Un fu­tu­ro uni­do al de Chi­na

La si­nó­lo­ga es­pa­ño­la Be­lén Cua­dra y su pa­sión por la tra­duc­ción

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por ABEL RO­SA­LES GINARTE

Des­pu és de 14 años es­tu­dian­do y tra­ba­jan­do en Chi­na, Be­lén Cua­dra Mo­ra, que es na­tu­ral de Úbe­da, en la pro­vin­cia es­pa­ño­la de Jaén, re­cuer­da sus pri­me­ros días con el idio­ma chino. “In­gre­sé en la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da en el año 2000 y ele­gí chino co­mo asig­na­tu­ra op­ta­ti­va, aun­que co­no­cía po­co del país y del idio­ma en esa épo­ca”. Sus pa­dres la ani­ma­ron y al ir des­cu­brien­do las par­ti­cu­la­ri­da­des del idio­ma se co­nec­tó con los ca­rac­te­res y una es­truc­tu­ra lin­güís­ti­ca to­tal­men­te diferente a los idio­mas que ella co­no­cía. “En ese mo­men­to no pen­sa­ba en lo que me iba a cos­tar do­mi­nar­lo. Me di cuen­ta des­pués de lle­var tiem­po en Chi­na. Cuan­do me pre­gun­tan cuánto tiem­po he de­di­ca­do al idio­ma, siem­pre di­go que lo si­go es­tu­dian­do”.

Los re­fe­ren­tes his­tó­ri­cos y cul­tu­ra­les chi­nos han de­ja­do de ser aje­nos pa­ra ella. “Es una cul­tu­ra con una per­so­na­li­dad muy mar­ca­da que se ha man­te­ni­do a lo lar­go de los si­glos y una his­to­ria fas­ci­nan­te”, men­cio­na Cua­dra, quien re­cuer­da la en­tre­ga de los pro­fe­so­res en la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da, que su­pie­ron tras­mi­tir­le la pa­sión por los es­tu­dios. “Sem­bra­ron en mí el bi­chi­to de la cu­rio­si­dad y me ani­ma­ron a ve­nir a Chi­na y se­guir for­mán­do­me”.

Lle­gó a Chi­na con 21 años y se adap­tó al país. “Vi­ne con la men­ta­li­dad muy abier­ta, con ga­nas de es­tar aquí. No sé si he te­ni­do una suer­te es­pe­cial, pe­ro siem­pre me he sen­ti­do muy aco­gi­da por es­ta so­cie­dad. El pue­blo chino es cá­li­do y ama­ble”. Po­co a po­co lo­gró co­mu­ni­car­se me­jor e hi­zo bue­nos ami­gos chi­nos y ex­tran­je­ros. Una be­ca de dos años del Ins­ti­tu­to de Cré­di­to Ofi­cial (ICO) le abrió las puer­tas de la Uni­ver­si­dad de Es­tu­dios Ex­tran­je­ros de Bei­jing ( UEEB), una de las más pres­ti­gio­sas del país. En sus au­las se enseñan 67 idio­mas ex­tran­je­ros y se ofre­cen pro­gra­mas doc­to­ra­les en fi­lo­lo­gía y li­te­ra­tu­ra ex­tran­je­ras, en fi­lo­lo­gía y li­te­ra­tu­ra chi­nas, en pe­rio­dis­mo y co­mu­ni­ca­ción, en cien­cias po­lí­ti­cas, de­re­cho, cien­cias ad­mi­nis­tra­ti­vas, in­ge­nie­ría, en­tre otros. Du­ran­te sus 77 años de his­to­ria se han gra­dua­do en sus au­las más de 90.000 es­tu­dian­tes.

“Jus­to an­tes de ter­mi­nar la be­ca en­con­tré tra­ba­jo y, aun­que no es­ta­ba pla­nea­do, de­ci­dí que­dar­me. Una opor­tu­ni­dad me lle­vó a otra… y has­ta aho­ra”, men­cio­na Be­lén Cua­dra, quien ini­cial­men­te la­bo­ró co­mo ex­per­ta ex­tran­je­ra en la Agen­cia de No­ti­cias Xin­hua du­ran­te dos años. “Guar­do muy bue­nos re­cuer­dos de esa eta­pa. Fue mi pri­mer tra­ba­jo. To­dos los co­le­gas chi­nos eran ma­yo­res que yo y me aco­gie­ron con mu­cho ca­ri­ño. Allí tra­du­cía en el de­par­ta­men­to internacional”.

Tra­duc­ción e in­ter­pre­ta­ción

En­tre el 8 y el 24 de agos­to de 2008 Chi­na fue se­de de los XXIX Jue­gos Olím­pi­cos, los cua­les, ba­jo el le­ma “Un mun­do, un sue­ño”, abrie­ron las puer­tas del país a 10.942 atle­tas de 204 paí­ses del mun­do. “Du­ran­te las Olim­pia­das de ese año tra­ba­jé co­mo tra­duc­to­ra de la Vi­lla Olím­pi­ca pa­ra el Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor”. Mien­tras to­dos dis­fru­ta­ban del am­bien­te fes­ti­vo de Bei­jing, Cua­dra tra­ba­ja­ba in­ten­sa­men­te en una ofi­ci­na. “To­dos mis ami­gos iban por esos días a las fies­tas que or­ga­ni­za­ban las dis­tin­tas de­le­ga­cio­nes, pe­ro yo no me en­te­ré de na­da por­que me pa­sé ca­si to­do el tiem­po en la ofi­ci­na. A pe­sar de to­do, fue di­ver­ti­do. En la Vi­lla Olím­pi­ca co­no­cí a mu­chos de­por­tis­tas”.

El mun­do en­te­ro cen­tró sus ojos en Chi­na. En el Es­ta­dio Na­cio­nal de Bei­jing, el des­plie­gue de lu­ces, la co­reo­gra­fía y el ta­len­to die­ron al mun­do un re­co­rri­do por los prin­ci­pa­les hi­tos de la cul­tu­ra chi­na. Be­lén Cua­dra lo re­cuer­da: “El am­bien­te era pa­re­ci­do al de un cam­pa­men­to de ve­rano, va­ca­cio­nal y muy internacional. Pa­ra mí, que es­tu­ve in­vo­lu­cra­da pro­fe­sio­nal­men­te, fue­ron so­bre to­do jor­na­das de in­ten­so tra­ba­jo”. Los pri­me­ros Jue­gos Olím­pi­cos or­ga­ni­za­dos en Chi­na cum­plie­ron con la enor­me ex­pec­ta­ti­va de con­ver­tir­se en un even­to me­mo­ra­ble. El país asiá­ti­co

li­de­ró el me­da­lle­ro se­gui­do por Es­ta­dos Uni­dos y Ru­sia.

Des­pués de la ci­ta olím­pi­ca con­ti­nuó tra­ba­jan­do en una con­sul­to­ra fran­ce­sa has­ta que en 2010 se vin­cu­ló a la Em­ba­ja­da de Es­pa­ña en Bei­jing. “Mi tra­ba­jo con­sis­te so­bre to­do en tra­du­cir do­cu­men­tos, in­ter­pre­tar pa­ra el em­ba­ja­dor y apo­yar en mu­chas otras ges­tio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas”. Las jor­na­das en esas la­bo­res han mar­ca­do su vi­da pro­fe­sio­nal. “Pue­de lle­gar a ser ago­ta­dor. Re­quie­re pre­pa­ra­ción y una gran con­cen­tra­ción”. In­sis­te en que un tra­duc­tor e in­tér­pre­te de­be es­tar bien pre­pa­ra­do, bien in­for­ma­do y co­no­cer el tras­fon­do de to­dos los te­mas a tra­tar. “El 70 % del tra­ba­jo del in­tér­pre­te y del tra­duc­tor es pre­pa­ra­ción. Leer mu­chí­si­mo es esen­cial y, aun así, te pue­des en­con­trar con tér­mi­nos y ex­pre­sio­nes nue­vas an­te los que te to­ca reac­cio­nar”, des­ta­ca Cua­dra, quien con­fie­sa sen­tir­se aún ner­vio­sa cuan­do se en­fren­ta a la in­ter­pre­ta­ción, a pe­sar de sus 10 años de ex­pe­rien­cia.

Sa­be ma­ne­jar con des­tre­za las di­fe­ren­cias en­tre tra­duc­ción e in­ter­pre­ta­ción. “La se­gun­da es cues­tión de re­fle­jos. Hay que en­ten­der, pro­ce­sar y re­pro­du­cir la in­for­ma­ción en el mo­men­to. La tra­duc­ción pa­la­bra por pa­la­bra nun­ca es una bue­na so­lu­ción, pe­ro en el ca­so de un idio­ma tan ale­ja­do co­mo el chino, es di­rec­ta­men­te im­po­si­ble. La tra­duc­ción es una la­bor más re­fle­xi­va. Si un tex­to me da pro­ble­mas, lo de­jo a un la­do, ha­go yo­ga, me­di­to o me to­mo un té, y vuel­vo a él más tar­de. Es­te es un lu­jo que la in­ter­pre­ta­ción no per­mi­te”. En Bei­jing ha in­ter­pre­ta­do a los ex­pre­si­den­tes del Go­bierno Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y Ma­riano Ra­joy, y a mi­nis­tros de Ex­te­rio­res, de Economía, de In­dus­tria y de Edu­ca­ción, en­tre otras au­to­ri­da­des.

Pro­fe­sión vo­ca­cio­nal

Su fas­ci­na­ción por la li­te­ra­tu­ra le ha per­mi­ti­do sen­tir una atrac­ción na­tu­ral por tra­du­cir obras li­te­ra­rias del chino al es­pa­ñol. “La primera tra­duc­ción que hi­ce fue gra­cias a mi pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da, Ga­briel García- No­ble­jas. La hi­ci­mos en­tre tres com­pa­ñe­ras”. Con la Edi­to­rial

Ha co­la­bo­ra­do en la tra­duc­ción de obras li­te­ra­rias chi­nas pa­ra edi­to­ria­les es­pa­ño­las co­mo Au­to­má­ti­ca y Ga­llo Ne­gro. “Hay mu­chos au­to­res chi­nos que ad­mi­ro y a quie­nes me gus­ta­ría tra­du­cir al es­pa­ñol. De los úl­ti­mos que he leí­do, me han en­can­ta­do Bi Fei­yu y Cao Wen­xuan".

Co­ma­res, García-No­ble­jas coor­di­nó la edi­ción de la obra tea­tral La ca­sa de té, del es­cri­tor chino Lao She (老舍, 1899-1966). La obra tea­tral es­tá am­bien­ta­da en una ca­sa de té de Bei­jing, un es­pa­cio por el que van pa­san­do las co­rrien­tes de la his­to­ria, des­de los mo­vi­mien­tos re­for­mis­tas de fi­na­les de la di­nas­tía Qing has­ta la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

“Éra­mos tres com­pa­ñe­ras. Ca­da una tra­du­jo un ac­to e hi­ci­mos re­vi­sio­nes cru­za­das. El coor­di­na­dor nos ayu­dó mu­cho y pre­pa­ra­mos un pró­lo­go so­bre la obra y el au­tor”. Cua­dra vi­si­tó la Ca­sa- Mu­seo de Lao She en Bei­jing y es ad­mi­ra­do­ra de la obra del au­tor chino. Ha co­la­bo­ra­do en la tra­duc­ción de obras li­te­ra­rias chi­nas pa­ra edi­to­ria­les es­pa­ño­las co­mo Au­to­má­ti­ca y Ga­llo Ne­gro. “Hay mu­chos au­to­res chi­nos que ad­mi­ro y a quie­nes me gus­ta­ría tra­du­cir al es­pa­ñol. De los úl­ti­mos que he leí­do, por ejem­plo, me han en­can­ta­do Bi Fei­yu y Cao Wen­xuan, ga­na­dor del Pre­mio An­der­sen de li­te­ra­tu­ra in­fan­til”.

Chi­na es el sue­ño que Be­lén Cua­dra ha he­cho reali­dad con per­se­ve­ran­cia. La bús­que­da de co­no­ci­mien­tos es la me­ta. “Me gus­ta­ría se­guir tra­du­cien­do li­te­ra­tu­ra y li­bros. Es una ta­rea gra­ti­fi­can­te y edi­fi­can­te, a la que qui­sie­ra de­di­car ca­da vez más tiem­po y es­fuer­zos, aun­que no ten­go un plan de­fi­ni­do”. Su fu­tu­ro es­tá uni­do a los pro­gre­sos de Chi­na en los tiem­pos ac­tua­les. “Chi­na da mu­chas opor­tu­ni­da­des y con­fío en te­ner el co­ra­je pa­ra apos­tar por lo que me ha­ce fe­liz. Me gus­ta mu­cho la tra­duc­ción, es una pro­fe­sión vo­ca­cio­nal”. Su ju­ven­tud y ex­pe­rien­cia de­no­tan el cre­cien­te in­te­rés por el idio­ma chino en His­pa­noa­mé­ri­ca.

Be­lén Cua­dra du­ran­te sus la­bo­res co­mo tra­duc­to­ra pa­ra el Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor de los Jue­gos Olím­pi­cos Bei­jing 2008.

Fotos cortesía de la en­tre­vis­ta­da

Be­lén Cua­dra re­co­no­ce que la cul­tu­ra chi­na tie­ne una per­so­na­li­dad muy mar­ca­da que se ha man­te­ni­do a lo lar­go de los si­glos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.