MAS­CO­TAS P

Women's Health (Chile) - - Portada -

Mi pe­rro se ha por­ta­do ra­ro des­de que mi otro pe­rro mu­rió, ¿po­dría es­tar de­pri­mi­do?

Cuan­do co­men­cé a tra­ba­jar co­mo ve­te­ri­na­ria, no le ad­ver­tía­mos a las per­so­nas so­bre cómo las de­más mas­co­tas de la ca­sa po­drían reac­cio­nar an­te la pér­di­da de su com­pa­ñía. To­do eso cam­bió, al me­nos pa­ra mí, cuan­do co­men­cé un tra­ba­jo co­mo ve­te­ri­na­ria de un al­ber­gue y vi de pri­me­ra mano cuán­to entienden real­men­te los ani­ma­les lo que está pa­san­do cuan­do otra mas­co­ta mue­re. Si bien no po­de­mos de­cir que es­tán “de­pri­mi­dos” en el sen­ti­do clí­ni­co, real­men­te po­de­mos sa­ber el es­ta­do emo­cio­nal de los pe­rros, yo veo se­ña­les con­duc­tua­les de­fi­ni­ti­vas en las mas­co­tas an­gus­tia­das. Los ani­ma­les do­més­ti­cos desa­rro­llan la­zos con sus igua­les de la mis­ma for­ma que con no­so­tros, y una pér­di­da y al­te­ra­ción en su ru­ti­na los pue­de lle­var a caer en con­fu­sión y cambios en su ac­ti­vi­dad, ape­ti­to y há­bi­tos de sue­ño. Mucha gen­te no­ta que su mas­co­ta se mues­tra de­ma­sia­do ne­ce­si­ta­da de afec­to, ¡lo cual es to­tal­men­te com­pren­si­ble! Es im­por­tan­te pa­ra quie­nes se en­cuen­tran en ese tipo de si­tua­cio­nes dar­le a sus ani­ma­li­tos un mon­tón de amor, ca­ri­ño y se­gu­ri­dad, de la mis­ma for­ma en que ellos te re­con­for­ta­rían si te vie­ran tris­te. In­ten­ta man­te­ner la ru­ti­na lo más fi­ja po­si­ble. Si su con­duc­ta de­pre­si­va dura más de un par de se­ma­nas, siem­pre es bue­na idea lle­var­los a un che­queo con el ve­te­ri­na­rio pa­ra ase­gu­rar­te de que no es­tén su­frien­do es­trés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.