La ló­gi­ca de­trás de la lu­cha con­tra la po­bre­za

Lo­gros y ob­je­ti­vos en una de las más im­por­tan­tes batallas que li­bra el país

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por WANG SANGUI*

En es­tos 40 años de po­lí­ti­ca de re­for­ma y aper­tu­ra, Chi­na ha con­se­gui­do lo­gros no­ta­bles que han per­mi­ti­do que más de 700 mi­llo­nes de per­so­nas sal­gan de la po­bre­za ab­so­lu­ta. Es­ta ci­fra lo ha con­ver­ti­do en el país que ma­yor po­bla­ción po­bre ha re­du­ci­do en el mun­do. ¿Por qué se ha po­di­do lo­grar es­to? ¿Cuál es la ló­gi­ca de­trás del com­ba­te a la po­bre­za?

In­ten­si­fi­ca­ción de la lu­cha

En Chi­na, la po­bla­ción ne­ce­si­ta­da ru­ral con un in­gre­so per cá­pi­ta anual de 2300 yua­nes (pre­cios cons­tan­tes de 2010) dis­mi­nu­yó de 770 mi­llo­nes en 1978 a 30,46 mi­llo­nes a fi­nes de 2017, es de­cir, una re­duc­ción de 740 mi­llo­nes de per­so­nas. Más aún, la ta­sa de in­ci­den­cia de la po­bre­za ba­jó del 97,5 % en 1978 al 3,1 % en 2017. La gran ma­yo­ría de los ha­bi­tan­tes ru­ra­les se han li­be­ra­do de la po­bre­za ab­so­lu­ta y sus con­di­cio­nes

de vi­da han me­jo­ra­do so­bre­ma­ne­ra.

En los úl­ti­mos años se ha for­ta­le­ci­do la pro­mo­ción del desa­rro­llo en las zo­nas po­bres. A pe­sar de sus di­fi­cul­ta­des, la ve­lo­ci­dad en la re­duc­ción de la po­bre­za se está ace­le­ran­do.

En la eta­pa de ayu­da a la po­bla­ción ne­ce­si­ta­da ba­sa­da en la re­for­ma de sis­te­mas ( 1978- 1985), la re­duc­ción acu­mu­la­da de per­so­nas en si­tua­ción de po­bre­za fue de 109,38 mi­llo­nes, mien­tras que la re­duc­ción pro­me­dio anual fue de 15,63 mi­llo­nes y la ta­sa de re­duc­ción anual, del 2,0 %. En la eta­pa de so­lu­ción del pro­ble­ma de sub­sis­ten­cia ele­men­tal ( 1986- 2000), las ci­fras fue­ron de 198,77 mi­llo­nes, 13,25 mi­llo­nes y 2,0 %, res­pec­ti­va­men­te. Más ade­lan­te, en la eta­pa de me­jo­ra de la sub­sis­ten­cia ele­men­tal ( 2001- 2010), los nú­me­ros fue­ron 296,57 mi­llo­nes, 29,66 mi­llo­nes y 6,4 %. Fi­nal­men­te, en la eta­pa de lu­cha con­tra la po­bre­za du­ran­te la cons­truc­ción in­te­gral de una so­cie­dad mo­des­ta­men­te aco­mo­da­da ( 2011- 2017), los re­sul­ta­dos fue­ron 135,21 mi­llo­nes, 19,32 mi­llo- nes y 11,7 %.

Las con­di­cio­nes de vi­da de los re­si­den­tes ru­ra­les han me­jo­ra­do en to­dos los as­pec­tos. En pri­mer lu­gar, el ni­vel y la com­po­si­ción de sus in­gre­sos se han ele­va­do con­si­de­ra­ble­men­te. El in­gre­so dis­po­ni­ble per cá­pi­ta al­can­zó los 2106,9 yua­nes en 2017, cal­cu­la­dos a pre­cios cons­tan­tes de 1978, ci­fra que era de so­lo 133,6 yua­nes en di­cho año, va­le de­cir, se mul­ti­pli­có unas 15 ve­ces. Du­ran­te es­te pe­rio­do, ade­más, los in­gre­sos por con­cep­to de pro­pie­dad y de trans­fe­ren­cia per cá­pi­ta de los re­si­den­tes ru­ra­les au­men­ta­ron unas 305 ve­ces. En se­gun­do lu­gar, la ca­pa­ci­dad de con­su­mo familiar se for­ta­le­ció sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. En 2017, los gas­tos per cá­pi­ta de los ha­bi­tan­tes ru­ra­les su­ma­ron 1719,8 yua­nes, mien­tras que en 1978, la ci­fra era de so­lo 116,1 yua­nes, es de­cir, ha­bla­mos de unas 14 ve­ces más. Se­gún es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les, el Coe­fi­cien­te de En­gel de las fa­mi­lias ru­ra­les chi­nas se en­cuen­tra en una eta­pa re­la­ti­va­men­te prós­pe­ra.

Im­pul­so da­do por el rá­pi­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co

Los enor­mes lo­gros en re­duc­ción de la po­bre­za se de­ben prin­ci­pal­men­te al rá­pi­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, so­bre to­do al desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra y el agro.

El du­ra­de­ro y ve­loz cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ha si­do la fuen­te de energía más im­por­tan­te pa­ra la re­duc­ción de la po­bre­za. El desa­rro­llo eco­nó­mi­co ge­ne­ra más em­pleo e in­gre­sos, y per­mi­te que el Go­bierno ten­ga una ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra ayu­dar a la po­bla­ción ne­ce­si­ta­da a li­brar­se de la po­bre­za.

Du­ran­te los 40 años de re­for­ma y aper­tu­ra, el PIB au­men­tó de 367.870 mi­llo­nes de yua­nes en 1978 a 11,84 bi­llo­nes en 2016, cal­cu­la­dos a pre­cios cons­tan­tes de 1978, lo que su­pu­so un in­cre­men­to de unas 32 ve­ces y un cre­ci­mien­to anual pro­me­dio del 9,6 %.

En com­pa­ra­ción con los sec­to­res se­cun­da­rio y ter­cia­rio, el desa­rro­llo eco­nó­mi­co agrí­co­la y ru­ral ha te­ni­do un ma­yor efec­to en la re­duc­ción de la po­bre­za. Co­mo la po­bla­ción con­si­de­ra­da po­bre del país se en­cuen­tra prin­ci­pal­men­te en las zo­nas ru­ra­les –el 80 % del te­rri­to­rio na­cio­nal en 1978–, el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de la agri­cul­tu­ra y el agro ha ayu­da­do a au­men­tar sus in­gre­sos. Co­mo las fa­mi­lias po­bres de­pen­den prin­ci­pal­men­te de la agri­cul­tu­ra pa­ra su sub­sis­ten­cia, sus in­gre­sos de­ri­va­dos de ella ocu­pan una gran pro­por­ción del to­tal. En 1978, los in­gre­sos del sec­tor pri­ma­rio de los agri­cul­to­res re­pre­sen­ta­ron el 94,1 % del to­tal familiar, mien­tras que en 2006, los mis­mos in­gre­sos de las fa­mi­lias ru­ra­les po­bres fue­ron del 54,5 %. Asi­mis­mo, la asig­na­ción de ele­men­tos de in­ver­sión (co­mo la tie­rra) re­la­cio­na­dos con el desa­rro­llo agrí­co­la ha si­do re­la­ti­va­men­te jus­ta, por lo que los cam­pe­si­nos ne­ce­si­ta­dos y de­pen­dien­tes de la agri­cul­tu­ra han po­di­do be­ne­fi­ciar­se del desa­rro­llo agrí­co­la. El sis­te­ma de tie­rras ga­ran­ti­za, asi­mis­mo, que los re­si­den­tes ne­ce­si­ta­dos ru­ra­les pue­dan ob­te­ner de ma­ne­ra equi­ta­ti­va te­rre­nos pa­ra la pro­duc­ción agrí­co­la, evi­tan­do la po­bre­za cau­sa­da por la pri­va­ción del de­re­cho a la pro­duc­ción.

La re­duc­ción ma­si­va de la po­bre­za en Chi­na se ha be­ne­fi­cia­do del du­ra­de­ro y ve­loz cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Sin em­bar­go, con la dis­mi­nu­ción de es­tos be­ne­fi­cios, los pro­ble­mas re­gio­na­les

en ma­te­ria de po­bre­za han emer­gi­do gra­dual­men­te. A tal efec­to, el Go­bierno chino ha adop­ta­do una se­rie de po­lí­ti­cas y me­di­das.

La re­duc­ción de la po­bre­za re­gio­nal y el desa­rro­llo eco­nó­mi­co pue­den pro­mo­ver efi­caz­men­te el pro­gre­so de las zo­nas ne­ce­si­ta­das a un rit­mo más rá­pi­do. En­tre 1994 y 2000, el va­lor agre­ga­do de la agri­cul­tu­ra en los dis­tri­tos ne­ce­si­ta­dos y apo­ya­dos prio­ri­ta­ria­men­te por el Es­ta­do au­men­tó en un 54 %, con un in­cre­men­to anual pro­me­dio del 7,5 %; la pro­duc­ción ce­rea­lí­co­la se ele­vó en un 12,3 %, con una ta­sa de cre­ci­mien­to anual pro­me­dio del 1,9 %; y el in­gre­so ne­to per cá­pi­ta de los agri­cul­to­res as­cen­dió de 648 a 1337 yua­nes, un au­men­to anual pro­me­dio del 12,8 %. De 2001 a 2010, el Es­ta­do tras­la­dó el cen­tro de gra­ve­dad del trabajo a 150.000 al­deas po­bres, lo que per­mi­tió que los in­gre­sos ne­tos per cá­pi­ta de los agri­cul­to­res de esas al­deas se in­cre­men­ta­ran 3 pun­tos por­cen­tua­les más que los de las de­más zo­nas ru­ra­les del país.

El rá­pi­do cre­ci­mien­to de los in­gre­sos de los agri­cul­to­res de las zo­nas po­bres se de­be a la in­ver­sión in­te­gral, la cual con­tri­bu­ye a me­jo­rar mu­cho la in­fra­es­truc­tu­ra y las con­di­cio­nes de vi­da de las fa­mi­lias cam­pe­si­nas, ele­var la efi­cien­cia de la pro­duc­ción agrí­co­la y no agrí­co­la, y au­men­tar sus­tan­cial­men­te los in­gre­sos fa­mi­lia­res y las opor­tu­ni­da­des de em­pleo. En las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das, la in­ver­sión cen­tral en la ayu­da es­pe­cial con­tra la po­bre­za as­cen­dió a 600.000 mi­llo­nes de yua­nes. En­tre 2013 y 2017, los fon­dos de es­te ti­po lle­ga­ron a 282.200 mi­llo­nes de yua­nes. Al mis­mo tiem­po, los go­bier­nos lo­ca­les au­men­ta­ron su in­ver­sión en el ali­vio de la po­bre­za, in­clu­yen­do prés­ta­mos con des­cuen­to de in­tere­ses, sub­si­dios pa­ra la de­vo­lu­ción de tie­rras la­bran­tías a la sil­vi­cul­tu­ra y pra­ti­cul­tu­ra, res­ti­tu­ción de zo­nas de pas­to­reo, en­tre otras me­di­das.

Ayu­da pre­ci­sa con­tra la po­bre­za

Después de 30 años de es­fuer­zos, la dis­tri­bu­ción de la po­bla­ción ne­ce­si­ta­da ha pa­sa­do de ver­se por re­gio­nes a ana­li­zar­se por pun­tos. En el ca­so de la po­bla­ción más po­bre que que­da, se de­ben to­mar me­di­das más es­pe­cí­fi­cas y efi­cien­tes. En no­viem­bre de 2013, el pre­si­den­te Xi Jin­ping pro­pu­so por pri­me­ra vez ac­tuar de ma­ne­ra afi­na­da en la pres­ta­ción de ayu­da con­tra la po­bre­za. Es­to im­pli­ca con­cre­tar las ta­reas de ayu­da fo­ca­li­zán­do­las en las per­so­nas y fa­mi­lias de es­ca­sos re­cur­sos cu­ya si­tua­ción es­té ar­chi­va­da y re­gis­tra­da.

En cuan­to a los in­gre­sos de las fa­mi­lias po­bres, se han for­mu­la­do po­lí­ti­cas y me­di­das in­dus­tria­les y fi­nan­cie­ras fa­vo­ra­bles pa­ra quie­nes ha­bi­tan en lu­ga­res re­mo­tos, de fre­cuen­tes desas­tres geo­ló­gi­cos y eco­ló­gi­ca­men­te frá­gi­les. En lo que va del pe­río­do del XIII Plan Quin­que­nal (2016-2020), 10 mi­llo­nes de per­so­nas ne­ce­si­ta­das han si­do re­ubi­ca­das. Ade­más, se ha apli­ca­do el pro­gra­ma de ayu­da con­tra la po­bre­za en el ám­bi­to edu­ca­cio­nal. Los ni­ños de fa­mi­lias po­bres go­zan de una exen­ción to­tal en el pa­go de la ma­trí­cu­la y en di­ver­sos gas­tos, y re­ci­ben sub­si­dios en to­das las eta­pas de la edu­ca­ción. Tam­bién se ha ela­bo­ra­do una po­lí­ti­ca de salud, que ha ba­ja­do el um­bral pa­ra el ac­ce­so a los ser­vi­cios mé­di­cos bá­si­cos, ha au­men­ta­do la pro­por­ción del re­em­bol­so y vie­ne apli­can­do el sis­te­ma de se­gu­ro de en­fer­me­da­des gra­ves. Pa­ra las fa­mi­lias sin vi­vien­da o con vi­vien­das pe­li­gro­sas, se ha for­mu­la­do una po­lí­ti­ca de reha­bi­li­ta­ción de ca­sas en mal es­ta­do; mien­tras que se vie­nen im­ple­men­tan­do po­lí­ti­cas fa­vo­ra­bles pa­ra aque­llas fa­mi­lias en las que hay per­so­nas in­ca­pa­ci­ta­das pa­ra el trabajo. En­tre 2014 y 2017, la po­bla­ción po­bre ru­ral dis­mi­nu­yó de 82,49 mi­llo­nes a 30,46 mi­llo­nes de per­so­nas, con un pro­me­dio anual de 13 mi­llo­nes de per­so­nas. La ta­sa de re­duc­ción anual de la po­bre­za se ele­vó a un 15,8 %.

El ob­je­ti­vo de Chi­na es erra­di­car com­ple­ta­men­te la po­bre­za ab­so­lu­ta pa­ra 2020 y per­mi­tir que las hoy fa­mi­lias po­bres for­men par­te de una so­cie­dad mo­des­ta­men­te aco­mo­da­da. El Go­bierno emi­tió re­cien­te­men­te una guía en la que se pre­ci­sa que en tres años de­be­rán ser sa­ca­das de la mi­se­ria unas 30 mi­llo­nes de per­so­nas, las que están dis­tri­bui­das prin­ci­pal­men­te en áreas de po­bre­za pro­fun­da, co­mo aque­llas en las que vi­ven las mi­no­rías ét­ni­cas.

Con vis­tas a ga­nar la lu­cha con­tra la po­bre­za, se de­ben adop­tar me­di­das más es­pe­cí­fi­cas pa­ra las zo­nas ex­tre­ma­da­men­te ne­ce­si­ta­das. A cor­to pla­zo, es ne­ce­sa­rio re­sol­ver el pro­ble­ma de las vi­vien­das se­gu­ras, uti­li­zar se­gu­ros y po­lí­ti­cas pa­ra es­ta­bi­li­zar el in­gre­so agrí­co­la bá­si­co, crear más puestos de bie­nes­tar pú­bli­co, for­ta­le­cer la for­ma­ción pro­fe­sio­nal y ge­ne­rar una ma­yor mano de obra. A lar­go pla­zo, hay que en­fo­car­se en la edu­ca­ción pa­ra me­jo­rar el ca­pi­tal hu­mano, im­ple­men­tar po­lí­ti­cas de trans­fe­ren­cia de pa­gos pa­ra alen­tar a las fa­mi­lias po­bres a re­ci­bir ser­vi­cios pú­bli­cos en edu­ca­ción y salud, y ga­ran­ti­zar la asis­ten­cia mé­di­ca a los po­bla­do­res que ha­yan caí­do en la po­bre­za a cau­sa de una en­fer­me­dad.

Cnsp­ho­to

30 de mayo de 2018. Fies­ta de los alum­nos de la es­cue­la pri­ma­ria Zhong­yi­ding, en una al­dea que re­ci­be ayu­da con­tra la po­bre­za.

23 de septiembre de 2018. Los de la et­nia yao del dis­tri­to au­tó­no­mo de Longs­heng, re­gión au­tó­no­ma de la et­nia zhuang de Guang­xi, ce­le­bran la lle­ga­da del oto­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.