SI

Women's Health (Chile) - - Portada -

ape­nas re­cién te es­tás en­te­ran­do so­bre el mo­vi­mien­to Body Po­si­ti­ve, un re­su­men: no hay co­rre­la­ción en­tre el ta­ma­ño de tus mus­los y tu au­to­es­ti­ma. Ob­vio, ¿ver­dad? Pe­ro tie­ne que re­pe­tir­se cons­tan­te­men­te por­que. . . his­tó­ri­ca­men­te, no he­mos si­do tan ama­bles con nues­tros cuer­pos, cri­ti­can­do ca­da cen­tí­me­tro de ellos. Sin em­bar­go, se es­tá dan­do un cam­bio enor­me. Las mu­je­res es­tán su­bien­do fotos a Ins­ta­gram con es­trías, los di­se­ña­do­res de mo­da y mar­cas es­tán am­plian­do dra­má­ti­ca­men­te la ga­ma de ta­llas en la ro­pa, y la lis­ta de “in­fluen­cers” aho­ra in­clu­ye ce­le­bri­da­des que or­gu­llo­sa­men­te no se ali­nean con el pro­to­tí­pi­co IMC de Holly­wood. Otra vic­to­ria: la pa­la­bra “fuer­te” ha co­men­za­do a re­em­pla­zar a “del­ga­da” co­mo la más usa­da en nues­tro vo­ca­bu­la­rio cor­po­ral. En una en­cues­ta de Wo­men’s Health, nues­tras lec­to­ras nos di­je­ron que que­rían ver pa­la­bras co­mo “fuer­te” y “to­ni­fi­ca­da” en nues­tras por­ta­das, más que pa­la­bras co­mo “adel­ga­zar”. No­so­tras es­ta­mos de acuer­do y lo es­ta­mos cam­bian­do.

To­dos es­tos es­fuer­zos tie­nen im­pac­to en có­mo nos sen­ti­mos so­bre no­so­tras mis­mas. Un nue­vo es­tu­dio, pre­sen­ta­do en la con­ven­ción de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Psi­co­lo­gía de Es­ta­dos Uni­dos, en­con­tró que en las úl­ti­mas tres dé­ca­das, el sen­ti­mien­to de in­sa­tis­fac­ción de las mu­je­res so­bre su cuer­po ca­yó un 28%. Pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res -e in­clu­so pa­ra no­so­tras- es­to fue sor­pren­den­te.

Es­te ca­mino por man­te­ner a flo­te la con­fian­za en el pro­pio cuer­po, amar la piel den­tro de la que ha­bi­tas, co­mien­za a me­nu­do en tu ba­ño. Y ha­bla­mos de al­go más que so­lo hu­mec­tar y sua­vi­zar la du­ra piel que tie­nes en el co­do. “Cui­dar nues­tra piel ru­ti­na­ria­men­te en­vía el men­sa­je al ce­re­bro de que nos preo­cu­pa­mos por no­so­tras mis­mas y con­tri­bu­ye a una ma­yor acep­ta­ción de nues­tro cuer­po”, ex­pli­ca Vi­vian Di­ller, psi­có­lo­ga en la ciudad de Nue­va York, au­to­ra de “Ca­da vez hay más in­ves­ti­ga­cio­nes que de­mues­tran que las per­so­nas que pres­tan aten­ción a sí mis­mas pue­den me­jo­rar su ac­ti­tud y, por lo tan­to, su sa­lud. Cuan­to más sa­nos y fe­li­ces so­mos, más con­fian­za sen­ti­mos en no­so­tros mis­mos”. ¿Li­ge­ra­men­te se­ve­ro? Por su­pues­to. Pe­ro la idea es sa­na, y el re­sul­ta­do no po­dría ser más po­si­ti­vo. Con es­to en men­te, te pre­sen­ta­mos cua­tro ma­ne­ras de be­ne­fi­ciar a tu cuer­po. por den­tro y por fue­ra, des­de los hom­bros, has­ta el al­ma. Una lim­pie­za que to­das po­de­mos ha­cer: ex­tien­de es­te pe­ga­jo­so ja­bón bel­di (tra­di­cio­nal en Ma­rrue­cos) so­bre la piel hú­me­da, de­ján­do­lo en la piel por 10 mi­nu­tos, y des­pués qui­tan­do con un guan­te ex­fo­lian­te. La fór­mu­la de acei­te de oli­va de­ja­rá tu piel tan sua­ve, que ju­ra­rás que esas ro­di­llas no son tu­yas. Es­te de Kahi­na Gi­ving Beauty (ne­ta­por­ter.com) es es­pe­cial­men­te lu­jo­so, per­fu­ma­do con una ro­sa que, al com­bi­nar­lo con va­por, con­ver­ti­rá tu du­cha

en un jar­dín pri­ma­ve­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.