VI­DA SA­NA

Si en tu re­la­ción te sien­tes co­mo un sa­té­li­te gi­ran­do al­re­de­dor del as­tro rey, más va­le que apren­das a ma­ne­jar el ego de tu com­pa­ñe­ro... o me­jor, co­rre de él.

Vanidades (Chile) - - CONTENIDO - POR MARICRUZ PINEDA SÁN­CHEZ

Sa­les con un nar­ci­so Apren­de a leer las se­ña­les y es­ca­pa a tiem­po de una re­la­ción don­de él es el fo­co.

Enamo­rar­se de al­guien que se cree el cen­tro del uni­ver­so, que con fre­cuen­cia se au­to­exal­ta, ne­ce­si­ta que lo ado­ren y que es na­da re­cep­ti­vo, no es la me­jor de las ideas. Una arro­gan­cia así le qui­ta gran par­te del sen­ti­do a es­tar en pa­re­ja. Y sin em­bar­go, su­ce­de. Mu­chas mu­je­res (más de las que po­dría­mos ima­gi­nar) están en­gan­cha­das con hom­bres cu­ya encantadora apa­rien­cia es­con­de una va­ni­dad des­me­di­da. El pre­cio a pa­gar, en el me­jor de los ca­sos, es des­con­cier­to y frus­tra­ción; en el peor, la au­to­es­ti­ma y la iden­ti­dad des­tro­za­das. ¿Qué ha­cer con un es­pé­ci­men así?

Con el ego en al­to

Don Dra­per, per­so­na­je es­te­lar de la se­rie Mad

Men, es un buen ejem­plo. Hom­bres co­mo él se con­si­de­ran gran­dio­sos, es­pe­ran la aten­ción, ad­mi­ra­ción y su­mi­sión de los de­más, po­nen sus ne­ce­si­da­des e ideas por en­ci­ma de to­do y no sien­ten em­pa­tía ni con­si­de­ra­ción. Es cier­to que to­dos te­ne­mos nues­tra do­sis de pre­sun­ción, pe­ro la ego­la­tría, el egoís­mo y el ego­cen­tris­mo de ello re­sul­tan ex­ce­si­vos y son sus ras­gos dis­tin­ti­vos.

El nar­ci­sis­mo pue­de es­tar pre­sen­te en hom­bres o en mu­je­res. No obs­tan­te, se­gún el es­tu­dio Nar­cis­sism, A Dou­ble Ed­ged Sword, lle­va­do a ca­bo en la Uni­ver­si­dad de Bú­fa­lo, en Es­ta­dos Uni­dos, re­sul­ta mu­cho más co­mún en ellos y va al al­za. Los va­lo­res so­cia­les cen­tra­dos en las apa­rien­cias, la com­pe­ti­ti­vi­dad, la fal­ta de lí­mi­tes y la cul­tu­ra ma­chis­ta son fac­to­res que es­ti­mu­lan es­ta ten­den­cia. Emily Gri­jal­va, coau­to­ra de la in­ves­ti­ga­ción, se­ña­la que si bien el nar­ci­sis­mo po­dría apo­yar el de­sa­rro­llo del li­de­raz­go o la au­to­es­ti­ma, “tam­bién es­ti­mu­la la agre­sión, el abu­so y la im­po­si­bi­li­dad de man­te­ner re­la­cio­nes sa­lu­da­bles a lar­go pla­zo”.

Y es jus­to en el ám­bi­to de la pa­re­ja don­de ha­ce los ma­yo­res es­tra­gos.

Bo­rrar­se por com­ple­to

Es­tar con un narcisista es un re­to del que po­cas mu­je­res pue­den sa­lir bien li­bra­das. Ro­ba la ener­gía, des­gas­ta y con­fun­de; mi­na el amor pro­pio y cues­tio­na la iden­ti­dad. Y el su­fri­mien­to es in­ten­so. En el li­bro

Amo­res al­ta­men­te pe­li­gro­sos, Wal­ter Ri­so afir­ma que el pa­trón es la anu­la­ción y des­ca­li­fi­ca­ción de la per­so­na­li­dad, gus­tos y ne­ce­si­da­des de la pa­re­ja.

Ade­más, la narcisista es una de las per­so­na­li­da­des más pro­pen­sas a ser in­fiel. En su an­sia de re­co­no­ci­mien­to, es fá­cil que sal­te de una aven­tu­ra a otra. Se tra­ta de una de las re­la­cio­nes más tó­xi­cas que pue­de ha­ber. “Cuan­do al fin te fas­ti­dias de vi­vir pen­dien­te de su ego, es­cu­chán­do­lo ha­blar de sí mis­mo to­do el tiem­po, ala­ban­do cada uno de sus pa­sos, ce­dien­do a sus exi­gen­cias, re­nun­cian­do a cues­tio­nar­lo, es­pe­ran­do tu turno sin que lle­gue ja­más, en­cuen­tras que en al­gún mo­men­to te ‘bo­rró’. Y aun­que siem­pre es po­si­ble re­cons­truir­te, es la­men­ta­ble ha­ber per­di­do tan­to por al­go que no va­lía la pe­na”, di­ce Li­la Z., del gru­po de au­to­ayu­da Re­la­cio­nes Cons­truc­ti­vas A.C.

Úl­ti­mo re­cur­so

¿Qué ha­cer? Ri­so re­co­mien­da evi­tar in­vo­lu­crar­se con un narcisista, y si ya es­tás ahí, lo me­jor es ter­mi­nar la re­la­ción cuan­to an­tes. Pe­ro co­mo ya sa­be­mos que ha­cer­lo no siem­pre es tan sen­ci­llo o tal vez quie­ras ju­gar la úl­ti­ma car­ta, el ex­per­to en­ton­ces su­gie­re ir­se por la lí­nea du­ra: ¡Bá­ja­lo del pe­des­tal! “De­ja de ala­bar­lo, no le rin­das plei­te­sía, bas­ta de ali­men­tar su ego”. Des­de lue­go, es po­si­ble que él no lo re­sis­ta y se mar­che. Pe­ro tam­bién ca­be la po­si­bi­li­dad de dar­le re­set a la re­la­ción y acep­te que con­ti­go hay nue­vas re­glas del jue­go. Si no lo­gras re­ti­rar­le tu ado­ra­ción, lo me­jor es que va­yas a te­ra­pia pa­ra so­lu­cio­nar la par­te que te co­rres­pon­de. De lo con­tra­rio, te es­pe­ra una vi­da de frus­tra­ción a los pies de un fal­so dios.

Don Dra­per, in­ter­pre­ta­do por Jon Hamm, era un hom­bre enamo­ra­do desí mis­mo.

El Tras­torno Narcisista de la Per­so­na­li­dad es el nar­ci­sis­mo que se con­vier­te en una pa­to­lo­gía psi­quiá­tri­ca. Un ca­so fue Er­nest He­ming­way, quien en­lo­que­ció cuan­do su es­po­sa se cor­tó el de­do y re­ci­bió un po­co de la aten­ción que él con­si­de­ra­ba ex­clu­si­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.