ELI­ZA­BETH Tay­lor La di­va que no qui­so ser­lo

Due­ña de un ta­len­to in­na­to, la mu­jer de los ojos vio­le­ta tu­vo una vi­da in­cen­dia­ria que la lle­vó a con­ver­tir­se en la rei­na de Holly­wood.

Vanidades (Chile) - - Biografía - Por María del Carmen López

Liz Tay­lor lle­gó a te­ner

una vi­da afor­tu­na­da, sin em­bar­go, sa­bía que el éxi­to y el di­ne­ro no lo eran to­do, y es­to se re­fle­ja­ba en sus pa­la­bras. “Cuan­do las per­so­nas di­cen, ‘ella

lo tie­ne to­do’, so­lo ten­go una res­pues­ta: ‘no ten­go el ma­ña­na’”.

Desde que lle­gó al mun­do, la vi­da de Eli­za­beth

Ro­se­mond Tay­lor, es­tu­vo lle­na de anéc­do­tas cu­rio­sas que ya anun­cia­ban que aque­lla ni­ña na­ci­da en Lon­dres, In­gla­te­rra, el 27 de fe­bre­ro de 1932, es­ta­ría des­ti­na­da a al­go es­pe­cial. Su ma­dre, Sa­ra Sot­hern, y su pa­dre, Fran­cis

Lenn Tay­lor, so­lían re­cor­dar que su pe­que­ña tar­dó 10 días en abrir los ojos y los sor­pren­dió con ese co­lor vio­le­ta es­pec­ta­cu­lar que la ca­rac­te­ri­zó a lo largo de su exis­ten­cia.

En me­dio de un am­bien­te so­cial pri­vi­le­gia­do, Eli­za­beth pa­só los pri­me­ros años pre­pa­rán­do­se para cum­plir la am­bi­ción so­cial de su ma­dre, quien año­ra­ba que su pe­que­ña desa­rro­lla­ra to­das las cua­li­da­des ne­ce­sa­rias para que, cuan­do fuera ma­yor, pu­die­ra ca­sar­se con un hom­bre adi­ne­ra­do, en tan­to, apren­dió to­do lo que las ni­ñas bien de­bían: dan­za, ar­te y bue­nos mo­da­les.

Sin em­bar­go, el ini­cio de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial cam­bió las ex­pec­ta­ti­vas de Sa­ra, quien siem­pre ha­bía so­ña­do con con­ver­tir­se en ac­triz, y si bien no lo con­si­guió, es­ta­ba de­ci­di­da a que su hi­ja lo hi­cie­ra por ella; Eli­za­beth acep­ta­ría, pues siem­pre se ha­bía dis­tin­gui­do por ser dó­cil y dis­pues­ta a eje­cu­tar to­do lo que su ma­má le pi­die­ra.

Holly­wood a sus pies

En 1939 via­ja­ron a Es­ta­dos Uni­dos, para asen­tar­se en Los Án­ge­les, se­de que abrió a la pe­que­ña la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en el cas­ting de la pe­lí­cu­la The­re’s One Born Every Mi­nu­te, en 1942, y a par­tir de ahí, las opor­tu­ni­da­des lle­ga­ron en cas­ca­da: Las­sie Co­me Ho­me y Na­tio­nal Vel­vet fue­ron las cin­tas que la ca­ta­pul­ta­ron a las gran­des li­gas de la Me­ca del Cine.

A lo largo de su ca­rre­ra hi­zo 33 fil­mes, en don­de su ca­pa­ci­dad his­trió­ni­ca que­dó de ma­ni­fies­to. Ella era más que una pre­sen­cia her­mo­sa en la gran pan­ta­lla, no en bal­de la pro­duc­to­ra Me­tro Goldwyn Ma­yer la tu­vo en sus fi­las du­ran­te dos dé­ca­das, mis­mas en las que cre­ció y se gra­duó a ni­vel ac­to­ral.

La ma­gia de Liz al su­bir al es­ce­na­rio ra­di­ca­ba en una gran­dio­sa com­bi­na­ción de inocen­cia, dul­zu­ra, ma­du­rez y una sen­sua­li­dad fuera

de serie; la mis­ma con la que lo­gró cau­ti­var a pro­duc­to­res y di­rec­to­res, y que tras­cen­de­ría en su vi­da pri­va­da.

Fue una mu­jer ade­lan­ta­da a su tiem­po y se arries­gó a in­ter­pre­tar pa­pe­les que re­pre­sen­ta­ron un re­to ac­to­ral, co­mo ocu­rrió en las cin­tas Little Wo­men,

Quo Va­dis e Ivan­hoe, por men­cio­nar al­gu­nas, en las que ade­más, con­fec­cio­nó un per­fil psi­co­ló­gi­co que su­po desa­rro­llar a la per­fec­ción.

Su in­ten­si­dad no so­lo se li­mi­tó a la ac­tua­ción, en su vi­da ín­ti­ma se desen­vol­vió de la mis­ma ma­ne­ra, al gra­do que has­ta en el cam­po es­pi­ri­tual lle­gó a to­mar de­ci­sio­nes que in­co­mo­da­ron a más de uno, co­mo aque­lla vez en la que de­ci­dió, de ma­ne­ra re­pen­ti­na, con­ver­tir­se al ju­daís­mo.

La ac­triz ha­bía na­ci­do en una fa­mi­lia ca­tó­li­ca y tras su par­ti­ci­pa­ción en la cin­ta

Ivan­hoe (1952), en la que in­ter­pre­tó a una chica ju­día, des­per­tó su in­te­rés por esa re­li­gión, la cual es­tu­dió de ma­ne­ra cui­da­do­sa para to­mar­la co­mo pro­pia sie­te años des­pués. Mu­chos pen­sa­ron que lo hi­zo de­bi­do a que su es­po­so Mi­ke Todd era prac­ti­can­te, pe­ro no fue así, y la pro­pia Eli­za­beth lo de­jó claro: “Mi con­ver­sión no tu­vo en ab­so­lu­to na­da que ver con mi ma­tri­mo­nio con Mi­ke Todd, o con mi pró­xi­mo en­la­ce con Ed­die Fis­her, am­bos ju­díos. Era al­go que que­ría ha­cer desde ha­ce mu­cho tiem­po”.

La de­ci­sión in­co­mo­dó a sus pa­dres, so­bre to­do el día que re­ci­bió el nom­bre de Elis­he­va Ra­chel. Aun­que, a de­cir ver­dad, nun­ca prac­ti­có el ju­daís­mo y fue en la ma­du­rez de su vi­da que vol­vió a acer­car­se a él. Cuan­do las adic­cio­nes y pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res le hi­cie­ron me­lla, en­ton­ces, Liz ora­ba con fre­cuen­cia y así ha­bla­ba acer­ca de su ex­pe­rien­cia: “Creo en un po­der su­pe­rior. En un so­lo Dios. Me sien­to muy con­ten­ta de ha­ber pe­di­do ayu­da a un po­der más gran­de”.

Rei­na del es­cán­da­lo

La ima­gen dul­ce que acom­pa­ñó a E. Tay­lor du­ran­te su in­fan­cia y ju­ven­tud fue fu­gaz. Ape­nas te­nía 18 años cuan­do se ca­só por pri­me­ra vez y ese se­ría el ini­cio de una vi­da sen­ti­men­tal en la que nun­ca du­dó en te­ner a su la­do al hom­bre que más le atraía, sin im­por­tar si es­ta­ba ca­sa­do o no. Así se con­vir­tió en pro­ta­go­nis­ta de es­cán­da­los épi­cos en ese re­lu­cien­te Holly­wood en don­de to­do era gla­mour y per­fec­ción, y na­die se in­tere­sa­ba en la vi­da ín­ti­ma de las ce­le­bri­da­des; sin em­bar­go, ella fue la en­car­ga­da de abrir las puer­tas del In­fierno: en­cen­dió el mor­bo del pú­bli­co, el cual se vol­vió in­sa­cia­ble y aho­ra exi­gía más que una me­mo­ra­ble ac­tua­ción.

De ello da­ría cuen­ta Deb­bie Rey­nolds, re­cor­da­da co­mo una de las gran­des lu­mi­na­rias de las co­me­dias mu­si­ca­les, en­tre ellas, Sin­gin’ in the Rain (que pro­ta­go­ni­zó al la­do de Ge­ne Kelly), una de sus ri­va­les de amo­res: “Si Eli­za­beth que­ría a un hom­bre lo con­se­guía, ca­ye­se quien ca­ye­se”, di­ría en una en­tre­vis­ta en el pro­gra­ma de Oprah Win­frey.

Sa­bía de qué ha­bla­ba: Liz era una de las me­jo­res ami­gas de Deb­bie y de su es­po­so, el can­tan­te Ed­die Fis­her, pe­ro en 1959 to­do cam­bió: Tay­lor ha­bía que­da­do viu­da del productor Mi­ke Todd, quien mu­rió en un ac­ci­den­te de avión; un gol­pe du­ro para ella, pues lo ama­ba y so­lía de­cir que sus días jun­to a él ha­bían si­do muy fe­li­ces. Tras su par­ti­da en 1958, Eli­za­beth y Ed­die se vol­vie­ron tan cer­ca­nos, que en 1959 él se di­vor­ció de Deb­bie para ca­sar­se con la di­va. El su­ce­so ge­ne­ró un ver­da­de­ro caos, por­que el pú­bli­co ama­ba a la fa­mi­lia conformada por Ed­die, Deb­bie y

“Siem­pre he ad­mi­ti­do que mi ma­yor guía es la pasión”.

sus hi­jos, Ca­rrie y Todd Fis­her. Eli­za­beth que­dó co­mo una “ro­ba­ma­ri­dos”, pe­ro el tí­tu­lo no le in­co­mo­da­ba, tam­po­co ha­ber per­di­do a su que­ri­da ami­ga, quien ha­bía si­do da­ma de ho­nor en una de sus bo­das y has­ta le ha­bía la­va­do el cabello para la ocasión. En sus me­mo­rias Ma­ke ‘Em Laugh, Deb­bie se la­men­ta­ba de ello: “Te­nía que ha­ber­le la­va­do el pe­lo con cre­ma de­pi­la­to­ria”. Y tal y co­mo lo pre­di­jo, Liz y Ed­die no du­ra­ron demasiado, so­lo estuvieron uni­dos cin­co años an­tes de di­vor­ciar­se.

A par­tir de en­ton­ces, las en­tra­ña­bles ami­gas se dis­tan­cia­ron, pe­ro sie­te años des­pués, cuan­do Tay­lor ya es­ta­ba ca­sa­da con Ri­chard Bur­ton y Deb­bie con el mi­llo­na­rio Harry Karl, coin­ci­die­ron a bor­do de la lu­jo­sa em­bar­ca­ción Queen Mary y pa­sa­ron una no­che fe­no­me­nal, aun­que la re­con­ci­lia­ción y dis­cul­pa por par­te de Liz lle­gó has­ta 2001 por me­dio de una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca y Deb­bie lo re­ve­la­ría en su au­to­bio­gra­fía: “Ella me ex­pli­có por qué qui­so a Ed­die. Fue so­lo por­que su an­te­rior es­po­so ha­bía muer­to y Ed­die ha­bía si­do su me­jor ami­go. Liz pen­só que de­bían es­tar jun­tos tan so­lo para ha­blar to­do el tiem­po de Todd”.

En la gue­rra y en el amor...

Es­te no se­ría el úni­co ma­tri­mo­nio que des­trui­ría. En 1963 Ro­ma fue el es­ce­na­rio en don­de co­no­ce­ría al amor de su vi­da: el ac­tor Ri­chard Bur­ton, con quien com­par­tía cré­di­tos en la cin­ta Cleo­pa­tra, am­bos es­ta­ban ca­sa­dos, él con Sy­bil Wi­lliams y Tay­lor con Ed­die Fis­her, pe­ro na­da los de­tu­vo; ini­cia­ron una re­la­ción pa­sio­nal y en­fer­mi­za que pu­so de ca­be­za al Va­ti­cano que los con­de­nó ca­li­fi­cán­do­los co­mo “va­ga­bun­dos eró­ti­cos”, mien­tras que el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos con­si­de­ró con to­da se­rie­dad ne­gar­les el ac­ce­so al país por con­si­de­rar­los un mal ejem­plo para la so­cie­dad.

Es­ta­ba claro que na­da los po­dría des­ani­mar a vi­vir su amor con ple­ni­tud y mos­trár­se­lo al mun­do, así que la sen­sual pa­re­ja no du­dó en ha­cer ga­la de sus via­jes y abrir las puer­tas de sus lu­jo­sas man­sio­nes para dar en­tre­vis­tas y pre­su­mir sus bie­nes ma­te­ria­les que caían en la ex­cen­tri­ci­dad. A pe­sar de to­do, Liz y Ri­chard no ha­cían una bue­na com­bi­na­ción, mien­tras él te­nía pro­ble­mas de al­coho­lis­mo, ella con­su­mía se­dan­tes, ade­más, am­bos te­nían un ca­rác­ter ex­plo­si­vo y es­ce­ni­fi­ca­ban in­ten­sas dis­cu­sio­nes que ter­mi­na­ban con can­den­tes re­con­ci­lia­cio­nes y una jo­ya ex­cén­tri­ca para la co­lec­ción de la ac­triz.

La bro­ma que lo cam­bió to­do

El fil­me Cleo­pa­tra, cu­ya pro­duc­ción fue una de las más cos­to­sas de la épo­ca, le tra­jo for­tu­na no so­lo en lo re­fe­ren­te al te­ma la­bo­ral y eco­nó­mi­co. A par­tir de ahí sur­gie­ron me­jo­res opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo, pe­se

a que la com­pe­ten­cia no era po­ca, y aun­que los suel­dos no eran pro­me­te­do­res, Eli­za­beth Tay­lor lle­gó a con­ver­tir­se en la pri­me­ra ac­triz en re­ci­bir un mi­llón de dólares por un pro­ta­gó­ni­co. Gra­cias al rol de la le­gen­da­ria rei­na de Egip­to, ade­más ob­tu­vo el 10% de las ga­nan­cias en ta­qui­lla y en to­tal se em­bol­só sie­te millones de dólares, un he­cho sin pre­ce­den­tes. En una en­tre­vis­ta con­ce­di­da al ca­nal de te­le­vi­sión Bio­graphy, E. Tay­lor ad­mi­tió lo mu­cho que le dis­gus­ta­ba for­mar par­te del pro­yec­to y cuan­do la llamaron para con­fir­mar su par­ti­ci­pa­ción, en son de bro­ma man­dó de­cir que lo ha­ría siem­pre que le pa­ga­ran un mi­llón de dólares y, para su sor­pre­sa, la res­pues­ta fue po­si­ti­va. Su asom­bro fue tal, que de­cía ha­ber tra­ga­do mu­cha agua de la ti­na en la que se es­ta­ba du­chan­do cuan­do re­ci­bió la no­ti­cia, y es que no po­día pa­rar de reír por lo que es­ta­ba su­ce­dien­do. “Si al­guien es tan ton­to para ofre­cer­me un mi­llón de dólares por ac­tuar en una pe­lí­cu­la, no soy tor­pe co­mo para desechar­lo”. Y aun­que ya con­ta­ba con un lu­gar es­pe­cial en la Me­ca del Cine, es­ta ex­pe­rien­cia le dio el tí­tu­lo de “di­va”.

La his­to­ria de Eli­za­beth Tay­lor, po­dría ha­cer su­po­ner que vi­vió ro­dea­da de ex­cen­tri­ci­da­des y ca­pri­chos que de­no­ta­ban un la­ten­te y cons­tan­te egoís­mo; no obs­tan­te, tam­bién te­nía una fa­ce­ta en­tra­ña­ble que la lle­vó a con­ver­tir­se en la pri­me­ra ce­le­bri­dad en al­zar la voz en favor de las per­so­nas con el VIH, a raíz de la muer­te de su gran ami­go Rock Hud­son, creó la fun­da­ción The Eli­za­beth Tay­lor AIDS Foun­da­tion. Ade­más, fue una gran de­fen­so­ra de los de­re­chos de las mas­co­tas, y no du­dó en unir­se a las cau­sas de otros fa­mo­sos co­mo El­ton John, el ex­pre­si­den­te Bill Clin­ton y Mi­chael Jack­son, con quien ade­más sos­tu­vo una amis­tad sin­ce­ra y en­tra­ña­ble.

Es cier­to que sa­bía dis­fru­tar de to­dos los pla­ce­res y que pa­re­cía no co­no­cer los lí­mi­tes, pe­ro sus pa­la­bras de­jan claro que en lo pro­fun­do de su ser, la ver­da­de­ra fe­li­ci­dad es­ta­ba muy le­jos de lo que ha­bía pro­yec­ta­do siem­pre: “Nun­ca me he sen­ti­do más vi­va que cuan­do he vis­to a mis hi­jos de­lei­tar­se con al­go; nun­ca más vi­va que al ver a un gran ar­tis­ta des­ple­gar su ta­len­to; y nun­ca tan ri­ca co­mo cuan­do he con­se­gui­do un gran che­que para com­ba­tir el si­da. Si­gue tu pasión, si­gue a tu co­ra­zón, y las co­sas que ne­ce­si­tas, en de­fi­ni­ti­va, lle­ga­rán”.

La chica de los ojos vio­le­ta mu­rió el miér­co­les 23 de mar­zo de 2011, a los 79 años, en el hos­pi­tal Ce­dars-si­nai Me­di­cal Cen­ter de Los Án­ge­les, la ciu­dad que la aco­gió y la lle­vó al es­tre­lla­to, lue­go de una lar­ga tem­po­ra­da de pro­ble­mas fí­si­cos: cin­co ci­ru­gías de es­pal­da, fre­cuen­tes neu­mo­nías, dos ope­ra­cio­nes de ca­de­ra, un tu­mor be­nigno en el ce­re­bro, el cual le ex­tir­pa­ron en 1997, y una vál­vu­la que le fue co­lo­ca­da en el co­ra­zón, por men­cio­nar al­gu­nos. Con su par­ti­da, el te­lón de la épo­ca do­ra­da de Holly­wood ca­yó y el mun­do se des­pi­dió de una de las má­xi­mas es­tre­llas y fi­lán­tro­pas que han exis­ti­do.

1. En su bo­da con C. Nicky Hil­ton en 1950. 2. La di­va jun­to a su ter­cer es­po­so, el productor de cine Mi­ke Todd . 3. Liz y Ri­chard Bur­ton en 1964.

4. Jun­to a Mi­chael Wil­ding, otro de sus gran­des amo­res. 5. Tay­lor y Mi­ke Todd. 6. En los Os­car (1960) con Ed­die Fis­her. 7. Con su es­po­so John War­ner.

La his­to­ria del co­llar Taj Mahal, va­lua­do en ocho millones de dólares y uno de los fa­vo­ri­tos de Liz, es fas­ci­nan­te. Se di­ce que fue crea­do en 1627 y per­te­ne­ció al em­pe­ra­dor in­dio Shah Jahan­gir, cons­truc­tor delTaj Mahal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.