De la OS­CU­RI­DAD a la UZ

¿El amor o el mie­do?, ¿la cul­pa?, ¿la ac­ción? De án­ge­les y de­mo­nios con­ver­sa­mos con el pre­mio Mun­dial de la paz, “Pa­pá Jai­me”, en su pa­so por Chi­le.

Vanidades (Chile) - - Actualidad - POR KA­RI­NA ARIAS

Al co­no­cer­lo, es su enor­me y cá­li­da son­ri­sa lo pri­me­ro que atra­pa la aten­ción. Sa­bien­do ya al­go de su his­to­ria, se ha­ce in­creí­ble re­ci­bir tan­ta paz y tran­qui­li­dad a tra­vés de su ca­ri­ño­so abra­zo de bien­ve­ni­da “co­ra­zón a co­ra­zón”, co­mo lo lla­ma. Es que Jai­me Ja­ra­mi­llo ha co­no­ci­do el do­lor, ha vi­vi­do la mi­se­ria hu­ma­na, ha to­ca­do el su­fri­mien­to y ha lu­cha­do con­tra la in­jus­ti­cia. Un día, de­ci­dió trans­for­mar su vi­da pa­ra ser fe­liz y así, ha­cer fe­liz a los de­más. Por­que esa es par­te de su ma­ra­vi­llo­sa fi­lo­so­fía: “Pri­me­ro ser fe­liz, vi­vir en el amor y en la paz uno mis­mo, pa­ra lue­go en­tre­gar­se a los de­más”.

Un día, por 1973, es­te exi­to­so, y en un mi­nu­to mul­ti­mi­llo­na­rio, in­ge­nie­ro geo­fí­si­co y de pe­tró­leos co­lom­biano, ca­mi­na­ba por las ca­lles de su que­ri­da Bo­go­tá, cuan­do la vi­da le dio el gol­pe que cam­bia­ría su des­tino y el de mi­les y mi­les pa­ra siem­pre: Una pe­que­ña ni­ña sin ho­gar, cru­zó la ca­lle per­si­guien­do una ca­ja va­cía de ju­gue­tes, fue atro­pe­lla­da y mu­rió an­te su mi­ra­da. En ese mis­mo ins­tan­te sus ojos vie­ron más allá de la muer­te, vie­ron la ne­ce­si­dad de cam­biar vi­das, de cons­truir vi­das dig­nas, car­ga­das de amor y paz. Na­cía “Pa­pá Jai­me”.

VA­NI­DA­DES ¿Có­mo se cons­tru­ye un im­pe­rio de amor des­de el do­lor?

JAI­ME JA­RA­MI­LLO Siem­pre he di­cho que hay se­ña­les di­vi­nas, ¡to­do el tiem­po lle­gan se­ña­les! Pe­ro uno dice: “Ma­ña­na, ma­ña­na, ma­ña­na”, y de­ja­mos pa­sar las se­ña­les por­que no que­re­mos ver. Pa­ra mí fue una se­ñal, la vi­da me dio un gol­pe y yo lo sen­tí. Sen­tí ese gol­pe y reac­cio­né fren­te a él.

Pe­ro a di­fe­ren­cia de lo que ha­ría­mos en su ma­yo­ría, la reac­ción de Jai­me no es la más co­mún en­tre los humanos, co­mo él mis­mo re­co­no­ce: “Echar­le la cul­pa a al­guien, bus­car por fue­ra las ra­zo­nes y re­sis­ti­mos a acep­tar la reali­dad”. VA Pe­ro esa re­sis­ten­cia, ¿es in­he­ren­te al ser hu­mano? JJ Sí, pe­ro hay que sa­ber que es esa re­sis­ten­cia a la reali­dad la que pro­vo­ca el su­fri­mien­to y esa in­for­ma­ción es po­der. Quien se­pa y acep­te que la re­sis­ten­cia “due­le”, evi­ta­rá na­tu­ral­men­te re­sis­tir­se por­que to­dos lu­cha­mos por evi­tar el do­lor y en­ton­ces, cuan­do evi­ta­mos la re­sis­ten­cia y apren­de­mos a acep­tar la reali­dad, la vi­da em­pie­za a fluir. VA ¿Y en qué con­sis­te ese fluir? JJ Se ac­ti­van tus do­nes, cua­li­da­des y ta­len­tos y fren­te a un pro­ble­ma, un fra­ca­so o una pér­di­da, en­cuen­tras en ellos que se abre una puer­ta, más gran­de y me­jor. Siem­pre, más po­de­ro­sa que cual­quier gol­pe al que la vi­da te pue­da en­fren­tar.

Así lo hi­zo Jai­me cuan­do de mul­ti­mi­llo­na­rio tu­vo que asu­mir una deu­da de más de 15 mi­llo­nes de dó­la­res en co­sa de mi­nu­tos por el des­plo­me del pe­tró­leo: “Ven­dí to­do lo que te­nía, vol­ví a ca­mi­nar por las ca­lles y re­des­cu­brir cuán­to me gus­ta ca­mi­nar. Des­pués com­pré una bi­ci­cle­ta de se­gun­da mano y par­tí de nue­vo. De­ses­pe­rar­me, pa­ra qué, llo­rar, pa­ra qué. Te­nía dos al­ter­na­ti­vas en la vi­da, so­lo dos, op­tar por el amor o el mie­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.