May­te AL RO­JO

EN UNA FE­CHA TAN ES­PE­CIAL, LA AC­TRIZ ABRE SU CO­RA­ZÓN CON VA­NI­DA­DES PA­RA CON­TAR­NOS ANÉC­DO­TAS FA­MI­LIA­RES, RE­CUER­DOS Y EL VER­DA­DE­RO SIG­NI­FI­CA­DO QUE PA­RA ELLA TIE­NE LA NAVIDAD. UN CIE­RRE DE AÑO QUE ES­PE­RA EN FA­MI­LIA.

Vanidades (Chile) - - Portada - Por Cons­tan­za Vi­van­co M. Pro­duc­ción: Es­te­ban Apa­ri­cio C. Fo­to­gra­fía: Jo­nat­han Za­mo­ra Ma­qui­lla­je y pe­lo: Ale del San­te, pa­ra Armani Beauty y Ké­ras­ta­se Asis­ten­te de pro­duc­ción: Ca­ro­li­na Torrejón Asis­ten­te de ma­qui­lla­je y pe­lo: Lau­ra Pé­rez Boo­king y Man

Cuan­do le pre­gun­ta­mos a May­te Ro­drí­guez qué le gus­ta­ría re­ci­bir de re­ga­lo es­ta Navidad nos res­pon­dió que no lo te­nía muy cla­ro, que no lo ha­bía pen­sa­do has­ta aho­ra, pe­ro que siem­pre al­go que fue­ra con de­di­ca­ción lo va­lo­ra­ba mu­chí­si­mo, al­go he­cho con las pro­pias ma­nos o con vi­da, co­mo una plan­ta. En las dis­tin­tas opor­tu­ni­da­des que la he­mos en­tre­vis­ta­do, May­te siem­pre ha re­fle­ja­do esa mis­ma sen­ci­llez, sim­ple­za, la co­ne­xión que tie­ne con la na­tu­ra­le­za y con quie­nes ama, más allá de lo que la gen­te pue­da pen­sar de ella, de su vi­da y en­torno, es una mu­jer cer­ca­na y que cui­da mu­cho su nú­cleo, tal co­mo mues­tra en su Instagram, en fo­tos de via­jes con sus her­ma­nos, su ma­má Ca­ro­li­na Arre­gui, sus pe­rros y ami­gos. Pa­ra na­die es se­cre­to que es­te ha si­do un año de al­tos y ba­jos pa­ra ella, pe­ro es con su fa­mi­lia con quien re­to­ma el cen­tro y es así tam­bién co­mo vive la Navidad, una fe­cha que pa­ra ella to­do es do­ble, amor, co­mi­da, abra­zos, en­cuen­tros… ya que tie­ne dos Na­vi­da­des, una con su pa­dre y otra con su ma­dre, en don­de to­do se mul­ti­pli­ca y vive con má­xi­ma fe­li­ci­dad: “Siem­pre pa­so es­te día con mis her­ma­nos y mi pa­pá, con mi ma­má, Roy (ma­ri­do de Arre­gui) y sus hi­jos, que son mis se­gun­dos her­ma­nos. Es una épo­ca que me evo­ca unión, com­par­tir en fa­mi­lia, ha­cer a los ni­ños fe­li­ces”.

VA­NI­DA­DES Cuén­ta­nos al­gu­na anéc­do­ta fa­mi­liar na­vi­de­ña de la que te acuer­des…

MAY­TE RO­DRÍ­GUEZ Ten­go dos her­ma­nos más pe­que­ños, Fe­li­pe y María Je­sús. Un día mi her­mano más gran­de, Mi­guel, se dis­fra­zó de Vie­jo Pas­cue­ro pa­ra ellos, y Fe­li­pe creía cie­ga­men­te en él. Sa­li­mos a bus­car­lo afue­ra y se le sa­lió la gua­ta y la bar­ba co­rrien­do, agarramos a Fe­li­pe pa­ra que no lo vie­ra, pe­ro él co­rrió de to­das for­mas. Que­dó muy con­fun­di­do con el Vie­jo Pas­cue­ro. Le di­ji­mos que es­ta­ba a die­ta y que se ha­bía afei­ta­do, pe­ro que si no es­ta­ba con su bar­ba y la pan­za, sus re­nos no lo re­co­no­ce­rían, en­ton­ces que por eso se ha­bía dis­fra­za­do ese año, pe­ro cree­mos que no nos cre­yó (re­cuer­da). Otra anéc­do­ta es que siem­pre era a mí a quien le to­ca­ba re­par­tir los re­ga­los, y una de las ve­ces que lo hi­ce me aga­ché en el ár­bol pa­ra re­co­ger uno, pe­ro no me pu­de pa­rar más, me dio lum­ba­go, es­tu­ve así co­mo tres días. Fue divertido, por­que to­da la no­che que­dé ca­mi­nan­do co­mo “vie­ji­ta”. Y ahí que­dé co­mo la Vie­ja Pas­cue­ra de la fa­mi­lia.

VA ¿Tie­nes al­gún ri­tual pa­ra No­che Bue­na?

MR To­mo una ti­na an­tes de arre­glar­me; uso co­lo­res ro­jo, do­ra­do o blan­co; co­cino al­go ri­co; y me co­nec­to con lo más im­por­tan­te en mi vi­da: mi fa­mi­lia. VA ¿Có­mo ha si­do es­te año en to­dos los as­pec­tos? MR Es­te año ha si­do un hu­ra­cán de apren­di­za­jes, de cre­ci­mien­to y de co­no­ci­mien­to con­mi­go mis­ma. VA ¿En qué mo­men­to de tu vi­da sien­tes que es­tás? MR Me sien­to más mu­jer.

VA ¿Cuál se­ría la me­jor for­ma pa­ra ter­mi­nar es­te año y co­men­zar uno nue­vo?

MR Un abra­zo de los que te de­jan sin ai­re.

VA ¿Qué ne­ce­si­tas pa­ra ser fe­liz?

MR No ne­ce­si­tar na­da.

"La Navidad es una fe­cha im­por­tan­te, me ha­ce re­fle­xio­nar en lo afor­tu­na­dos que so­mos de te­ner­nos, más allá de la re­li­gión, es un día en el que agra­de­ce­mos po­der es­tar jun­tos. Ade­más, es un día muy mo­vi­do, ya que siem­pre

con mis her­ma­nos te­ne­mos dos Na­vi­da­des. Des­de tem­prano ce­na­mos con mi pa­pá y lue­go con mi ma­má, ese día ce­le­bra­mos do­ble, co­me­mos do­ble, el amor es­tá mul­ti­pli­ca­do. Tam­bién me gus­ta sen­tir el fac­tor sor­pre­sa, a ve­ces ju­ga­mos al ami­go se­cre­to y los re­ga­los pa­san a se­gun­do plano. Al fi­nal es un día de com­par­tir y ha­cer fe­li­ces a los más pe­que­ños. Los días pre­vios bus­co la ma­ne­ra de po­der ayu­dar a los ni­ños que es­pe­ran es­te día con an­sias. Siem­pre ayu­do a or­ga­ni­zar re­ga­los pa­ra el hos­pi­tal Cal­vo

Mac­ken­na o al­gu­na otra fun­da­ción".

"El re­ga­lo que más re­cuer­do de mi in­fan­cia es una bi­ci­cle­ta con rue­di­tas. Usa­ba la de una ami­ga

y siem­pre nos subía­mos las dos en la de ella. Que­ría tan­to po­der an­dar a to­da ve­lo­ci­dad a su la­do que cuan­do lo re­ci­bí fue un re­ga­lo her­mo­so. Tam­bién me acuer­do de unos ta­co­nes de plás­ti­co con pom­pón, in­clu­so

dor­mía con ellos".

Top Armani en Mon­te­ma­rano; pan­ta­lón CH Ca­ro­li­na He­rre­ra; za­pa­tos CH Ca­ro­li­na He­rre­ra; ac­ce­so­rios Swa­rovs­ki.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.