EL ES­PO­SO DE OFICINA

Women's Health (Chile) - - Portada -

Ok, te gus­ta re­cor­dar que eres atrac­ti­va para el se­xo opues­to. Di­nos al­go que no se­pa­mos. “Co­mo mu­je­res, ne­ce­si­ta­mos sen­tir­nos desea­das, apre­cia­das y ado­ra­das (así es­ta­mos cons­trui­das)”, ex­pli­ca Doy­le. “Así que, cuan­do ex­pe­ri­men­tas pe­rio­dos de li­ge­ra so­le­dad, co­mo cuan­do tu pa­re­ja se la pa­sa vien­do su ce­lu­lar o es­tá ju­gan­do vi­deo­jue­gos en vez de po­ner­te aten­ción, pue­de que te sien­tas ten­ta­da a bus­car otro ad­mi­ra­dor”. Por ejem­plo, abrién­do­le la puer­ta a ese gua­po es­pé­ci­men que ade­más sa­be exac­ta­men­te qué pa­la­bras de­cir para ha­cer­te sen­tir bien.

Man­tie­nes en­tre­te­ni­do a es­te ti­po so­lo por­que te ha­ce sen­tir desea­da. “Pe­ro si tu me­ta es te­ner una re­la­ción mo­nó­ga­ma du­ra­de­ra, de­bes re­ser­var tu aten­ción ro­mán­ti­ca y se­xual para tu pa­re­ja”, ex­pli­ca Mi­chael Gu­rian, ex­per­to en re­la­cio­nes y au­tor de De lo con­tra­rio, po­drías es­tar­te po­nien­do al bor­de de te­ner una aven­tu­ra.

A Doy­le le gus­ta equi­pa­rar es­ta prác­ti­ca ego­cén­tri­ca con una dro­ga: “Es al­ta­men­te adic­ti­va”. Sin em­bar­go, ob­te­ner es­to de tu pa­re­ja se sen­ti­rá mu­cho más gra­ti­fi­can­te. “Las pa­re­jas no son adi­vi­nas, es­pe­cial­men­te cuan­do el pro­ble­ma es un len­gua­je o tiempo es­pe­cí­fi­co”, in­di­ca Gu­rian, quien su­gie­re ha­blar las co­sas y de­cir­le a tu hom­bre exac­ta­men­te qué es lo que ne­ce­si­tas y qué tan se­gui­do (co­mo pe­dir­le que te di­ga “te amo” una vez al día o te­ner un par de no­ches sexys a la semana). Des­pués, in­clu­so cuan­do es­té me­ti­do en un ma­ra­tón de no ne­ce­si­ta­rás una va­li­da­ción de que tú y su re­la­ción si­gue sien­do hot.

Se la pa­san to­dos los días en­tre semana cha­tean­do de la­do a la­do de la oficina, así que na­tu­ral­men­te sa­be todo lo que ocu­rre con tu vi­da. Él es el que te acom­pa­ña por ca­fé y cuan­do tu je­fe te re­cla­ma por al­go, te es­cri­be para cal­mar­te. De nue­ve a cin­co, él es a quien acu­des, no pue­des ima­gi­nar tu día de tra­ba­jo sin él.

Exis­te una ra­zón por la cuál las mu­je­res tie­nen es­po­sos de oficina, “es­ta re­la­ción pue­de con­tar con mu­chos be­ne­fi­cios”, ex­pli­ca Gu­rian. “El sis­te­ma lím­bi­co es­tá con­fi­gu­ra­do para crear ape­gos y de es­te mo­do dis­tin­tas per­so­nas pue­den sa­tis­fa­cer nues­tras ne­ce­si­da­des, co­mo el so­por­te psi­co­ló­gi­co, emo­cio­nal y es­pi­ri­tual”, agre­ga. (So­lo re­cuer­da que las ne­ce­si­da­des ín­ti­mas son di­fe­ren­tes y están re­ser­va­das para tu pa­re­ja). De he­cho, Gu­rian ase­gu­ra que en su tra­ba­jo con pa­re­jas ca­sa­das, en­con­tró que quie­nes no tie­nen co­ne­xio­nes fue­ra tien­den a so­fo­car a sus pa­re­jas con la pre­sión de ser su todo.

Pue­de ser, si te pa­sas que­ján­do­te con tu com­pa­ñe­ro de la oficina so­bre tu es­po­so, de­bi­do a que lo es­tás in­vi­tan­do a tu mun­do ín­ti­mo. (Si ne­ce­si­tas con­ver­sar de estas co­sas, ha­bla con tus ami­gas). En es­te ca­so, pue­de que es­tés apo­yan­do tan­to tu ca­be­za en el hom­bro de tu com­pa­ñe­ro de oficina que te ale­jes de tu pa­re­ja y és­ta se que­de pre­gun­tán­do­se qué pa­só.

No ne­ce­si­tas cor­tar to­da co­mu­ni­ca­ción con tu co­le­ga, pe­ro es me­jor man­te­ner la te­má­ti­ca de sus con­ver­sa­cio­nes más li­ge­ras, por ejem­plo, el nue­vo epi­so­dio de

“Y si él te pregunta qué tal les va a ti y tu pa­re­ja, sé trans­pa­ren­te pe­ro su­til”, in­di­ca Fis­her. “Men­cio­na ac­ti­vi­da­des di­ver­ti­das que am­bos ha­yan rea­li­za­do jun­tos y él sa­brá que eres fe­liz”. ¿Y si no lo eres? Bre­ve­men­te co­mén­ta­le que están tra­ba­jan­do para arre­glar las co­sas y lue­go haz­lo.

>

>

>

¿ERES EL PLA­TO DE SE­GUN­DA ME­SA DE AL­GÚN TI­PO? Las se­ña­les a con­ti­nua­ción, co­mo lo in­for­man nues­tros ex­per­tos, son si­mi­la­res a las aler­tas ro­jas de un ti­po emo­cio­nal­men­te no dis­po­ni­ble. De­bi­do a que, bueno, así lo es­tá. Y tú no tie­nes tiempo para...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.