RE­NO­VAR­SE Y VI­VIR (EL PLA­CER)

Women's Health (Chile) - - Portada -

¿Se te aca­ba­ron las ideas pa­ra sor­pren­der­lo en la in­ti­mi­dad? Renueva tu vi­da se­xual y el pla­cer mu­tuo con es­tos sa­bios con­se­jos.

Ya es­ta­mos en la mi­tad del año, por lo que es tiem­po de plan­tear­nos dis­tin­tos re­tos e in­no­var en el plano de la in­ti­mi­dad. No im­por­ta si es un cam­bio pe­que­ño o ra­di­cal, aquí te guia­mos.

NI­VEL DE RE­NO­VA­CIÓN: 100%

La pos­tu­ra del mi­sio­ne­ro

El clá­si­co en­tre los clá­si­cos ha si­do des­pre­cia­do los úl­ti­mos años. Pa­re­ce que por ser lo más “eró­ti­ca­men­te co­rrec­to”, se de­be evi­tar o no fre­cuen­tar de­ma­sia­do, ya que re­sul­ta abu­rri­do. Sin em­bar­go, si tan­to hom­bres co­mo mu­je­res nos preo­cu­pa­mos de aco­mo­dar­nos co­rrec­ta­men­te du­ran­te esa pos­tu­ra, en­con­tra­re­mos una vía di­fe­ren­te que nos lle­ve al clí­max.

Con él en­ci­ma, prue­ben pa­sar una pier­na tu­ya en­tre las mas­cu­li­nas y la otra de­jar­la “fue­ra”. Que­da­rán un po­co de la­do, pe­ro la sen­sa­ción du­ran­te la pe­ne­tra­ción se­rá muy di­fe­ren­te. Lo mis­mo si le­van­tan am­bas ex­tre­mi­da­des lo más que pue­dan, muy es­ti­ra­das, ele­van­do la pel­vis o, por el con­tra­rio, las do­blan y per­mi­ten que su com­pa­ñe­ro se apo­ye so­bre sus pan­to­rri­llas. Las op­cio­nes son muy nu­me­ro­sas, al igual que los es­tre­me­ci­mien­tos de pla­cer. La cla­ve es ex­pe­ri­men­tar. NI­VEL DE RE­NO­VA­CIÓN: 80%

Se­xo oral

La cla­ve aquí es au­men­tar la fre­cuen­cia y pro­bar nue­vos for­ma­tos. El asun­to con el se­xo oral es que de­pen­de­mos, de al­gu­na ma­ne­ra, de quien nos acom­pa­ña, así es que po­de­mos pe­dir lo que más nos gus­te pe­ro, a la vez, de­jar­nos lle­var por la ini­cia­ti­va de nues­tra pa­re­ja. La cla­ve es lle­gar a un equi­li­brio jun­to a tu hom­bre.

Es­te año pue­de ser ideal pa­ra ir más allá y ha­blar en pa­re­ja so­bre lo que real­men­te desea­mos pro­bar. Re­va­lo­rar lo que se ha sen­ti­do has­ta ese mo­men­to y ha­cer una pau­sa (li­te­ral­men­te ha­blan­do) pa­ra per­ci­bir lo que el otro ha­ce. Qué­da­te quie­ta un ra­to, de­jan­do ha­blar en si­len­cio a la bo­ca aje­na. Ex­pe­ri­men­ten las nue­vas sen­sa­cio­nes tra­tan­do de no mo­ver­se. Des­pués, in­te­gren los mo­vi­mien­tos que más es­ti­mu­len el clí­to­ris, tra­tan­do de unir­los con el del/la com­pa­ñer@. Po­co a po­co, si no les re­sul­ta sen­ci­llo, va­yan eli­mi­nan­do la ver­güen­za o la ten­sión. Pue­den aco­mo­dar­se de mu­chas ma­ne­ras, pe­dir­le al otro que use de­dos y len­gua. Ca­da mo­men­to se­rá sim­ple­men­te inol­vi­da­ble.

NI­VEL DE RE­NO­VA­CIÓN: 60%

Ha­cer un trío o ir a un club swin­ger

Ca­da vez son más las pa­re­jas que desean ex­pe­ri­men­tar con una de es­tas op­cio­nes… o con las dos. Si el año pa­sa­do vi­vis­te una si­tua­ción así, pien­sa bien si quie­res se­guir con ello. Es­te ti­po de po­si­bi­li­da­des eró­ti­cas pue­de lle­gar a ser real­men­te pla­cen­te­ra pa­ra quie­nes han com­pren­di­do que les ex­ci­ta mu­chí­si­mo ver a su pa­re­ja con otras per­so­nas. Pe­ro si no es­tás tan se­gu­ra de si es­to te pren­de, pien­sa bien an­tes de re­pe­tir la ex­pe­rien­cia. No im­por­ta si tu galán que­dó com­pla­ci­do con la vi­ven­cia; si tú no lo es­tu­vis­te, en­ton­ces no lo vuel­van a ha­cer al me­nos du­ran­te un tiem­po. En ese pe­río­do, ade­más, pue­den ana­li­zar con tran­qui­li­dad qué fue lo me­jor y lo peor.

Si no en­con­tras­te na­da ex­ci­tan­te en ello o la vi­ven­cia te hi­zo sen­tir ce­los, in­se­gu­ri­dad o desamor, no lo vuel­vas a ha­cer. An­tes que el pla­cer de los de­más, por muy enamo­ra­da que es­tés, de­be es­tar el tu­yo, así co­mo tus lí­mi­tes y gus­tos. Si te en­can­tó, en­ton­ces in­fór­ma­te so­bre es­pa­cios se­gu­ros don­de lo pue­das pa­sar in­creí­ble y apren­de so­bre el te­ma, ya que el co­no­ci­mien­to y el im­pul­so eró­ti­co no es­tán pe­lea­dos. NI­VEL DE RE­NO­VA­CIÓN: 30%

Mas­tur­ba­ción

El au­to­ero­tis­mo es una de­li­cia. Mas­tur­bar­se no so­lo no tie­ne na­da de ma­lo, sino que nos ayu­da a co­no­cer­nos a no­so­tras mis­mas y pro­mue­ve que nues­tros ex­pe­rien­cias se­xua­les sean me­jo­res, ya que sa­be­mos qué nos gus­ta. Si nun­ca has te­ni­do pro­ble­mas al ejer­cer tu de­re­cho al pla­cer con tus pro­pias ma­nos, en­ton­ces si­gue ha­cién­do­lo jus­to co­mo te pren­da. In­te­gra al­gún ju­gue­te (los vi­bra­do­res son siem­pre una gran op­ción), cam­bia de in­ten­si­dad o pos­tu­ra, pe­ro si­gue y si­gue y si­gue ha­cien­do aque­llo que ya sa­bes te da­rá el pla­cer más gran­de. Si es fro­tán­do­te con­tra la al­moha­da, bo­ca arri­ba, ba­jo el agua… ¡Ade­lan­te! Crée­me que no pa­sa na­da si lo ha­ces a dia­rio o cuan­do se te an­to­je.

Si ja­más has es­ti­mu­la­do tus zo­nas eró­ge­nas, en­ton­ces ¡me­re­ces una re­no­va­ción al 100%! Co­no­ce­rás un mun­do nue­vo que es má­gi­co, pla­cen­te­ro y edu­ca­ti­vo. ¡Si­gue ade­lan­te sin mie­dos! NI­VEL DE RE­NO­VA­CIÓN: 0%

Una re­la­ción tó­xi­ca

Si du­ran­te 2015 vi­vis­te una re­la­ción de pa­re­ja que te cau­só más da­ño que fe­li­ci­dad, si te sen­tis­te in­com­pren­di­da, po­co ama­da o desea­da, vio­len­ta­da, ig­no­ra­da y, a la vez, con la se­gu­ri­dad de que ya ex­plo­ras­te las po­si­bli­da­des de me­jo­ra sin ob­te­ner un cam­bio, en­ton­ces di adiós y no vuel­vas nun­ca más. Nin­gu­na pa­re­ja va­le tan­to co­mo pa­ra que, con tal de se­guir con ella, nos olvidemos de no­so­tras mis­mas.

Hay una bi­blio­gra­fía va­ria­da que pue­de dar­te al­gu­nas coor­de­na­das so­bre lo que es po­si­ble ha­cer pa­ra re­sol­ver la si­tua­ción, pe­ro si tu hom­bre no es­tá dis­pues­to a me­jo­rar o no re­co­no­ce su con­duc­ta, ¡adiós! El do­lor pa­sa­rá even­tual­men­te; si te re­la­jas, te bus­cas has­ta en­con­trar­te, pi­des ayu­da y ves que en el mun­do si­gue ha­bien­do be­lle­za, pron­to ha­brás sa­li­do del peor mo­men­to, lis­ta pa­ra co­men­zar un nue­vo ci­clo de vi­da sin su­fri­mien­to.

LÉEME PRI­ME­RO SI … Ne­ce­si­tas un im­pul­so pa­ra lo­grar tus

me­tas.

POR VE­RÓ­NI­CA MA­ZA BUS­TA­MAN­TE, ORIENTADORA SE­XUAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.