OR­DE­NA TU CA­SA

Women's Health (Chile) - - Portada -

¿No sa­bes por dón­de em­pe­zar pa­ra lle­var un ho­gar más lim­pio y or­de­na­do? ¡Aquí te da­mos el pun­to de par­ti­da pa­ra que tu ca­sa y tu vi­da luz­can más or­de­na­das!

Nues­tra co­la­bo­ra­do­ra Ága­ta Szé­kely pu­so a prue­ba los con­se­jos de Ma­rie Kon­do, au­to­ra de La ma­gia del or­den y es­tre­lla in­ter­na­cio­nal del boom de la or­ga­ni­za­ción del ho­gar. ¿Es ver­dad que aco­mo­dar tu cló­set y tus cajones in­flu­ye en

tu es­ta­do men­tal? Es­ta fue su ex­pe­rien­cia.

los li­bros que “es­tén en nues­tro sa­lón de la fa­ma” –es de­cir, nues­tros fa­vo­ri­tos–. La can­ti­dad de ob­je­tos que se sal­ven del des­car­te va­ria­rá, cla­ro, de per­so­na a per­so­na. Pa­ra de­ci­dir qué guar­dar y de qué des­ha­cer­se pro­po­ne dis­po­ner las co­sas en el sue­lo, to­mar­las en las ma­nos y pre­gun­tar­te: “¿Pro­du­ce fe­li­ci­dad?”. Res­pec­to de la cul­pa o “car­go de con­cien­cia” por des­ha­cer­nos de al­go que aún es­té en buen es­ta­do, re­co­mien­da agra­de­cer a ca­da ítem por ha­ber cum­pli­do su mi­sión, que no siem­pre es la que creías. “Cuan­do te to­pes con al­go de lo que no pue­des des­pren­der­te, pien­sa con cui­da­do so­bre su ver­da­de­ro pro­pó­si­to en tu vi­da. Te sor­pren­de­rá cuán­tas co­sas que po­sees ya cum­plie­ron su fun­ción. Al re­co­no­cer su con­tri­bu­ción y de­jar­las ir con gra­ti­tud, se­rás ca­paz de po­ner en ver­da­de­ro or­den las co­sas que po­sees y to­da tu vi­da”. Tal vez ese sué­ter que guar­das, pe­ro que nun­ca te po­nes, so­lo te hi­zo sen­tir las ga­nas de apro­ve­char una ofer­ta, pe­ro le se­ría más útil a otra per­so­na. O tal vez va­rios de los re­cuer­di­tos sim­pá­ti­cos –pe­ro inú­ti­les– que guar­das­te de bo­das, pri­me­ras co­mu­nio­nes o bau­ti­zos ya cum­plie­ron su mi­sión de ha­cer sen­tir sa­tis­fe­cha a quien te los ob­se­quió en su mo­men­to, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te de­bes te­ner­los en ca­sa.

CA­TE­GO­RÍAS, NO UBI­CA­CIO­NES

“La gen­te sue­le guar­dar el mis­mo ti­po de ob­je­tos en más de un si­tio. Cuan­do or­de­na­mos ca­da lu­gar por se­pa­ra­do, no ob­ser­va­mos que re­pe­ti­mos el mis­mo tra­ba­jo en mu­chas par­tes y que­da­mos atra­pa­das en el círcu­lo vi­cio­so de la or­ga­ni­za­ción”, ad­vier­te la es­pe­cia­lis­ta, y por eso pro­po­ne di­vi­dir la ta­rea no en ha­bi­ta­ción, cló­set, co­ci­na, et­cé­te­ra, sino en ro­pa, li­bros, pa­pe­les y ar­tícu­los va­rios, así co­mo ob­je­tos de va­lor sen­ti­men­tal.

Se­gún su ex­pe­rien­cia, el or­den de­be­ría ser en ese or­den, val­ga la re­dun­dan­cia, pa­ra fluir ade­cua­da­men­te. “Al em­pe­zar con las co­sas fá­ci­les y de­jar las más di­fí­ci­les pa­ra el fi­nal po­drás afi­nar po­co a po­co tus ha­bi­li­da­des pa­ra to­mar de­ci­sio­nes y así ter­mi­na­rá por pa­re­cer­te sen­ci­llo”, pro­me­te.

MI EX­PE­RIEN­CIA

En efec­to, el es­fuer­zo se sien­te “ti­tá­ni­co”, co­mo di­ce la or­ga­ni­za­do­ra. A efec­tos de es­te ar­tícu­lo, re­ser­vé tres días pa­ra el or­den (uno pa­ra ca­da ca­te­go­ría) y ter­mi­né ca­da no­che co­mo si hu­bie­ra he­cho una se­sión de pe­sas por pri­me­ra vez en la vi­da. Aun­que el ex­pe­ri­men­to fue a es­ca­la (tal vez se ne­ce­si­ten más de 24 ho­ras por ca­te­go­ría pa­ra ha­cer­lo bien), sí sen­tí efec­tos no­ta­bles. Hay es­pa­cios de mi ca­sa que an­tes me po­nían de muy mal hu­mor y aho­ra me des­pier­tan un im­pul­so crea­ti­vo (co­mo mi mue­ble con ma­te­ria­les de ar­te que an­tes ni si­quie­ra me atre­vía a abrir­lo).

¿El or­den ex­te­rior or­de­na tam­bién tu men­te? Creo que in­clu­so más que eso. Al aco­mo­dar con cal­ma la ro­pa, li­bros y pa­pe­les se da una es­pe­cie de “efec­to ba­lan­ce-re­fle­xión” en­tre quién eras, quién eres y quién quie­res ser. Es inevi­ta­ble mi­rar­te en pers­pec­ti­va. Pue­des ver al­gún pa­pel con ano­ta­cio­nes, li­bros o ro­pa que ya no te re­pre­sen­tan (y pre­gun­tar­te ¿có­mo pu­de po­ner­me es­te ves­ti­do ho­rri­ble? O peor: ¿Có­mo pu­de ha­ber sa­li­do con “ese”?), pe­ro ve­rás otros in­di­ca­do­res que sí ar­man una es­pe­cie de “hi­lo con­duc­tor” de cre­ci­mien­to que pue­de te­ner sen­ti­do pa­ra ti. Me su­ce­dió, por ejem­plo, que de­tec­té un pa­trón de con­duc­ta per­so­nal de “guar­dar pa­ra usar des­pués” mon­ta­ñas de pa­pe­les ano­ta­dos o co­sas pa­ra arre­glar que so­lo que­da­ban año tras año ocu­pan­do lu­gar y jun­tan­do pol­vo. Me des­hi­ce de ellas y fue muy li­be­ra­dor.

Res­pec­to de so­lo guar­dar la ro­pa que te da fe­li­ci­dad, no me atre­ví del to­do aún (aun­que sí me des­hi­ce de la que es­ta­ba en es­ta­do “de­pre­si­vo”), por­que te­mo que con ese cri­te­rio so­lo so­bre­vi­van mi cha­que­ta de fle­cos y mi abri­go es­tam­pa­do de camuflaje. Sin em­bar­go, es­toy se­gu­ra de que se­rá un buen ex­pe­ri­men­to y un po­ten­cia­dor de au­to­es­ti­ma el he­cho de rear­mar el cló­set con esa pre­mi­sa en un fu­tu­ro cer­cano. Kon­do ha­ce hin­ca­pié en no con­ser­var las pren­das en ma­las con­di­cio­nes pa­ra usar­las en ca­sa: “El tiem­po que pa­sa­mos en el ho­gar es una par­te pre­cio­sa de la vi­da. Su va­lor no de­be cam­biar por­que na­die nos ve”.

Al­gu­nas de las re­co­men­da­cio­nes de La ma­gia del or­den son, en mi opi­nión, pa­ra al­gu­nas per­so­na­li­da­des es­pe­cia­les. Ella im­plo­ra: “Nun­ca, ja­más ha­gas una pe­lo­ta con tus cal­ce­ti­nes, su­fren una bue­na pa­li­za en su tra­ba­jo dia­rio. El tiem­po que pa­san en tu ca­jón es su úni­ca opor­tu­ni­dad de des­can­sar”. Yo no sé có­mo se com­por­ta­rán los cal­ce­ti­nes en Ja­pón, pe­ro aquí si no los ha­ces bo­li­ta pron­to se que­dan sin pa­re­ja (es­pe­ro no ir­me al in­fierno por tan­tos años de mal­tra­to al cal­ce­tín).

Más allá de bro­mas, creo que las es­tra­te­gias de Kon­do fun­cio­nan bas­tan­te co­mo una te­ra­pia do­ble pa­ra ca­sa y ha­bi­tan­te. En Youtu­be pue­des ver vi­deos con sus téc­ni­cas pa­ra do­blar de ma­ne­ra ade­cua­da la ro­pa (apa­re­cen tam­bién co­mo mé­to­do Kon­ma­ri) y otras de sus en­se­ñan­zas ex­clu­si­vas pa­ra la ma­gia del or­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.