La ca­ra­co­la do­ra­da (2. par­te)

(2. a par­te)

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Ilus­tra­cio­nes: Jiang Wei­yu Tex­to: Ruan Zhang­jing

Hai­luo le con­tó llo­ran­do: “Yo soy aquel pez do­ra­do que sal­vas­te ha­ce tres años y soy tam­bién el ha­da del mar azul. Me es­ca­pé y vi­ne al mun­do de los hu­ma­nos pa­ra agra­de­cer­te. En el Pa­la­cio de Cris­tal del mar me an­dan bus­can­do por to­das par­tes. El mun­do su­fri­rá una inun­da­ción si me que­do aquí más tiem­po”. El jo­ven no que­ría se­pa­rar­se de ella y le pre­gun­tó una y otra vez có­mo evi­tar aque­lla ca­tás­tro­fe.

Hai­luo tam­po­co que­ría mar­char­se, en­ton­ces le pi­dió al jo­ven que es­con­die­se la con­cha en lo pro­fun­do de la mon­ta­ña: “Si la con­cha de la ca­ra­co­la no es­tá aquí, las aguas del mar no lle­ga­rán a la ca­sa. An­da a ver a mi ma­má en la is­la de co­ral y su­plí­ca­le que no nos se­pa­re. Pe­ro las pe­na­li­da­des que en­con­tra­rás en el ca­mino se­rán in­so­por­ta­bles”.

“No te­mo nin­gún ries­go y pue­do so­por­tar to­das las pe­na­li­da­des. No im­por­ta si te vas al ho­ri­zon­te del cie­lo, in­clu­so allá es­ta­ré a tu la­do”. Esa mis­ma no­che el jo­ven es­con­dió la con­cha en la mon­ta­ña y to­mó un bo­te pe­ne­tran­do en el mar os­cu­ro.

El mar le­van­tó tre­men­das olas. La tor­men­ta le di­jo: “Si con­ti­nuas tu via­je, ¡ te ha­ré tri­zas!”. Las olas gi­gan­tes­cas le di­je­ron: “Si no vuel­ves, ¡ es­tre­lla­re­mos tu bo­te!”. El jo­ven si­guió in­tré­pi­da­men­te ha­cia ade­lan­te, rom­pien­do la tor­men­ta, pi­san­do las olas y avan­zan­do a to­da ve­lo­ci­dad.

Del mar os­cu­ro as­cen­dió una nu­be ro­ja, y por en­ci­ma de las olas apa­re­ció la is­la de co­ral. Los guar­dia­nes co­co­dri­los co­gie­ron los bra­zos del jo­ven, mien­tras que la Dio­sa del Mar, muy en­fa­da­da, se pu­so de pie en la ro­ca: “Tú rap­tas­te a mi Hai­luo. ¡ Có­mo te atre­ves a ve­nir a mi is­la!”.

El jo­ven con­tes­tó: “La ca­ra­co­la no fue rap­ta­da. ¡ No

nos se­pa­re!”. La Dio­sa del Mar le di­jo: “Te da­ré lo que quie­ras, pe­ro no ilu­sio­nes a Hai­luo. ¡ Ve­te de re­gre­so! Si no es­tás con­ten­to, ven a ver­me den­tro de tres días”.

El jo­ven re­gre­só, pe­ro su ca­sa ha­bía cam­bia­do: ya no era una ca­sa de pa­ja sino una lu­jo­sa, en la que to­do era de oro y pla­ta.

Pe­ro a Hai­luo se le bo­rró la son­ri­sa: “Te fe­li­ci­to por ob­te­ner tan­tas ri­que­zas. De hoy en ade­lan­te ten­drás mu­cha suer­te. ¡ De­vuél­ve­me la con­cha, por fa­vor! Voy a re­gre­sar al mar pa­sa­do ma­ña­na. Te rue­go que no can­tes más en el mar pa­ra que no me pon­ga tris­te y llo­re”. El jo­ven no qui­so de­jar ir a Hai­luo, por lo que la vi­gi­ló du­ran­te tres días sin se­pa­rar­se de ella ni un ins­tan­te.

En la no­che del ter­cer día, el jo­ven vol­vió a la is­la de co­ral. Le ro­gó a la Dio­sa: “So­lo quie­ro a Hai­luo, y no me gus­tan el oro ni la pla­ta”. La Dio­sa del Mar le di­jo en­fa­da­da: “Pue­des es­co­ger cual­quier be­lle­za, pe­ro no a Hai­luo. Si no es­tás con­ten­to, nos ve­re­mos den­tro de tres días”.

El jo­ven re­gre­só a ca­sa y Hai­luo ha­bía cam­bia­do to­tal­men­te: su ca­be­llo se vol­vió gris y blan­co, y su ca­ra es­ta­ba lle­na de arru­gas. Hai­luo le di­jo llo­ran­do: “¡ Dé­ja­me ir! La ma­gia me con­ver­ti­rá en una an­cia­na den­tro de tres días”.

El afli­gi­do jo­ven vol­vió a vi­gi­lar a Hai­luo por tres días. A la ter­ce­ra no­che, rom­pió la os­cu­ri­dad más ho­rri­ble en el mar, cru­zó las olas más gran­des y vol­vió a la is­la in­mor­tal.

La Dio­sa del Mar lu­cía una son­ri­sa vic­to­rio­sa: “Hai­luo ha en­ve­je­ci­do. ¿ No te­mes que se bur­len de ti si si­gues a su la­do? Ten­go mi­les y mi­les de her­mo­sas ha­das que es­pe­ran que las eli­jas”. Ni bien ter­mi­nó de de­cir­lo, agi­tó su man­ga y un gru­po de ha­das lle­gó vo­lan­do.

To­das las ha­das eran muy bo­ni­tas. Pe­ro en el co­ra­zón del jo­ven so­lo es­ta­ba Hai­luo: “No me gus­tan el oro, la pla­ta ni las jo­yas. Na­da es me­jor que Hai­luo. ¡ No me im­por­ta si es jo­ven o vie­ja!”.

El ros­tro de la Dio­sa del Mar se os­cu­re­ció. A me­di­da que agi­ta­ba una man­ga, se lan­za­ban olas ne­gras ha­cia el jo­ven. “¡No pien­ses que es­ca­pa­rás si no de­vuel­ves a Hai­luo!”, le di­jo la Dio­sa.

Las olas ne­gras gol­pea­ban el cuer­po del jo­ven co­mo lá­ti­gos de hie­rro. La tor­men­ta he­ría su ca­ra co­mo un cu­chi­llo. Er­gui­do e in­tré­pi­do, el jo­ven di­jo: “¡ Pue­des gol­pear­me o cor­tar­me! ¡ No pien­so de­jar a Hai­luo así vuel­ques to­do tu Pa­la­cio de Cris­tal!”.

El jo­ven pa­re­cía ser de hie­rro y no se mo­vía pa­ra na­da. No se in­mu­ta­ba an­te las olas ne­gras ni la tor­men­ta. El ros­tro de la Dio­sa del Mar em­pe­zó a vol­ver­se sua­ve y al fi­nal aso­mó una son­ri­sa. Les or­de­nó a los co­co­dri­los re­tro­ce­der y cal­mó a los vien­tos y las olas.

Son­rien­do, la Dio­sa del Mar le di­jo: “¡ Ga­nas­te! Tu au­da­cia y fir­me­za, así co­mo la sin­ce­ri­dad que le de­mues­tras a Hai­luo te han he­cho ga­nar el amor de mi hi­ja”.

La Dio­sa del Mar le re­ga­ló al jo­ven una per­la bri­llan­te y le or­de­nó ce­rrar los ojos. Una rá­fa­ga de vien­to lo lle­vó de vuel­ta a la cos­ta.

El jo­ven lle­gó a ca­sa. Hai­luo ha­bía vuel­to a ser la que era. El jo­ven ba­jó la ca­be­za y vio en su mano aque­lla per­la bri­llan­te.

El in­men­so mar azul, el cie­lo des­pe­ja­do so­bre las aguas. Es­te par de enamo­ra­dos por fin con­tra­jo ma­tri­mo­nio.

La vi­da si­guió en la cos­ta. To­dos los días sa­lían a pes­car can­tan­do. Un año des­pués, el jo­ven se vol­vió pa­dre de dos ni­ños. Tres años más tar­de, Hai­luo era la ma­má de cua­tro hi­jos.

*Es­te cuen­to per­te­ne­ce a la se­rie Li­bros Ilus

tra­dos de His­to­rias Chi­nas, di­ri­gi­da a los ni­ños his­pa­noha­blan­tes. Los in­tere­sa­dos en ad­qui­rir­la pue­den co­mu­ni­car­se con la edi­to­rial Blos­som Press (Tel.: 0086-10-68996050, 68996618. Fax.: 0086-1088415258. E-mail: min­min9305@163.com).

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.