­tá pues­ta la po­si­ble so­lu­ción pa­ra so­bre­vi­vir la cri­sis. Es­toy se­gu­ra de que ese no es el ca­mino y que en la me­di­da en que pue­das so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de pa­re­ja, po­drás con­ver­sar y sa­tis­fa­cer tus fan­ta­sías se­xua­les”.

LAS FAN­TA­SÍAS MÁS RE­CU­RREN­TES

La psi­có­lo­ga se­ña­la que, sin du­da, en­tre las mu­je­res, el se­xo sal­va­je, en don­de no hay te­mor, an­gus­tia ni mie­do, sino pu­ro pla­cer y una in­men­sa sen­sa­ción de ser desea­da, en­ca­be­za la lis­ta.

Los hom­bres son más crea­ti­vos y tie­ne mu­cho que ver con la eta­pa de la vi­da en la que se en­cuen­tren. Los más jó­ve­nes, se­ña­la Mi­che­lle, fan­ta­sean con mu­je­res ma­du­ras; los que es­tán en­tre los 30 y los 50, son más

osa­dos, y se ima­gi­nan des­de un en­cuen­tro ca­sual con la baby­sit­ter, la ve­ci­na del edi­fi­cio de al fren­te a la que es­pían a dia­rio por la ven­ta­na o cual­quier mu­jer que es­té más ex­pues­ta cor­po­ral­men­te. Los ma­yo­res, cuen­ta la es­pe­cia­lis­ta, fan­ta­sean con mu­je­res más jó­ve­nes.

LO QUE NOS DE­TIE­NE

Es di­fí­cil ge­ne­ra­li­zar, por­que ca­da pa­re­ja es un mun­do, pe­ro Poll­mann di­ce que se­gún su ex­pe­rien­cia, a ve­ces hay pa­re­jas que tie­nen un ni­vel de co­mu­ni­ca­ción muy sano, ca­si siem­pre son pa­re­jas bien tra­ba­ja­das que han he­cho te­ra­pia an­te­rior­men­te, leen o es­tán in­tere­sa­dos en al­go que los ayu­de a ser cons­cien­tes y cre­cer co­mo pa­re­jas. “Son po­cas pe­ro exis­ten”. Es más co­mún, se­gún la psi­có­lo­ga, en­con­trar­se con dos per­so­nas co­man­da­das por su ego, y agre­ga que “es real­men­te im­pre­sio­nan­te có­mo el ego pue­de des­truir una re­la­ción”. Es­tas pa­re­jas no lo­gran co­nec­tar­se con su cuer­po y su co­ra­zón, por en­de no lo­gran esa in­ti­mi­dad, com­pli­ci­dad y co­mu­ni­ca­ción que se ne­ce­si­tan ni si­quie­ra pa­ra ha­blar de las fan­ta­sías se­xua­les. “A mí no me de­ja de sor­pren­der, que per­so­nas que nun­ca me han vis­to en su vi­da, en la ter­ce­ra se­sión me es­tén con­tan­do de su vi­da se­xual con tan­ta li­ber­tad y, en la ma­yo­ría de los ca­sos, in­ti­mi­da­des que ja­más han ha­bla­do con su pa­re­ja y no sa­ben si lo po­drían ha­cer”.

CON­CRE­TAR EN PA­RE­JA

Pe­ro no to­do es­tá per­di­do, de he­cho na­da lo es­tá. La es­pe­cia­lis­ta cree que to­das las pa­re­jas de­be­rían pa­sar por unas se­sio­nes de pa­re­ja con al­gu­na te­ra­peu­ta se­xual. En es­te sen­ti­do el Cen­tro al Al­ma, cuen­ta con un staff de más de 20 pro­fe­sio­na­les, en­tre te­ra­peu­tas y coach es­pe­cia­li­za­dos en tra­tar la sa­lud fí­si­ca y men­tal de las pa­re­jas.

Sin em­bar­go, si no exis­ten los re­cur­sos pa­ra es­te ti­po de tra­ta­mien­tos, Mi­che­lle re­co­mien­da la lec­tu­ra de li­bros eró­ti­cos co­mo los de Me­gan Max­well o Jo­di Ellen Mal­pas. Des­per­tar las sen­sa­cio­nes y de­seos vien­do pe­lí­cu­las co­mo las de Eri­ka Lust (pa­ra mu­je­res) o cual­quie­ra otra

que se aco­mo­de a los gus­tos de la pa­re­ja. Tam­bién pue­den oír las char­las de Est­her Pe­rel y Sue

John­son, ir a un sex shop y com­prar jue­gos y ju­gue­tes. “Ha­cer al­go dis­tin­to de lo que han es­ta­do ha­cien­do. Ha­blar, y si les da ver­güen­za, apren­der a ha­blar con ver­güen­za”.

FAN­TA­SÍAS HE­CHAS REALI­DAD

“Creo que se­ría lo me­jor que a una pa­re­ja le pue­de pa­sar. Es una bue­na ma­ne­ra de reavi­var el de­seo, so­bre to­do en re­la­cio­nes de lar­ga da­ta. A ve­ces la ru­ti­na ma­ta len­ta­men­te las re­la­cio­nes y, en ese ca­mino, las fan­ta­sías se­xua­les to­man un pe­so muy im­por­tan­te”, ca­te­go­ri­za la te­ra­peu­ta.

La vi­da se­xual tie­ne que ser un ítem im­por­tan­te en to­das las pa­re­jas. Abrir­se a la po­si­bi­li­dad de pro­po­ner­se desafíos se­xua­les a cor­to y lar­go pla­zo, co­mo en una es­pe­cie de jue­go, me­dio en se­rio me­dio en bro­ma. Es sano y ne­ce­sa­rio pa­ra to­das.n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.