El Puen­te Pad­ma y la Fran­ja y la Ru­ta

Su cons­truc­ción con­tri­bui­rá al desa­rro­llo eco­nó­mi­co de Ban­gla­dés

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por ZHOU LIN

El Puen­te Pad­ma, cons­trui­do con­jun­ta­men­te por Chi­na y Ban­gla­dés, cum­ple con un sue­ño del pue­blo ban­gla­de­sí. Des­pués de su cons­truc­ción, los ha­bi­tan­tes de los 21 dis­tri­tos del sur de es­te país y su ca­pi­tal, Da­ca, han di­cho adiós a las idas y ve­ni­das en bar­co. Al mis­mo tiem­po, las re­des fe­rro­via­rias sur-nor­te es­tán bien co­mu­ni­ca­das. Tras unir la red de trá­fi­co te­rres­tre sur-nor­te de Ban­gla­dés, el pa­so de Chi­na por Myan­mar has­ta lle­gar a Ban­gla­dés au­men­ta­rá en gran me­di­da, y los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les en­tre In­dia y Ban­gla­dés se es­tre­cha­rán. Igual­men­te se ha ace­le­ra­do la pro­mo­ción de la cons­truc­ción del Co­rre­dor Eco­nó­mi­co Ban­gla­dés-Chi­na-In­dia-Myan­mar.

La co­ne­xión de in­fra­es­truc­tu­ras es una de las “cin­co prio­ri­da­des de la coope­ra­ción” (las cua­tro res­tan­tes son la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca, el flui­do del co­mer­cio, la cir­cu­la­ción de fon­dos y la unión de vo­lun­ta­des del pue­blo), pro­pues­tas por el Go­bierno chino en 2013 co­mo par­te de la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta. Du­ran­te es­te lus­tro las “cin­co prio­ri­da­des de la coope­ra­ción” han ob­te­ni­do ex­tra­or­di­na­rios éxi­tos. Gra­cias a los es­fuer­zos de va­rias par­tes, di­cho pro­yec­to ha pa­sa­do de la ini­cia­ti­va a la prác­ti­ca.

El “puen­te so­ña­do” de Ban­gla­dés

“El río Pad­ma es co­mo el Yangt­sé y pa­ra los ban­gla­de­síes ocu­pa una po­si­ción muy im­por­tan­te”, men­cio­na Liu Zi­ming, pre­si­den­te de Chi­na Rail­way Ma­jor Brid­ge En­gi­nee­ring Group, du­ran­te una en­tre­vis­ta con Chi­na Hoy.

Ade­más de ser agua de la vi­da, el río Pad­ma tam­bién es un gran obs­tácu­lo en el ca­mino de desa­rro­llo eco­nó­mi­co de Ban­gla­dés. Al ser la zo­na con más atas­cos del mun­do, los ban­gla­de­síes de­ben to­mar un au­to, lue­go abor­dar un bar­co y des­pués vol­ver a to­mar un au­to pa­ra lle­gar a su des­tino dia­ria­men­te. Les cues­ta ca­si un día en­te­ro po­der lle­gar has­ta la otra ori­lla del río. “El bar­co se lle­na de gen­te, has­ta en el te­cho via­jan sen­ta­das mu­chas per­so­nas”, se­ña­la

Liu.

De­bi­do a las di­fi­cul­ta­des tec­no­ló­gi­cas, el ca­pi­tal y la con­ti­nui­dad de po­lí­ti­cas del par­ti­do en el po­der, la cons­truc­ción de es­te puen­te era so­lo un bo­ni­to sue­ño. El vi­ra­je fa­vo­ra­ble se dio en 2014, cuan­do Chi­na Rail­way Ma­jor Brid­ge En­gi­nee­ring Group ga­nó la li­ci­ta­ción del pro­yec­to del Puen­te Pad­ma. La com­pa­ñía chi­na, en el año 2004, ha­bía ob­te­ni­do tam­bién la li­ci­ta­ción del en­ton­ces ma­yor puen­te, el Pak­sey, un pro­yec­to que me­re­ció el re­co­no­ci­mien­to de la par­te ban­gla­de­sí y la em­pre­sa de su­per­vi­sión por ha­ber si­do “el más rá­pi­do en lle­var­se a ca­bo en el mun­do” y por su bue­na ca­li­dad. Pos­te­rior­men­te, la em­pre­sa chi­na cons­tru­yó seis puen­tes pe­que­ños en di­cho país.

Se­gún K. A. Is­lam, vi­ce­mi­nis­tro de Trá­fi­co y Puen­tes de Ban­gla­dés, Chi­na Rail­way Ma­jor Brid­ge En­gi­nee­ring Group es una em­pre­sa chi­na de mu­cha so­li­dez. El Puen­te Pad­ma es de dos pi­sos con vi­gas de ace­ro y ti­ran­tes me­tá­li­cos pa­ra uso de ca­rre­te­ras y fe­rro­ca­rri­les. El puen­te tie­ne en to­tal 6,15 km con 21,5 me­tros de an­cho. De­bi­do a la com­pli­ca­da si­tua­ción geo­grá­fi­ca, co­mo ci­mien­tos se han usa­do co­lum­nas obli­cuas. Su cons­truc­ción fue la más di­fí­cil en­tre to­dos los puen­tes de ese ti­po del mun­do.

El mo­de­lo de di­se­ño no es igual a los de nues­tro país y, ade­más, la en­ti­dad de su­per­vi­sión mun­dial tam­bién hi­zo mu­chas exi­gen­cias.

Liu Zi­ming re­cuer­da que du­ran­te el pro­ce­so de cons­truc­ción, la par­te chi­na en­car­ga­da de la obra au­men­tó su tec­no­lo­gía, co­mu­ni­ca­ción y ca­pa­ci­dad de ha­cer fren­te a cam­bios ines­pe­ra­dos. En la ac­tua­li­dad, la cons­truc­ción del Puen­te Pad­ma cons­ti­tu­ye un pun­to im­por­tan­te den­tro de las lí­neas fe­rro­via­rias de Asia y un cen­tro fun­da­men­tal de la Fran­ja y la Ru­ta.

“Ba­jo los ra­yos del sol”

La cons­truc­ción no co­men­zó vien­to en po­pa. Se­gún el pro­ce­so de cons­truc­ción de los puen­tes en Chi­na –in- di­ca Liu Zi­ming–, pri­me­ro se di­se­ña, lue­go se di­bu­ja y con ese di­se­ño se em­pie­za a cons­truir. Pe­ro en el ca­so del Puen­te Pad­ma, des­pués de ter­mi­nar el di­se­ño ini­cial, la en­ti­dad de su­per­vi­sión de in­ge­nie­ría se en­car­gó de pro­bar y con­fir­mar los pa­rá­me­tros co­rres­pon­dien­tes. Es­te pe­rio­do du­ró ca­si dos años. “Es­to in­cre­men­tó las di­fi­cul­ta­des de la cons­truc­ción. Aun así, tu­vi­mos que ter­mi­nar­la se­gún los re­qui­si­tos del pro­pie­ta­rio ban­gla­de­sí y del su­per­vi­sor”, re­fie­re Liu.

En una rue­da de pren­sa el 8 de mar­zo pa­sa­do, el can­ci­ller chino, Wang Yi, ma­ni­fes­tó que la Fran­ja y la Ru­ta es una ini­cia­ti­va “ba­jo el sol” pro­pues­ta por Chi­na. La de­li­be­ra­ción en co­mún, la cons­truc­ción con­jun­ta y el co­dis­fru­te son le­yes de oro, y po­nen de ma­ni­fies­to las cla­ras ca­rac­te­rís­ti­cas de igual­dad, aper­tu­ra y be­ne­fi­cios mu­tuos. Es de­cir, cual­quier ope­ra­ción se­rá lle­va­da a ca­bo me­dian­te con­sul­tas y to­do se ges­tio­na­rá con ple­na cla­ri­dad, “ba­jo los ra­yos del sol”. Chi­na bus­ca man­te­ner el prin­ci­pio de igual­dad sin ope­ra­cio­nes os­cu­ras, e in­sis­ti­rá en la cre­di­bi­li­dad pú­bli­ca y la trans­pa­ren­cia.

La “co­ne­xión de ca­mi­nos” fa­vo­re­ce un en­la­ce geo­grá­fi­co. A me­di­da que se in­cre­men­ten las cons­truc­cio­nes chi­nas a ni­ve­les lo­ca­les, se es­tre­cha­rán ca­da día más los in­ter­cam­bios en­tre los Go­bier­nos y pue­blos de Chi­na y Ban­gla­dés, ma­te­ria­li­zán­do­se así la “ver­da­de­ra unión de vo­lun­ta­des de los pue­blos”.

Mu­chos obre­ros ban­gla­de­síes no so­lo se en­car­ga­ron de va­rias fa­ses de la obra, sino que tam­bién han par­ti­ci­pa­do en otros pro­yec­tos de cons­truc­ción de puen­tes em­plean­do equi­pos chi­nos. Hoy no so­lo se han con­ver­ti­do en bue­nos ami­gos de Chi­na, sino tam­bién en ex­per­tos en la cons­truc­ción de ca­mi­nos y puen­tes.

Se­gún Liu Zi­ming, más de 400 téc­ni­cos chi­nos y más de 2000 tra­ba­ja­do­res ban­gla­de­síes par­ti­ci­pa­ron en el pro­yec­to del Puen­te Pad­ma. MD Shohel Ra­na, de 27 años, lle­va tra­ba­jan­do cin­co años con Chi­na Rail­way Ma­jor Brid­ge En­gi­nee­ring Group. Lle­gó sien­do un re­cién gra­dua­do uni­ver­si­ta­rio. Aho­ra se sien­te muy agra­de­ci­do con su maes­tro chino Yang Pin­xiang, quien “me ha en­se­ña­do to­do”. El Puen­te Pad­ma fue el se­gun­do pro­yec­to en el que par­ti­ci­pó MD Shohel Ra­na al la­do de Yang Pin­xiang. Su ex­pe­rien­cia en la cons­truc­ción de es­te puen­te se­rá un gran apor­te pa­ra su fu­tu­ro pro­fe­sio­nal.

Ab­dul Ma­lek es mu­sul­mán y re­za ca­da día en ho­ras fi­jas. Se ha con­ver­ti­do en un ex­per­to en los en­sa­yos de obras del Puen­te Pad­ma. Es­ta­ba muy preo­cu­pa­do cuan­do se in­te­gró a es­te pro­yec­to. Sin em­bar­go, des­pués se dio cuen­ta de que el je­fe chino no so­lo do­mi­na­ba la tec­no­lo­gía mo­der­na de cons­truc­ción de puen­tes, sino que tam­bién le per­mi­tía re­zar. “An­tes de ju­bi­lar­me he po­di­do par­ti­ci­par en la cons­truc­ción de es­te puen­te so­ña­do, por lo que agra­dez­co a Alá”, di­ce.

Ade­más del Puen­te Pad­ma, la Ini-

cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta ha con­se­gui­do fruc­tí­fe­ros re­sul­ta­dos: el Fe­rro­ca­rril Mom­ba­sa-Nai­ro­bi ya en­tró en fun­cio­na­mien­to; el Fe­rro­ca­rril Chi­naHun­gría-Ser­bia, el Fe­rro­ca­rril Chi­naLaos y el Fe­rro­ca­rril Chi­na-Tai­lan­dia es­tán en cons­truc­ción; el Tren de Al­ta Ve­lo­ci­dad Ya­kar­ta-Ban­dung es­tá en fa­se de pro­mo­ción; la lí­nea au­xi­liar del oleo­duc­to Chi­na-Ru­sia ya ter­mi­nó de cons­truir­se, y el Par­que In­dus­trial Chi­na-Bie­lo­rru­sia es­tá desa­rro­llán­do­se de for­ma es­ta­ble. Has­ta el mo­men­to, la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta ha re­ci­bi­do eco y la par­ti­ci­pa­ción de más de 140 paí­ses, mien­tras que 86 paí­ses y or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les han sus­cri­to 101 do­cu­men­tos de coope­ra­ción. En to­tal, 6637 tre­nes han via­ja­do en­tre Chi­na y Eu­ro­pa, de los cua­les 3673 lo hi­cie­ron en 2017.

El po­ten­cial del desa­rro­llo glo­bal

La Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta no so­lo ha cum­pli­do el sue­ño del pue­blo ban­gla­de­sí, sino tam­bién el de un desa­rro­llo prós­pe­ro de los paí­ses a lo lar­go de ella. An­tes de la inau­gu­ra­ción de las Dos Se­sio­nes 2018, la re­vis­ta The Eco­no­mist sos­tu­vo que “ca­si no hay país re­la­cio­na­do que no quie­ra in­te­grar­se a la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta”.

En mar­zo pa­sa­do, Chi­na Hoy en­tre­vis­tó a va­rios di­plo­má­ti­cos que pre­sen­cia­ron la I Se­sión de la XIII Asam­blea Po­pu­lar Na­cio­nal ( APN). “Un desa­rro­llo be­ne­fi­cio­so de al­can­ce ge­ne­ral e in­clu­si­vo y una coope­ra­ción abier­ta y prag­má­ti­ca” fue el te­ma de ma­yor aten­ción. Mum­taz Zahr Ba­loch, con­se­je­ro mi­nis­tro de la Em­ba­ja­da de Pa­kis­tán en Chi­na, se­ña­ló que el Co­rre­dor Eco­nó­mi­co Chi­na-Pa­kis­tán – que se es­tá cons­tru­yen­do y par­te de Kash­gar en el nor­te de Xin­jiang (Chi­na) y lle­ga por el sur al puer­to de Gwa­dar (Pa­kis­tán)– ju­ga­rá un pa­pel im­por­tan­te en la in­ter­co­nec­ti­vi­dad en­tre am­bos paí­ses. Es­te co­rre­dor in­clu­ye ca­rre­te­ras, fe­rro­ca­rril, pe­tró­leo-gas y ca­ble de fi­bra óp­ti­ca. Por su par­te, Lee­la Ma­ni Paud­yal, em­ba­ja­dor de Ne­pal en Chi­na, men­cio­nó que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co in­clu­si­vo y la po­lí­ti­ca de aper­tu­ra al mun­do son im­por­tan­tes tan­to pa­ra Chi­na co­mo pa­ra el mun­do.

La Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta tie­ne el ob­je­ti­vo de im­pul­sar un nue­vo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co con ri­cas ex­pe­rien­cias acu­mu­la­das, tec­no­lo­gía y ca­pi­tal. En el mar­co de la I Se­sión de la XIII APN, el mi­nis­tro chino de Co­mer­cio, Zhong Shan, pre­ci­só que las im­por­ta­cio­nes y ex­por­ta­cio­nes to­ta­les de Chi­na con los paí­ses a lo lar­go de la Fran­ja y la Ru­ta en 2017 fue­ron de 1,1 bi­llo­nes de dó­la­res, y que se han es­ta­ble­ci­do cin­co zo­nas de coope­ra­ción co­mer­cial con in­ver­sio­nes acu­mu­la­das de más de 27.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Al re­fe­rir­se al pró­xi­mo pa­so, Zhong ase­gu­ró que Chi­na, jun­to con otros paí­ses, va a cons­truir un “ca­mino de paz, de pros­pe­ri­dad, de aper­tu­ra, de in­no­va­ción y de ci­vi­li­za­ción”, a fin de pro­fun­di­zar la coope­ra­ción con los paí­ses a lo lar­go de la Fran­ja y la Ru­ta.

Ins­ta­la­ción exi­to­sa de la primera vi­ga de ace­ro en el Puen­te Pad­ma.

El ad­mi­nis­tra­dor prin­ci­pal del pro­yec­to ban­gla­de­sí del Puen­te Pad­ma con­tem­pla con su hi­ja y nie­to la cons­truc­ción del “puen­te so­ña­do”.

Chi­na Rail­way Ma­jor Brid­ge En­gi­nee­ring Group se en­car­gó de la cons­truc­ción del Puen­te Pad­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.