CE­LE­BRI­TIES

Pa­ra ali­men­tar su ego, las ce­lebs no re­pa­ran en es­fuer­zos por lu­cir fa­bu­lo­sas y, a ve­ces, ca­si irrea­les. El ca­so de la mo­de­lo es­pa­ño­la Geor­gi­na Ro­drí­guez abre el de­ba­te.

Vanidades (Chile) - - CONTENIDO - Por Ma­ría del Car­men Ló­pez

Lo­cu­ra por la be­lle­za Al­gu­nas fa­mo­sas ha­cen to­do por ver­se be­llas y “per­fec­tas”. Co­no­ce sus tra­ta­mien­tos.

Qué con­vir­tió en ten­den­cia a la mo­de­lo es­pa­ño­la Geor­gi­na Ro­drí­guez ha­ce me­ses? No es el he­cho de que ha­ya da­do a luz a la cuar­ta hi­ja del as­tro lu­so Cris­tiano Ro­nal­do, Ala­na Mar­ti­na, en reali­dad se tra­ta de lo que ocu­rrió des­pués y que lo­gró ubi­car­la en el ojo del hu­ra­cán: a una se­ma­na del su­ce­so, la jo­ven de 21 años com­par­tió en su cuen­ta de Ins­ta­gram imá­ge­nes ejer­ci­tán­do­se en el gim­na­sio, ac­ti­vi­dad po­co re­co­men­da­ble du­ran­te el pos­par­to, ya que el or­ga­nis­mo re­quie­re cier­to tiem­po pa­ra re­ajus­tar­se an­tes de retomar la in­ten­si­dad del rit­mo de vi­da pre­vio al alum­bra­mien­to.

Pe­ro mo­de­los y ac­tri­ces no son las úni­cas que ha­cen un es­fuer­zo ex­tra­or­di­na­rio pa­ra re­cu­pe­rar­se de pro­ce­sos na­tu­ra­les co­mo el em­ba­ra­zo o com­ba­tir el en­ve­je­ci­mien­to, los as­tros de Holly­wood tam­bién son ca­pa­ces de lo que sea, aun­que los re­sul­ta­dos no siem­pre son tan afor­tu­na­dos.

Cuan­do la be­lle­za pe­sa más que el ta­len­to

Des­de lue­go que pa­ra quie­nes ocu­pan en un lu­gar pri­vi­le­gia­do en el star sys­tem de­bi­do a su apa­rien­cia fí­si­ca, con­ser­var­la es prio­ri­dad y es que cuan­do la ju­ven­tud se des­va­ne­ce, los con­tra­tos mi­llo­na­rios tam­bién se es­fu­man, así que, ¿por qué no ha­cer has­ta lo im­po­si­ble por re­te­ner­la?

La psi­có­lo­ga Ro­sa­rio Pe­ña ha­bla al res­pec­to: “Pa­ra las ce­le­bri­da­des su he­rra­mien­ta es la per­fec­ción fí­si­ca y es a tra­vés de ella que com­pi­ten y ga­nan una opor­tu­ni­dad de tra­ba­jo que re­pre­sen­ta mi­llo­nes de dó­la­res. Es el ca­so de las mu­je­res, que cuan­do se em­ba­ra­zan, les es ur­gen­te re­cu­pe­rar­se, por­que mien­tras más tar­den en ha­cer­lo… no se­rán to­ma­das en cuen­ta. Y si ha­bla­mos de mo­de­los, la pre­sión es aún ma­yor, pues ellas tie­nen una carrera de cor­ta vi­da, por lo que ne­ce­si­tan ex­plo­tar­la al má­xi­mo. Su ni­vel de com­pe­ten­cia es ex­te­nuan­te: con­ver­tir­se en top mo­dels, ser las me­jo­res pa­ga­das o las mu­sas de un di­se­ña­dor im­por­tan­te, son al­gu­nos de los re­tos a ven­cer y, pa­ra ello, ne­ce­si­tan ver­se atrac­ti­vas”.

Lo cier­to, es que en Holly­wood, co­mo en la in­dus­tria de la mo­da y en las pa­sa­re­las, es­tá prohi­bi­do en­ve­je­cer o ser po­co agraciado, e in­clu­so, el co­lor de la piel se pue­de con­ver­tir en una des­ven­ta­ja, de ahí per­so­na­li­da­des co­mo Mi­chael Jack­son, quien tu­vo que re­cu­rrir a dis­tin­tos tra­ta­mien­tos pa­ra acla­rar­la, mi­ni­mi­zan­do en ello su ex­tra­or­di­na­rio ta­len­to.

Una vi­da de in­sa­tis­fac­ción

Los es­tra­gos del pa­so del tiem­po y los cam­bios fí­si­cos no son fá­ci­les pa­ra na­die. Y cé­le­bre o no, re­sul­ta muy com­pli­ca­do acep­tar­los, tan so­lo hay que pre­gun­tar­le a Sha­ron Sto­ne, quien en los años 90 no so­lo se con­vir­tió en sex sym­bol y en la fan­ta­sía de los hom­bres, sino en la en­vi­dia de mi­llo­nes de mu­je­res.

Pe­ro una vez que la ac­triz atra­ve­só la ba­rre­ra de los 40 años fue inevi­ta­ble sen­tir­se frus­tra­da: “Un día me en­ce­rré en el ba­ño con una bo­te­lla de vino y me pro­me­tí no sa­lir has­ta acep­tar mi fí­si­co”, con­fe­só en una en­tre­vis­ta.

Des­pués de llo­rar por ho­ras y con la bo­te­lla va­cía, asu­mió su nue­va eta­pa y a par­tir de ahí adop­tó me­jo­res há­bi­tos de vi­da que hoy le per­mi­ten lu­cir fa­bu­lo­sa a los 59. Ade­más, em­pe­zó a acep­tar pa­pe­les acor­des con su edad y de­jó de afe­rrar­se a los que so­lían dar­le en su ju­ven­tud.

Pe­ro no siem­pre es así, hay his­trio­nes co­mo Syl­ves­ter Sta­llo­ne o Ar­nold Schwarzenegger, que se han so­me­ti­do a ci­ru­gías plás­ti­cas, in­jer­tos ca­pi­la­res y se­sio­nes de bó­tox y áci­do hia­lu­ró­ni­co pa­ra “de­te­ner” el tiem­po, y al me­nos el pro­ta­go­nis­ta de la za­ga de Rocky, ha acep­ta­do que pa­ra con­ser­var su mus­cu­la­tu­ra ha re­cu­rri­do al uso de la hor­mo­na del cre­ci­mien­to y así “te­ner una sen­sa­ción de bie­nes­tar al en­ve­je­cer”. No obs­tan­te, los ca­mi­nos que han ele­gi­do se pa­re­cen más a una ob­se­sión real que al pro­pó­si­to de pro­cu­rar el so­sie­go pa­ra en­ve­je­cer con un po­co gra­cia.

Obs­ti­na­dos has­ta la muer­te

Ate­so­rar la be­lle­za de una ma­ne­ra po­co usual sig­ni­fi­ca mu­cho pa­ra al­gu­nos, y el ícono por ex­ce­len­cia es la mí­ti­ca ac­triz Gre­ta Gar­bo, quien se re­ti­ró en la cum­bre de su carrera, sien­do la me­jor pa­ga­da. En­ton­ces te­nía 36 años y “La Di­vi­na”, co­mo le de­cían, aban­do­nó el gla­mour de los sets de gra­ba­ción pa­ra

Pa­ra las mo­de­los el cul­to al cuer­po es prio­ri­ta­rio. Irina Shayk pa­só su em­ba­ra­zo en me­dio de un ar­duo en­tre­na­mien­to.

El Rey del Pop tu­vo una me­ta­mor­fo­sis que lo­gró con re­to­que de na­riz, men­tón, bo­ca, ce­jas...

Geor­gi­na Ro­drí­guez prac­ti­ca una exi­gen­te ru­ti­na de­por­ti­va con fit­ness, TRXy bi­kram yo­ga.

Gre­ta Gar­bo de­jó su carrera a los 36 años pa­ra ser re­cor­da­da por siem­pre jo­ven y be­lla.

Aun­que no lo re­co­no­ce de ma­ne­ra abier­ta, Nicki Minaj ha pa­sa­do por el qui­ró­fanopa­ra agran­dar sus se­nos y glú­teos.

La ac­triz Jen­ni­fer Anis­ton es muy dis­ci­pli­na­da al ejer­ci­tar­se y tie­ne fe en las ven­to­sas pa­ra com­ba­tir la ce­lu­li­tis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.