El Horno Ciz­hou: ar­te en blan­co y ne­gro

Sus pie­zas de ce­rá­mi­ca mues­tran las cos­tum­bres de las di­nas­tías Song y Yuan

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por SONG XIAOYAN*

La ce­rá­mi­ca chi­na se desa­rro­lló en el apo­geo de la di­nas­tía Song ( 9601279). Du­ran­te ese pe­rio­do flo­re­cie­ron un gran nú­me­ro de hor­nos re­nom­bra­dos, tan­to es­ta­ta­les co­mo pri­va­dos. El Ciz­hou fue el más gran­de horno pri­va­do del nor­te de Chi­na en la an­ti­güe­dad. Sus pro­duc­tos son co­no­ci­dos co­mo “ar­te en blan­co y ne­gro”.

Es­tá si­tua­do en el po­bla­do de Guan­tai, en los dis­tri­tos de Ci­xian y Feng­feng Mi­ning, en la ciu­dad de Han­dan, pro­vin­cia de He­bei. Se fun­dó en el si­glo V y al­can­zó su apo­geo en­tre los si­glos X y XIV. Si­guió desa­rro­llán­do­se en las di­nas­tías Ming (1368-1644) y Qing (1644-1911), sin in­di­cios de de­ca­den­cia has­ta la ac­tua­li­dad. Gra­cias a su evo­lu­ción mi­le­na­ria, el ar­te ce­rá­mi­co del Horno Ciz­hou, ele­gan­te y sim­ple, ha ob­te­ni­do un es­ti­lo pro­pio y ca­rac­te­rís­ti­cas lo­ca­les.

Pro­du­ce una gran can­ti­dad de ob­je­tos vi­dria­dos en to­nos blan­co, ne­gro, par­do, ver­de, etc., en­tre los cua­les, el blan­co es el más fa­mo­so. La ma­yo­ría son pa­ra el uso co­ti­diano, co­mo va­ji­llas de me­sa, fras­cos, la­va­bos, ti­na­jas, etc. Las al­moha­das de ce­rá­mi­ca son las pie­zas más re­pre­sen­ta­ti­vas.

Los es­pec­ta­cu­la­res ador­nos sa­li­dos del Horno Ciz­hou se des­ta­ca­ron por su téc­ni­ca en­tre los cin­co hor­nos más im­por­tan­tes de la di­nas­tía Song (Ru, Guan, Jun, Ge y Ding). Los ar­te­sa­nos in­ven­ta­ron más de 30 mé­to­dos pa­ra ador­nar la por­ce­la­na, asi­mi­lan­do los ele­men­tos tra­di­cio­na­les de la pin­tu­ra con tin­ta chi­na y la ca­li­gra­fía. Crea­ron un ar­te de­co­ra­ti­vo con di­bu­jos ne­gros so­bre fon­do blan­co. Ta­les pro­duc­tos son ma­ra­vi­llo­sos y tam­bién más ra­ros.

Uti­li­za­ban “pie­dra man­cha­da” ( pie­bald sto­ne)

co­mo tin­ta ne­gra y di­bu­ja­ban con ella en el bar­niz blan­co. Los ar­te­sa­nos sa­bían unir la ar­ci­lla co­ci­da con la mez­cla del agua y ba­rro fino, tam­bién co­no­ci­do co­mo “ba­rro de ma­qui­lla­je”, pa­ra em­be­lle­cer y pro­te­ger la su­per­fi­cie de por­ce­la­na. Di­cho ba­rro blan­quea­ba y ha­cía bri­llar más al bar­niz, lo que me­jo­ra­ba el as­pec­to de la va­si­ja.

La téc­ni­ca de pin­tar con tin­ta ne­gra so­bre fon­do blan­co hi­zo po­si­ble el sur­gi­mien­to y desa­rro­llo de la Por­ce­la­na Qing­hua (de co­lor azul y blan­co) y la Por­ce­la­na Wu­cai (de cin­co co­lo­res). Los ar­te­sa­nos del Horno Ciz­hou tam­bién ador­na­ron las va­si­jas con poe­mas de esa épo­ca, con­vir­tién­do­las en pa­tri­mo­nios cul­tu­ra­les de gran va­lor his­tó­ri­co.

Co­mo el Horno Ciz­hou era pri­va­do, te­nía la li­ber­tad de di­se­ñar sus va­si­jas de por­ce­la­na sin te­ner que res­pe­tar las res­tric­cio­nes del go­bierno. La ma­yo­ría de los di­se­ños se ins­pi­ra­ban en la na­tu­ra­le­za y en la vi­da co­ti­dia­na. Los pai­sa­jes na­tu­ra­les, la flo­ra y la fau­na eran sus te­mas más co­mu­nes, lo que da un to­que par­ti­cu­lar a ta­les obras.

Al pue­blo le en­can­ta­ban los mo­de­los y di­se­ños de los ob­je­tos del Horno Ciz­hou, lo que dio lu­gar a que fue­ra imi­ta­do en otras par­tes del nor­te de Chi­na. Po­co a po­co se es­ta­ble­ció una de las re­des pri­va­das más gran­des de la Chi­na an­ti­gua. Su se­de es­ta­ba en el po­bla­do de Guan­tai, ciu­dad de Han­dan, y con­ta­ba con hor­nos am­plia­men­te dis­tri­bui­dos en otras pro­vin­cias co­mo He­nan, Shan­dong, Jiang­xi, Fu­jian y Si­chuan. Pro­du­je­ron una gran can­ti­dad de ar­tícu­los de ce­rá­mi­ca se­me­jan­tes a los del Horno Ciz­hou.

Aun­que no te­nía tan­ta fa­ma co­mo los cin­co hor­nos ofi­cia­les, el Ciz­hou no se que­dó a la za­ga gra­cias a sus ca­rac­te­rís­ti­cas y a su po­pu­la­ri­dad. Las pin­tu­ras y la ca­li­gra­fía de sus pie­zas de ce­rá­mi­ca cuen­tan con un es­ti­lo li­bre, y sus téc­ni­cas asom­bran a mu­chos ar­tis­tas. Ade­más, mues­tran las cos­tum­bres de las di­nas­tías Song y Yuan, y son úti­les pa­ra la in­ves­ti­ga­ción de la pin­tu­ra fol­cló­ri­ca de aque­llos tiem­pos.

Gra­cias a su his­to­ria y vi­ta­li­dad, el Horno Ciz­hou se ha con­ver­ti­do en uno de los más im­por­tan­tes de Chi­na. Sus pro­duc­tos pre­cio­sos son muy po­pu­la­res tan­to den­tro co­mo fue­ra del país. *Song Xiaoyan es pla­ni­fi­ca­do­ra de cur­sos so­bre por­ce­la­na an­ti­gua del Mu­seo Pa­tio de la Por­ce­la­na An­ti­gua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.