El go­ji

Vanidades (Chile) - - CONTENIDO - POR KARINA T. ARIAS

Un fru­to que no de­ja­rá de sor­pren­der­te. Co­nó­ce­lo y haz­lo par­te de tu vi­da.

El go­ji es el fru­to ma­du­ro, en­te­ro y deseca­do de la plan­ta co­no­ci­da co­mo ly­cium bar­ba­rum la cual cre­ce en re­gio­nes me­di­te­rrá­neas y de Asia, aun­que en la ac­tua­li­dad se ha ex­ten­di­do su cul­ti­vo en di­ver­sas par­tes del mun­do. Las ba­yas de go­ji de co­lor ro­jo brillante han te­ni­do un lar­go uso en tra­ta­mien­tos na­tu­ra­les aso­cia­dos a la lon­ge­vi­dad, fuer­za, es­ta­do de áni­mo y vi­gor se­xual.

Son las ba­yas ro­jas más co­ti­za­das del mo­men­to. Ma­don­na y Mi­ran­da Kerr se han ren­di­do a sus be­ne­fi­cios mi­le­na­rios y que han sa­li­do a la luz pa­ra con­quis­tar al mun­do. Po­seen vi­ta­mi­na C, vi­ta­mi­na B2, hie­rro, se­le­nio y an­ti­oxi­dan­tes. Los ex­per­tos ase­gu­ran que for­ta­le­cen el sis­te­ma in­mu­ne y la ac­ti­vi­dad ce­re­bral, ade­más, pro­te­gen al cuer­po con­tra en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, com­ba­ten el en­ve­je­ci­mien­to, au­men­tan la ex­pec­ta­ti­va de vi­da y tam­bién ayu­dan a con­tro­lar el pe­so.

Jor­ge Nei­ra Bra­vo, na­tu­ró­pa­ta y pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Na­tu­ró­pa­tas de Chile, se­ña­la que el con­su­mo de es­te “su­per­ali­men­to” en­tre­ga múl­ti­ples be­ne­fi­cios que me­jo­ran fac­to­res re­la­cio­na­dos con la ca­li­dad de vi­da, la fuer­za vi­tal, la ca­li­dad del sue­ño y la fun­ción men­tal; agre­ga que: “Re­fuer­za las fun­cio­nes neu­ro­ló­gi­cas, me­jo­ra los pro­ce­sos gas­tro­in­tes­ti­na­les de­bi­do a su al­to con­te­ni­do en fi­bra; ayu­da a equi­li­brar las fun­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res al me­jo­rar la fun­ción en­do­te­lial ali­nean­do los va­sos san­guí­neos; po­ten­cia las fun­cio­nes ocu­la­res y me­jo­ra los sín­to­mas de se­que­dad de ojos. Apor­ta una al­ta can­ti­dad de an­ti­oxi­dan­tes que ayu­dan a dis­mi­nuir pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios y po­see una ac­ción an­ti­bac­te­ria­na im­por­tan­te”. Y no me­nor,

cuen­ta que en con­jun­to con ejer­ci­cio fí­si­co se ha de­mos­tra­do que la in­ges­ta de ju­go de go­ji du­ran­te dos se­ma­nas, dis­mi­nu­ye el ta­ma­ño de ca­de­ras en adul­tos con so­bre­pe­so en me­jor me­di­da que ha­cer una die­ta o que se­guir una ru­ti­na so­lo de ejer­ci­cios.

Aki­ra Bo­za­nic, nu­tri­cio­nis­ta de Clí­ni­ca IV Cen­te­na­rio, agre­ga que “pro­te­ge el or­ga­nis­mo de los ra­di­ca­les li­bres, pro­mue­ve la pér­di­da de gra­sa, in­ci­de en la sa­cie­dad y por en­de, la pér­di­da del ape­ti­to. Tie­ne pro­pie­da­des diu­ré­ti­cas y de­pu­ra­ti­vas, ba­ja la an­sie­dad al equi­li­brar los ni­ve­les de glu­co­sa. La per­so­na se sien­te con más ener­gía y vi­ta- li­dad, ace­le­ra la que­ma de gra­sas, ba­jan­do los ni­ve­les de es­ta y del co­les­te­rol ma­lo y ade­más, me­jo­ra la ca­li­dad del sue­ño”.

Sus pro­pie­da­des an­ti­en­ve­je­ci­mien­to, se- ña­la Nei­ra, con­tri­bu­yen a me­jo­rar y a con- tra­rres­tar el de­te­rio­ro que es pro­pio del pa­so del tiem­po gra­cias a sus prin­ci­pios ac­ti­vos. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, el ex­per­to agre­ga que en hom­bres au­men­ta la tes­tos­te­ro­na, y en mu- je­res, cier­tos es­tu­dios su­gie­ren que ami­no­ra los efec­tos se­cun­da­rios de la me­no­pau­sia, así co­mo los do­lo­res aso­cia­dos al sín­dro­me pre­mens­trual.

EN PRI­ME­RA PER­SO­NA

Edi­lia Stuar­do (44), des­cu­brió el go­ji bus­can­do su bie­nes­tar: “Ten­go una vi­da muy ac­ti­va, soy tra­ba­ja­do­ra, ma­má de un ni­ño de sie­te años que es au­tis­ta me­dio, y a pa­ra quien de­bo es­tar siem­pre dis­pues­ta y con mu­cha ener­gía. En ju­lio del 2015, mi cuer­po ca­si no res­pon­día y te­nía que ha­cer mu­cho es­fuer­zo pa­ra cum­plir con to­das mis ac­ti­vi­da­des. De­ci­dí bus­car ener­gi­zan­tes na­tu­ra­les, fue así que en­con­tré es­te fru­to, qui­se pro­bar y nun­ca más lo de­jé”. Edi­lia cuen­ta que co­men­zó a no­tar có­mo vol­vía su ener­gía, me­jo­ró su áni­mo y su ca­li­dad de sue­ño. Ade­más: “Co­mo mu­chas mu­je­res su­fría de di­ges­tión len­ta y re­ten­ción de lí­qui­dos, to­do eso cam­bió con el con­su­mo de go­ji y mu­chos me di­je­ron lo del­ga­da que es­ta­ba”. Los che­queos mé­di­cos anua­les que Edi­lia se prac­ti­ca, han si­do prue­ba con­cre­ta de los tre­men­dos be­ne­fi­cios que ha ob­te­ni­do, “so­lo por men­cio­nar al­gu­nos, ha re­du­ci­do mi co­les­te­rol lim­pia­do mi hí­ga­do y me­jo­ra­do mi vi­sión”.

Edi­lia con­su­me Go­ji en ayu­nas: “Pon­go una cu­cha­ra­da so­pe­ra en un ta­zón, le agre­go agua ca­lien­te y lo de­jo re­mo­jar unos 15 mi­nu­tos. Lue­go lo to­mo ti­bio y me co­mo las ba­yas, la idea es di­la­tar pa­ra que las se­mi­llas pue­dan ha­cer me­jor su tra­ba­jo. Tam­bién lo con­su­mo con fu­tas o co­mo ju­go, pe­ro creo que al to­mar­lo co­mo in­fu­sión, en lo per­so­nal, sa­ca lo me­jor del pro­duc­to”.n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.