Pro­tec­to­res de la cul­tu­ra ti­be­ta­na

La his­to­ria del pa­pel ti­be­tano, su he­ren­cia y la pro­tec­ción de los su­tras en ho­jas de pat­tra

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por ZHAO YAO*

Tras su li­be­ra­ción pa­cí­fi­ca, las au­to­ri­da­des del Tí­bet han tra­ba­ja­do con em­pe­ño pa­ra con­ser­var y desa­rro­llar su cul­tu­ra tra­di­cio­nal, por ejem­plo, al so­li­ci­tar la ins­crip­ción de pa­tri­mo­nios cul­tu­ra­les in­ma­te­ria­les y al pro­te­ger las re­li­quias his­tó­ri­cas y los li­bros an­ti­guos y va­lio­sos. Des­de 2005, año en que se pu­so en mar­cha la de­cla­ra­ción de pa­tri­mo­nios cul­tu­ra­les in­ma­te­ria­les, la Ópe­ra del Tí­bet y Ge­sar han si­do in­clui­dos en la lis­ta del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad de la Unes­co. Más de 70 pa­tri­mo­nios co­mo el Tan­ka, el pa­pel ti­be­tano, en­tre otros, apa­re­cen en la lis­ta del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de Chi­na y más de 200 han in­gre­sa­do a la lis­ta de ni­vel re­gio­nal. En 2006 se ini­cia­ron los tra­ba­jos de res­ca­te y los es­tu­dios de los su­tras es­cri­tos so­bre ho­jas de pat­tra. Gra­cias a tan­tos años de es­fuer­zo, se ha al­can­za­do un co­no­ci­mien­to bá­si­co so­bre di­chos su­tras, que en su ma­yo­ría han re­ci­bi­do una pro­tec­ción efec­ti­va, ga­ran­ti­zan­do que sus cien­tos de años de his­to­ria ten­gan una nue­va ima­gen an­te la gen­te.

Tseing Dor­je: he­re­de­ro del pa­pel ti­be­tano

El río Yar­lung Zang­bo, que tie­ne su ori­gen en el nor­te del Hi­ma­la­ya, se ex­tien­de de oes­te a es­te. Des­de la an­ti­güe­dad, las ci­vi­li­za­cio­nes hu­ma­nas han sur­gi­do a ori­llas de ríos y la­gos. En el dis­tri­to de Nyin­mo, en la ori­lla nor­te­ña del cur­so me­diano del río Yar­lung Zang­bo, se ha for­ja­do la bri­llan­te cul­tu­ra ti­be­ta­na. El in­ven­tor de la es­cri­tu­ra ti­be­ta­na, Thon­mi Samb­ho­ta, na­ció en di­cho si­tio. El in­cien­so de Nyin­mo, el pa­pel de Xoi­ra y la es­cul­tu­ra de Pu­sum son con­si­de­ra­dos los tres te­so­ros de Nyin­mo y go­zan de gran fa­ma en to­do el Tí­bet.

El pa­pel ti­be­tano, co­mo par­te im­por­tan­te de la cul­tu­ra de di­cha re­gión au­tó­no­ma, ha re­gis­tra­do la his­to­ria y los cam­bios del Tí­bet. Con el desa­rro­llo de la épo­ca y el im­pac­to de la in­dus­tria pa­pe­le­ra mo­der­na, el pa­pel tra­di­cio­nal he­cho a mano ha de­caí­do. El pa­pel ti­be­tano, que tie­ne su ori­gen en la al­dea de Xoi­ra, dis­tri­to de Nyin­mo, bus­ca trans­for­mar­se pa­ra ade­cuar­se a los tiem­pos ac­tua­les.

En el par­que de ar­te­sa­nías del dis­tri­to de Nyin­mo se­can al ai­re va­rias ho­jas de pa­pel. En la pe­que­ña fá­bri­ca de pa­pel ti­be­tano no se oye el rui­do de má­qui­nas. Tres obre­ros sen­ta­dos ba­jo la red con­tra el sol del pa­tio arre­glan Gel­se­mi­um ele­gans, el prin­ci­pal ma­te­rial pa­ra pro­du­cir el pa­pel. Su esen­cia ve­ne­no­sa sal­va al pa­pel ti­be­tano de in­sec­tos y ra­to­nes, lo que per­mi­te su con­ser­va­ción por lar­go tiem­po.

El ma­te­rial re­sis­ten­te que lo com­po­ne de co­lor blan­co es la par­te cen­tral del ri­zo­ma de Gel­se­mi­um ele­gans. Des­pués de sa­car­lo al sol, de­be ser de­ja­do has­ta que es­té me­dio se­co. Lue­go, con un cu­chi­llo hay que qui­tar­le la cás­ca­ra ne­gra de la su­per­fi­cie pa­ra que el pa­pel sal­ga con bue­na pu­re­za. La cás­ca­ra se po­ne a her­vir des­pués de ex­po­ner­la al sol pa­ra ha­cer la pas­ta de pa­pel, que bien mez­cla­da se amol­da so­bre una cor­ti­na es­pe­cí­fi­ca. Cuan­do esa pas­ta que­da pa­re­ja, se es­cu­rre el agua y la pas­ta que­da pe­ga­da a ella. Des­pués, se ex­po­ne al ai­re y cuan­do se ha se­ca­do un 90 %, se se­pa­ra la te­la y que­da el pa­pel ti­be­tano.

De­bi­do a que so­lo la par­te del ri­zo­ma se pue­de usar co­mo ma­te­ria pri­ma, pa­ra una pie­za en­te­ra de pa­pel se re­quie­ren 1,5 ki­los de Gel­se­mi­um ele­gans. Por esa razón, la ma­te­ria pri­ma es­ca­sea aun­que

sea com­pra­da a los pas­to­res. Tseing Dor­je pre­ten­día plan­tar­la ar­ti­fi­cial­men­te, pe­ro en dos años, el Gel­se­mi­um ele­gans so­lo pue­de cre­cer has­ta el ta­ma­ño de un de­do.

Otro re­to que en­fren­ta es có­mo per­pe­tuar la he­ren­cia del ar­te de ha­cer el pa­pel ti­be­tano. Ha­ce más de 10 años, Tseing Dor­je em­pe­zó a apren­der de su pa­dre, y des­de en­ton­ces vie­ne de­di­cán­do­le to­da su vi­da. Ac­tual­men­te tie­ne dos dis­cí­pu­los: sus dos hi­jos. An­te­rior­men­te ha­bía acep­ta­do a otros, pe­ro la­men­ta­ble­men­te lo aban­do­na­ron por los po­cos be­ne­fi­cios que ge­ne­ra es­te ar­te. Hoy día, pa­dre e hi­jos per­sis­ten en trans­mi­tir la tra­di­ción y es­pe­ran que se per­pe­túe por 100 ge­ne­ra­cio­nes, razón por la cual ur­ge rea­li­zar re­for­mas e in­no­va­cio­nes. Unos años an­tes, pa­ra adap­tar­se al mer­ca­do tu­rís­ti­co, Tseing Dor­je se de­di­có a crear pro­duc­tos cul­tu­ra­les y crea­ti­vos, ex­plo­tan­do un nue­vo ti­po de pa­pel de­co­ra­ti­vo que es­ta­ba di­vi­di­do en dos ca­pas, y en­tre ellas pu­so flo­res fres­cas, ho­jas, hier­bas, en­tre otras plan­tas. Co­mo ca­da ho­ja te­nía ca­rac­te­rís­ti­cas dis­tin­ti­vas, el re­sul­ta­do con­quis­tó a los tu­ris­tas. Ade­más, el pa­pel ti­be­tano que an­tes se usa­ba pa­ra im­pri­mir su­tras, ac­tual­men­te se usa pa­ra ha­cer fa­ro­les y cua­der­nos de pa­pel ti­be­tano, que se ven­den en to­dos los si­tios de in­te­rés. Aun­que Tseing Dor­je no es muy ha­bla­dor, en los úl­ti­mos años ha es­ta­do en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción con la es­pe­ran­za de que más gen­te co­noz­ca el pa­pel ti­be­tano, una ar­te­sa­nía tra­di­cio­nal.

La “mano san­ta” de Ju­kem Tsul­trim

Pi­nos, ci­pre­ses y flo­res se mul­ti­pli­can por to­das par­tes en Nor­bu­ling­ka du­ran­te la pri­ma­ve­ra. Ju­kem Tsul­trim lle­va tra­ba­jan­do 21 años en la zo­na. Sus co­le­gas le lla­man el “te­so­ro” del de­par­ta­men­to de ad­mi­nis­tra­ción del Par­que Nor­bu­ling­ka. En ti­be­tano Nor­bu­ling­ka sig­ni­fi­ca “jar­dín de la jo­ya”. Si­tua­do en el oes­te de Lha­sa, es un par­que re­pre­sen­ta­ti­vo del es­ti­lo lo­cal. El de­par­ta­men­to de ad­mi­nis­tra­ción fue es­ta­ble­ci­do en 1995, y dos años des­pués, Ju­kem Tsul­trim se in­cor­po­ró al par­que pa­ra en­car­gar­se de la pro­tec­ción de re­li­quias his­tó­ri­cas.

Lo que más le im­pre­sio­nó fue el tra­ba­jo de re­cu­pe­ra­ción de los su­tras en pat­tra en 2006. Pro­vie­nen de la an­ti- gua In­dia y su con­te­ni­do tie­ne es­tre­cha re­la­ción con Kang­yur y Bs­tan-hlg­yur, que com­pren­de la cul­tu­ra de las “diez dis­ci­pli­nas gran­des y pe­que­ñas” del Tí­bet. Se tra­ta de los pri­me­ros da­tos de gran va­lor do­cu­men­tal que per­mi­ten el es­tu­dio de la his­to­ria del bu­dis­mo, de la tra­duc­ción de tex­tos bu­dis­tas, de la cien­cia y la tec­no­lo­gía y del in­ter­cam­bio en­tre las cul­tu­ras de Chi­na y la In­dia.

Di­chos su­tras na­cie­ron en­tre los si­glos VIII y XIV. Se han po­di­do con­ser­var bien gra­cias al cli­ma lo­cal se­co, al es­pe­cial mo­do de con­ser­va­ción y a la fuer­te con­cien­cia de pro­tec­ción. De los ca­si mil exis­ten­tes en el mun­do, un 60 u 80 % per­te­ne­cen al Tí­bet. Has­ta hoy día, en la re­gión exis­ten más de mil su­tras en sáns­cri­to, con cer­ca de 60.000 ho­jas pat­tra.

El ex­tra­ño ca­rác­ter de los su­tras es­cri­tos en ho­jas pat­tra en sáns­cri­to pro­vo­ca que muy con­ta­das per­so­nas pue­dan co­no­cer­los. Des­pués de leer un ar­tícu­lo de Ju­kem Tsul­trim so­bre la his­to­ria de es­tos su­tras, el gru­po de pro­tec­ción de los su­tras es­cri­tos en pat­tra lo vi­si­tó pa­ra in­vi­tar­le a in­cor­po­rar­se a los tra­ba­jos de re­cu­pe­ra­ción, lo cual se con­vir­tió en un gran desafío pa­ra él.

El tra­ba­jo de re­cu­pe­ra­ción ha in­clui­do va­rios pa­sos: bus­car, or­de­nar, fo­to­co­piar, jun­tar, ca­ta­lo­gar, en­tre otros. Ge­ne­ral­men­te el fo­to­co­piar y el jun­tar se ha­cen si­mul­tá­nea­men­te. Ju­kem Tsul­trim ha usa­do por primera vez el pe­ga­men­to tra­di­cio­nal que sir­ve pa­ra re­cu­pe­rar las es­ta­tuas de bu­das pa­ra no da­ñar­los. Re­pa­rar los es­cri­tos en sáns­cri­to fue muy di­fí­cil, pues tu­vo que dis­tin­guir los ca­rac­te­res uno por uno, lo que re­qui­rió al mis­mo tiem­po prue­bas adi­cio­na­les. Pa­ra cum­plir con es­te tra­ba­jo, Ju­kem ha es­tu­dia­do más de diez ti­pos de sáns­cri­to y, jun­to con los ex­per­tos del gru­po, ex­pu­so en el re­por­ta­je sus aná­li­sis y du­das pa­ra lla­mar la aten­ción de la gen­te. La pro­tec­ción de es­tos su­tras exi­ge man­te­ner el prin­ci­pio de “exa­mi­nar a do­mi­ci­lio los su­tras que un ciu­da­dano ten­ga en su po­der y fo­to­co­piar en el si­tio”, es de­cir, no pa­sa por al­to nin­gu­na pie­za ro­ta.

De acuer­do con los do­cu­men­tos en ti­be­tano, man­da­rín, in­glés, etc. en los que hay re­gis­tros re­la­cio­na­dos con la pro­pa­ga­ción y tra­duc­ción de es­tos su­tras, Ju­kem y los otros ex­per­tos han efec­tua­do en seis años in­ves­ti­ga­cio­nes ge­ne­ra­les en tem­plos, rui­nas y nu­me­ro­sas fa­mi­lias de 41 dis­tri­tos del Tí­bet, recorriendo en to­tal 17.000 km.

La tra­di­cio­nal cul­tu­ra ti­be­ta­na ha ob­te­ni­do un es­pa­cio de desa­rro­llo más am­plio en la nue­va era. Ju­kem es un ver­da­de­ro te­so­ro por sus ri­cas ex­pe­rien­cias en la pro­tec­ción y re­cu­pe­ra­ción de re­li­quias his­tó­ri­cas y por su pro­fun­da bon­dad co­mo es­tu­dio­so de la he­ren­cia cul­tu­ral ti­be­ta­na.

Tseing Dor­je se­pa­ra el pa­pel de la cor­ti­na.

Es­cri­tu­ra en sáns­cri­to he­cha por Ju­kem Tsul­trim.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.