La cien­cia tam­bién une a Chi­na y Mé­xi­co

El doc­tor en fí­si­ca Dong Shihai lle­va 18 años vi­vien­do en el país la­ti­noa­me­ri­cano

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por CAR­MEN GON­ZÁ­LEZ

Ha­ce 18 años, cuan­do Dong Shihai lle­gó por primera vez a Mé­xi­co, le­jos es­ta­ba de pen­sar que al­gún día Chi­na, su tie­rra na­tal, lo­gra­ría avan­ces no­ta­bles en el área de la fí­si­ca cuán­ti­ca. Un año an­tes, en 1999, Dong ha­bía re­ci­bi­do su tí­tu­lo de doc­tor por par­te del Ins­ti­tu­to de Fí­si­ca de Al­ta Ener­gía de la Aca­de­mia Chi­na de Cien­cias. Pos­te­rior­men­te se tras­la­dó a Es­ta­dos Uni­dos, don­de tu­vo es­tan­cias en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Kan­sas.

En 2000 re­ci­bió una in­vi­ta­ción por par­te del Dr. Ale­jan­dro Frank de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM) pa­ra una es­tan­cia de dos años en la ca­pi­tal me­xi­ca­na. “An­tes de eso, yo no sa­bía na­da de Mé­xi­co, el cual era un lu­gar mis­te­rio­so pa­ra mí”, re­la­ta el cien­tí­fi­co en en­tre­vis­ta con Chi­na Hoy. “Unos años an­tes ha­bían da­do en Chi­na una te­le­no­ve­la me­xi­ca­na que ha­bía si­do muy fa­mo­sa. Re­cuer­do que el pro­ta­go­nis­ta se lla­ma­ba Jo­sé Mi­guel. Eso era to­do lo que yo co­no­cía de Mé­xi­co”.

Dong Shihai lle­gó a la Ciu­dad de Mé­xi­co en com­pa­ñía de su es­po­sa y su hi­jo Bo, a lo que pen­só se­ría una cor­ta es­tan­cia de in­ves­ti­ga­ción, pe­ro que se ha pro­lon­ga­do has­ta la ac­tua­li­dad. “Al vi­vir aquí me di cuen­ta de que la cul­tu­ra me­xi­ca­na tie­ne mu­chas si­mi­li­tu­des con la chi­na. La gen­te es muy so­cia­ble, les gus­ta la con­vi­ven­cia, co­mer jun­tos, co­sas así co­mo a los chi­nos. El cli­ma tam­bién es muy bueno, por lo que de­ci­di­mos que­dar­nos aquí”, agre­ga el doc­tor en fí­si­ca. Tal vez por ello de­ci­dió tam­bién que en Mé­xi­co na­cie­ra su se­gun­da hi­ja, Jaz­mín Yue, en 2005.

Cien­cias des­de la ni­ñez

Dong es aho­ra pro­fe­sor del Cen­tro de In­no­va­ción y Desa­rro­llo Tec­no­ló­gi­co en Cómpu­to ( CIDETEC) del Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co Na­cio­nal ( IPN). So­bre el desa­rro­llo de la cien­cia tan­to en Mé­xi­co co­mo en Chi­na, nos co­men­ta: “Cuan­do lle­gué a Mé­xi­co, en Chi­na to­da­vía fal­ta­ba desa­rro­llo en cien­cias. Aho­ra, el Go­bierno chino da mu­cho apo­yo a las cien­cias bá­si­cas apli­ca­das y el desa­rro­llo ha si­do muy bueno. En Mé­xi­co tam­bién el Go­bierno da apo­yo a las cien­cias, pe­ro, en mi opi­nión, hay que me­jo­rar la or­ga­ni­za­ción”. El cien­tí­fi­co se­ña­la que es ne­ce­sa­rio cul­ti­var la en­se­ñan­za de cien­cias bá­si­cas des­de la edu­ca­ción pri­ma­ria, pa­ra lo cual es fun­da­men­tal que los pro­fe­so­res de ni­vel bá­si­co tam­bién me­jo­ren su for­ma­ción.

A me­nu­do el pú­bli­co en ge­ne­ral no com­pren­de la apli­ca­ción prác­ti­ca de al­gu­nas áreas de la cien­cia, co­mo la fí­si­ca cuán­ti­ca, el área de es­pe­cia­li­dad de Dong Shihai. “La fí­si­ca cuán­ti­ca es aho­ra una cien­cia bá­si­ca. Tie­ne ya al­re­de­dor de 100 años de desa­rro­llo, pe­ro en los úl­ti­mos 10 años el Go­bierno chino ha da­do su apo­yo a un área en es­pe­cí­fi­co, la de la te­le­por­ta­ción cuán­ti­ca. De he­cho, en agos­to de 2016 Chi­na lan­zó el pri­mer sa­té­li­te cuán­ti­co Mo­zi ( cu­ya de­no­mi­na­ción ofi­cial es QUESS, si­glas en in­glés de Ex­pe­ri­men­tos con Cuan­tos a Es­ca­la Es­pa­cial)”, de­ta­lla Dong.

El ex­per­to nos ex­pli­ca que es­te sa­té­li­te ayu­da al man­te­ni­mien­to de có­di­gos de se­gu­ri­dad a prue­ba de hac­kers, lo que es in­dis­pen­sa­ble, por ejem­plo, pa­ra la se­gu­ri­dad de los ban­cos y de las transac­cio­nes en lí­nea que im­pli­quen pa­gos. Sue­na ló­gi­co lo em­pren­di­do por Chi­na si to­ma­mos en cuen­ta el vo­lu­men mi-

llo­na­rio de transac­cio­nes en lí­nea que se lle­van a ca­bo en di­cho país dia­ria­men­te.

Mo­de­los di­fe­ren­tes

Lue­go de una es­tan­cia de dos años en la UNAM y aho­ra co­mo pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co Na­cio­nal, Dong Shihai co­no­ce bien el sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior de Mé­xi­co. Al com­pa­rar los sis­te­mas de apo­yo a la in­ves­ti­ga­ción en las uni­ver­si­da­des chi­nas y me­xi­ca­nas, Dong ha­ce las si­guien­tes re­fle­xio­nes: “Las ins­ti­tu­cio­nes uni­ver­si­ta­rias de Mé­xi­co, co­mo por ejem­plo el IPN, ofre­cen to­da la li­ber­tad pa­ra rea­li­zar una in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca; sin em­bar­go, la ma­ne­ra en que se otor­gan los apo­yos ha­ce que los re­sul­ta­dos no sean mu­chos”.

De acuer­do con el ex­per­to, en Chi­na el Go­bierno apo­ya por me­dio de be­cas a pro­yec­tos cien­tí­fi­cos con du­ra­ción de 5 o 10 años y el be­ne­fi­cio es pa­ra el pro­yec­to, no pa­ra un pro­fe­sor o un es­tu­dian­te en lo in­di­vi­dual. De es­ta for­ma, mu­chos pro­fe­so­res quie­ren par­ti­ci­par y, a su vez, ellos in­vi­tan a es­tu­dian­tes a par­ti­ci­par. “Al fi­nal, si el pro­yec­to da re­sul­ta­dos, to­dos ob­tie­nen be­ne­fi­cios”, ha­ce no­tar el cien­tí­fi­co.

De acuer­do con Dong Shihai, cuan­do las be­cas se dan en lo in­di­vi­dual, el es­tu­dian­te no tie­ne su­fi­cien­te pre­sión por lo­grar re­sul­ta­dos con su pro­yec­to, y el pro­fe­sor tam­po­co. “Y el re­sul­ta­do es que la ca­li­dad de los gra­dua­dos, es­pe­cial­men­te de los alum­nos de pos­gra­do, no es muy bue­na”, se­ña­la el doc­tor.

En su ca­li­dad de pro­fe­sor del IPN, y co­mo doc­tor en cien­cias por el Ins­ti­tu­to de Fí­si­ca de Al­ta Ener­gía de la Aca­de­mia Chi­na de Cien­cias, Dong Shihai ha con­tri­bui­do pa­ra lo­grar acuer­dos en­tre el IPN e ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior de Chi­na, co­mo las uni­ver­si­da­des de Da­lian, Liao­ning y Yan­cheng. “El ob­je­ti­vo es fo­men­tar los in­ter­cam­bios es­tu­dian­ti­les y tam­bién de pro­fe­so­res, a fin de que no so­lo apren­dan de cien­cia, sino que co­noz­can tam­bién la cul­tu­ra chi­na”, co­men­ta el pro­fe­sor.

De acuer­do con el ex­per­to, en­tre los pla­nes fi­gu­ran es­tan­cias de tres a seis me­ses de du­ra­ción, en una primera eta­pa, pa­ra que los par­ti­ci­pan­tes del in­ter­cam­bio pue­dan aden­trar­se en la cul­tu­ra del otro país, an­tes de ha­cer es­tu­dios de pos­gra­do o in­ves­ti­ga­cio­nes más lar­gas. Dong Shihai es el ejem­plo de una per­so­na que tie­ne dos paí­ses en su men­te y co­ra­zón, y que quie­re apro­ve­char sus co­no­ci­mien­tos pa­ra ten­der puen­tes que las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes de am­bas na­cio­nes pue­dan se­guir.

11 de di­ciem­bre de 2017. Vi­si­ta de Dong Shihai a la Uni­ver­si­dad de Guiz­hou, en Chi­na.

La pre­sea Lá­za­ro Cár­de­nas es el má­xi­mo ho­nor que en­tre­ga el Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co Na­cio­nal de Mé­xi­co. El pre­si­den­te me­xi­cano, En­ri­que Pe­ña Nie­to, en­tre­gó la pre­sea al Dr. Dong Shihai.

Fotos cortesía del en­tre­vis­ta­do

El Dr. Dong Shihai con al­gu­nos de sus alum­nos del Cen­tro de In­no­va­ción y Desa­rro­llo Tec­no­ló­gi­co en Cómpu­to, CIDETEC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.