TIEM­PO de ROM­PER ESQUEM

En los úl­ti­mos años hay un tér­mino que se ha vuel­to co­mún: diversidad. Los con­su­mi­do­res han de­ja­do de ser es­pec­ta­do­res pa­si­vos para exi­gir al­go más que ca­li­dad en sus pren­das, y es que quie­nes las por­ten los re­pre­sen­ten.

Vanidades (Chile) - - Actualidad - POR CLAUDIA QUIROZ

“Soy más que mis me­di­das. El ci­clo de la ver­güen­za cor­po­ral de­be ter­mi­nar. Mi cuer­po es MI cuer­po”. –Ash­ley Graham, en su li­bro A New Mo­del

Ver­nos re­fle­ja­dos (o no) en anun­cios y pa­sa­re­las que su­po­nen pre­sen­tar el epí­to­me de la fe­li­ci­dad y la belleza tie­ne un men­sa­je im­plí­ci­to. Al mos­trar a per­so­nas to­tal­men­te dis­tin­tas de no­so­tras, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en­vían el men­sa­je si­len­cio­so de que no con­ta­mos con las ca­rac­te­rís­ti­cas ade­cua­das para con­si­de­rar­nos “acep­ta­bles”. To­do es­to tie­ne un efec­to psi­co­ló­gi­co ne­ga­ti­vo en nues­tra au­to­per­cep­ción. El tér­mino “ani­qui­la­ción sim­bó­li­ca” puede so­nar exa­ge­ra­do, pe­ro así es co­mo los in­ves­ti­ga­do­res Geor­ge Gerb­ner y Larry Gross de­no­mi­na­ron es­te fe­nó­meno en 1976. Lo uti­li­za­ron para des­cri­bir la ma­ne­ra en la que cier­tos gru­pos so­cia­les son ex­clui­dos de los me­dios ma­si­vos, con fre­cuen­cia de­bi­do a su ra­za, gé­ne­ro u orien­ta­ción se­xual. De­bi­do a la in­fluen­cia que la te­le­vi­sión, las re­vis­tas y aho­ra In­ter­net tie­nen en las au­dien­cias, la re­pre­sen­ta­ción den­tro de es­te mun­do fic­ti­cio sim­bo­li­za to­do el va­lor que te­ne­mos a ni­vel so­cial. La ex­clu­sión, en cambio, nos vuel­ve in­vi­si­bles, ha­cién­do­nos creer que no so­mos tan im­por­tan­tes co­mo los de­más.

Es­to tam­bién apli­ca ha­cia cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas. Du­ran­te la Se­ma­na de la moda Oto­ño-in­vierno 2018 de Nue­va York, apa­re­cie­ron so­lo 26 mo­de­los curvy en ocho pa­sa­re­las, se­gún da­tos del por­tal The Fas­hion Spot, que ca­da tem­po­ra­da pu­bli­ca un Re­por­te de diversidad. Los más in­clu­si­vos fue­ron Ch­ro­mat y Ch­ris­tian Si­riano, que usa­ron a nue­ve y 10 en sus des­fi­les, res­pec­ti­va­men­te. Por su par­te, la cur­vi­lí­nea es­ta­dou­ni­den­se Ash­ley Graham fue una de las tres plus si­ze ele­gi­das por Mi­chael Kors y Pra­bal Gu­rung. En la pri­me­ra fue acom­pa­ña­da por Sa­bi­na Karls­son (a quien en al­gún mo­men­to le di­je­ron que con su ta­lla seis era demasiado “gran­de” para se­guir en las pa­sa­re­las) y Can­di­ce Huf­fi­ne.

De acuer­do con los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio rea­li­za­do por el Dia­rio In­ter­na­cio­nal de Di­se­ño de Moda, Tec­no­lo­gía y Edu­ca­ción, la ta­lla pro­me­dio de las mu­je­res en Es­ta­dos Uni­dos es en­tre 16 y 18, la cual es con­si­de­ra­da ex­tra­gran­de por la ma­yo­ría de las mar­cas. Por otra par­te, en un aná­li­sis de las cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias para las co­lec­cio­nes de oto­ño del año en cur­so, The Fas­hion Spot en­con­tró que de las 541 imá­ge­nes que apa­re­cie­ron, tan so­lo una de­ce­na fue­ron de ta­lla gran­de. Con es­tos da­tos resulta evi­den­te que la ma­yo­ría de la po­bla­ción fe­me­ni­na no

puede iden­ti­fi­car­se con las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas de una ma­ni­quí pro­me­dio.

No to­do es­tá per­di­do

De­se­char los es­te­reo­ti­pos de belleza que han pre­do­mi­na­do por años no es ta­rea sen­ci­lla. La la­bor in­vo­lu­cra a las fir­mas, agen­cias de mo­de­la­je y a ca­da uno de no­so­tros de ma­ne­ra per­so­nal. Cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias co­mo la de Do­ve, desde 2004, y las de Ae­rie, de Ame­ri­can Ea­gle, desde 2014, han des­ta­ca­do por pro­mo­ver la acep­ta­ción en lu­gar de se­guir im­po­nien­do un es­tán­dar; lo han lo­gra­do con mu­je­res de to­dos los ta­ma­ños, to­nos de piel, mos­tran­do ce­lu­li­tis, es­trías y to­da im­per­fec­ción que las ha­ce reales.

El cambio ha si­do len­to, pe­ro se en­cuen­tra ca­da vez más cer­ca. Ape­nas en enero de es­te año, Anok Yai fue ele­gi­da co­mo la pri­me­ra mo­de­lo ne­gra en abrir el des­fi­le de Pra­da en 20 años. La úl­ti­ma en ocu­par es­te pres­ti­gio­so lu­gar fue Nao­mi Camp­bell en 1997. Dos años an­tes, en 2016, Ash­ley Graham hi­zo his­to­ria al ser la pri­me­ra plus si­ze en pro­ta­go­ni­zar la icó­ni­ca por­ta­da de tra­jes de ba­ño de la re­vis­ta Sports Illus­tra­ted.

Ha­blar so­bre diversidad abar­ca más asun­tos que so­lo las ta­llas. Hoy en día im­pli­ca una acep­ta­ción de las par­ti­cu­la­ri­da­des de las per­so­nas “co­mu­nes”: ét­ni­cas, eda­des, to­nos de piel y si­lue­tas. En la tem­po­ra­da Oto­ño-in­vierno 2018, 37,3% de las mo­de­los fue­ron jó­ve­nes no cau­cá­si­cas, y aun­que aún es un por­cen­ta­je pe­que­ño, The Fas­hion Spot con­si­de­ra que fue una de las más ra­cial­men­te di­ver­sas e in­clu­si­vas de per­so­nas trans­gé­ne­ro en la his­to­ria. En los años 20 el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos em­pren­dió un pro­yec­to para de­li­mi­tar por pri­me­ra vez las di­men­sio­nes de la mu­jer pro­me­dio en su país. Es­to, con la fi­na­li­dad de des­cu­brir si exis­tía al­gu­na re­la­ción pro­por­cio­nal en­tre las me­di­das. Tras to­mar las de 15.000 mu­je­res, con­clu­ye­ron que no ha­bía di­cha re­la­ción, por lo cual no po­dían ser es­tan­da­ri­za­das. Aún así, de­ci­die­ron pro­po­ner un sis­te­ma nú­me­ri­co ar­bi­tra­rio, que si bien es so­lo una ago­bian­te ci­fra en las eti­que­tas de la ropa, en reali­dad no sig­ni­fi­ca na­da. Lo que sí ha­lla­ron, pe­ro pre­fi­rie­ron ig­no­rar, es que las per­so­nas vie­nen en una enor­me va­rie­dad de for­mas y ta­ma­ños, y que por ello la ten­den­cia no es se­guir en­ca­jan­do en el mol­de, sino rom­per­lo.

Más allá de las ta­llas, la diversidad abo­ga por la acep­ta­ción de cual­quier di­fe­ren­cia fí­si­ca. 37,3% fue­ron las mo­de­los no cau­cá­si­cas en la tem­po­ra­da Oto­ño-in­vierno 2018.

Hian­dra Mar­ti­nez (arri­ba) es una mo­de­lo de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na que da voz a las la­ti­nas en la moda; Ash­ley Graham (de­re­cha) abo­gapor las ta­llas ex­tra.

En 2015 el mo­vi­mien­to #plu­si­se­qual fue crea­do por su­per­mo­de­los que pro­po­nen una moda “sin ta­llas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.