Min­ning, 20 años de com­ba­te a la po­bre­za

El in­gre­so anual de los agri­cul­to­res au­men­tó más de 22 ve­ces en dos dé­ca­das

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por PEI JIANFEI*

Un día de abril de 1997, Xi Jin­ping, en­ton­ces se­cre­ta­rio ad­jun­to del Co­mi­té Pro­vin­cial del Par­ti­do de Fu­jian y di­rec­tor del Gru­po Di­ri­gen­te de Ayu­da a Ning­xia, en­ca­be­zó un equi­po de tra­ba­jo pa­ra vi­si­tar la re­gión au­tó­no­ma hui de Ning­xia. Los res­pon­sa­bles de los sec­to­res per­ti­nen­tes de Fu­jian y Ning­xia acor­da­ron es­ta­ble­cer una zo­na pi­lo­to de mi­gran­tes en Yu­quan­ying, oes­te de Ning­xia, pa­ra co­la­bo­rar en la lu­cha con­tra la po­bre­za. Así sur­gió una coope­ra­ción que ha su­pe­ra­do 2000 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia y du­ra­do 20 años.

En ju­lio de 1997, el lu­gar fue nom­bra­do “al­dea de Min­ning” y en di­ciem­bre de 2001 se es­ta­ble­ció el po­bla­do del mis­mo nom­bre. Du­ran­te más de 20 años, más de 40.000 mi­gran­tes pro­ve­nien­tes de seis dis­tri­tos po­bres (lla­ma­dos Xihai­gu) de ni­vel es­ta­tal de Ning­xia, se mu­da­ron a di­cho po­bla­do. En 1972 el Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Desa­rro­llo (PNUD) iden­ti­fi­có a Xihai­gu co­mo una de las re­gio­nes más in­ha­bi­ta­bles pa­ra el ser hu­mano.

Des­pués de 20 años de es­fuer­zos con­ti­nuos, en 2017, el in­gre­so anual dis­po­ni­ble per cá­pi­ta de los agri­cul­to­res de Min­ning lle­gó a 11.976 yua­nes, un au­men­to de 22,8 ve­ces en com­pa­ra­ción con la de 500 yua­nes en 1997.

Era di­fí­cil ali­men­tar a la gen­te

Sha Jin­long, de 29 años de edad, fue uno de los pri­me­ros mi­gran­tes de Min­ning. Su fa­mi­lia se man­te­nía a du­ras pe­nas con una par­ce­la de cul­ti­vo en el dis­tri­to de Xi­ji an­tes de mu­dar­se. En oc­tu­bre de 1990, más de 1000 fa­mi­lias de dos dis­tri­tos de Xihai­gu mi­gra­ron a Yu­quan­ying, el pri­mer nom­bre de Min­ning. La fa­mi­lia de Sha fue una de ellas.

En Yu­quan­ying las con­di­cio­nes na­tu­ra­les eran muy ri­gu­ro­sas da­da su cer­ca­nía al de­sier­to de Go­bi. Des­de arri­ba pue­de ver­se que el río Ama­ri­llo atra­vie­sa Min­ning, lo que ga­ran­ti­za abundante agua pa­ra el rie­go, are­na y ro­cas se­di­men­ta­rias. “Are­na y ro­cas fue­ron arras­tra­das por el vien­to y la tie­rra per­ma­ne­cía se­ca, sin hier­bas”. Así des­cri­bían el lu­gar en aquel tiem­po. Los re­cién lle­ga­dos in­ten­ta­ron cul­ti­var la tie­rra, pe­ro la ca­pa de gra­va era tan es­pe­sa que no era fá­cil en­te­rrar la pa­la. La gen­te tu­vo que ta­mi­zar po­co a po­co la gra­va pa­ra crear un pe­da­zo de tie­rra cul­ti­va­ble.

En 1997 lle­gó el desa­rro­llo in­dus­trial a Min­ning. Se em­pe­za­ron a cons­truir obras hi­dráu­li­cas, a me­jo­rar las tie­rras, a con­du­cir el agua del río Ama­ri­llo al de­sier­to y a fo­men­tar el desa­rro­llo de sus in­dus­trias. El 7 de di­ciem­bre de 2001, gra­cias a su desa­rro­llo, la al­dea de Min­ning se con­vir­tió en po­bla­do. Los in­ter­cam­bios en­tre Ning­xia y Fu­jian se pro­fun­di­za­ron con­ti­nua­men­te, y ca­da vez más co­mer­cian­tes de Fu­jian fue­ron has­ta el po­bla­do con fon­dos y tec­no­lo­gías.

La primera in­dus­tria de Min­ning fue de hon­gos. Con el apo­yo de la pro­vin­cia de Fu­jian y ba­jo la di­rec­ción de la Uni­ver­si­dad de Agri­cul­tu­ra y Sil­vi­cul­tu­ra de Fu­jian, se cons­tru­ye­ron in­ver­na­de­ros. Has­ta 2008, 148 fa­mi­lias del po­bla­do se ha­bían de­di­ca­do a di­cha in­dus­tria, y la su­per­fi­cie de cul­ti­vo lle­gó a 450.000 m2, re­por­tan­do un vo­lu­men anual de pro­duc­ción de más de 500 to­ne­la­das y un va­lor anual de pro­duc­ción de más de 2,5 mi­llo­nes de yua­nes.

Sin em­bar­go, des­pués de 2008, di­cha

in­dus­tria en­tró de re­pen­te en de­cli­ve cuan­do la gen­te ex­pan­dió a cie­gas la pro­duc­ción y re­la­jó el sis­te­ma de pre­ven­ción de en­fer­me­da­des. So­lo en los úl­ti­mos dos años, con la in­tro­duc­ción de nue­vas tec­no­lo­gías, la in­dus­tria de hon­gos co­men­zó a re­cu­pe­rar­se.

Los ha­bi­tan­tes des­cu­brie­ron que, aun­que la tie­rra ári­da del Go­bi no es pro­pi­cia pa­ra el cul­ti­vo de ce­rea­les, el cli­ma lo­cal es ideal pa­ra el cul­ti­vo de uvas, es­pe­cial­men­te pa­ra el vino. Por eso la vi­ti­cul­tu­ra y la ela­bo­ra­ción de vino son otra in­dus­tria pro­pia de Min­ning.

Shao Qing­song, due­ño de la Bo­de­ga Li­lan, es na­ti­vo de Ning­xia. En 2009 se dio cuen­ta de las opor­tu­ni­da­des co­mer­cia­les de Min­ning, y co­men­zó des­de ce­ro el apren­di­za­je del cul­ti­vo de uvas y la ela­bo­ra­ción de vino. Hoy en día, es­ta in­dus­tria ha to­ma­do for­ma. La su­per­fi­cie de cul­ti­vo de uvas lle­ga a apro­xi­ma­da­men­te 4100 hec­tá­reas, con 13 bo­de­gas y un vo­lu­men de pro­duc­ción anual de vino de 26.000 to­ne­la­das, ge­ne­ran­do un va­lor de pro­duc­ción de 930 mi­llo­nes de yua­nes. Los in­gre­sos anua­les han au­men­ta­do en más de 3000 yua­nes pa­ra ca­da tra­ba­ja­dor del sec­tor. Gra­cias a ello, un gran nú­me­ro de agri­cul­to­res se li­be­ra­ron de la mi­se­ria.

Ade­más de las uvas y el vino, la ga­na­de- ría tam­bién es una im­por­tan­te in­dus­tria. Wang Rui­gang, pre­si­den­te de la Em­pre­sa de Ga­na­de­ría Eco­ló­gi­ca Ben­wang de Ning­xia, fue otro de los pri­me­ros mi­gran­tes a Min­ning.

Li­be­rar­se de la po­bre­za y ha­cer­se ri­co

En 2013, el po­bla­do em­pe­zó a desa­rro­llar­se con ra­pi­dez. En ma­yo de 2013, el go­bierno de Ning­xia exi­gió con­ver­tir a Min­ning en un “po­bla­do pi­lo­to de ayu­da con­tra la po­bre­za de los mi­gran­tes, ba­jo la co­la­bo­ra­ción de Fu­jian y Ning­xia” y pro­pu­so los ob­je­ti­vos de “lo­gar un pe­que­ño cam­bio en un año, un gran cam­bio en tres años, e ir a la van­guar­dia de la re­gión en cin­co años, pa­ra en­trar en la so­cie­dad mo­des­ta­men­te aco­mo­da­da jun­to con la ciu­dad de Yin­chuan”.

En agos­to de 2013, Liu Li se tras­la­dó a Min­ning con más de 100 re­si­den­tes de la al­dea de Da­mai­gou, de Xihai­gu. Fue el ter­cer gru­po de mi­gran­tes que lle­gó a Min­ning, y el úl­ti­mo has­ta aho­ra. A di­fe­ren­cia de su al­dea de ori­gen, los agri­cul­to­res tie­nen in­gre­sos por trans­fe­rir el de­re­cho de uso de la tie­rra a los con­tra­tis­tas o di­vi­den­dos co­mo ac­cio­nis­tas de las tie­rras de cul­ti­vo. Las ba­ses in­dus­tria­les de hor­ta­li­zas, hor­ti­cul­tu­ra pro­te­gi­da, arroz or­gá­ni­co y pro­duc­ción de vino han si­do es­ta­ble­ci­das, y un gran nú­me­ro de agri­cul­to­res en­tra­ron en las em­pre­sas pa­ra con­ver­tir­se en tra­ba­ja­do­res de ta­les in­dus­trias.

El se­gun­do día des­pués de su tras­la­do, Liu Li fue a tra­ba­jar de jor­na­le­ra, plan­tan­do ár­bo­les. Le pa­ga­ban 80 yua­nes dia­rios, y po­día aho­rrar 60 yua­nes des­pués de com­prar ali­men­tos pa­ra la fa­mi­lia. “Eran tra­ba­jos tem­po­ra­les, pe­ro aun así ga­né mu­cho más que cul­ti­van­do la tie­rra en mi lu­gar de ori­gen”, re­cor­dó Liu.

A fi­na­les de 2014 fue a tra­ba­jar en una bo­de­ga cer­ca­na. Apren­dió en los pues­tos más bá­si­cos y un año des­pués fue nom­bra­da je­fa del gru­po. Gra­cias a su rá­pi­do do­mi­nio de to­do el pro­ce­so del cul­ti­vo de uvas y la ela­bo­ra­ción de vino, fue pro­mo­vi­da a di­rec­to­ra del ta­ller. Aho­ra sus in­gre­sos anua­les son de 100.000 yua­nes. En 2013 el in­gre­so anual dis­po­ni­ble per cá­pi­ta de los po­bla­do­res de Min­ning al­can­zó los 7120 yua­nes, un au­men­to del 34 % en com­pa­ra­ción con 2012.

Hoy en día, el an­ti­guo de­sier­to se ha con­ver­ti­do en un oa­sis con las aguas del río Ama­ri­llo.

*Pei Jianfei es pe­rio­dis­ta de Bei­jing News.

Los tra­ba­ja­do­res en­va­san y trans­por­tan uvas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.