MON LA­FER­TE de bús­que­da y ries­gos

Sin de­jar­se lle­var por el so­ni­do que dis­tin­gue a bue­na par­te de la mú­si­ca pop con­tem­po­rá­nea, es­ta can­tau­to­ra se apo­ya en la sig­ni­fi­ca­ti­va la­bor que im­pli­ca con­tar his­to­rias sin li­mi­tar­se a un so­lo gé­ne­ro mu­si­cal. La ener­gía que trans­mi­ten sus le­tras y apa

Vanidades (Chile) - - ENTREVISTA - POR BENJAMÍN ACOS­TA FOTOS COR­TE­SÍA UNI­VER­SAL MU­SIC MÉ­XI­CO

En es­tos años he apren­di­do a de­cir que no, pe­ro la ver­dad es que me gus­ta más de­cir que sí por­que me di­vier­te bas­tan­te”, con­fie­sa Mon­se­rrat Bus­ta­man­te La­fer­te (Vi­ña del Mar, 1983). Y es que a lo lar­go de sus cua­tro ál­bu­mes ha em­plea­do sin pre­jui­cio al­gu­nos di­fe­ren­tes gé­ne­ros mu­si­ca­les co­mo ma­te­ria pri­ma pa­ra mol­dear su pro­pio es­ti­lo, tan po­ten­te co­mo dra­má­ti­co y dul­ce. In­vén­ta­me, An­tes de ti (que ade­más cuen­ta con una ver­sión en ja­po­nés) y Amá­rra­me, son cla­ros ejem­plos con los cua­les ha es­ta­ble­ci­do com­pli­ci­dad con un pú­bli­co que no ha de­ja­do de cre­cer en los úl­ti­mos años.

Sin mie­do a las crí­ti­cas, la can­tau­to­ra apro­ve­chó su con­duc­ción en la ver­sión 2018 de los pre­mios MTV MIAW pa­ra en­tre­gar un po­ten­te dis­cur­so po­lí­ti­co. “Me gus­ta­ría in­vi­tar­los y ha­cer un lla­ma­do a po­ner es­ta mis­ma ener­gía pa­ra sa­lir a vo­tar. Y no de­jar en ma­nos de otro lo que más nos im­por­ta”, di­jo. La ta­len­to­sa mul­tins­tru­men­tis­ta –que vi­ve des­de ha­ce po­co más de una dé­ca­da en Ciu­dad de Mé­xi­co– ha co­la­bo­ra­do con per­so­na­jes tan di­sím­bo­los co­mo Plá­ci­do Do­min­go, Ca­fé Tacv­ba y Jua­nes, con quien se en­con­tra­ba en una ex­ten­sa gi­ra por Es­ta­dos Uni­dos al momento de ha­cer es­ta en­tre­vis­ta.

VA­NI­DA­DES Des­pués de to­do lo que has vi­vi­do, ¿con­si­de­ras que si­gues sien­do una per­so­na tí­mi­da?

MON LA­FER­TE Sí, sien­to que si­go sién­do­lo pe­ro eso no tie­ne que ver cuan­do es­toy so­bre el es­ce­na­rio. Son di­fe­ren­tes mo­men­tos en los que se des­plie­ga el ran­go de la per­so­na­li­dad. Una par­te co­rres­pon­de al ar­tis­ta que brin­da un con­cier­to y la otra a la per­so­na que com­po­ne, que gra­ba en el es­tu­dio, la crea­ti­va. Pe­ro en tér­mi­nos ge­ne­ra­les soy tí­mi­da, de ba­jo perfil. Lo que su­ce­de en el es­ce­na­rio es que me en­vuel­ve una li­ber­tad úni­ca y es ahí don­de apa­re­ce el per­so­na­je que he cons­trui­do con los años. Qui­zás si me ana­li­zas en esos mo­men­tos te da­rás cuen­ta que sa­le cier­ta ti­mi­dez.

VA Pe­ro a la vez exis­te una in­ten­si­dad con la que te de­jas lle­var co­mo can­tau­to­ra…

ML A pe­sar de que lle­vo mu­chos años en es­to, creo que co­mo com­po­si­to­ra soy jo­ven. He ido en­con­tran­do una for­ma de com­po­ner y es­toy en la bús­que­da de nue­vas for­mas pa­ra ha­cer can­cio­nes. Em­pie­zo con la le­tra, tra­tan­do de de­cir al­go en con­cre­to. A ve­ces pasa al re­vés, ini­cio con la mú­si­ca con una co­sa per­cu­si­va y voy in­cor­po­ran­do pa­la­bras. Otras me pro­pon­go ha­cer una can­ción con de­ter­mi­na­das ca­rac­te­rís­ti­cas y de cor­te dra­má­ti­co. Pe­ro he no­ta­do que la ma­yo­ría de las ve­ces sa­len can­cio­nes que no me pro­pon­go en sí, por­que sien­to que aún no ten­go la ma­du­rez ne­ce­sa­ria. Quie­ro una co­sa y sa­le otra, los re­sul­ta­dos son ac­ci­den­ta­les. Es­toy es­cri­bien­do mu­cho y qui­sie­ra al­can­zar el pun­to al que quie­ro lle­gar. Es lo que in­ten­to aho­ra, me acer­co me­dian­te cier­ta for­ma de com­po­si­ción co­mo un ejer­ci­cio pa­ra cre­cer en ese sen­ti­do pen­san­do en el si­guien­te dis­co.

VA

¿Qué tan­to te pre­gun­tas so­bre to­do lo que ha­ces?

ML Siem­pre me cues­tiono acer­ca de lo que ha­go y có­mo lo ha­go. En ge­ne­ral me pasa ca­si con to­do en la vi­da. Siem­pre du­dan­do, pe­ro tra­to de no per­mi­tir­me su­frir de­ma­sia­do. El año pa­sa­do sí su­frí por­que es­ta­ba to­can­do mu­cho y sen­tí que no es­ta­ba bien el arre­glo de una can­ción en es­pe­cí­fi­co y de pron­to no me sen­tía se­gu­ra de los de­ta­lles. Cues­tiono tam­bién el or­den de las can­cio­nes, prue­bo con mu­chas co­sas has­ta es­tar to­tal­men­te con­ven­ci­da.

VA ¿Có­mo pla­neas el via­je pa­ra lle­var tu mú­si­ca al lí­mi­te?

Mla­yer pen­sa­ba en la par­te más di­fí­cil del show, don­de es­tá la no­ta más al­ta, más du­ra, que re­quie­re de mu­cha fuer­za y de­ter­mi­na­da téc­ni­ca. Sen­tí que era al­go sú­per emo­cio­nan­te, que po­dría com­pa­rar­lo con un par­ti­do de fút­bol cuan­do te dan el pa­se pa­ra ano­tar un gol. Eso lo ha­go ca­da no­che, lo vi­sua­li­zo pa­ra al­can­zar­lo. Es pu­ra adre­na­li­na. Por el la­do de la téc­ni­ca vo­cal tam­bién me gus­ta ir al otro ex­tre­mo en el que can­to a me­dia voz, ca­si su­su­rran­do. Eso es un desafío ca­da no­che, su­bir al es­ce­na­rio y con­tar his­to­rias a la gen­te. No re­pe­tir la me­lo­día por­que eso me da una flo­je­ra im­pre­sio­nan­te. Me gus­ta su­bir y sen­tir ca­da pa­la­bra que can­to. Re­fle­jar esa par­te de mí y que la gen­te lo en­tien­da. Ca­da vez que pasa eso me doy cuen­ta de que hay un efec­to con el pú­bli­co, co­mo un imán. Cuan­do me subo a can­tar y que por al­gún mo­ti­vo no es­toy to­tal­men­te con­cen­tra­da en eso, se no­ta que la gen­te es­tá más dis­per­sa. Es in­creí­ble có­mo su­ce­de eso, es má­gi­co. La gen­te lo per­ci­be, con to­do mi ser de­bo es­tar en el momento.

VA Apar­te de la mú­si­ca, ¿hay al­go más que te ha per­mi­ti­do en­con­trar­te a ti mis­ma?

ML Me gus­ta es­tar con gen­te, ha­blar, co­no­cer­se, in­ter­cam­biar pun­tos de vis­ta. El ar­te en ge­ne­ral tie­ne que ver con las per­so­nas y eso me lle­na mu­cho.

VA ¿Es me­jor an­dar por la vi­da sin ex­pec­ta­ti­vas?

MLPOR un la­do es bueno te­ner la emo­ción de lo que quie­res que pa­se, eso te man­tie­ne vi­vo. De­pen­de de mi es­ta­do de áni­mo y de lo que tra­te el asun­to la ma­ne­ra co­mo lo en­ca­ro. El te­ma es man­te­ner­se rea­lis­ta y a la vez un po­co so­ña­do­ra.

VA ¿De qué ma­ne­ra has vi­vi­do tu as­cen­so?

ML No creo que me ha­ya sen­ti­do fra­ca­sa­da al­gu­na vez. Más bien lo con­tra­rio, siem­pre me he sen­ti­do ga­na­do­ra por­que ha­go lo que quie­ro. Hay una sen­sa­ción tam­bién de creer que la fa­ma es el éxi­to y que to­do lo que hi­cis­te an­tes de ser fa­mo­so co­mo que no tie­ne va­li­dez, que no exis­te. Creo que he si­do tan fe­liz, he vi­vi­do mo­men­tos in­creí­bles, no hay una sen­sa­ción de es­tar can­sa­da de al­go. De pron­to me sen­tía ago­ta­da por una cues­tión eco­nó­mi­ca, creo que nos pasa a to­dos y se­gu­ra­men­te me vol­ve­rá a ocu­rrir en otro momento. El di­ne­ro va y vie­ne, pe­ro me he sen­ti­do fe­liz por­que siem­pre he he­cho lo que he que­ri­do, lo que más me gus­ta. Me le­van­to con la gui­ta­rra y me jun­to con mis ami­gos pa­ra reír y eso lo ha­go sien­do o no fa­mo­sa. n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.