STAY­CA­TION

Los via­jes son par­te esen­cial en nues­tra vi­da; ofre­cen co­no­ci­mien­to e in­fi­ni­dad de op­cio­nes pa­ra el des­can­so. Aho­ra la pro­pues­ta es dis­fru­tar de unos de­li­cio­sos días de re­lax ¡sin sa­lir de tu ciu­dad!

Vanidades (Chile) - - ESCÁPATE - POR MA­RI RODRÍGUEZ ICHA­SO

Un con­cep­to que ca­da día se ex­tien­de más es el stay­ca­tion. Ocu­rre cuan­do nues­tro pre­su­pues­to no es­tá lis­to pa­ra gas­tar­se en un gran via­je o cuan­do pre­fe­ri­mos in­ver­tir en vi­si­tar nue­vos lu­ga­res cer­ca de ca­sa, des­de un res­tau­ran­te o un día de spa has­ta un atar­de­cer muy tran­qui­lo en la pla­ya o la mon­ta­ña; to­mar cla­ses de co­ci­na con ese chef fa­mo­so, o ex­plo­rar re­cin­tos su­per­in­te­re­san­tes ubi­ca­dos a cor­ta dis­tan­cia, co­mo mo­nu­men­tos o ciu­da­des his­tó­ri­cas, si­tios ar­queo­ló­gi­cos o ar­tís­ti­cos... Ae­so se re­fie­re es­ta ten­den­cia: a dis­fru­tar de lo que nun­ca nos ha da­do tiem­po, ¡y to­do sin ar­mar ni una ma­le­ta!

El es­trés de los via­jes y los lo­cos ae­ro­puer­tos del si­glo XXI es­tán pro­vo­can­do nue­vos pla­nes, so­bre to­do en fa­mi­lias con ni­ños y en pa­re­jas pro­fe­sio­na­les que ne­ce­si­tan días de re­lax pu­ro, a lo que el stay­ca­tion es una gran sa­li­da. Por ejem­plo, si vi­ves cer­ca de Ciu­dad de Mé­xi­co ¿has vi­si­ta­do La Ca­sa Azul en Co­yoa­cán, don­de vi­vió Frida Kah­lo? Un es­pa­cio ma­ra­vi­llo­so al que lle­gan tu­ris­tas de to­das par­tes del mun­do. Lo mis­mo ocu­rre en gran­des ur­bes co­mo Nue­va York, San­tia­go, Mia­mi, Bue­nos Ai­res, Pa­na­má, Los Án­ge­les, Bo­go­tá o Li­ma (y en otras más pe­que­ñas en nues­tro con­ti­nen­te), don­de es po­si­ble des­cu­brir in­fi­ni­dad de es­pa­cios en­can­ta­do­res. Yo ra­di­co en Nue­va York y ahí mu­chas ve­ces des­cu­bro no­ve­da­des cuan­do vie­nen a vi­si­tar­me ami­gos o fa­mi­lia­res por­que es

co­mún ig­no­rar lo que te­ne­mos cer­ca. ¿Por qué no un fin de se­ma­na en tu lo­ca­li­dad te hos­pe­das en un ho­tel con room ser­vi­ce, don­de el ro­man­ce con tu pa­re­ja no sea in­te­rrum­pi­do por los hi­jos o los ami­gos? ¡Haz ya una lis­ta de las al­ter­na­ti­vas!

¿Có­mo or­ga­ni­zar­nos?

Ave­ri­gua lo nue­vo que se ofre­ce cer­ca de ti: un re­sort a cor­ta dis­tan­cia don­de ten­gan ac­ti­vi­da­des co­mo ti­ro­le­sa o equi­ta­ción; un via­je en glo­bo que te mues­tre la zo­na en la que vi­ves (ca­da vez más de mo­da); un ma­ra­vi­llo­so ho­tel en tu ciu­dad que te ha­ga sen­tir que te en­cuen­tras a mi­les de ki­ló­me­tros de ca­sa y en cu­yo bar to­mes una co­pa de cham­pag­ne mien­tras lu­ces muy chic y te ol­vi­das del mun­do (¡en Mia­mi Beach hay in­fi­ni­dad!); pro­bar ese res­tau­ran­te que lla­ma la aten­ción de to­dos en la es­fe­ra gour­met (¡co­mo ocu­rre en Li­ma, que tie­ne tres de los 50 me­jo­res del mun­do: Cen­tral, Mai­do y Astrid y Gas­tón!) o acu­dir a ese nue­vo cen­tro co­mer­cial con bou­ti­ques in­creí­bles, co­mo el West­field World Tra­de Cen­ter fren­te a One World Tra­de Cen­ter en NY.

Stay­ca­tion vie­ne de stay (que­dar­se) y va­ca­tion (va­ca­cio­nes); sur­gió tras la cri­sis fi­nan­cie­ra de Es­ta­dos Uni­dos en 2007, cuan­do las per­so­nas no te­nían di­ne­ro pa­ra sa­lir de su ciu­dad en el ve­rano.

Más de una vez

Las stay­ca­tions pue­den re­per­tir­se va­rias ve­ces al año. Mi fa­vo­ri­ta: es­co­ger un fin de se­ma­na al mes. Em­pa­ca el tra­je de ba­ño o la ro­pa de­por­ti­va y ve con ami­gos o bien con tu pa­re­ja a al­gún lu­gar de­li­cio­so cer­ca de tu ho­gar. De­di­ca al me­nos un día com­ple­to ahí. Acu­de a la pla­ya con ese li­bro que es­tás lo­ca por leer (o una car­te­ra lle­na de Va­ni­da­des) o pa­sa el día en un spa ha­cién­do­te un fa­cial y dán­do­te un ma­sa­je re­la­jan­te con acei­tes per­fu­ma­dos. ¡La idea es dis­fru­tar de un mo­men­to ma­ra­vi­llo­so sin una pis­ca de es­trés... so­lo pa­ra ti.n

EN LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA

• Si vi­ves en Guatemala, des­cu­bre una ciu­dad co­lo­nial que te de­ja­rá con la bo­ca abier­ta, co­mo An­ti­gua Guatemala, a so­lo 25 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal del país.

• Si ra­di­cas en Bo­go­tá, pue­des ma­ra­vi­llar­te to­do un día co­no­cien­do el mu­ni­ci­pio mi­ne­ro Zi­pa­qui­rá y su Ca­te­dral de la Sal.

• En Li­ma, un tour gour­met por sus mercados es una idea sen­sa­cio­nal, al igual que co­no­cer el com­ple­jo ar­queo­ló­gi­co in­ca de Pa­cha­cá­mac, a 40 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal, que tu­vo su apo­geo en el 200 a. C.

• En Cos­ta Ri­ca re­sul­ta fas­ci­nan­te des­cu­brir por el día las pla­yas del Par­que Na­cio­nal Ma­nuel An­to­nio, en el Pa­cí­fi­co, y vi­si­tar la zo­na sel­vá­ti­ca cer­ca­na, ¡mano a mano con la na­tu­ra­le­za!

• Y en Pa­na­má, ¿por qué no ir a co­no­cer có­mo fun­cio­nan las es­clu­sas (obras hi­dráu­li­cas) de su fa­mo­so ca­nal y su nue­va am­plia­ción? ¿O dis­fru­tar del fol­clo­re de las is­las de San Blas? Un pa­no­ra­ma im­per­di­ble.

• En San­tia­go de Chile or­ga­ni­za una ex­cur­sión a las mon­ta­ñas del dra­má­ti­co Cajón del Mai­po y el Em­bal­se El Ye­so, al sur de San­tia­go. O apren­de so­bre los fa­mo­sos vi­nos de la re­gión en un re­co­rri­do por los vi­ñe­dos de San­ta Ri­ta y Con­cha y To­ro. Pue­des ir a la mon­ta­ña o a la pla­ya por el día, co­no­cer Vi­ña del Mar y Val­pa­raí­so y sus rin­co­nes se­rá la me­jor des­co­nec­ción. Los an­te­rio­res son so­lo unos cuan­tos ejem­plos del mun­do que es­pe­ra por ti, in­fi­ni­dad de si­tios en los que pue­des dis­fru­tar so­la, en pa­re­ja o en fa­mi­lia de tus muy pri­va­das stay­ca­tions.

ARE­QUI­PA, PE­RÚ

PA­CHA­CÁ­MAC, PE­RÚ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.