Ha­ce po­co fue ma­má por se­gun­da vez y hoy es­tá al bor­de de la se­pa­ra­ción.

No lo­gra un fi­nal fe­liz

Vanidades (Chile) - - Contenido - POR IVON­NE DE LOS RÍOS

La hi­ja de la prin­ce­sa Ca­ro­li­na de Mó­na­co y el pro­duc­tor de ci­ne Di­mi­tri Ras­sam re­ci­bie­ron con ale­gría el na­ci­mien­to de su hi­jo en oc­tu­bre pa­sa­do, pe­ro a so­lo dos me­ses del he­cho han ro­to su com­pro­mi­so de ma­tri­mo­nio.

El gran día lle­gó tras una se­rie de es­pe­cu­la­cio­nes que erra­ron so­bre la fe­cha de na­ci­mien­to del sép­ti­mo nie­to de la prin­ce­sa Ca­ro­li­na de Mó­na­co, y es que Char­lot­te y el exi­to­so pro­duc­tor, Di­mi­tri Ras­sam, se con­vir­tie­ron en pa­dres ba­jo un man­to de ru­mo­res de to­do ti­po, ya que po­co y na­da se su­po nun­ca de su re­la­ción y de la vi­da que lle­va­ban jun­tos por su má­xi­ma dis­cre­ción. La dul­ce es­pe­ra ha­bía si­do un se­cre­to a vo­ces has­ta ju­lio del año pa­sa­do, cuan­do la ro­yal, a quien vi­mos gua­pí­si­ma du­ran­te to­do el em­ba­ra­zo, re­ve­ló de­ta­lles al res­pec­to. Y fue la dé­ci­mo ter­ce­ra edi­ción del Jum­ping In­ter­na­tio­nal de Mon­te­car­lo, el es­ce­na­rio que eli­gió pa­ra des­pe­jar cual­quier du­da so­bre su ya avan­za­do es­ta­do, du­ran­te el cual in­clu­so se dio tiem­po de co­la­bo­rar co­mo di­se­ña­do­ra de una pres­ti­gio­sa fir­ma ale­ma­na de ar­tícu­los de es­cri­tu­ra y ac­ce­so­rios.

Ca­ro­li­na de Mó­na­co y Ca­ro­le Bou­quet (re­co­no­ci­da ac­triz fran­ce­sa, mu­sa del ci­neas­ta Luis Bu­ñuel, re­cor­da­da por su pa­pel en la pe­lí­cu­la Cet obs­cur ob­jet

du dé­sir, cu­ya fa­mi­lia es una de las más re­co­no­ci­das en la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca ga­la), ma­dres de la res­pec­ti­va pa­re­ja, fue­ron las en­car­ga­das de dar a co­no­cer el gran acon­te­ci­mien­to. “Su al­te­za real la prin­ce­sa de Han­no­ver y la se­ño­ra Ca­ro­le Bou­quet tie­nen la ale­gría de anun­ciar­les el na­ci­mien­to de su nie­to, el 23 de oc­tu­bre de 2018”. Na­ci­do en el Hos­pi­tal Prin­ce­sa Gra­ce del Prin­ci­pa­do, tal co­mo lo desea­ba su or­gu­llo­sa ma­dre, Balt­ha­zar (co­mo fue nom­bra­do el tan es­pe­ra­do be­bé) pe­só 4,450 kg, de acuer­do con la re­vis­ta fran­ce­sa Voi­ci.

Un be­bé sin de­re­chos

Así, en me­nos de cin­co años, la fa­mi­lia real de Mó­na­co ha vis­to na­cer a nue­ve he­re­de­ros, y po­de­mos ima­gi­nar que Balt­ha­zar se­rá el consentido y vi­vi­rá una in­fan­cia muy fe­liz, al es­tar ro­dea­do de mu­chos ni­ños con quie­nes ju­gar, des­de su her­mano ma­yor,

Rap­haël (fru­to de la re­la­ción de Char­lot­te y el hu­mo­ris­ta ma­rro­quí Gad El­ma­leh);

Dar­ya (hi­ja de Di­mi­tri Ras­sam con su ex­pa­re­ja, la mo­de­lo ru­sa Mas­ha No­vo­se­lo­va); has­ta sus pri­mos, Sas­ha, India y Max, des­cen­dien­tes de An­drea Ca­si­rag­hi; Ste­fano y Fran­ces­co, hi­jos de Pie­rre Ca­si­rag­hi, así co­mo los me­lli­zos Jac­ques y Ga­brie­lla, he­re­de­ros del prín­ci­pe Al­ber­to II de Mó­na­co. No obs­tan­te, mien­tras Char­lot­te no con­trai­ga

La hi­ja de Ca­ro­li­na de Mó­na­co es dis­cre­ta y no sue­le apa­re­cer en pú­bli­co con Rap­haël, su pri­mo­gé­ni­to, y es pro­ba­ble que ocu­rra lo mis­mo

con Balt­ha­zar.

ma­tri­mo­nio con Ras­sam, el niño co­rre­rá con la mis­ma suer­te que su her­mano Rap­haël, quien no es­tá in­clui­do en la lí­nea de su­ce­sión al trono del Prin­ci­pa­do de Mó­na­co, pues la ro­yal nun­ca se ca­só con Gad El­ma­leh.

Pe­ro ya sa­be­mos que la pa­re­ja no da­rá el “sí quie­ro” y Balt­ha­zar no po­drá ocu­par el duo­dé­ci­mo lu­gar en la lí­nea su­ce­si­va, ya que sus pa­dres han ro­to su no­viaz­go, y las cam­pa­nas de bo­da se ale­ja­ron rá­pi­da­men­te an­tes de so­nar, por lo que Char­lot­te si­gue sol­te­ra y co­mien­za el año ale­ja­da del pa­dre de su se­gun­do hi­jo a so­lo un par de me­ses de ha­ber na­ci­do. Es­to se­gún fuen­tes de la re­vis­ta ¡Ho­la! de Es­pa­ña y otros me­dios de co­mu­ni­ca­ción que se­ña­lan que el en­torno de la pa­re­ja afir­ma que la se­pa­ra­ción se pro­du­jo por “in­com­pa­ti­bi­li­dad de ca­rac­te­res”.

La cri­sis amo­ro­sa

Tal vez el her­me­tis­mo que la hi­ja de Ca­ro­li­na man­tu­vo so­bre la es­pe­ra de Balt­ha­zar se de­bió a la com­pli­ca­da si­tua­ción que man­tie­ne con Di­mi­tri Ras­sam y que los ha he­cho ter­mi­nar su re­la­ción. Hi­cie­ron ofi­cial su amor en la en­tre­ga de los Pre­mios César, en mar­zo de 2018, por cier­to, era la pri­me­ra vez que Char­lot­te ma­ni­fes­ta­ba sus de­seos de ca­sar­se, e in­clu­so se di­ce que él pi­dió su mano du­ran­te un ro­mán­ti­co via­je a Pa­rís. Po­co des­pués, apa­re­cían en el Bai­le de la Rosa don­de se con­fir­mó su fu­tu­ro ma­tri­mo­nio.

Sin em­bar­go, la pa­re­ja tu­vo que re­tra­sar la bo­da de­bi­do a que Ras­sam aún es­tá ca­sa­do, y es que con­ti­núa en la lu­cha por la cus­to­dia de Dar­ya, la hi­ja que tu­vo con No­vo­se­lo­va, mo­ti­vo por el cual no ha con­se­gui­do el di­vor­cio. En tan­to, la rec­ta fi­nal del em­ba­ra­zo de Char­lot­te no fue tan dul­ce co­mo se es­pe­ra­ba, pues su en­ton­ces pro­me­ti­do no es­tu­vo con ella du­ran­te el ve­rano y al­gu­nos pa­pa­raz­zi los cap­ta­ron

dis­cu­tien­do en un par­que pú­bli­co de Mó­na­co, dan­do pie a que se ha­bla­ra so­bre una po­si­ble rup­tu­ra an­tes del alum­bra­mien­to. Al­go cu­rio­so: am­bos han su­fri­do tra­ge­dias fa­mi­lia­res al per­der a sus pa­dres. Char­lot­te te­nía cua­tro años cuan­do su pa­pá, el em­pre­sa­rio ita­liano

Sté­fano Ca­si­rag­hi, fa­lle­ció en un ac­ci­den­te; mien­tras que Jean-pie­rre Ras­sam, ci­neas­ta fran­cés y pa­dre de Di­mi­tri, fue ha­lla­do sin vi­da a los 43 años por una so­bre­do­sis de bar­bi­tú­ri­cos. Por for­tu­na, sus ma­dres son ami­gas y no re­sul­ta ex­tra­ño si to­ma­mos en cuen­ta que han vi­vi­do si­tua­cio­nes si­mi­la­res al ha­ber que­da­do viu­das en su ju­ven­tud.

De­re­chos re­ser­va­dos

Por otro la­do, exis­te cier­ta ten­sión en­tre Char­lot­te y su ex, Gad El­ma­leh, y es que el co­me­dian­te ve po­co a su hi­jo Rap­haël, aun así lle­van una re­la­ción cor­dial. El pa­sa­do mes de abril, El­ma­leh con­ce­dió una en­tre­vis­ta al dia­rio ale­mán Bild am Sonn­tag, en don­de ex­pre­só que le gus­ta­ría dis­fru­tar más tiem­po con el niño, pe­ro su apre­ta­da agen­da se lo ha im­pe­di­do; tam­bién apro­ve­chó pa­ra elo­giar a su ex: “Siem­pre se­re­mos una fa­mi­lia. Char­lot­te es una ma­dre ma­ra­vi­llo­sa”.

Fiel a su per­so­na­li­dad dis­cre­ta, es ca­si se­gu­ro que la fla­man­te ma­má man­ten­ga la vi­da del pe­que­ño Balt­ha­zar igual de re­ser­va­da que la de su pri­mo­gé­ni­to, quien apa­re­ció en un even­to pú­bli­co has­ta los tres años, en el Día Na­cio­nal de Mó­na­co. Pe­ro de lo que no nos que­da du­da es de la fe­li­ci­dad que ha traí­do a la di­nas­tía Gri­mal­di. El Prin­ci­pa­do de Mó­na­co con­ti­núa ce­le­bran­do su lle­ga­da y es pro­ba­ble que pron­to reali­ce sus pri­me­ros via­jes a Pa­rís, don­de vi­ve su abue­la pa­ter­na, y pa­se sus pri­me­ras va­ca­cio­nes en Saint-tro­pez, uno de los si­tios fa­vo­ri­tos de su ma­dre, quien siem­pre apro­ve­cha ese pa­raí­so pa­ra re­la­jar­se, so­bre to­do aho­ra lue­go de su quie­bre amo­ro­so y des­pués de tan­tos ru­mo­res y no­ti­cias que

ro­dean su vi­da.

Aun­que Di­mi­tri era el pro­me­ti­do de Char­lot­te, si­gue ca­sa­do le­gal­men­te con la mo­de­lo ru­sa No­vo­se­lo­va.

Char­lot­te no se li­bró de los pa­pa­raz­zi du­ran­te su em­ba­ra­zo, in­clu­so fue cap­ta­da en unas va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res en Saint-tro­pez con ro­pa de pla­ya, en má­xi­mo re­la­jo y mos­tran­do una pe­que­ña pan­ci­ta. Dar­ya y Rap­haël son hi­jos de las re­la­cio­nes pa­sa­das de Di­mi­tri y Char­lot­te, pe­ro du­ran­te la re­la­ción con­vi­vie­ronna­tu­ral­men­te co­mo her­ma­nos.

Ca­ro­li­na de Mó­na­co y Ca­ro­le Bou­quet, ma­más de la ro­yal y Di­mi­tri, sonami­gas des­de ha­ce años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.