ANA en mo­vi­mien­to

La ga­le­ría Jeu de Pau­me re­uni­rá más de 40 obras de la ar­tis­ta cu­ba­na Ana Men­die­ta. Por pri­me­ra vez en Pa­rís se de­di­ca­rá una mues­tra a gran es­ca­la de quien hi­zo del fe­mi­nis­mo su cau­sa y de la na­tu­ra­le­za su lien­zo.

Vanidades (Chile) - - Arte - POR MÓNICA ISA­BEL PÉ­REZ

En sus crea­cio­nes se le ve des­nu­da, su­mer­gi­da en el agua de un río. O acos­ta­da bo­ca­rri­ba, to­tal­men­te cu­bier­ta de tie­rra, ro­cas y yer­bas cre­cien­tes en las rui­nas de una pi­rá­mi­de en al­gún lu­gar de Mé­xi­co. Men­die­ta pa­re­cía una nin­fa, esa di­vi­ni­dad me­nor que, en la mi­to­lo­gía grie­ga, ani­ma­ba a la na­tu­ra­le­za y la ha­bi­ta­ba en ma­nan­tia­les, mon­ta­ñas o ár­bo­les. Ar­tis­ta pio­ne­ra en el earth-body art, na­ció en 1948 en La Ha­ba­na, Cu­ba, de don­de su adi­ne­ra­da fa­mi­lia la sa­có a los 12 años de edad an­te el es­ta­lli­do de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na pa­ra lle­var­la a Es­ta­dos Uni­dos, don­de des­cu­brió el ar­te.

Una ca­rre­ra fu­gaz

Egre­sa­da de li­cen­cia­tu­ra en pin­tu­ra y con un más­ter en la Uni­ver­si­dad de Io­wa, tu­vo una ca­rre­ra cor­ta (de 1971 a 1985) pe­ro pro­lí­fi­ca y con­tun­den­te. Le gus­ta­ba tra­ba­jar de ma­ne­ra mul­ti­dis­ci­pli­na­ria por lo que su obra in­clu­ye fo­to­gra­fía, ins­ta­la­cio­nes, es­cul­tu­ras, per­for­man­ces y vi­deoar­te. Es­te úl­ti­mo fue uno de sus me­dios fa­vo­ri­tos de ex­pre­sión y es tam­bién una de las me­jo­res ma­ne­ras de acer­car­se a su le­ga­do y com­pren­der­lo; per­mi­te ob­ser­var­la en su pro­ce­so de 1 Ana lle­van­do flo­res a un hue­co he­cho por su pro­pio cuer­po en el fil­me sú­per 8 Co­ra­zón de ro­ca con san­gre, 1975.

2 En 1974 Men­die­ta fil­mó Creek, aquí un fo­to­gra­ma de la pe­lí­cu­la en Su­per-8.

3 Cu­bier­ta de flo­res en la fo­to­gra­fía Ima­gen de Ya­gul, 1973.

4 Re­tra­to de Men­die­ta.

5 En la cin­ta Si­lue­ta del la­be­rin­to, de 1974, uti­li­zó san­gre pa­ra di­bu­jar su fi­gu­ra.

6 Hi­zo sus per­fi­les en di­ver­sos ma­te­ria­les, uno de ellos fue Si­lue­ta de are­na, 1978.

7 Vol­cán es una se­rie de fo­to­gra­fías de 1979 en las que un crá­ter con su con­torno ha­ce erup­ción.

crea­ción, el cual con­sis­tía, por lo ge­ne­ral, en una pro­fun­da in­ter­ac­ción con el eco­sis­te­ma. “Esa ma­gia que crea­ba en la na­tu­ra­le­za y la ilu­sión que el vi­deo re­crea cuan­do ve­mos sus tra­ba­jos, es el ma­tri­mo­nio per­fec­to”, ha di­cho su so­bri­na, la ar­tis­ta Ra­quel Ce­ci­lia Men­die­ta. Por for­tu­na, con la inau­gu­ra­ción de la ex­po­si­ción Ana Men­die­ta. Co­ve­red in Ti­me and His­tory, en la ca­pi­tal fran­ce­sa, mi­les de per­so­nas de to­do el mun­do po­drán ver 20 in­tere­san­tes vi­deos y más de una trein­te­na de fo­to­gra­fías re­la­cio­na­das con ellos.

Aman­te de la tie­rra

En 1984 Ana di­jo a la ar­tis­ta de per­for­man­ce

Lin­da Mon­tano: “Creo en el agua, en el ai­re y en la tie­rra. Son dei­da­des. Y ha­blan. Me co­mu­ni­co con la dio­sa del agua dul­ce”. La ar­tis­ta fa­lle­ci­da a los 36 años se sen­tía así de com­pro­me­ti­da con la vi­da y con la na­tu­ra­le­za. Su obra, ex­pre­sa­da en for­mas no con­ven­cio­na­les, pro­vo­ca­do­ras y reivin­di­ca­ti­vas, es una ex­plo­ra­ción cons­tan­te de lo te­rre­nal y de lo es­pi­ri­tual, y es tam­bién una ce­le­bra­ción al cuer­po y a la fe­mi­ni­dad, por lo que se le re­cuer­da co­mo una de las fi­gu­ras de la es­ce­na ar­tís­ti­ca con ma­yor re­le­van­cia en el fe­mi­nis­mo la­ti­noa­me­ri­cano.n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.