Cheng­du, ca­pi­tal de la abun­dan­cia

La ciu­dad de los pan­das se ca­rac­te­ri­za tam­bién por su am­bien­te re­la­ja­do y su ri­que­za gas­tro­nó­mi­ca

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por NUES­TRA RE­DAC­CIÓN

Cheng­du , si­tua­da en la par­te cen­tral de la lla­nu­ra ho­mó­ni­ma en el su­r­oes­te de Chi­na, es la ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Si­chuan, una ciu­dad con más de 2300 años de his­to­ria. Su nom­bre y ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca no han cam­bia­do des­de su fun­da­ción. Po­see ri­cos re­cur­sos na­tu­ra­les y una desa­rro­lla­da pro­duc­ción agrí­co­la. Des­de la an­ti­güe­dad, se le co­no­ce co­mo la “tie­rra de la abun­dan­cia”. Los pri­me­ros bi­lle­tes del mun­do, co­no­ci­dos co­mo Jiao­zi, sur­gie­ron en di­cha ciu­dad. Su agra­da­ble cli­ma y sus ri­que­zas la con­vier­ten en un re­fe­ren­te pa­ra el des­can­so y la di­ver­sión. Cheng­du es co­mo un so­fá blan­do, que in­vo­lun­ta­ria­men­te nos in­vi­ta a caer en­tre sus bra­zos.

El pro­yec­to de con­ser­va­ción de agua más an­ti­guo

El río Min­jiang es el re­cur­so hí­dri­co más im­por­tan­te en la lla­nu­ra de Cheng­du. Co­mo afluen­te de los tra­mos su­pe­rio­res del río Yangt­sé, flu­ye ha­cia el sur por el la­do oes­te de la lla­nu­ra, des­de la sie­rra Mins­han has­ta di­cho río. Su es­tua­rio es el pun­to lí­mi­te en­tre los cur­sos me­dio y su­pe­rior del Yangt­sé. Po­see un gran flu­jo de agua y un cau­dal rá­pi­do. Ca­da vez que ocu­rren inun­da­cio­nes en pri­ma­ve­ra y ve­rano, el río flu­ye ha­cia la lla­nu­ra de Cheng­du, que se con­vier­te en un vas­to océano. En la es­ta­ción se­ca se que­da sin agua. Las inun­da­cio­nes a lar­go pla­zo li­mi­tan la pro­duc­ción agrí­co­la lo­cal y son el ma­yor obs­tácu­lo pa­ra el desa­rro­llo eco­nó­mi­co.

An­te ta­les cir­cuns­tan­cias, en el año 256 a. C. el go­ber­na­dor de la pre­fec­tu­ra, Li Bing, di­ri­gió du­ran­te 8 años

a su pue­blo en la cons­truc­ción del in­mor­tal pro­yec­to de irri­ga­ción de Du­jiang­yan. Des­de en­ton­ces, los mi­les de ki­ló­me­tros de la lla­nu­ra de Cheng­du se con­vir­tie­ron en una ver­da­de­ra tie­rra de la abun­dan­cia, don­de “los hu­ma­nos tie­nen el con­trol del agua y la se­quía, y de­ja­ron de pa­sar ham­bre”. Lo me­jor de Du­jiang­yan es que ha desem­pe­ña­do su pa­pel du­ran­te más de 2000 años. Es el úni­co pro­yec­to de con­ser­va­ción de agua del mun­do an­ti­guo que se man­tie­ne en ope­ra­ción en el mun­do.

En el año 2000, de­bi­do a su lar­ga his­to­ria, gran es­ca­la, di­se­ño, ges­tión cien­tí­fi­ca, in­te­gra­ción ar­mo­nio­sa con el me­dioam­bien­te y apor­te cien­tí­fi­co, el pro­yec­to de con­ser­va­ción de agua de Du­jiang­yan fue re­co­no­ci­do co­mo Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad.

Ca­pi­tal del Reino de Shu

Cheng­du fue la ca­pi­tal del Reino de Shu es­ta­ble­ci­do por Liu Bei en el año 221. Es­te pe­río­do de la his­to­ria fue in­ter­pre­ta­do pos­te­rior­men­te en la fa­mo­sa no­ve­la Ro­man­ce de los Tres Rei­nos, una de las cua­tro obras clá­si­cas de la li­te­ra­tu­ra chi­na.

El Pe­río­do de los Tres Rei­nos sur­gió tras la caí­da de la di­nas­tía Han del Es­te (25-220). Con un go­bierno cen­tral dé­bil, los prín­ci­pes lo­ca­les com­pi­tie­ron en­tre sí, for­man­do los rei­nos de Wei, Shu y Wu. Des­pués de es­ta­ble­cer el Reino de Shu en Yun­nan, Si­chuan, Guiz­hou y otras re­gio­nes del su­r­oes­te, Liu Bei desa­rro­lló la agri­cul­tu­ra, la ar­te­sa­nía y tam­bién es­ta­ble­ció el car­go de Jin­guan, es­pe­cia­li­za­do en la ges­tión de la in­dus­tria de la se­da, por lo que el bro­ca­do de Si­chuan, pro­du­ci­do en el lu­gar, se hi­zo fa­mo­so en to­do el país.

La ri­que­za de ma­te­ria­les y la pros­pe­ri­dad de la in­dus­tria ar­te­sa­nal pro­por­cio­na­ron una bue­na ba­se pa­ra la economía lo­cal, lo que me­jo­ró los in­ter­cam­bios de mer­can­cías en la re­gión su­r­oes­te, su­peran­do a las Pla­ni­cies Cen­tra­les. En una era de gue­rras fre­cuen­tes, la economía so­cial en la re­gión su­roc­ci­den­tal no lle­gó a su­frir gran­des da­ños y el cen­tro de Si­chuan al­can­zó ma­yo­res pro­gre­sos. Con el pa­so de los si­glos, Cheng­du lle­gó a con­ver­tir­se en una gran ciu­dad del mis­mo ni­vel que Chang’an (la ac­tual Xi’an) y Luo­yang. El bi­lle­te más an­ti­guo del mun­do, el Jiao­zi, fue crea­do en Cheng-

du y es­ta­ba re­la­cio­na­do di­rec­ta­men­te con el ele­va­do desa­rro­llo de la economía mer­can­til.

El Pe­rio­do de los Tres Rei­nos de­jó de­ma­sia­das hue­llas en Cheng­du. Sus ves­ti­gios to­da­vía se pue­den en­con­trar en ca­lles y ca­lle­jo­nes. La gen­te de esa ciu­dad es­tá dis­pues­ta a con­tar la his­to­ria de su au­ge y caí­da. Al ca­mi­nar por sus ca­lles, se pue­de sen­tir la es­pe­sa at­mós­fe­ra de los Tres Rei­nos, en un puen­te de pie­dra o en un an­ti­guo ca­mino.

VCG

El tem­plo de Wuhou, pun­to de re­fe­ren­cia en Cheng­du.

VCG

8 de ma­yo de 2018. Puen­te sur de Du­jiang­yan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.