Bei­jing 2008, diez años des­pués

El le­ga­do de unos Jue­gos que mar­ca­ron un hi­to en el Olim­pis­mo

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por AN­DRÉS LÓ­PEZ RO­DRÍ­GUEZ*

Aque­lo que se de­ja o trans­mi­te a los su­ce­so­res, sea ma­te­rial o in­ma­te­rial, es a lo que lla­ma­mos le­ga­do. Tam­bién he­ren­cia o do­te. O in­clu­so cau­dal. Quie­nes lo re­ci­ben, de­ben no so­lo agra­de­ci­mien­to, sino tam­bién con­si­de­ra­ción y res­pe­to a quie­nes lo han he­cho po­si­ble pa­ra dis­fru­te de los que vie­nen de­trás. Y co­mo es de bien na­ci­dos ser agra­de­ci­dos, Chi­na en ge­ne­ral, y Bei­jing en par­ti­cu­lar, re­cor­da­ron el pa­sa­do 8 de agos­to los Jue­gos Olím­pi­cos que or­ga­ni­zó la ca­pi­tal del país ha­ce una dé­ca­da. Unos Jue­gos que su­pu­sie­ron un hi­to del Olim­pis­mo y un nue­vo mo­jón en la mi­le­na­ria his­to­ria del pue­blo chino.

La deu­da del mo­vi­mien­to olím­pi­co con Bei­jing es ma­yús­cu­la. La or­ga­ni­za­ción es­co­gió las 8 de la tar­de del día 8 del oc­ta­vo mes de 2008 co­mo el mo­men­to de dar ini­cio a la inau­gu­ra­ción de los Jue­gos. Su­po en­ton­ces to­do el pla­ne­ta que el ocho es un nú­me­ro de buen agüe­ro pa­ra el pue­blo chino, y en­se­gui­da com­pro­ba­ría su nu­mé­ri­co in­flu­jo, des­de el ini­cio mis­mo de la ce­re­mo­nia de aper­tu­ra, po­si­ble­men­te la más es­pec­ta­cu­lar de cuan­tas se ha­yan ce­le­bra­do has­ta hoy. Di­ri­gi­da por el ci­neas­ta Zhang Yi­mou, la ce­re­mo­nia fue un ejer­ci­cio vi­sual y so­no­ro abru­ma­do­ra­men­te es­té­ti­co con el que Chi­na reivin­di­có sus 5000 años de ci­vi­li­za­ción al tiem­po que da­ba la bien­ve­ni­da a to­dos los paí­ses del mun­do. El se­cre­to que con tan­to ce­lo y du­ran­te tan­to tiem­po se ha­bía guar­da­do se des­ve­ló de re­pen­te pa­ra de­jar bo­quia­bier­tos a los mi­les de mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res que si­guie­ron la ce­re­mo­nia en to­do el pla­ne­ta y que aca­ba­ron vien­do vo­lar a Li Ning, la gran le­yen­da de la gim­na­sia chi­na, por las al­tu­ras del Es­ta­dio Na­cio­nal de Bei­jing, co­no­ci­do co­mo “Ni­do de Pá­ja­ro”.

Unos JJ. OO. de ré­cord

A ni­vel de­por­ti­vo, los Jue­gos de Bei­jing fue­ron tan es­pec­ta­cu­la­res que di­fí­cil­men­te aguan­tan otros las com­pa­ra­cio­nes. Lo di­cen los nú­me­ros. Du­ran­te aquel agos­to de ha­ce diez años se ba­tie­ron más de 40 ré­cords mun­dia­les y más de 130 ré­cords olím­pi­cos, unos nú­me­ros an­te los que pa­li­de­cen los Jue­gos de Lon­dres 2012, con 34 ré­cords mun­dia­les ba­ti­dos, o los de Río de Ja­nei­ro 2016, don­de se ba­tie­ron 27.

Ade­más, en Bei­jing se for­ja­ron le­yen­das que se re­cor­da­rán siem­pre. Los ocho oros del na­da­dor es­ta­dou­ni­den­se Mi­chael Phelps en la pis­ci­na del Cu­bo de Agua es una epo­pe­ya que tal vez nun­ca lle­gue a ser su­pe­ra­da, y las ges­tas del ve­lo­cis­ta ja­mai­cano Usain Bolt rom­pie­ron to­das las no­cio­nes que has­ta en­ton­ces se te­nían de la ca­pa­ci­dad del ser hu­mano pa­ra desafiar al cro­nó­me­tro.

El pue­blo chino, ade­más, dis­fru­tó co­mo nun­ca con sus atle­tas, a los que brin­dó un apo­yo sin fi­su­ras aba­rro­tan­do las gra­das de to­dos los re­cin­tos de­por­ti­vos. La or­ga­ni­za­ción ha­bía pro­me­ti­do unos jue­gos po­pu­la­res y el pre­cio de las lo­ca­li­da­des fue ac­ce­si­ble a to­dos los bol­si­llos. Los afi­cio­na­dos chi­nos res­pon­die­ron co­mo nun­ca, y al gri­to de jia­you (áni­mo) lle­va­ron en vo­lan­das a sus atle­tas, los cua­les fir­ma­ron la me­jor ac­tua­ción de la his­to­ria del país: pri­me­ros en el me­da­lle­ro con 51 oros, por de­lan­te de Es­ta­dos Uni­dos. Des­de en­ton­ces, Chi­na es una de las gran­des po­ten­cias de­por­ti­vas a ba­tir.

To­do lo an­te­rior for­ma par­te de un le­ga­do inol­vi­da­ble. Por si aca­so, y pa­ra que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que no lo vi­vie­ron se va­yan ha­cien­do una idea de lo que aque­llo sig­ni­fi­có, la pren­sa chi­na e internacional se lle­nó es­tos úl­ti­mos días de imá­ge­nes icó­ni­cas que re­mi­ten a unos días en los que re­ver­de­ció el es­pí­ri­tu del olim­pis­mo y la pa­sión por el de­por­te.

Tras­for­ma­ción ur­ba­na

Pe­ro hay más, mu­cho más. Lo sa­ben me­jor que na­die los ha­bi­tan­tes de Bei­jing, que asis­tie­ron en di­rec­to a la ma­yor tras­for­ma­ción que ha­ya vi­vi­do nun­ca ciu­dad al­gu­na en tiem­pos de paz. Prue­ba de ello son el pu­ña­do de edi­fi­cios icó­ni­cos, di­se­ña­dos por al­gu­nos de los

más re­nom­bra­dos ar­qui­tec­tos del mun­do, que trans­for­ma­ron pa­ra siem­pre el sky­li­ne de la ciu­dad. Des­de el Es­ta­dio Na­cio­nal de Bei­jing, obra de los ar­qui­tec­tos sui­zos Jac­ques Herzog y Pie­rre de Meu­ron, has­ta el edi­fi­cio de la te­le­vi­sión na­cio­nal chi­na, CCTV, di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to ho­lan­dés Rem Kool­haas; pa­san­do por el Cen­tro Na­cio­nal de Ar­tes Es­cé­ni­cas, idea­do por el ar­qui­tec­to fran­cés Paul An­dreu; o la Ter­mi­nal 3 del Ae­ro­puer­to Internacional de Bei­jing, le­van­ta­do a par­tir de unos pla­nos de Nor­man Fos­ter.

Edi­fi­cios, to­dos ellos, a los que ac­tual­men­te se pue­de lle­gar en me­tro, por­que Bei­jing ha cons­trui­do la ma­yor red de tren sub­ur­bano del mun­do, aun­que an­tes de los Jue­gos Olím­pi­cos no te­nía más que dos lí­neas, ex­ca­va­das en tiem­pos del pre­si­den­te Mao Ze­dong. Una fie­bre cons­truc­to­ra que no ha ce­sa­do y que ha con­ver­ti­do a la ca­pi­tal chi­na en una ciu­dad mo­der­na, cos­mo­po­li­ta y van­guar­dis­ta. Y eso, qué du­da ca­be, es tam­bién un gran le­ga­do. Sue­le de­cir­se que Chi­na apro­ve­chó los Jue­gos Olím­pi­cos pa­ra pre­sen­tar­se al mun­do co­mo un nue­vo país, más abier­to, glo­bal y com­pro- me­ti­do con el de­ve­nir del pla­ne­ta. Y to­dos los ana­lis­tas coin­ci­die­ron en se­ña­lar que la pues­ta de lar­go de Bei­jing no pu­do ser me­jor.

Co­mo sue­le ocu­rrir en efe­mé­ri­des co­mo la que nos ocu­pa, no fal­ta­ron en agos­to quie­nes se­ña­la­ron la de­ca­den­cia de al­gu­nas de las se­des olím­pi­cas uti­li­za­das en los Jue­gos y en las que Bei­jing in­vir­tió una can­ti­dad in­gen­te de di­ne­ro. Cier­to que al­gu­nas de esas ins­ta­la­cio­nes son víc­ti­mas de la car­co­ma del tiem­po, bá­si­ca­men­te por su fal­ta de uso, pe­ro, en ge­ne­ral, se tra­ta de unas que no es­ta­ban des­ti­na­das a per­vi­vir. ¿Quién po­día es­pe­rar que el vó­ley pla­ya se con­vir­tie­se en un de­por­te po­pu­lar en una ciu­dad he­la­da du­ran­te tres o cua­tro me­ses del año, y ex­tre­ma­da­men­te ca­lu­ro­sa y hú­me­da en otros tres?

Sin em­bar­go, Bei­jing ha sa­bi­do dar­le uso a sus ins­ta­la­cio­nes más cos­to­sas. El Ni­do de Pá­ja­ro, por ejem­plo, ha al­ber­ga­do más de 500 even­tos des­de la clau­su­ra de los Jue­gos, en­tre ellos un Mun­dial de atle­tis­mo, par­ti­dos de fút­bol del Cal­cio o amis­to­sos de la Pre­mier Lea­gue, y has­ta con­cier­tos. Es, ade­más, un des­tino tu­rís­ti­co de pri­mer or­den que han vi­si­ta­do has­ta el mo­men­to más de 35 mi­llo­nes de per­so­nas. Ubi­ca­do en el Par­que Olím­pi­co, la gen­te pue­de allí ac­ce­der tam­bién al Cu­bo de Agua, que es­tá aho­ra a dis­po­si­ción de quien quie­ra na­dar o dis­fru­tar del par­que acuá­ti­co que hay en su in­te­rior.

Ha­cia Bei­jing 2022

Es­tos re­cin­tos, ade­más, se­rán pro­ta­go­nis­tas den­tro de cua­tro años, cuan­do se ce­le­bren en Bei­jing los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno 2022, los cua­les ha­rán de la ca­pi­tal chi­na la úni­ca ciu­dad del mun­do en ha­ber or­ga­ni­za­do tan­to unos Jue­gos de Ve­rano co­mo de In­vierno.

Es­tá pre­vis­to que las ce­re­mo­nias de aper­tu­ra y clau­su­ra de esos Jue­gos se ce­le­bren de nue­vo en el Ni­do de Pá­ja­ro. El Cu­bo de Agua se­rá re­con­ver­ti­do tem­po­ral­men­te pa­ra que en él se dis­pu­te el cam­peo­na­to de cur­ling. El le­ga­do de los Jue­gos Olím­pi­cos de Bei­jing 2008, pues, re­du­ci­rá no­ta­ble­men­te el cos­te de los Jue­gos de 2022. Unos Jue­gos con los que Chi­na as­pi­ra a con­se­guir el mis­mo éxi­to que en 2008.

*An­drés Ló­pez Ro­drí­guez es pe­rio­dis­ta es­pa­ñol in­de­pen­dien­te afin­ca­do en Chi­na.

9 de agos­to de 2018. Inau­gu­ra­ción de la Ex­po­si­ción Ciu­dad Se­de de Dos Olim­pia­das 2018, en el Mu­seo de Ex­hi­bi­ción de Bei­jing.

Fotos de Cnsp­ho­to hoc­key

21 de enero de 2018. El equi­po de de la pro­vin­cia de Que­bec, Ca­na­dá, en el Car­na­val de Hie­lo y Nie­ve de Bei­jing en el es­ta­dio “Ni­do de Pá­ja­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.