El com­pro­mi­so pa­ra erra­di­car la po­bre­za

Chi­na ha mo­vi­li­za­do a las fuer­zas de to­do el país pa­ra que par­ti­ci­pen en la su­pera­ción de es­te fla­ge­lo

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por HUANG CHENGWEI*

La erra­di­ca­ción de la po­bre­za siem­pre ha si­do un ob­je­ti­vo co­mún del desa­rro­llo hu­mano y un desafío pa­ra el pro­gre­so mun­dial. El Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na (Pcch) y el Go­bierno chino han otor­ga­do gran im­por­tan­cia al ali­vio de la po­bre­za y tra­ba­ja­do con em­pe­ño pa­ra que el pue­blo ten­ga una vi­da me­jor. Han abier­to con éxi­to un ca­mino con­tra la po­bre­za con pe­cu­lia­ri­da­des chi­nas.

40 años de es­fuer­zos

Al fun­dar­se la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na, en 1949, to­do el país, es­pe­cial­men­te las zo­nas ru­ra­les, per­ma­ne­cía su­mi­do en la po­bre­za. El Pcch y el Go­bierno prio­ri­za­ron la ela­bo­ra­ción de po­lí­ti­cas pa­ra fre­nar­la. Con la am­plia­ción de los de­re­chos de los agri­cul­to­res so­bre la tie­rra y su uso, la me­jo­ra de la in­fra­es­truc­tu­ra, la edu­ca­ción, los ser­vi­cios mé­di­cos bá­si­cos, el sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial ba­sa­do en la eco­no­mía co­lec­ti­va ru­ral y la pro­mo­ción de tec­no­lo­gía agrí­co­la se lo­gró mi­ti­gar la po­bre­za de los re­si­den­tes ru­ra­les. Sin em­bar­go, de acuer­do con los es­tán­da­res ac­tua­les del Go­bierno chino, en 1978 aún vi­vían 770 mi­llo­nes de per­so­nas ne­ce­si­ta­das en el cam­po, con una ele­va­da

ta­sa de po­bre­za del 97,5 %.

Des­de la apli­ca­ción de la re­for­ma y aper­tu­ra, Chi­na ha lo­gra­do éxi­tos que han con­ci­ta­do la aten­ción mun­dial al ofre­cer un plan pro­pio de re­duc­ción de la po­bre­za. El Es­ta­do asu­mió co­mo ta­rea cen­tral la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca al trans­for­mar la so­cie­dad agrí­co­la tra­di­cio­nal en una in­dus­trial mo­der­na y pa­sar de un sis­te­ma eco­nó­mi­co pla­ni­fi­ca­do a una eco­no­mía de mer­ca­do so­cia­lis­ta, con el fin de so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de la po­bre­za me­dian­te el desa­rro­llo.

Des­de me­dia­dos de la dé­ca­da de 1980 se han lle­va­do a ca­bo va­rios pro­gra­mas de re­duc­ción de la po­bre­za. En 2012, el XVIII Con­gre­so Na­cio­nal del PCCH es­ta­ble­ció el ob­je­ti­vo de cons­truir una so­cie­dad mo­des­ta­men­te aco­mo­da­da pa­ra 2020 de ma­ne­ra in­te­gral. En 2015, la Quin­ta Se­sión Ple­na­ria del XVIII Co­mi­té Cen­tral del PCCH sub­ra­yó la ne­ce­si­dad de es­for­zar­se pa­ra que en 2020 la po­bla­ción ru­ral po­bre, se­gún los es­tán­da­res na­cio­na­les vigentes, de­je de ser­lo y que to­dos los dis­tri­tos ne­ce­si­ta­dos de­jen de ser con­si­de­ra­dos “dis­tri­tos po­bres”. En ese sen­ti­do, se tra­ba­ja en la re­duc­ción de la in­di­gen­cia me­dian­te el desa­rro­llo con un lla­ma­do a ac­tuar afi­na­da­men­te en la pres­ta­ción de ayu­das, lo­gran­do un pro­gre­so de­ci­si­vo en es­ta batalla. El ni­vel de vi­da de los re­si­den­tes ru­ra­les

En ma­te­ria de lu­cha con­tra la po­bre­za, se de­be ex­plo­rar un ca­mino que co­rres­pon­da a la si­tua­ción na­cio­nal. Las ex­pe­rien­cias chi­nas se han ido for­man­do en la prác­ti­ca a lar­go pla­zo asi­mi­lan­do co­no­ci­mien­tos exi­to­sos de otros paí­ses.

ha me­jo­ra­do sin ce­sar, el nú­me­ro de ne­ce­si­ta­dos ha dis­mi­nui­do drás­ti­ca­men­te y la po­bre­za ab­so­lu­ta se ha ido eli­mi­nan­do.

El rit­mo de re­duc­ción de la po­bre­za en Chi­na es sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más rá­pi­do que el glo­bal, y su in­ci­den­cia es mu­cho me­nor que el pro­me­dio mun­dial. Chi­na se ha con­ver­ti­do en el pri­mer país en desa­rro­llo en cum­plir con las me­tas de re­duc­ción de la po­bre­za de los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo del Mi­le­nio de las Na­cio­nes Uni­das.

Des­de el XVIII Con­gre­so Na­cio­nal del PCCH, Chi­na ha mo­vi­li­za­do a las fuer­zas par­ti­dis­tas de to­do el país y a la so­cie­dad pa­ra que par­ti­ci­pen en la li­be­ra­ción de la po­bre­za. La can­ti­dad de in­di­gen­tes ru­ra­les dis­mi­nu­yó en 16,5 mi­llo­nes (2013), 12,32 mi­llo­nes ( 2014), 14,42 mi­llo­nes ( 2015), 12,4 mi­llo­nes ( 2016) y 12,89 mi­llo­nes (2017). En los úl­ti­mos cin­co años, en las zo­nas ru­ra­les ha mer­ma­do la po­bla­ción con­si­de­ra­da po­bre en 68,53 mi­llo­nes, con una ta­sa de re­duc­ción cer­ca­na al 70 % y un pro­me­dio anual de 13,7 mi­llo­nes de per­so­nas. La in­ci­den­cia de po­bre­za ba­jó del 10,2 % a fi­nes de 2012 al 3,1 % en 2017, y en 17 pro­vin­cias des­cen­dió por de­ba­jo del 3 %.

Trabajo glo­bal con­jun­to

En el si­glo XXI, el pro­ble­ma de la po­bre­za si­gue afec­tan­do el desa­rro­llo mun­dial y su so­lu­ción es esen­cial pa­ra el pro­gre­so so­cial. En septiembre de 2015, los lí­de­res mun­dia­les apro­ba­ron la Agen­da 2030 pa­ra el Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble de las Na­cio­nes Uni­das, que se lan­zó ofi­cial­men­te el 1 de enero de 2016 ins­tan­do a que los paí­ses to-

men ac­cio­nes pa­ra cum­plir con los 17 ob­je­ti­vos de desa­rro­llo sos­te­ni­ble en los pró­xi­mos 15 años. El in­for­me del Ban­co Mun­dial re­ve­la que, de acuer­do con el nuevo um­bral in­ter­na­cio­nal de la po­bre­za ( un in­gre­so dia­rio in­fe­rior a 1,9 dólares por per­so­na), la pro­por­ción de po­bres en el mun­do ha caí­do has­ta el 9,6 %. Sin em­bar­go, pa­ra erra­di­car la po­bre­za ex­tre­ma a es­ca­la mun­dial en 2030, los paí­ses de­ben otor­gar­le gran im­por­tan­cia al te­ma au­men­tan­do las in­ver­sio­nes, adop­tan­do es­tra­te­gias más efi­cien­tes y tra­ba­jan­do con­jun­ta­men­te.

Frente a los desafíos en la lu­cha con­tra la po­bre­za, mu­chos paí­ses ca­re­cen del vi­gor ne­ce­sa­rio pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, por lo que los re­sul­ta­dos del desa­rro­llo di­fí­cil­men­te pue­den be­ne­fi­ciar a las per­so­nas ne­ce­si­ta­das. Ade­más, sin un plan di­se­ña­do al más al­to ni­vel con ac­cio­nes es­pe­cia­les, el pro­ce­so de re­duc­ción de la po­bre­za glo­bal se obs­ta­cu­li­za­rá. En es­te sen­ti­do, las ex­pe­rien­cias de Chi­na pue­den ins­pi­rar a la go­ber­nan­za glo­bal por su na­tu­ra­le­za cien­tí­fi­ca y prác­ti­ca.

Pri­me­ro, se de­ben im­ple­men­tar es­tra­te­gias in­te­gra­les que res­pon­dan a las com­ple­ji­da­des y di­fi­cul­ta­des del pro­ble­ma. La po­bre­za en cual­quier país en desa­rro­llo se ca­rac­te­ri­za por su com­ple­ji­dad y du­re­za. Apli­can­do el sis­te­ma de ges­tión de la po­bre­za de Chi­na, ba­sa­do en las ne­ce­si­da­des de los be­ne­fi­cia­rios, se pue­den adop­tar me­di­das es­pe­cí­fi­cas pa­ra vin­cu­lar con efec­ti­vi­dad las ofer­tas de re­cur­sos e in­te­grar­las or­gá­ni­ca­men­te con la ayu­da pre­ci­sa que con­duz­ca a su eli­mi­na­ción.

Se­gun­do, se de­be po­ner en jue­go el pa­pel pri­mor­dial del Go­bierno en la lu­cha con­tra la po­bre­za en res­pues­ta a la ten­den­cia ge­ne­ral que ayu­de a re­du­cir­la apro­ve­chan­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mun­dial. Tal efec­to ha dis­mi­nui­do no­ta­ble­men­te, por lo que se de­be es­ta­ble­cer la fun­ción rec­to­ra del Go­bierno en el ali­vio y la eva­lua­ción de la efec­ti­vi­dad de su re­duc­ción. Su efi­ca­cia in­te­gral me­jo­ra­rá con la apli­ca­ción de me­ca­nis­mos de trabajo coor­di­na­dos por la di­rec­ción cen­tral, asu­mien­do res­pon­sa­bi­li­da­des ge­ne­ra­les por pro­vin­cias, mu­ni­ci­pios y dis­tri­tos. Di­chas ex­pe­rien­cias son uni­ver­sa­les y ade­cua­das pa­ra cual­quier par­ti­do en el po­der o Go­bier­nos dis­pues­tos a re­du­cir la po­bre­za.

Ter­ce­ro, se de­ben per­fec­cio­nar los me­ca­nis­mos pa­ra iden­ti­fi­car con pre­ci­sión a la po­bla­ción in­di­gen­te. So­bre es­ta ba­se, Chi­na vie­ne dis­tri­bu­yen­do ta­reas en di­fe­ren­tes ni­ve­les, las que cuen­tan con la eva­lua­ción de­mo­crá­ti­ca de los al­dea­nos. Tal me­ca­nis­mo es efi­caz y está ve­ri­fi­ca­do en la prác­ti­ca, lo que ha pro­por­cio­na­do mé­to­dos apli­ca­bles en la fo­ca­li­za­ción y ali­vio de la po­bre­za en di­fe­ren­tes paí­ses y gru­pos con me­nos re­cur­sos.

Cuar­to, se de­be com­bi­nar la ayu­da a los po­bres afian­zan­do la vo­lun­tad y apo­yan­do la edu­ca­ción. Al asu­mir el desa­rro­llo co­mo vía fun­da­men­tal, de­be­mos cen­trar­nos en mo­vi­li­zar el en­tu­sias­mo y la ini­cia­ti­va de los be­ne­fi­cia­rios, re­for­zan­do sus pro­pias ca­pa­ci­da­des de desa­rro­llo, lo que desem­pe­ña­rá un pa­pel pro­ta­gó­ni­co en el ali­vio de la po­bre­za. El ras­go fun­da­men­tal del éxi­to re­si­de en si las per­so­nas que se han li­bra­do de la po­bre­za pue­den for­ta­le­cer sus ca­pa­ci­da­des de desa­rro­llo individual o no. Chi­na ha per­sis­ti­do siem­pre en ayu­dar a la po­bla­ción afec­ta­da y es­ti­mu­lar el au­men­to de su fuerza mo­triz en­dó­ge­na, in­no­van­do con­ti­nua­men­te en los pro­ce­di­mien­tos y res­pe­tan­do el es­pí­ri­tu crea­ti­vo de los di­ri­gen­tes y el pue­blo de las zo­nas ne­ce­si­ta­das. No se de­be pre­ten­der que la gente pien­se so­lo en re­ci­bir asis­ten­cia ex­ter­na.

Quin­to, se de­be ex­plo­rar un ca­mino que co­rres­pon­da a la si­tua­ción na­cio­nal. Las ex­pe­rien­cias chi­nas se han ido for­man­do en la prác­ti­ca a lar­go pla­zo asi­mi­lan­do co­no­ci­mien­tos exi­to­sos de otros paí­ses. En ge­ne­ral, los pro­gra­mas na­cio­na­les, es­pe­cial­men­te los con­cep­tos y es­tra­te­gias de ac­tua­ción afi­na­da en la li­be­ra­ción de la po­bre­za, tie­nen una uni­ver­sa­li­dad dis­tin­ti­va, y la ma­yo­ría de las po­lí­ti­cas, me­di­das y mo­de­los pue­den ser usa­dos co­mo re­fe­ren­cia. Sin em­bar­go, ca­da país tie­ne di­fe­ren­tes ni­ve­les de po­bre­za con ca­rac­te­rís­ti­cas y cau­sas dis­tin­tas. Por lo tan­to, el apren­di­za­je de los pro­gra­mas y las ex­pe­rien­cias de otros paí­ses de­be ser in­te­gra­do con las reali­da­des lo­ca­les y ex­plo­rar en la prác­ti­ca una ru­ta que se adap­te a las con­di­cio­nes na­cio­na­les.

11 de oc­tu­bre de 2018. Agri­cul­to­res del dis­tri­to de Ping­yi, pro­vin­cia de Shan­dong, es­par­cen los maí­ces pa­ra su se­ca­do.

29 de agosto de 2018. Ni­ños po­bres de la al­dea de Wei­jiaz­huang, pro­vin­cia de Shaan­xi, to­man un curso a dis­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.