Ha­cia un desa­rro­llo só­li­do de la re­la­ción Chi­na-Es­pa­ña

Una re­fle­xión a raíz del 45.° aniver­sa­rio de los víncu­los di­plo­má­ti­cos en­tre am­bos paí­ses

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por LYU FAN*

El co­mer­cio bi­la­te­ral y la in­ver­sión re­cí­pro­ca en­tre Chi­na y Es­pa­ña han re­gis­tra­do un cre­ci­mien­to es­ta­ble en los úl­ti­mos años. Las es­ta­dís­ti­cas chi­nas mues­tran que el vo­lu­men co­mer­cial ha cre­ci­do de 21.000 mi­llo­nes de dó­la­res en 2014, año en que asu­mí el car­go de em­ba­ja­dor en Es­pa­ña, a 30.000 mi­llo­nes en 2017. Se­gún las es­ta­dís­ti­cas es­pa­ño­las, el año pa­sa­do las ex­por­ta­cio­nes del país ibé­ri­co a Chi­na tu­vie­ron un in­cre­men­to del 30,9 % res­pec­to al año an­te­rior, su­peran­do am­plia­men­te el au­men­to de las ex­por­ta­cio­nes chi­nas a Es­pa­ña. Es así co­mo se pre­sen­ta una ten­den­cia al equi­li­brio en lo que res­pec­ta al co­mer­cio bi­la­te­ral.

El in­ter­cam­bio y la coope­ra­ción en­tre los dos paí­ses en to­dos los ám­bi­tos tam­bién han co­bra­do di­ná­mi­cos pro­gre­sos. En pri­mer lu­gar, la con­fian­za mu­tua po­lí­ti­ca se ha con­so­li­da­do y am­bas par­tes se han apo­ya­do re­cí­pro­ca­men­te en los te­mas de in­te­gri­dad te­rri­to­rial y uni­dad na­cio­nal, man­te­nien­do am­plios con­sen­sos res­pec­to a mu­chos im­por­tan­tes pro­ble­mas in­ter­na­cio­na­les y re­gio­na­les. En se­gun­do lu­gar, la coope­ra­ción prag­má­ti­ca ha co­bra­do un gran desa­rro­llo, y la coope­ra­ción eco­nó­mi­ca y co­mer­cial tie­ne gran­des pers­pec­ti­vas. En ter­cer lu­gar, los in­ter­cam­bios cul­tu­ral y de per­so­na a per­so­na son muy di­ná­mi­cos. Un cre­cien­te nú­me­ro de tu­ris­tas y es­tu­dian­tes chi­nos via­jan a Es­pa­ña, y tan­to chi­nos co­mo es­pa­ño­les mues­tran mu­cho in­te­rés en apren­der el idio­ma y co­no­cer la cul­tu­ra de la otra par­te, lo que ha afian­za­do los ci­mien­tos de la vo­lun­tad po­pu­lar de desa­rro­llar la amis­tad en­tre los dos paí­ses.

Una amis­tad de lar­ga da­ta

Co­mo es bien sa­bi­do, las re­la­cio­nes en­tre Chi­na y Es­pa­ña se re­mon­tan a tiem­pos le­ja­nos. A tra­vés de la an­ti­gua Ru­ta Ma­rí­ti­ma de la Se­da, am­bos paí­ses ini­cia­ron el in­ter­cam­bio de pro­duc­tos an­tes de los Gran­des Des­cu­bri­mien­tos del si­glo XV. Aho­ra, la ini­cia­ti­va de cons­truir la Fran­ja y la Ru­ta, plan­tea­da por el pre­si­den­te Xi Jin­ping, ha en­con­tra­do una res­pues­ta po­si­ti­va tan­to del Go­bierno co­mo de las em­pre­sas de Es­pa­ña. En ju­nio de 2017, al re­unir­se con el pre­si­den­te Xi, el rey Fe­li­pe VI ex­pre­só que la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta ten­drá un im­por­tan­te pa­pel de em­pu­je pa­ra la economía glo­bal y que Es­pa­ña es­tá dis­pues­ta a par­ti­ci­par, ba­jo el mar­co de la ini­cia­ti­va, en la coope­ra­ción en in­fra­es­truc­tu­ras y ener­gía.

A raíz de la in­ves­ti­du­ra del nue­vo Go­bierno es­pa­ñol, he te­ni­do con­tac­to con fun­cio­na­rios de al­to ni­vel. Creo que es­te Go­bierno pres­ta mu­cha im­por­tan­cia al desa­rro­llo de las re­la­cio­nes con Chi­na y no va a cam­biar su ta­lan­te res­pec­to a la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta. En es­ta coope­ra­ción, Chi­na y Es­pa­ña tie­nen un enor­me po­ten­cial y es de­seo mío pre­sen­tar al pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol, Pe­dro Sán­chez, a otros fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les, así co­mo a los di­ver­sos círcu­los so­cia­les los prin­ci­pios de de­li­be­ra­ción en co­mún, cons­truc­ción con­jun­ta y co­dis­fru­te y las pers­pec­ti­vas de la ini­cia­ti­va, pa­ra así im­pul­sar la coope­ra­ción ba­jo es­te mar­co.

"Al va­ler­se de la pla­ta­for­ma de la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta, las em­pre­sas chi­nas y es­pa­ño­las lo­gra­rán im­pul­sar un co­mer­cio que pro­mue­va la coope­ra­ción".

El tren Yi­wu-Ma­drid

Des­de que se pu­so en fun­cio­na­mien­to a fi­na­les de 2014 has­ta ma­yo de es­te año, el tren Yi­wu-Ma­drid ha he­cho un to­tal de 291 via­jes. A tra­vés de es­ta vía, Chi­na trans­por­ta una cre­cien­te can­ti­dad de pro­duc­tos es­pa­ño­les. El co­mer­cio de pro­duc­tos de

ca­li­dad, chi­nos y es­pa­ño­les, ha lo­gra­do en­ri­que­cer la vi­da de la po­bla­ción lo­cal, au­men­tar el in­ter­cam­bio eco­nó­mi­co y co­mer­cial, y am­pliar la mag­ni­tud del co­mer­cio bi­la­te­ral, ex­te­rio­ri­zan­do el prin­ci­pio de be­ne­fi­cio mu­tuo que si­gue la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta.

En es­tos mo­men­tos, los de­par­ta­men­tos gu­ber­na­men­ta­les, las aso­cia­cio­nes gre­mia­les y las em­pre­sas de Es­pa­ña, en el mar­co de la Co­mi­sión Mix­ta de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca e In­dus­trial en­tre Chi­na y Es­pa­ña, se mues­tran ac­ti­vos pa­ra im­ple­men­tar el im­por­tan­te con­sen­so al­can­za­do por los lí­de­res de am­bos paí­ses res­pec­to a la pro­fun­di­za­ción de la coope­ra­ción prag­má­ti­ca y la ex­plo­ta­ción con­jun­ta del mer­ca­do de ter­ce­ras par­tes.

Soy de la con­vic­ción de que al va­ler­se de la pla­ta­for­ma de la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta, las em­pre­sas chi­nas y es­pa­ño­las lo­gra­rán im­pul­sar un co­mer­cio que pro­mue­va la coope­ra­ción en áreas de in­ver­sión, en tec­no­lo­gía e in­no­va­ción, a fin de li­be­rar su po­ten­cial y al­can­zar un pro­pio desa­rro­llo, im­pul­san­do así que la Aso­cia­ción Es­tra­té­gi­ca In­te­gral en­tre am­bos paí­ses al­can­ce nue­vas co­tas.

El cre­ci­mien­to del idio­ma es­pa­ñol

La de­ci­sión del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de Chi­na de in­cluir la en­se­ñan­za del idio­ma es­pa­ñol en los cur­sos que se im­par­ten en las es­cue­las de se­cun­da­ria vie­ne per­mi­tien­do que los chi­nos ten­gan la opor­tu­ni­dad de co­no­cer más la len­gua y la cul­tu­ra es­pa­ño­las, y que, a tra­vés de es­te puen­te que es el idio­ma, las dos cul­tu­ras y na­cio­nes pue­dan in­te­grar­se una en la otra más pro­fun­da­men­te. Es­pe­ro que en el fu­tu­ro ha­ya un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas co­no­ce­do­ras y en­ten­di­das de la len­gua y la cul­tu­ra chi­nas y es­pa­ño­las, y que apor­ten su grano de are­na a la amis­tad en­tre los dos paí­ses.

En Es­pa­ña, la gen­te siem­pre ha ma­ni­fes­ta­do un ca­lu­ro­so en­tu­sias­mo por apren­der el chino. Ac­tual­men­te, el nú­me­ro de alum­nos que vie­nen apren­dien­do es­te idio­ma su­pera los 40.000, y Es­pa­ña ha li­de­ra­do, du­ran­te va­rios años con­se­cu­ti­vos des­de 2011, el nú­me­ro de per­so­nas que to­man par­te ca­da año en el exa­men HSK ( de acre­di­ta­ción del ni­vel de chino) en Eu­ro­pa. Ade­más, hay en Es­pa­ña ocho Ins­ti­tu­tos Con­fu­cio y nue­ve Sa­lo­nes Con­fu­cio. To­dos ellos, gra­cias al apo­yo y la ayu­da de las uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes co­rres­pon­dien­tes, han abier­to una ven­ta­na más pa­ra que la po­bla­ción lo­cal co­noz­ca la cul­tu­ra chi­na.

Otro as­pec­to in­tere­san­te en la re­la­ción bi­la­te­ral tie­ne que ver con el tu­ris­mo. An­te to­do hay que de­cir que el au­men­to del nú­me­ro de tu­ris­tas chi­nos en di­ver­sos paí­ses del mun­do se de­be al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de al­to rit­mo que se ha pro­du­ci­do en Chi­na. Con la me­jo­ra del ni­vel de vi­da, un cre­cien­te nú­me­ro de chi­nos desea sa­lir del país pa­ra co­no­cer el mun­do y es­tá en con­di­cio­nes de ha­cer­lo. El rá­pi­do au­men­to del nú­me­ro de tu­ris­tas chi­nos en Es­pa­ña re­ve­la jus­ta­men­te la mag­ni­tud ca­da vez más gran­de del tu­ris­mo emi­sor de Chi­na. La his­to­ria, la cul­tu­ra, los pa­tri­mo­nios, la gas­tro­no­mía y el fút­bol de Es­pa­ña son atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos cru­cia­les que mo­ti­van a los chi­nos a via­jar a es­te país.

Por otra par­te, Es­pa­ña ha to­ma­do cier­tas me­di­das que fa­ci­li­tan la atrac­ción de tu­ris­tas chi­nos, co­mo la de crear agen­cias de vi­sa­dos y ofre­cer más ser­vi­cios en chino pa­ra me­jo­rar las ex­pe­rien­cias tu­rís­ti­cas, lo que ha da­do re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios. Chi­na y Es­pa­ña, dos gran­des paí­ses tu­rís­ti­cos, pue­den desa­rro­llar aún más el in­ter­cam­bio y la coope­ra­ción en tu­ris­mo, pro­fun­di­zan­do la com­pren­sión y el co­no­ci­mien­to re­cí­pro­cos, y au­men­tar en ma­yor me­di­da el in­ter­cam­bio de vi­si­tas. Es­pe­ro que las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las com­pe­ten­tes fa­ci­li­ten más la tra­mi­ta­ción de vi­sa­dos, pa­ra así atraer a un ma­yor nú­me­ro de tu­ris­tas chi­nos.

La for­ma­ción de jó­ve­nes fut­bo­lis­tas

El ni­vel del fút­bol es­pa­ñol es co­no­ci­do en to­do el mun­do, y mues­tra de ello son los gran­des éxi­tos que ha lo­gra­do en mu­chas com­pe­ti­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. El pro­ce­so de desa­rro­llo del fút­bol en Es­pa­ña nos en­se­ña que un com­ple­to sis­te­ma de en­tre­na­mien­to tie­ne un pa­pel cru­cial a la ho­ra de man­te­ner el ni­vel ge­ne­ral de es­te de­por­te, pa­ra cu­yo desa­rro­llo es fun­da­men­tal y cla­ve un buen sis­te­ma de for­ma­ción de ju­ga­do­res jó­ve­nes. Los en­tre­na­do­res es­pa­ño­les han in­tro­du­ci­do en las es­cue­las de fút­bol chi­nas nue­vos con­cep­tos y mé­to­dos de en­tre­na­mien­to, los que ayu­da­rán sin du­da a me­jo­rar el ni­vel ge­ne­ral de la for­ma­ción de los jó­ve­nes y sen­ta­rán só­li­dos ci­mien­tos pa­ra la

apa­ri­ción de fu­tu­ros ju­ga­do­res sobresalientes. El fút­bol es­pa­ñol cuen­ta con mu­chos afi­cio­na­dos chi­nos y es­toy con­ven­ci­do de que ha­brá gran es­pa­cio pa­ra la coope­ra­ción en es­te de­por­te po­pu­lar.

El fút­bol, la gas­tro­no­mía, el fla­men­co, el to­reo son ele­men­tos que mo­ti­van a los tu­ris­tas chi­nos a via­jar a Es­pa­ña, pe­ro creo que ca­da per­so­na tie­ne sus pre­fe­ren­cias. En los úl­ti­mos años, los es­pa­ño­les vie­nen mos­tran­do un in­te­rés as­cen­den­te en Chi­na y, so­bre to­do, va en rá­pi­do au­men­to el nú­me­ro de per­so­nas que apren­den el chino. Pue­do de­cir que am­bos paí­ses han ahon­da­do en el co­no­ci­mien­to mu­tuo. En Es­pa­ña se han en­gro­sa­do las fi­las de las per­so­nas que desean co­no­cer Chi­na, mu­chas de las cua­les han via­ja­do e in­clu­so vi­vi­do en es­te país, y la “in­for­ma­ción de primera mano” que han ofre­ci­do, al vol­ver a Es­pa­ña, ha si­do re­le­van­te pa­ra me­jo­rar la im­pre­sión ge­ne­ral so­bre Chi­na. Creo que la com­pren­sión en­tre am­bas par­tes tien­de a ser más ob­je­ti­va y com­ple­ta.

Es­te año no so­lo con­me­mo­ra­mos los 45 años de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre Chi­na y Es­pa­ña, sino tam­bién los 400 años de la muer­te del je­sui­ta es­pa­ñol Die­go de Pan­to­ja. Lo que más ca­rac­te­ri­za a Pan­to­ja, co­mo fi­gu­ra pio­ne­ra del in­ter­cam­bio cul­tu­ral en­tre Chi­na y Es­pa­ña, ra­di­ca en su ex­haus­ti­va ob­ser­va­ción y va­lio­sa re­fle­xión so­bre la so­cie­dad chi­na, su com­pren­sión ra­cio­nal de la enor­me dis­cre­pan­cia que exis­tía en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te en cuan­to a las ma­ne­ras de go­ber­nar, así co­mo sus des­crip­cio­nes ob­je­ti­vas al res­pec­to. En su di­la­ta­do es­tu­dio e in­ves­ti­ga­ción de la len­gua y la cul­tu­ra chi­nas, su­po con­tac­tar­se am­plia­men­te con la gen­te de di­ver­sos es­tra­tos so­cia­les e in­te­grar­se muy bien en la en­ton­ces so­cie­dad chi­na.

Su ejem­plo nos ins­pi­ra a en­con­trar el im­por­tan­te sig­ni­fi­ca­do del res­pe­to a la di­ver­si­dad en­tre las ci­vi­li­za­cio­nes, y del in­ter­cam­bio y el apren­di­za­je re­cí­pro­co en­tre es­tas. Chi­na y Es­pa­ña de­ben in­cre­men­tar la com­pren­sión, el co­no­ci­mien­to y el apren­di­za­je mu­tuos, y sen­tar las ba­ses pa­ra un desa­rro­llo só­li­do y du­ra­de­ro de las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les.

Lyu Fan, em­ba­ja­dor de Chi­na en Es­pa­ña.

De Chi­na en Es­pa­ña Fotos cortesía de la Em­ba­ja­da

13 de fe­bre­ro de 2018. Lyu Fan, jun­to con la rei­na emé­ri­ta do­ña So­fía, en la sus­crip­ción del Acuer­do so­bre Pro­tec­ción y Es­tu­dios de los Osos Pan­da en el Zoo Aqua­rium de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.