Un año de ce­le­bra­ción y nue­vos desafíos

China Today (Spanish) - - DEL EDITOR -

Es­te 2018 es un año muy es­pe­cial pa­ra los la­zos en­tre Chi­na y Es­pa­ña. Si bien ce­le­bra­mos los 45 años de es­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas, es­te 2018 es tam­bién el año en el que se con­me­mo­ra el 400.° aniver­sa­rio del fa­lle­ci­mien­to de Die­go de Pan­to­ja, el úni­co je­sui­ta es­pa­ñol que ac­ce­dió, allá por 1601, a la cor­te del rei­na­do Wan­li de la di­nas­tía Ming. Des­de en­ton­ces, mu­chos chi­nos y es­pa­ño­les han con­tri­bui­do con su de­di­ca­ción, la­bor y amis­tad a con­so­li­dar unos víncu­los que en los úl­ti­mos años se han desa­rro­lla­do a gran ve­lo­ci­dad, co­mo la del em­ble­má­ti­co tren Ma­drid-Yi­wu.

Ubi­ca­dos en los dos ex­tre­mos de Eu­ra­sia, Chi­na y Es­pa­ña han da­do gran­des lec­cio­nes de coope­ra­ción y desa­rro­llo con­jun­to a lo lar­go de la his­to­ria. Por ejem­plo, en su muy do­cu­men­ta­do li­bro The Sil­ver Way: Chi­na, Spa­nish Ame­ri­ca and the Birth of Glo­ba­li­sa­tion 1565-1815, el es­pa­ñol Juan Jo­sé Mo­ra­les y el es­ta­dou­ni­den­se Pe­ter Gor­don sos­tie­nen que fue con la lí­nea de trans­por­te en­tre Ma­ni­la y Aca­pul­co (puer­to del en­ton­ces vi­rrei­na­to de Nue­va Es­pa­ña) que el mun­do co­men­zó a in­te­grar­se a tra­vés de re­des co­mer­cia­les y fi­nan­cie­ras, dan­do ori­gen a la economía glo­bal que hoy tan­to Chi­na co­mo Es­pa­ña de­fien­den. La his­to­ria de nues­tro mun­do ca­da vez más in­te­gra­do –se­ña­lan Mo­ra­les y Gor­don– co­men­zó en el Pa­cí­fi­co, con el co­mer­cio en­tre Chi­na y la Amé­ri­ca es­pa­ño­la al­re­de­dor de 1565, y no en la Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal del si­glo XVIII, co­mo sue­le se­ña­lar la na­rra­ti­va an­gló­fo­na.

En ho­nor tam­bién a esos víncu­los his­tó­ri­cos, en la pre­sen­te edi­ción de Chi­na Hoy he­mos que­ri­do de­di­car­le va­rias pá­gi­nas al aná­li­sis de la re­la­ción ac­tual en­tre Chi­na y Es­pa­ña. En su ar­tícu­lo, el em­ba­ja­dor chino en Es­pa­ña, Lyu Fan, par­te de la his­to­ria (en es­pe­cial del in­ter­cam­bio de pro­duc­tos a tra­vés de la Ru­ta Ma­rí­ti­ma de la Se­da) pa­ra ex­pli­car el es­pí­ri­tu de co­la­bo­ra­ción y ga­nan­cia com­par­ti­da que tie­nen hoy am­bos paí­ses, el cual se vio tam­bién for­ta­le­ci­do con la vi­si­ta rea­li­za­da por las má­xi­mas au­to­ri­da­des es­pa­ño­las al Fo­ro de la Fran­ja y la Ru­ta pa­ra la Coope­ra­ción Internacional, lle­va­do a ca­bo en Bei­jing en ma­yo del año pa­sa­do.

A su turno, el em­ba­ja­dor es­pa­ñol acre­di­ta­do en Chi­na, Al­ber­to Car­ne­ro, nos brin­da una en­tre­vis­ta que ayu­da a com­pren­der la par­ti­cu­lar eta­pa por la que tran­si­ta la re­la­ción bi­la­te­ral y cuál es la pos­tu­ra al res­pec­to del nue­vo Go­bierno es­pa­ñol en­ca­be­za­do por el lí­der so­cia­lis­ta Pe­dro Sán­chez.

Chi­na es ac­tual­men­te el prin­ci­pal so­cio co­mer­cial y eco­nó­mi­co de Es­pa­ña en Asia, así co­mo el pri­mer des­tino de las ex­por­ta­cio­nes es­pa­ño­las en la re­gión. A me­di­da que se va in­cen­ti­van­do la de­man­da in­ter­na en es­ta eta­pa que Chi­na ha de­fi­ni­do co­mo “nue­va era”, son ca­da vez más los chi­nos que dis­fru­tan de pro­duc­tos ex­tran­je­ros de al­ta ca­li­dad, co­mo el mag­ní­fi­co vino es­pa­ñol. Se­gún ci­fras di­fun­di­das por la Agen­cia de No­ti­cias Xin­hua, Chi­na es ya el quin­to ma­yor clien­te de los vi­nos es­pa­ño­les en el mun­do. De he­cho, Es­pa­ña ex­por­tó a Chi­na en 2017 un to­tal de 153,7 mi­llo­nes de li­tros por un va­lor to­tal de 190 mi­llo­nes de eu­ros (unos 233,8 mi­llo­nes de dó­la­res, al ti­po de cam­bio de en­ton­ces) con un gran cre­ci­mien­to en va­lor (25,6 %) y en vo­lu­men (48,3 %).

Asi­mis­mo, el año pa­sa­do, Es­pa­ña fue el pri­mer pro­vee­dor de car­ne de cer­do a Chi­na, con una cuo­ta de mer­ca­do del 19,86 %, por de­lan­te de Ale­ma­nia, Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y Di­na­mar­ca. Ser­gio Pérez Saiz, con­se­je­ro eco­nó­mi­co y co­mer­cial de la Em­ba­ja­da de Es­pa­ña en Chi­na, se­ña­la que la asig­na­tu­ra pen­dien­te pa­ra la in­ver­sión es­pa­ño­la en Chi­na es la pe­ne­tra­ción en el sec­tor ser­vi­cios, don­de los ban­cos, las con­ce­sio­na­rias eléc­tri­cas y las em­pre­sas de se­gu­ros aún no han po­di­do ac­ce­der a las in­men­sas opor­tu­ni­da­des ofre­ci­das por el mer­ca­do chino, a la es­pe­ra de la re­for­ma del mar­co re­gu­la­dor que vie­ne lle­van­do a ca­bo el Go­bierno chino.

Se­gún la Aso­cia­ción de Tu­ris­mo Es­pa­ña-Chi­na, el país ibé­ri­co re­ci­bió unos 718.000 tu­ris­tas chi­nos en 2017. Cin­co años atrás, en 2012, es­tos ha­bían su­ma­do ape­nas 187.000, lo que nos da una idea del enor­me po­ten­cial que tie­ne el sec­tor del tu­ris­mo en la re­la­ción bi­la­te­ral. Zhang Zhi­yun, di­rec­tor de la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Tu­ris­mo de Chi­na en Ma­drid, re­cuer­da en es­ta edi­ción que ha­ce diez años, la ma­yo­ría de los tu­ris­tas chi­nos pro­ce­dían de las cua­tro ciu­da­des más gran­des del país: Bei­jing, Shang­hai, Guangz­hou y Shenz­hen. Hoy pro­vie­nen tam­bién de las zo­nas cen­tral y oc­ci­den­tal de Chi­na.

La re­cien­te y ce­le­bra­da de­ci­sión del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de Chi­na de in­cluir la en­se­ñan­za del idio­ma es­pa­ñol en los cur­sos que se im­par­ten en las es­cue­las se­cun­da­rias per­mi­ti­rá que ca­da vez más chi­nos ten­gan la opor­tu­ni­dad de co­no­cer la len­gua y cul­tu­ra es­pa­ño­las. Hoy en día, el nú­me­ro de es­tu­dian­tes chi­nos que vie­nen apren­dien­do el idio­ma de Cer­van­tes su­pera ya los 40.000. Es­pa­ña, por su par­te, li­de­ra des­de ha­ce unos años el nú­me­ro de per­so­nas en Eu­ro­pa que par­ti­ci­pan ca­da año en el HSK, el exa­men de acre­di­ta­ción internacional del idio­ma chino. El Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y For­ma­ción Pro­fe­sio­nal de Es­pa­ña vie­ne tam­bién im­pul­san­do acuer­dos y par­ti­ci­pan­do en even­tos or­ga­ni­za­dos por las au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas chi­nas, co­mo lo re­cuer­da Gi­se­la Con­de, con­se­je­ra de edu­ca­ción de la Em­ba­ja­da de Es­pa­ña, a lo que se su­ma la la­bor tan­to del Ins­ti­tu­to Cer­van­tes co­mo del Ins­ti­tu­to Con­fu­cio.

Co­mo pue­de ver­se, des­pués de 45 años, son mu­chos los mo­ti­vos pa­ra ce­le­brar, pe­ro tam­bién pa­ra pla­ni­fi­car y con­ti­nuar por la sen­da que ha per­mi­ti­do que dos paí­ses ubi­ca­dos en las ori­llas opues­tas de Eu­ra­sia es­tén hoy más cer­ca que nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.