Des­ti­nos que te acer­ca­rán más a la gas­tro­no­mía lo­cal y al ver­da­de­ro gus­to de via­jar.

Vanidades (Chile) - - Contenido - POR MA­RI RO­DRÍ­GUEZ ICHASO

Ol­ví­da­te por un mo­men­to de las gran­des ur­bes, bus­ca un pe­que­ño pue­blo que te agra­de, acér­ca­te a su gas­tro­no­mía lo­cal y ¡vi­ve sus cos­tum­bres

co­mo si fue­ras oriun­da de allí!

Re­ci­bí un co­rreo elec­tró­ni­co con la fo­to­gra­fía de mi ami­ga Vic­to­ria pa­sean­do a su hi­jo en bi­ci­cle­ta por el pai­sa­je de la Tos­ca­na ita­lia­na. “Sa­lu­dos des­de Luc­ca”, es el tex­to que acom­pa­ña la be­llí­si­ma ima­gen con los ci­pre­ses al fon­do. ¡Me en­can­tó ver lo de mo­da que es­tán las va­ca­cio­nes ru­ra­les!

Es­ta ten­den­cia ofre­ce escapadas real­men­te ex­tra­or­di­na­rias, ya sea en la Pro­ven­za fran­ce­sa; en los eco-ho­te­les en el cam­po de Cos­ta Ri­ca; las ex­ha­cien­das de Mé­xi­co; los di­vi­nos inns his­tó­ri­cos de la be­lla Nue­va In­gla­te­rra en Es­ta­dos Uni­dos; las pou­sa­das de Por­tu­gal; los sta­tely ho­mes en In­gla­te­rra, o en las ca­sas rús­ti­cas que exis­ten a lo an­cho y lar­go de Es­pa­ña.

Ex­qui­si­ta y re­lax, es­ta ten­den­cia im­pli­ca co­no­cer y par­ti­ci­par en una vi­da más tran­qui­la, mano a mano con la na­tu­ra­le­za y las tra­di­cio­nes de una re­gión, don­de cul­ti­var la tie­rra, re­co­ger co­se­chas, mon­tar en bi­ci­cle­ta, ha­cer tu­ris­mo en pue­bli­tos, to­mar cla­ses de gas­tro­no­mía (los co­ci­ne­ros de gran­jas y ho­te­les en­se­ñan a pre­pa­rar es­pe­cia­li­da­des del si­tio), igual que com­prar en los ma­ra­vi­llo­sos

mer­ca­dos de los pue­blos, des­pués pre­pa­rar “en fa­mi­lia” gran­des ban­que­tes al ai­re li­bre, en lar­gas me­sas, ba­jo ver­des em­pa­rra­dos y lu­ce­ci­tas de co­lo­res. Es una ex­pe­rien­cia úni­ca, de esas que no se ol­vi­dan y que hay que ha­cer por lo me­nos una vez en la vi­da. Te en­can­ta­rá el es­ti­lo de tra­ve­sía; ade­más, pue­des com­bi­nar días de tu­ris­mo tra­di­cio­nal y otras ciu­da­des cer­ca­nas. Aquí, nues­tras su­ge­ren­cias en Eu­ro­pa.

La be­lla Tos­ca­na

Los al­re­de­do­res de Flo­ren­cia, Pi­sa, Luc­ca, Chian­ti, Sie­na y San Gi­mig­nano, en­tre otros, son zo­nas en las que el tu­ris­mo ru­ral (que en Ita­lia lla­man “agri­tu­ris­mo”) es muy po­pu­lar y es­tá bien or­ga­ni­za­do. En In­ter­net en­con­tra­rás va­rias gran­jas, des­de las más sen­ci­llas has­ta las más be­llas y lu­jo­sas que re­ci­ben mi­les de vi­si­tan­tes al año. Mu­chas po­seen nu­me­ro­sas ha­bi­ta­cio­nes (idea­les pa­ra lle­var a to­da la fa­mi­lia o com­par­tir con pa­re­jas de ami­gos), gran­des cam­pos cul­ti­va­dos con vi­ñe­dos y oli­va­res, lin­dos jar­di­nes y has­ta pis­ci­nas. Al­gu­nas, co­mo las Chian­ti Sui­tes, en Gre­ve, muy cer­ca de Flo­ren­cia, tie­nen de­par­ta­men­tos in­de­pen­dien­tes, don­de se pue­den aco­mo­dar has­ta 18 per­so­nas. En la Fat­to­ria Il La­go, una rús­ti­ca y sen­ci­lla gran­ja-vi­lla en la pro­vin­cia de Mu­ge­llo, pro­du­cen el vino Chian­ti Ru­fi­na y su pro­pio acei­te de oli­va. La Vi­lla Il Pa­ga­ne­llo es una fin­ca rús­ti­ca po­pu­lar, mien­tras que La Vi­lla Mar­si­lia­na y Po­de­re

al Sal­cio son pre­cio­sas y muy tí­pi­cas de la re­gión. Es­tos son ape­nas al­gu­nos ejem­plos, pues hay in­fi­ni­dad.

Se­duc­to­ra Pro­ven­za

En la co­lin­dan­te zo­na de los Al­pes Ma­rí­ti­mes, al sur de Fran­cia, se en­cuen­tra un sin­fín de po­si­bi­li­da­des ma­ra­vi­llo­sas. Ejem­plos: la rús­ti­ca La Mai­son de Va­lé­rie y la muy ele­gan­te Vi­lla Pa­no­ra­ma, cer­ca­na a Èze, con una vis­ta ex­tra­or­di­na­ria del mar Me­di­te­rrá­neo y de­li­cio­sas pis­ci­nas pa­ra des­can­sar.

Si pre­fie­res al­go más al­ter­na­ti­vo, co­mo unas gran­jas en las mon­ta­ñas, hay mu­chas op­cio­nes, co­mo la Bas­ti­de de la Dou­ceur; el Mas des Beau­mes; el Bas­ti­de Beau­re­cueil, cer­ca de Aix en Pro­ven­za (¡y de los pai­sa­jes que ins­pi­ra­ron a Cé­zan­ne!), y el me­die­val Le Pi­geon­nier du Prieu­ré, en el Par­que Na­tu­ral Re­gio­nal del Lu­be­ron. Asi­mis­mo, exis­ten va­rios bed & break­fast, en los que es po­si­ble pa­sar dos o tres días si no tie­nes tiem­po pa­ra más, y zo­nas con seis o sie­te pe­que­ñas vi­llas in­di­vi­dua­les, mis­mas que com­par­ten una gran pis­ci­na y jar­di­nes. Allí co­no­ce­rás una vi­da más “cam­pes­tre”, cer­ca de los mer­ca­dos que van de pue­blo en pue­blo, ¡y has­ta pue­des pre­sen­ciar la re­co­gi­da de los cam­pos de la­van­da!

Ade­más, com­pa­ñías pres­ti­gio­sas co­mo Tus­cany Now & Mo­re, Lu­xury Re­treats, Rent Vi­llas y las lu­jo­sas Vi­llas of Dis­tin­ction ofre­cen es­pa­cios amue­bla­dos en to­da Eu­ro­pa, in­clu­yen­do ren­tas en ciu­da­des co­mo Pa­rís o Ro­ma. La ca­de­na Only Pro­ven­ce tam­bién tie­ne vi­llas y fin­cas in­creí­bles, de gran lu­jo y otras más mo­de­ra­das.n

va­ni­da­des.comwww.va­ni­da­des.cl

Dis­cre­tos y có­mo­dos, los edi­fi­cios Chian­ti Sui­tes te ha­rán sen­tirco­mo en ca­sa... pe­ro delotro la­do del mun­do.

Si es­tás en un cam­po de ci­pre­ses en la Tos­ca­na, no pue­des per­der­te la sa­li­da y la caí­da del sol.

El pai­sa­je ma­rí­ti­mo es em­ble­má­ti­co de la Ri­vie­ra Fran­ce­sa. La vi­da ru­ral in­clu­ye vi­nos, que­sos y mu­cho pan. La tra­di­ción en es­tos si­tios es co­ci­nar en fa­mi­lia.

Sie­na es una her­mo­sa ciu­dad, ri­ca en ar­te, his­to­ria, ar­qui­tec­tu­ra y gas­tro­no­mía.

La char­cu­te­ría es tra­di­cio­nal de la zo­na de la Tos­ca­na.

El pue­blo de Gor­des fue ins­pi­ra­ción de Cha­gall.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.