Las ca­rre­te­ras traen el pro­gre­so

El ejem­plo de Niu Qing­hua, pio­ne­ra del co­mer­cio elec­tró­ni­co en el dis­tri­to de Meng­yin

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por ZHANG YUANYUAN*

Niu Qing­hua tie­ne un sen­ti­mien­to es­pe­cial por los ca­mi­nos. Re­cuer­da que an­te­rior­men­te su pue­blo, el dis­tri­to de Meng­yin de la zo­na mon­ta­ño­sa de Yi­meng, en la pro­vin­cia de Shan­dong, “era un lu­gar de ac­ce­so di­fí­cil, y el ais­la­mien­to pro­vo­ca­ba que los pro­duc­tos au­tóc­to­nos no sa­lie­ran y los del ex­te­rior no en­tra­ran”. El an­he­lo de los lu­ga­re­ños siem­pre fue me­jo­rar las co­mu­ni­ca­cio­nes y el flu­jo con­ti­nuo de pro­duc­tos pa­ra que la pros­pe­ri­dad lle­ga­ra a esa tie­rra fér­til.

La ca­rre­te­ra lle­ga has­ta la puer­ta de la ca­sa

Niu na­ció en 1983 y re­si­de en la al­dea de Bei­yan­zi. An­tes de 1993, un ca­mino si­nuo­so de ba­rro, de me­nos de dos me­tros de an­cho, era el úni­co ac­ce­so a

la al­dea y al mun­do ex­te­rior. “En aquel mo­men­to se ne­ce­si­ta­ban va­rias ho­ras pa­ra ir des­de la al­dea has­ta el dis­tri­to, aún en bi­ci­cle­ta”.

En 1991 se ini­ció la cons­truc­ción del tra­mo de Meng­yin de la ca­rre­te­ra Yi­meng. Con 70 ki­ló­me­tros de lar­go, la ru­ta atra­vie­sa 53 al­deas y cin­co can­to­nes y po­bla­dos. Es­ta ca­rre­te­ra, abier­ta en­tre mon­ta­ñas, co­nec­ta di­rec­ta­men­te a la al­dea de Bei­yan­zi y el dis­tri­to de Meng­yin. Niu no ha­bía te­ni­do sino has­ta aquel mo­men­to una idea cla­ra de la dis­tan­cia, “el dis­tri­to dis­ta unos 20 km de mi al­dea”.

Lue­go, el trans­por­te ha­cia el dis­tri­to de Meng­yin em­pe­zó a desa­rro­llar­se con ra­pi­dez. En 2003, apro­ve­chan­do la opor­tu­ni­dad de la “cons­truc­ción de ca­mi­nos pa­vi­men­ta­dos en to­das las al­deas”, el go­bierno dis­tri­tal de­di­có mu­chos es­fuer­zos pa­ra me­jo­rar las vías, y for­mar una red que co­mu­ni­ca­ra a al­deas, can­to­nes, po­bla­dos y dis­tri­tos.

En esa eta­pa ella es­ta­ba tra­ba­jan­do en Qing­dao. Su ma­dre la lla­mó y le di­jo: “¡La ca­rre­te­ra ha lle­ga­do has­ta la puer­ta de nues­tra ca­sa!”. En 2006 se ca­só y de­ci­dió que­dar­se en su pue­blo na­tal. Dos años des­pués su ma­ri­do se fue a tra­ba­jar a la ciu­dad de­ján­do­la so­la en la al­dea. Ad­mi­nis­tra­ba un huer­to fru­tal en el día y lim­pia­ba la po­cil­ga en la no­che, ade­más de cui­dar a los ni­ños y an­cia­nos. Cuan­do es­ta­ba ago­bia­da llo­ra­ba en se­cre­to, mien­tras una in­te­rro­gan­te le ron­da­ba la ca­be­za: “¿Có­mo pue­do cam­biar la si­tua­ción ac­tual?”.

La ven­ta de pro­duc­tos au­tóc­to­nos

El tiem­po pa­só vo­lan­do y lle­gó el 2014. Las con­di­cio­nes de los ca­mi­nos ha­bían me­jo­ra­do aun­que to­da­vía exis­tían in­te­rrup­cio­nes. Meng­yin es una im­por­tan­te zo­na pro­duc­to­ra de fru­tos, con una su­per­fi­cie de huer­tos de más de 1,1 mi­llo­nes de mu (apro­xi­ma­da­men­te 73.333 hec­tá­reas). El área de cul­ti­vo de me­lo­co­to­nes y su vo­lu­men de pro­duc­ción ocu­pan el pri­mer lu­gar en­tre to­dos los dis­tri­tos de Chi­na. Pe­ro el di­fí­cil trans­por­te siem­pre fue un obs­tácu­lo in­fran­quea­ble, lo que im­pul­só en los lu­ga­re­ños el de­seo in­ten­so de que cons­tru­ye­ran ca­rre­te­ras.

El ca­mino des­de la ca­sa de los pa­dres de Niu has­ta el huer­to, si­tua­do en la mon­ta­ña, era de ba­rro. Un día de 2014, pa­ra ayu­dar a sus pa­dres a tras­la­dar cas­ta­ñas has­ta la par­te ba­ja de las mon­ta­ñas en me­nos tiem­po, ma­ne­jó un tri­ci­clo mo­to­ri­za­do con ca­si 20 sa­cos de cas­ta­ñas. Pe­ro su tri­ci­clo gol­peó una pie­dra con la go­ma y se vol­có, y que­dó

gra­vi­tan­do so­bre la pier­na iz­quier­da de Niu. Ella no pu­do sa­lir has­ta que unos al­dea­nos y sus pa­dres la ayu­da­ron.

En 2013, el dis­tri­to de Meng­yin fue in­clui­do en la red de ca­rre­te­ras a ni­vel de al­deas de Shan­dong, pa­ra em­pe­zar la cons­truc­ción de ca­mi­nos ru­ra­les a gran es­ca­la.

En el ve­rano de 2015 ex­ten­die­ron un ca­mino de ce­men­to des­de la ca­rre­te­ra prin­ci­pal has­ta la ci­ma de la mon­ta­ña y de ahí a los huer­tos. Des­de en­ton­ces, los al­dea­nos no ne­ce­si­tan preo­cu­par­se por la pér­di­da de fru­tos, ni por ac­ci­den­tes co­mo el de Niu. La cons­truc­ción de ca­rre­te­ras y la me­jo­ra de ins­ta­la­cio­nes lo­gís­ti­cas en los dis­tri­tos, po­bla­dos y al­deas han pro­mo­vi­do la lo­gís­ti­ca y el co­mer­cio elec­tró­ni­co en el cam­po, que pa­ra Niu es una ven­ta­na ha­cia el mun­do ex­te­rior.

En 2015, en un cur­si­llo so­bre co­mer­cio elec­tró­ni­co or­ga­ni­za­do por el go­bierno dis­tri­tal, ella ob­tu­vo co­no­ci­mien­tos pre­li­mi­na­res. Lue­go, en el cur­si­llo de for­ma­ción de agri­cul­to­res cua­li­fi­ca­dos de nue­vo ti­po, es­cu­chó por primera vez la idea de “In­ter­net+agri­cul­tu­ra” y apren­dió sis­te­má­ti­ca­men­te so­bre la coope­ra­ti­va, la gran­ja fa­mi­liar, la mer­ca­do­tec­nia y el co­mer­cio elec­tró­ni­co. To­do le pa­re­cía nue­vo. “El pro­fe­sor nos di­jo que po­día­mos ven­der los pro­duc­tos de nues­tra al­dea en to­das par­tes del país. Y na­die lo po­día creer. Nos pa­re­cía al­go inima­gi­na­ble”.

A fi­nes de ese mis­mo año, Niu abrió su tien­da en lí­nea Huer­to Men­gliang­gu. “Lo hi­ce sin mu­cha am­bi­ción. La in­ten­ción fun­da­men­tal era ven­der las man­za­nas de mi huer­to”. Ines­pe­ra­da­men­te, en me­dio año las ven­dió to­das, ca­si 5000 kg, y tam­bién ayu­dó a su ve­cino a ven­der man­za­nas de más de 10.000 kg.

Des­pués de ob­te­ner los pri­me­ros be­ne­fi­cios, Niu Qing­hua de­di­có más es­fuer­zos a su ne­go­cio en lí­nea. En 2016, su tien­da em­pe­zó a ven­der me­lo­co­to­nes de Meng­yin. Ba­jo los prin­ci­pios de “jus­ti­cia, hon­ra­dez y tra­ba­jar co­mo es de­bi­do”, ella se­lec­cio­na per­so­nal­men­te ca­da fru­to, y mi­de el con­te­ni­do de azú­car con un ins­tru­men­to. So­lo los fru­tos que cum­plen las nor­mas se­rán ven­di­dos. Tras co­no­cer las de­man­das del mer­ca­do, ella les ha ex­pli­ca­do a los agri­cul­to­res que de­ben pres­tar más aten­ción a la ca­li­dad en lu­gar de la can­ti­dad de fru­tos. Exi­ge que no apli­quen fer­ti­li­zan­tes hor- mo­na­les ni pes­ti­ci­das tó­xi­cos. La ele­va­da ca­li­dad es la me­jor vía pa­ra au­men­tar los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos.

“La efi­cien­cia lo­gís­ti­ca y el es­ta­do de los fru­tos de­ter­mi­nan la ex­pe­rien­cia del clien­te, pe­ro sin ca­mi­nos en bue­nas con­di­cio­nes, na­da se pue­de rea­li­zar”. En los úl­ti­mos años, la ciu­dad de Lin­yi ha pla­nea­do y cons­trui­do más de 380 km de ca­rre­te­ras, co­mu­ni­can­do a la zo­na mon­ta­ño­sa con el ex­te­rior, re­sol­vien­do por com­ple­to la di­fí­cil si­tua­ción del trans­por­te y la ven­ta de pro­duc­tos agrí­co­las. Re­cor­dar es­tos cam­bios emo­cio­na a Niu: “Hoy las ca­rre­te­ras se ex­tien­den has­ta las al­deas, el cam­po y los huer­tos. Las ca­mio­ne­tas pue­den lle­gar di­rec­ta­men­te al lu­gar de tra­ba­jo de los agri­cul­to­res”.

Ac­tual­men­te, los pro­duc­tos agrí­co­las de su tien­da en lí­nea se pue­den en­viar a to­do el país. En la tem­po­ra­da al­ta ven­de en­tre 4000 y 5000 ca­jas, y en la ba­ja, de 300 a 400 ca­jas. En 2016, en­tre sus pro­duc­tos en lí­nea, so­lo de me­lo­co­to­nes, ven­dió 200 to­ne­la­das, y en 2017, en­tre 300 y 400 to­ne­la­das.

Co­se­chan los fru­tos en el huer­to a las 3 o 4 de la ma­dru­ga­da, los em­ba­lan por la ma­ña­na y los en­vían al me­dio­día. Lle­gan al dis­tri­to en 40 mi­nu­tos. Si se tra­ta de un gran vo­lu­men de car­ga, los trans­por­tan a la ciu­dad en so­lo dos ho­ras y se sir­ven en la me­sa de los clien­tes de Bei­jing, Shang­hai, Zhe­jiang y Jiang­su el día si­guien­te. Pa­ra des­ti­nos más le­ja­nos, co­mo Guang­dong, lle­gan en 48 ho­ras.

A me­di­da que au­men­tan los en­víos cre­cen las exi­gen­cias. En ju­lio de 2016, Niu cons­tru­yó un in­ver­na­de­ro que in­te­gra las fun­cio­nes de des­pa­cho, cla­si­fi­ca­ción, em­ba­la­je y en­vío. El tra­mo de ca­mino que co­nec­ta la ca­rre­te­ra y el in­ver­na­de­ro fue pa­vi­men­ta­do. Los ca­mio­nes de 6,8 me­tros de lar­go pue­den lle­gar di­rec­ta­men­te al in­ver­na­de­ro pa­ra re­co­ger la car­ga y las ca­mio­ne­tas en­tran sin di­fi­cul­tad en el in­ver­na­de­ro. “¡Es muy con­ve­nien­te!”, di­jo Niu.

El ca­mino ha­cia la pros­pe­ri­dad

Niu Qing­hua de­ci­dió di­ri­gir a los al­dea­nos a un ca­mino ha­cia la pros­pe­ri­dad.

En la tem­po­ra­da al­ta, ella em­pleó a al­dea­nos pa­ra que em­ba­la­ran y cla­si­fi­ca­ran fru­tos. En los días de ma­yor in- ten­si­dad ne­ce­si­ta de 30 a 40 per­so­nas, la ma­yo­ría son amas de ca­sa sin em­pleo. En 2016 se ofre­ció pa­ra ven­der pro­duc­tos agrí­co­las de fa­mi­lias ne­ce­si­ta­das de la al­dea. En agos­to del mis­mo año, apo­ya­da por las au­to­ri­da­des de la al­dea en­car­ga­das del ali­vio de la po­bre­za, ella fir­mó acuer­dos so­bre ese te­ma pa­ra co­la­bo­rar con 16 fa­mi­lias ne­ce­si­ta­das de su al­dea.

“Me gus­ta ayu­dar a los de­más pa­ra que ob­ten­gan be­ne­fi­cios. El di­ne­ro lo pue­do ga­nar des­pués”, men­cio­na Niu. Se ha cen­tra­do en las fa­mi­lias ne­ce­si­ta­das ofre­cién­do­les em­pleos y com­pran­do sus fru­tos a pre­cios más al­tos. De las 16 fa­mi­lias que es­ta­ble­cie­ron acuer­dos con ella en 2016, 12 sa­lie­ron de la po­bre­za. En 2017 to­das las fa­mi­lias lo hi­cie­ron.

Pa­ra Niu Qing­hua, es­te he­cho es so­lo el pun­to de par­ti­da en sus es­fuer­zos por ayu­dar a otras fa­mi­lias a sa­lir de la po­bre­za. “En el fu­tu­ro se­gui­ré ayu­dán­do­les. Apo­yar­les pa­ra que no re­gre­sen a la mi­se­ria es mi me­ta y mi sue­ño”. Ella re­su­me en po­cas pa­la­bras su prin­ci­pal as­pi­ra­ción: “En es­ta tie­rra me he cria­do y con sus fru­tos me he he­cho ri­ca, por eso ten­go que co­rres­pon­der­le a la gen­te que vi­ve en ella”.

Ade­más de ges­tio­nar su tien­da en lí­nea, tam­bién via­ja por to­do el país pa­ra par­ti­ci­par en cur­si­llos de for­ma­ción y ha­cer in­ter­cam­bios. Así ha am­plia­do sus ho­ri­zon­tes y su círcu­lo de ami­gos. Mu­cha gen­te la vi­si­ta pa­ra apren­der de sus ex­pe­rien­cias en el co­mer­cio elec­tró­ni­co. Ella les ca­pa­ci­ta vo­lun­ta­ria­men­te y les en­se­ña lo que sa­be sin re­ser­vas. Gra­cias a su em­pu­je ca­da vez más per­so­nas de su pue­blo se de­di­can al co­mer­cio elec­tró­ni­co. Mu­chas mu­je­res tam­bién han ini­cia­do sus pro­pios ne­go­cios.

En 2016, vien­do el fu­tu­ro del co­mer­cio elec­tró­ni­co en el cam­po, el ma­ri­do de Niu, que an­tes no que­ría la­brar sus tie­rras, re­gre­só a la al­dea. “Con to­da la fa­mi­lia uni­da, nos sen­ti­mos más fe­li­ces”, di­jo Niu.

Ella es tes­ti­go del desa­rro­llo de la in­dus­tria lo­cal, gra­cias a la cons­truc­ción de ca­rre­te­ras, una au­tén­ti­ca be­ne­fi­cia­ria de los cam­bios ac­tua­les y un ejem­plo de có­mo una cam­pe­si­na pue­de con­ver­tir­se en una pio­ne­ra del co­mer­cio elec­tró­ni­co.

Niu Qing­hua es­tá em­ba­lan­do los en­víos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.