Una fa­mi­lia de Fu­jian

Los es­fuer­zos de tres ge­ne­ra­cio­nes por al­can­zar un me­jor fu­tu­ro

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por JIANG FUMEI*

Nac í de una fa­mi­lia cam­pe­si­na en Long­yan, pro­vin­cia de Fu­jian. En los úl­ti­mos 40 años, mis pa­dres de­ja­ron de preo­cu­par­se de la fal­ta de ali­men­tos y de có­mo pro­te­ger­se del frío. Mis her­ma­nos y yo re­ci­bi­mos una edu­ca­ción su­pe­rior y nos mu­da­mos a zo­nas ur­ba­nas. Nues­tros hi­jos se es­tán es­for­zan­do por te­ner un me­jor fu­tu­ro. Es­te ve­rano, cuan­do vi ape­ros en un mu­seo de Xi’an, me di cuen­ta de que es­tos se ha­bían re­ti­ra­do de mi vi­da pa­ra siem­pre.

Mis pa­dres

Mis pa­dres fue­ron huér­fa­nos des­de muy jó­ve­nes. En 1978, mi pa­pá te­nía 26 años y mi ma­má, 24, y ya nos te­nían a mi her­ma­na ma­yor y a mí. En ese en­ton­ces, per­te­ne­cía­mos a uno de los equi­pos de pro­duc­ción co­lec­ti­va. Los adul­tos y los ni­ños ma­yo­res de 10 años ga­na­ban va­les tra­ba­jan­do, y los cam­bia­ban por ce­rea­les, car­ne, te­las y otros uten­si­lios co­ti­dia­nos. Al­gu­nas ve­ces su­fría­mos es­ca­sez de ali­men­tos. En oca­sio­nes, nues­tros ce­rea­les se aca­ba­ban an­tes de que ma­du­ra­ran los del pró­xi­mo año. Mi ma­dre no te­nía otro re­me­dio que mez­clar ca­mo­te en el arroz pa­ra man­te­ner­nos. Pe­ro pa­ra no­so­tros, era sim­ple­men­te un ti­po de co­mi­da con sa­bor diferente.

Nues­tra vi­da em­pe­zó a cam­biar des­pués de 1978, cuan­do Chi­na co­men­zó a apli­car la po­lí­ti­ca de re­for­ma y aper­tu­ra. A fi­na­les de 1981, el Go­bierno ter­mi­nó con los equi­pos de pro­duc­ción co­lec­ti­va. Los cam­pos agrí­co­las se di­vi­die­ron en­tre ca­da fa­mi­lia. Mis pa­dres ob­tu­vie­ron una tie­rra pro­pia ba­jo con­tra­to y en esa épo­ca tam­bién na­ció mi her­mano me­nor. Gra­cias a es­te cam­bio, mi pa­dre ga­na­ba mu­cho más que 10 va­les dia­ria­men­te. Sa­lía a cui­dar sus cul­ti­vos al ama­ne­cer y co­se­cha­ba dos ve­ces al año. En la tem­po­ra­da ba­ja, ayu­da­ba a des­pla­zar ma­de­ra de las mon­ta­ñas pa­ra ga­nar más di­ne­ro. En 1984, gra­cias a una nue­va po­lí­ti­ca, mi her­mano me­nor, que en­ton­ces te­nía me­nos de 10 años, tam­bién ob­tu­vo un pe­da­zo de tie­rra. Un año, des­pués de te­ner una gran co­se­cha, mi pa­dre ven­dió los ce­rea­les que ha­bían so­bra­do y com­pró una má­qui­na pa­ra ha­cer to­fu. En­ton­ces em­pe­za­mos a ven­der to­fu a los ve­ci­nos y el pe­que­ño ne­go­cio ge­ne­ró be­ne­fi­cios pa­ra nues­tra fa­mi­lia.

Mi pa­dre, in­ge­nio­so y há­bil, apren­dió có­mo cons­truir un horno de ba­rro. Con el tiem­po, de­jó de ha­cer tra­ba­jos ma­nua­les pe­sa­dos y se for­mó en el cul­ti­vo del ta­ba­co. El ca­mo­te se­co, un pro­duc­to au­tóc­tono de mi pue­blo na­tal, en­tró en el mer­ca­do na­cio­nal e internacional y él tam­bién par­ti­ci­pó en ese ne­go­cio. Dia­ria­men­te tra­ba­ja­ba en­tre 10 y 20 ho­ras. Mi ma­dre tam­bién es­ta­ba ocu­pa­da des­de la ma­dru­ga­da has­ta la me­dia­no­che. Ellos man­tu­vie­ron a la fa­mi­lia, con­vir­tien­do nues­tra hu­mil­de ca­sa en

una gran­de con dos sa­las y seis ha­bi­ta­cio­nes. Des­pués de li­qui­dar los pa­gos ne­ce­sa­rios, nos cu­brie­ron los es­tu­dios.

Apro­ve­chan­do las opor­tu­ni­da­des de la po­lí­ti­ca de re­for­ma y aper­tu­ra, mis pa­dres tra­ba­ja­ron sin cesar y en 20 años lo­gra­ron me­jo­rar el ni­vel de vi­da de nues­tra fa­mi­lia. A fi­na­les de la dé­ca­da de 1990, mi her­ma­na ma­yor ter­mi­nó sus es­tu­dios y co­men­zó a tra­ba­jar, y mi her­mano me­nor en­tró en la uni­ver­si­dad. Po­co a po­co, mi pa­dre de­jó las la­bo­res pe­sa­das.

Mis her­ma­nos

En nues­tra in­fan­cia nun­ca pa­sa­mos ham­bre. Aun­que no te­nía­mos mu­cha ro­pa, era su­fi­cien­te. Ha­cía­mos pe­rri­tos y ca­rri­tos de ba­rro, te­jía­mos za­pa­tos de hier­ba y creá­ba­mos co­lla­res con ta­llos de plan­tas. En el oto­ño de 1982, mi her­ma­na ma­yor en­tró en el jar­dín de in­fan­cia, mi her­mano me­nor no ha­bía cum­pli­do un año y yo so­lo te­nía cin­co. Mi ma­dre te­nía que cui­dar a mi her­mano, y en­ton­ces yo tam­bién iba al jar­dín de in­fan­cia con mi her­ma­na. Nues­tra au­la al­gu­nas ve­ces es­ta­ba en la ca­sa de al­gún pro­fe­sor, y otras en el edi­fi­cio que an­tes per­te­ne­cía al equi­po de pro­duc­ción. Pos­te­rior­men­te, nos mu­da­mos a una es­cue­la ofi­cial. Con el au­men­to del nú­me­ro de es­tu­dian­tes, se cons­tru­ye­ron más au­las.

En ese en­ton­ces, los pro­fe­so­res iban per­sua­dien­do a aque­llos alum­nos que ha­bían re­gre­sa­do a ca­sa pa­ra cui­dar a sus her­ma­nos me­no­res o pa­ra ayu­dar en el cul­ti­vo de que era ne­ce­sa­rio que vol­vie­ran a la es­cue­la. El res­to del tiem­po, se ocu­pa­ban en cons­truir más au­las. Mien­tras mi her­ma­na y yo es­pe­rá­ba­mos pa­ra en­trar en las nue­vas au­las de la es­cue­la se­cun­da­ria, mi her­mano me­nor ya es­tu­dia­ba en la nue­va es­cue­la pri­ma­ria. Fui­mos ex­ce­len­tes es­tu­dian­tes. Es­tu­vi­mos muy agra­de­ci­dos con nues­tros pa­dres por­que siem­pre te­nían lis­to el di­ne­ro pa­ra pa­gar los gas­tos de ma­trí­cu­la y ni un so­lo día fal­ta­mos a la es­cue­la por pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. Te­nía­mos mu­chos com­pa­ñe­ros que se veían obli­ga­dos a cul­ti­var la tie­rra o me­ter­se a tra­ba­jar en al­gu­na fá­bri­ca pa­ra ayu­dar a la fa­mi­lia. Ellos en­tre­ga­ban el di­ne­ro ga­na­do a sus pa­dres, quie­nes les de­vol­vían una par­te pa­ra que cu­brie­ran sus cos­tos de vi­da.

En 1995, mi her­ma­na ma­yor y yo en­tra­mos en la uni­ver­si­dad. Ella era es­tu­dian­te de una Es­cue­la Nor­mal que no exi­gía nin­gún gas­to pa­ra ma­tri­cu­lar­se. Yo in­gre­sé en la Uni­ver­si­dad Tsing­hua, don­de me otor­ga­ron una be­ca. En 1997, mi her­ma­na se gra­duó de la Uni­ver­si­dad de Fuz­hou, ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Fu­jian. Re­gre­só a nues­tro pue­blo na­tal y se con­vir­tió en maes­tra de se­cun­da­ria. En 1999, mi her­mano fue ad­mi­ti­do en una uni­ver­si­dad de Bei­jing y sus gas­tos de ma­trí­cu­la eran cua­tro ve­ces más que los míos. En 2002 ob­tu­ve el tí­tu­lo de maes­tría y em­pe­cé a tra­ba­jar en un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción. Ese mis­mo año, mi her­mano tam­bién ter­mi­nó sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios.

Ini­cial­men­te él tra­ba­jó ocho años en una em­pre­sa pri­va­da en Bei­jing. Sin em­bar­go, cuan­do es­ta­lló la cri­sis eco­nó­mi­ca de 2008, sus in­gre­sos dis­mi­nu­ye­ron y tu­vo que re­nun­ciar. Dos años des­pués en­con­tró otro tra­ba­jo re­la­cio­na­do con

la tec­no­lo­gía in­for­má­ti­ca en Xia­men. Su sa­la­rio se du­pli­có en 6 años, a pe­sar de que no ha­bía si­do pro­mo­vi­do ni ha­bía cam­bia­do de tra­ba­jo. De he­cho, en los úl­ti­mos 10 años, nues­tros sa­la­rios han au­men­ta­do más de tres ve­ces. Aun­que mu­chos de mis pai­sa­nos no pu­die­ron in­gre­sar en una uni­ver­si­dad, la ma­yo­ría de ellos se mu­da­ron a las ciu­da­des y al­gu­nos han po­di­do ad­qui­rir una vi­vien­da pro­pia y sa­len de va­ca­cio­nes ca­da año.

Nues­tros hi­jos

A fi­na­les de 2004, an­tes de que na­cie­ra mi hi­ja, in­vi­ta­mos a mis pa­dres a es­ta­ble­cer­se en Bei­jing. Los fi­nes de se­ma­na so­lía­mos lle­var­los a co­no­cer los lu­ga­res de in­te­rés en los su­bur­bios de la ciu­dad. Cuan­do mi hi­ja na­ció, yo tu­ve me­nos de dos me­ses de li­cen­cia de ma­ter­ni­dad y des­pués re­gre­sé al tra­ba­jo. Mis pa­dres asu­mie­ron la ma­yo­ría de los queha­ce­res do­més­ti­cos y cui­da­ron de ella. Así fue­ron pa­san­do los días. Mi ma­dre se ha con­ver­ti­do en nues­tra prin­ci­pal ayu­dan­te y mi pa­dre, que no se acos­tum­bró a la vi­da en Bei­jing, vol­vió so­lo al pue­blo na­tal. Mi ma­dre se que­dó pa­ra ayu­dar­nos a cui­dar la ca­sa y lle­var a la ni­ña a los cur­si­llos de mú­si­ca, di­bu­jo, bai­le, etc.

Los pa­dres que tie­nen un so­lo hi­jo in­vier­ten mu­cho di­ne­ro y tiem­po en él. Aun­que el Go­bierno ofre­ce una edu­ca­ción gra­tui­ta, en las gran­des ciu­da­des los gas­tos en los cur­sos ex­tra­cu­rri­cu­la­res al­can­zan la mi­tad, e in­clu­so el 80 %, del gas­to to­tal de una fa­mi­lia. En 2013 gas­ta­mos una sex­ta par­te de nues­tros in­gre­sos anua­les pa­ra en­viar a nues­tra hi­ja du­ran­te 10 días a Eu­ro­pa. Es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des son par­te de la ru­ti­na de los ni­ños de las gran­des ciu­da­des. En la ac­tua­li­dad, un ter­cio de los hi­jos de mis co­le­gas sa­len de va­ca­cio­nes al ex­tran­je­ro ca­da año.

En 2017, mi hi­ja fue ad­mi­ti­da por una se­cun­da­ria pri­va­da de primera lí­nea gra­cias a sus es­fuer­zos. De otra for­ma, ha­bría si­do asig­na­da a otra es­cue­la pú­bli­ca no tan ideal de acuer­do con lo es­ta­ble­ci­do. El Go­bierno pro­mue­ve la igual­dad edu­ca­ti­va y dis­mi­nu­ye la bre­cha en­tre di­fe­ren­tes es­cue­las. Sin em­bar­go, los pa­dres es­pe­ran en­viar a sus hi­jos a los me­jo­res co­le­gios pa­ra que en el fu­tu­ro pue­dan in­gre­sar en las uni­ver­si­da­des de Chi­na o del ex­tran­je­ro de me­jor ni­vel. Mi hi­ja so­lo tie­ne 13 años, pe­ro su ni­vel de in­glés es me­jor que el de la ma­yo­ría de los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios de mi épo­ca. Una quin­ta par­te de sus com­pa­ñe­ros irán a es­tu­diar a uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses o eu­ro­peas. En mis tiem­pos, la ma­yo­ría de mis com­pa­ñe­ros iban a Es­ta­dos Uni­dos a cur­sar es­tu­dios de maes­tría con be­cas ob­te­ni­das des­pués de gra­duar­se en Chi­na.

Sin em­bar­go, la si­tua­ción de la hi­ja de mi her­ma­na, que es cin­co años ma­yor que la mía, ha si­do muy diferente. Fue a un jar­dín de in­fan­cia en nues­tro pue­blo na­tal y ter­mi­nó sus es­tu­dios pri­ma­rios y se­cun­da­rios en la es­cue­la don­de tra­ba­ja mi her­ma­na. En ju­nio pa­sa­do hi­zo la prue­ba de ac­ce­so a la uni­ver­si­dad, el gao­kao, pe­ro no ob­tu­vo bue­nos re­sul­ta­dos. Aún es­tá du­dan­do en ren­dir de nue­vo la prue­ba o ele­gir una uni­ver­si­dad de me­nor ni­vel. *Jiang Fumei es una es­cri­to­ra in­de­pen­dien­te de Bei­jing.

Primera des­de la izq. en la se­gun­da fi­la)

La au­to­ra ( Tsing­hua en 1995. y su fa­mi­lia des­pués de ser ad­mi­ti­da por la Uni­ver­si­dad

Primera des­de la izq.)

La au­to­ra ( y sus com­pa­ñe­ros de la pre­pa­ra­to­ria en la Uni­ver­si­dad Tsing­hua en el año 2000.

Jiang Fumei con la fa­mi­lia de su abue­la ma­ter­na en 2002.

Cen­tro)

La au­to­ra ( con su ma­dre y su hi­ja en Xi’an en 2018.

Primera des­de la izq.)

Jiang Fumei ( en 2017. du­ran­te el Año Nue­vo Chino en Xia­men con la fa­mi­lia de su her­mano

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.