To­da una vi­da de­di­ca­da al es­pa­ñol

Los re­cuer­dos de Liu Xiao­pei, uno de los pio­ne­ros en la en­se­ñan­za de es­te idio­ma en Chi­na

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por DANG XIAOFEI

Con más de 90 años de edad, Liu Xiao­pei es uno de los pio­ne­ros de la en­se­ñan­za del es­pa­ñol en Chi­na. For­mó par­te del pri­mer gru­po de chi­nos es­pe­cia­li­za­dos en el idio­ma y es­tu­vo tam­bién in­vo­lu­cra­do en el es­ta­ble­ci­mien­to del De­par­ta­men­to de Es­pa­ñol de la Uni­ver­si­dad de Es­tu­dios Ex­tran­je­ros de Bei­jing, al cual con­vir­tió en el pri­mer se­mi­lle­ro de ta­len­tos de Chi­na en lo que res­pec­ta a la len­gua de Cer­van­tes.

Con más de 90 años de edad, Liu Xiao­pei es uno de los pio­ne­ros de la en­se­ñan­za del es­pa­ñol en Chi­na. For­mó par­te del pri­mer gru­po de chi­nos es­pe­cia­li­za­dos en el idio­ma y es­tu­vo tam­bién in­vo­lu­cra­do en el es­ta­ble­ci­mien­to del De­par­ta­men­to de Es­pa­ñol de la Uni­ver­si­dad de Es­tu­dios Ex­tran­je­ros de Bei­jing, al cual con­vir­tió en el pri­mer se­mi­lle­ro de ta­len­tos de Chi­na en lo que res­pec­ta a la len­gua de Cer­van­tes.

Una desafian­te mi­sión

En oc­tu­bre de 1952, Bei­jing ce­le­bró la Con­fe­ren­cia de Paz de Asia y la Re­gión del Pa­cí­fi­co, la primera con­fe­ren­cia internacional des­pués de la fun­da­ción de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na. On­ce de los 46 paí­ses par­ti­ci­pan­tes te­nían al es­pa­ñol co­mo len­gua ma­ter­na. En aquel en­ton­ces, Chi­na no con­ta­ba con in­tér­pre­tes en es­te idio­ma, por lo que las la­bo­res de tra­duc­ción re­ca­ye­ron en diez es­tu­dian­tes de fran­cés de la Es­cue­la de Len­guas Ex­tran­je­ras de Bei­jing ( hoy Uni­ver­si­dad de Es­tu­dios Ex­tran­je­ros de Bei­jing, UEEB). Des­pués de aque­lla ci­ta internacional, Zhou En­lai, el en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro y can­ci­ller de Chi­na, dis- pu­so el es­ta­ble­ci­mien­to de un de­par­ta­men­to de es­pa­ñol en la UEEB. Li Dihua, quien era el vi­ce­rrec­tor de la Es­cue­la de Len­guas Ex­tran­je­ras de Bei­jing, le en­car­gó tal mi­sión a Liu Xiao­pei, en quien de­po­si­tó to­das sus es­pe­ran­zas.

Por aque­llos años, Liu era so­lo el se­cre­ta­rio de la es­pe­cia­li­dad de fran­cés de la es­cue­la. Es­ta­ble­cer el de­par­ta­men­to de es­pa­ñol fue un enor­me re­to, te­nien­do en cuen­ta que Liu Xiao­pei ha­bla­ba fran­cés y que, ade­más, tu­vo que afron­tar una épo­ca en la que es­ca­sea­ban los li­bros y los ta­len­tos en el idio­ma es­pa­ñol. Afor­tu­na­da­men­te, el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res le en­vió la ayu­da de Wang Xie, quien sí ha­bla­ba di­cha len­gua.

El pri­mer pro­ble­ma pa­ra Liu Xiao­pei fue la fal­ta de ma­te­ria­les de en­se­ñan­za. Des­pués de una mi­nu­cio­sa in­ves­ti­ga­ción, eli­gió el li­bro de es­pa­ñol di­se­ña­do por el Ins­ti­tu­to de Co­mer­cio Ex­te­rior de la Unión So­vié­ti­ca. En­se­gui­da se apre­su­ró a bus­car a los do­cen­tes. Des­pués de me­dio año, el gru­po de en­se­ñan­za que­dó com­pues­to por el pro­pio Liu Xiao­pei, Wang Xie, Meng Fu, Li Ti­qian, Xiao Zhen­ji y la pro­fe­so­ra Cen Chu­lan ( cu­ya tra­yec­to­ria fue pu­bli­ca­da por Chi­na Hoy en la edi­ción de fe­bre­ro de es­te año). Fue así co­mo en mar­zo de 1953 em­pe­zó la en­se­ñan­za del es­pa­ñol en una uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na.

“El de­par­ta­men­to de es­pa­ñol no ha­bría po­di­do es­ta­ble­cer­se sin la ayu­da de los ami­gos ex­tran­je­ros”, ma­ni­fies­ta Liu Xiao­pei. En el oto­ño de 1953, él in­vi­tó per­so­nal­men­te a De­lia Ba­raho­na, es­po­sa del pin­tor chi­leno Jo­sé Ven­tu­re­lli, a ser pro­fe­so­ra de es­pa­ñol en la uni­ver­si­dad. Su lle­ga­da me­jo­ró enor­me­men­te la ca­li­dad de la en­se­ñan­za.

In­vo­lu­cra­do por las cir­cuns­tan­cias en la en­se­ñan­za del es­pa­ñol, pe­ro pro­ve­nien­te del idio­ma fran­cés, Liu Xiao­pei pu­so mu­cha aten­ción en su pro­pio apren­di­za­je del es­pa­ñol. “Me ma­ne­ja­ba bien en el fran­cés, por lo que apren­dí es­pa­ñol con los li­bros ela­bo­ra­dos por pro­fe­so­res fran­ce­ses”, re­cuer­da. Los dos idio­mas tie­nen una mis­ma raíz lin­güís­ti­ca, por lo que Liu ob­tu­vo un rá­pi­do re-

sul­ta­do con po­co es­fuer­zo. Ade­más, se pu­so a prac­ti­car la pro­nun­cia­ción con ma­te­ria­les de fo­né­ti­ca ela­bo­ra­dos por es­pe­cia­lis­tas bri­tá­ni­cos. “Así apren­dí mi es­pa­ñol”, di­ce con emoción. De es­ta ma­ne­ra, Liu fue in­vo­lu­crán­do­se más en la en­se­ñan­za del es­pa­ñol, mien­tras iba apren­dien­do es­te idio­ma.

Liu Xiao­pei, quien se ha­bía desem­pe­ña­do co­mo asis­ten­te de en­se­ñan­za, se con­vir­tió fi­nal­men­te en pro­fe­sor en 1955. Jun­to con Cen Chu­lan, se en­car­gó de una cla­se de ca­si 20 es­tu­dian­tes. En ese mo­men­to, el ase­sor lin­güís­ti­co era un pro­fe­sor pro­ce­den­te de la en­ton­ces Unión So­vié­ti­ca. Liu Xiao­pei y Cen Chu­lan pre­pa­ra­ban an­ti­ci­pa­da­men­te las cla­ses, lo que des­pués era re­vi­sa­do por el es­pe­cia­lis­ta so­vié­ti­co. Al fi­nal, los tres dis­cu­tían y di­se­ña­ban la cla­se del día si­guien­te. “El es­pe­cia­lis­ta so­vié­ti­co ju­gó un pa­pel cla­ve en el me­jo­ra­mien­to de mi es­pa­ñol”, re­cuer­da Liu, quien, en agra­de­ci­mien­to, de­ci­dió lla­mar a su primera hi­ja con el ca­rác­ter chino “Su” (苏) , que es el pri­mer ca­rác­ter de “Unión So­vié­ti­ca” en chino ( Su­lian, 苏联).

Chi­le en el co­ra­zón

“Los ex­tran­je­ros con los que más con­tac­tos he te­ni­do han si­do chi­le­nos”, se­ña­la Liu. De he­cho, el pri­mer his­pa­noha­blan­te que co­no­ció fue De­lia Ba­raho­na, la es­po­sa del ar­tis­ta Jo­sé Ven­tu­re­lli. Mien­tras tra­ba­ja­ba en la Aso­cia­ción de Amis­tad del Pue­blo Chino con el Ex­tran­je­ro, Liu lle­gó a re­ci­bir a va­rios pe­rio­dis­tas y es­cri­to­res chi­le­nos, así co­mo a una de­le­ga­ción de di­cho país in­vi­ta­da a raíz de las ce­le­bra­cio­nes por el dé­ci­mo aniver­sa­rio de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na, en 1959. Liu lle­gó a ser en­via­do en dos oca­sio­nes a Chi­le.

A fi­nes de ese año de 1959, Liu re­ci­bió la no­ti­cia de que po­día es­tu­diar en Chi­le. Du­ran­te su es­tan­cia en el ex­tran­je­ro lle­vó cla­ses prin­ci­pal­men­te de es­pa­ñol y li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na. “Es­tu­diar y vi­vir en Chi­le fue un gran sal­to en mi apren­di­za­je del es­pa­ñol”, con­si­de­ra. Su es­tan­cia en el país de Ne­ru­da, de 1960 a 1963, fue un tiem­po inol­vi­da- ble. Al re­gre­sar a Chi­na a prin­ci­pios de 1964, Liu fue nom­bra­do di­rec­tor del área de en­se­ñan­za e in­ves­ti­ga­ción del cur­so su­pe­rior del De­par­ta­men­to de Es­pa­ñol de la UEEB.

En 1986, a sus 58 años de edad, Liu Xiao­pei lle­gó por se­gun­da vez a Chi­le pa­ra en­se­ñar chino y cul­tu­ra chi­na en la Uni­ver­si­dad de Chi­le. Du­ran­te sus dos años de es­tan­cia, se es­pe­cia­li­zó en la in­ves­ti­ga­ción y re­co­pi­la­ción de li­te­ra­tu­ra so­bre la mu­jer, lo que le va­lió ser ad­mi­ti­do co­mo miem­bro de la Aso­cia­ción de Es­cri­to­res de Chi­le.

Aque­llos dos via­jes a Chi­le le per­mi­tie­ron sen­tir la amis­tad del pue­blo chi­leno ha­cia los chi­nos. “Has­ta aho­ra man­ten­go con­tac­to con pro­fe­so­res, com­pa­ñe­ros de cla­se y ami­gos chi­le­nos a tra­vés del WeChat, co­rreo elec­tró­ni­co, tar­je­tas de fe­li­ci­ta­ción, etc.”, ase­gu­ra Liu.

“Son los re­cuer­dos más her­mo­sos de mi vi­da”, aña­de.

Un des­tino uni­do a un idio­ma

Pe­ro en la vi­da es­tán los bue­nos re­cuer­dos y tam­bién los re­mor­di­mien­tos. “Es una pe­na que no me ha­ya de­di­ca­do to­da la vi­da a la en­se­ñan­za”, ex­pre­sa. Una vez con­clui­da su la­bor co­mo pro­fe­sor, Liu co­men­zó a de­di­car­se a los asun­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos. Se desem­pe­ñó co­mo de­cano del De­par­ta­men­to de Es­pa­ñol de la UEEB, di­rec­tor de la Ofi­ci­na de In­ves­ti­ga­ción de Li­te­ra­tu­ra de Amé­ri­ca La­ti­na y Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal, en­tre otros car­gos.

Liu no se ha des­li­ga­do ja­más del es­pa­ñol, ni se ve a sí mis­mo co­mo “un vie­jo ca­ma­ra­da que ha de­di­ca­do to­da su vi­da a es­te idio­ma”.

Hoy en día, a sus 90 años de edad, Liu vie­ne dis­fru­tan­do su ve­jez en Bei­jing, aun­que su pa­sión por el idio­ma es­pa­ñol no ha dis­mi­nui­do.

Liu Xiao­pei pres­ta es­pe­cial aten­ción en el apren­di­za­je del es­pa­ñol por par­te de los jó­ve­nes, por lo que ofre­ce seis su­ge­ren­cias: prac­ti­car­lo cons­tan­te­men­te ade­más de es­tu­diar­lo en cla­se, te­ner una pro­nun­cia­ción ade­cua­da, re­vi­sar a fon­do la gra­má­ti­ca, prio­ri­zar la com­pren­sión au­di­ti­va, leer li­te­ra­tu­ra y, fi­nal­men­te, co­no­cer la his­to­ria, la geo­gra­fía, la cul­tu­ra y las cos­tum­bres de los paí­ses his­pa­noha­blan­tes.

Al re­fe­rir­se a la ma­yor can­ti­dad de jó­ve­nes chi­nos que vie­nen apren­dien­do el es­pa­ñol, Liu Xiao­pei men­cio­na: “Es­pe­ro que to­dos ellos so­bre­pa­sen a sus maes­tros”.

A fi­nes de 1959, Liu re­ci­bió la no­ti­cia de que po­día es­tu­diar en Chi­le. Du­ran­te su es­tan­cia en el ex­tran­je­ro lle­vó cla­ses prin­ci­pal­men­te de es­pa­ñol y li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Agos­to de 1960. Liu Xiao­pei con sus com­pa­ñe­ros en la en­tra­da del pa­be­llón de dor­mi­to­rios.

Fotos cortesía de Liu Xiao­pei

12 de ju­nio de 1987. Liu Xiao­pei con De­lia Ba­raho­na, es­po­sa del pin­tor chi­leno Jo­sé Ven­tu­re­lli.

Liu Xiao­pei jun­to a dos lin­güis­tas chi­le­nos en 1986.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.