El té nos ha cambiado la vi­da

La al­dea de He­tao­ba ha en­con­tra­do un efi­cien­te ca­mino de desa­rro­llo

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por CHEN TING­MING

Mi nom­bre es Chen Ting­ming. Ten­go 56 años y soy el se­cre­ta­rio de la cé­lu­la del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na (PCCh) de la al­dea de He­tao­ba, en el dis­tri­to de Mei­tan (pro­vin­cia de Guiz­hou). Mi la­bor se ha en­fo­ca­do en el bie­nes­tar de la gente des­de que en 1990 asu­mí el car­go de sub­di­rec­tor del co­mi­té de la al­dea. Hoy, gra­cias al cul­ti­vo del té, sus po­bla­do­res han po­di­do li­be­rar­se de la po­bre­za y me­jo­rar su ni­vel de vi­da.

Ha­ce 40 años la ren­ta per cá­pi­ta de la al­dea era so­lo de de­ce­nas de yua­nes, pe­ro hoy al­can­za los 16.400 yua­nes. Ha­ce 40 años via­já­ba­mos a pie y no co­mía­mos lo su­fi­cien­te, pe­ro hoy to­das las fa­mi­lias tie­nen au­to­mó­vi­les y to­dos so­mos pro­pie­ta­rios de em­pre­sas. Po­de­mos co­mer y com­prar lo que que­ra­mos, y la vi­da es más dul­ce que la miel.

De­seos de cam­bio

En el oto­ño de 1978 co­men­cé el pri­mer año de edu­ca­ción se­cun­da­ria. Mi fa­mi­lia era po­bre. Mi ma­dre es­ta­ba en­fer­ma y mis dos her­ma­nos me­no­res tam­bién eran es­tu­dian­tes. La car­ga familiar ago­bia­ba a mi pa­dre.

En aque­lla dé­ca­da de 1970, He­tao­ba su­frió una gra­ve se­quía. No ha­bía su­fi­cien­tes ce­rea­les pa­ra co­mer y los al­dea­nos te­nían que atra­ve­sar va­rios mon­tes pa­ra con­se­guir agua. Los hom­bres pre­fe­rían ir­se de He­tao­ba y las mu­je­res de otras zo­nas no que­rían ca­sar­se con los jó­ve­nes de nues­tra al­dea. Es­te es un recuerdo fres­co pa­ra mu­chas per­so­nas ma­yo­res.

En aquel en­ton­ces, el gas­to de ma­nu­ten­ción en mi es­cue­la era de ocho yua­nes al mes. Mi pa­dre po­cas ve­ces pu­do pa­gar­lo y de­bía pe­dir di­ne­ro a pa­rien­tes y ve­ci­nos. En mi me­mo­ria está siem­pre pre­sen­te una es­ce­na: mi pa­dre, con sus zapatos de te­la ro­tos y el tor­so des­nu­do, car­gan­do so­bre sus hom­bros el ta­ba­co cu­ra­do y el jen­gi­bre. Él de­bía re­co­rrer va­rios ki­ló­me­tros de ca­mino mon­ta­ño­so pa­ra ven­der­los en el po­bla­do. So­lo así po­día de­vol­ver el di­ne­ro que le ha­bían pres­ta­do aque­llos pa­rien­tes y ve­ci­nos. Po­co que­da­ba pa­ra la fa­mi­lia. To­da la al­dea se en­con­tra­ba en la mis­ma si­tua­ción. To­dos éra­mos po­bres.

En 1981 me gra­dué de la es­cue­la se­cun­da­ria. En ese mo­men­to, se ha­bía im­ple­men­ta­do en la al­dea el “sis­te­ma de res­pon­sa­bi­li­dad por con­tra­ta a ba­se de fa­mi­lia con re­mu­ne­ra­ción en fun­ción del ren­di­mien­to”. Con la tie­rra en la mano, la vi­da co­men­zó a me­jo­rar un po­co, pe­ro de­bi­do a que la tie­rra era es­té­ril, el ren­di­mien­to del grano era ba­jo. Ese mis­mo año, He Dian­lun, en­ton­ces se­cre­ta­rio de la cé­lu­la del PCCh de la al­dea, in­tro­du­jo unas plán­tu­las de té de al­ta ca­li­dad pro­ce­den­tes del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción de Té de Guiz­hou. Después de dos años de plan­ta­ción ex­pe­ri­men­tal, He te­nía la con­vic­ción de que el cul­ti­vo y la ven­ta del té au­men­ta­rían los in­gre­sos de la po­bla­ción.

En 1983 se em­pe­zó a cul­ti­var té en to­da la al­dea. No te­nía­mos otra op­ción an­te el ba­jo ren­di­mien­to del cam­po. Co­mo yo era uno de los po­cos en la al­dea que se ha­bía gra­dua­do de la se­cun­da­ria, fui asig­na­do por He Dian­lun al pues­to de sub­di­rec­tor de la Unión Eco­nó­mi­ca de He­tao­ba. Mi ta­rea era ayu­dar­le a di­na­mi­zar la eco­no­mía que gi­ra­ba en torno al té.

Después de gra­duar­me de la se­cun­da­ria, la vi­da de nues­tra fa­mi­lia me­jo­ró un po­co por­que po­día ayu­dar a mi pa­dre. Con la pro­fun­di­za­ción de la po­lí­ti­ca de “for­ta­le­ci­mien­to de la eco­no­mía en el cam­po”, cul­ti­va­mos ta­ba­co, ver­du­ras, jen­gi­bre, y cria­mos cer­dos. Aun­que el trabajo era ar­duo, lo­grá­ba­mos un pa­go me­re­ci­do. To­dos de­cían que nuestro mun­do es­ta­ba cam­bian­do.

En 1985 de­jé el pues­to y me ca­sé. Una ca­sa de 12 m2, una ca­ma y dos con­jun­tos de ro­pa de dor­mir eran to­dos los

bie­nes que te­nía­mos. Ese mis­mo año, al ver los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos ge­ne­ra­dos por el té, los re­si­den­tes de la al­dea fue­ron am­plian­do la es­ca­la de cul­ti­vo. Yo tam­bién al­qui­lé una par­ce­la de tie­rra de 3 mu (0,2 hec­tá­reas) pa­ra cul­ti­var té, ade­más de que te­nía un te­rreno de 1 mu (0,06 hec­tá­reas). Las ho­jas de té so­lo pue­den ser co­se­cha­das después de tres años de cre­ci­mien­to. Du­ran­te ese pe­rio­do, pa­ra te­ner re­cur­sos eco­nó­mi­cos, ven­dí cer­dos y jen­gi­bres.

En 1986 na­ció mi hi­ja y en 1988, mi hi­jo. Y co­se­cha­mos tam­bién las ho­jas de té. El in­gre­so anual de nues­tra fa­mi­lia en 1988 fue de más de 10.000 yua­nes, de los cua­les 7000 yua­nes ha­bían ve­ni­do de la ven­ta y pro­ce­sa­mien­to de ho­jas de té. En aquel en­ton­ces, ese mon­to de in­gre­sos era al­go muy ra­ro en el país. Recuerdo cla­ra­men­te que ese año, de las 300 fa­mi­lias de la al­dea, ca­si to­das las que cul­ti­va­ban té ha­bían lo­gra­do ta­les in­gre­sos.

En 1989, mi fa­mi­lia ya te­nía bi­ci­cle­tas Fo­re­ver, re­lo­jes Shang­hai, una má­qui­na de co­ser Abe­ja y una ra­dio­ca­se­te­ra Yan­wu. Eran mar­cas muy fa­mo­sas en aquel tiem­po. En tan so­lo diez años, la al­dea de He­tao­ba pasó de un es­ta­do de po­bre­za, en el que no se po­día sa­tis­fa­cer el ham­bre, a una vi­da fe­liz. Y esos diez años co­rres­pon­die­ron pre­ci­sa­men­te al pe­río­do de rá­pi­do desa­rro­llo de la re­for­ma y aper­tu­ra en Chi­na.

For­ta­le­ci­mien­to de la eco­no­mía

En 1993 fui ele­gi­do por la po­bla­ción co­mo di­rec­tor del co­mi­té de la al­dea. Ba­jo el li­de­raz­go del se­cre­ta­rio He Dian­lun, el desa­rro­llo si­guió su mar­cha has­ta con­ver­tir a He­tao­ba en la pri­me­ra al­dea emer­gen­te gra­cias al té del dis­tri­to de Mei­tan.

En ju­lio de 1996 su­ce­dí a He Dian­lun en su car­go y con­ti­nué el ca­mino tra­za­do por él: for­ta­le­cer la eco­no­mía y al­can­zar más lo­gros. Ese año, la su­per­fi­cie de las plan­ta­cio­nes de té era de 1350 mu ( 90 hec­tá­reas), con 0,6 mu ( 0,04 hec­tá­reas) per cá­pi­ta, mien­tras que el in­gre­so ne­to anual per cá­pi­ta era de 2200 yua­nes. A fin de au­men­tar los in­gre­sos, los dos co­mi­tés de la al­dea acor­da­ron con la po­bla­ción un nuevo plan de desa­rro­llo que con­sis­tió en plan­tar té en to­da la tie­rra que fue­ra ade­cua­da pa­ra su cul­ti­vo.

Los al­dea­nos res­pon­die­ron po­si­ti­va­men­te a es­te plan. Pa­ra 2012, el área to­tal de plan­ta­cio­nes de té al­can­zó los 8380 mu (558 hec­tá­reas), con 2,5 mu ( 0,16 hec­tá­reas) per cá­pi­ta y más de 10 mu (0,66 hec­tá­reas) por fa­mi­lia. En aquel año la al­dea te­nía 3347 re­si­den­tes per­te­ne­cien­tes a 807 fa­mi­lias. El in­gre­so ne­to anual per cá­pi­ta al­can­zó los 8300 yua­nes, de los cua­les el 85 % se de­bía al té. Con la am­plia­ción de la su­per­fi­cie

de plan­ta­cio­nes, se adop­tó el mo­de­lo de desa­rro­llo “cé­lu­la del PCCh + em­pre­sas + aso­cia­cio­nes”, a fin de for­ta­le­cer la re­gu­la­ción de la ba­se de té y su pro­ce­sa­mien­to.

Des­de 2001 has­ta 2011, ba­jo la di­rec­ción de la cé­lu­la del PCCh y las aso­cia­cio­nes lo­ca­les, en He­tao­ba emer­gie­ron tres em­pre­sas lí­de­res en la pro­vin­cia de Guiz­hou, así co­mo 35 pe­que­ñas plan­tas de pro­ce­sa­mien­to de té. Nues- tras em­pre­sas han es­ta­ble­ci­do tam­bién ca­de­nas de tien­das en ciu­da­des co­mo Bei­jing, Shang­hai y Shenz­hen. Después de años de desa­rro­llo, He­tao­ba ha lo­gra­do el me­re­ci­do re­co­no­ci­mien­to de ser “la pri­me­ra al­dea de té eco­ló­gi­co del oes­te de Chi­na”.

En 2010, mi fa­mi­lia y yo nos tras­la­da­mos a una nue­va ca­sa de 120 m2 y com­pré un co­che a 70.000 yua­nes. Ese año, ca­si to­das las fa­mi­lias de la al­dea te­nían au­to­mó­vi­les.

Re­sur­gi­mien­to de la al­dea

Des­de 2012, con el ob­je­ti­vo de “for­ta­le­cer la ba­se e in­dus­tria del té, em­be­lle­cer la al­dea y mos­trar una nue­va ima­gen”, He­tao­ba re­no­vó más de 600 vi­vien­das y re­cons­tru­yó el acue­duc­to, la red eléc­tri­ca y las ca­rre­te­ras, lo que me­jo­ró el ni­vel de vi­da de sus re­si­den­tes. Tam­bién se es­ta­ble­cie­ron una de­ce­na de aso­cia­cio­nes de pro­duc­ción y desa­rro­llo, los que re­gu­lan con­ti­nua­men­te la ad­mi­nis­tra­ción de la ba­se, ex­plo­ran mo­de­los de di­rec­ción del PCCh y per­fec­cio­nan el sis­te­ma de au­to­go­bierno en la al­dea.

Si es­tu­vie­ra vi­vo He Dian­lun – el an­te­rior se­cre­ta­rio de He­tao­ba– y vie­se los lo­gros al­can­za­dos por la al­dea, se­gu­ro es­ta­ría emo­cio­na­do y fe­liz. A tra­vés del desa­rro­llo del agro­tu­ris­mo y del tu­ris­mo re­la­cio­na­do con el té, el va­lor pro­duc­ti­vo de He­tao­ba su­peró los 230 mi­llo­nes de yua­nes en 2017, mien­tras que el in­gre­so anual per cá­pi­ta fue de 17.000 yua­nes.

Gra­cias a la trans­for­ma­ción y mo­der­ni­za­ción de la in­dus­tria del té, He­tao­ba ha cum­pli­do con la me­ta es­ta­ble­ci­da de que ca­da fa­mi­lia ten­ga su pro­pia plan­ta­ción de té y de que to­dos los agri­cul­to­res sean co­mer­cian­tes. Ac­tual­men­te hay en la al­dea cua­tro em­pre­sas con­si­de­ra­das lí­de­res en la pro­vin­cia de Guiz­hou, así co­mo más de 80 fá­bri­cas de pro­ce­sa­mien­to de té, lo que ha de­ri­va­do en una pro­duc­ción anual de té se­co de 1000 to­ne­la­das, las que se ven­den en gran­des ciu­da­des de Chi­na y Eu­ro­pa. So­lo el pro­ce­sa­mien­to de té ge­ne­ra un va­lor de pro­duc­ción anual de más de 100 mi­llo­nes de yua­nes.

Ade­más, a tra­vés de la trans­fe­ren­cia del de­re­cho de uso de la tie­rra a los con­tra­tis­tas, he­mos con­ver­ti­do los re­cur­sos de la tie­rra en ca­pi­tal, lo que pres­ta una ga­ran­tía fi­nan­cie­ra al desa­rro­llo de la ba­se de té.

La He­tao­ba de hoy tie­ne her­mo­sos pai­sa­jes, per­so­nas de bien y una in­dus­tria desa­rro­lla­da. Gra­cias al té he­mos em­pe­za­do a pro­mo­ver en­tre los ciu­da­da­nos del país el pai­sa­je y el ai­re fres­co de nues­tras plan­ta­cio­nes. El cul­ti­vo del té nos ha traí­do la vi­da que que­ría­mos.

Yu Jie

Ver bien el co­lor de las ho­jas es un pro­ce­so im­por­tan­te an­tes de com­prar té.

El equi­po di­rec­ti­vo de la al­dea de He­tao­ba en 2003. Chen Ting­ming es el se­gun­do des­de la de­re­cha.

Yu Jie

El Mer­ca­do de Té de Mei­jiang está ubi­ca­do en la mis­ma al­dea de He­tao­ba pa­ra fa­ci­li­tar las transac­cio­nes de los agri­cul­to­res de té.

Hou Gang

Tra­mo de Mei­tian de la au­to­pis­ta Hangz­hou-Rui­li.

Yu Jie

Una ta­ller de pro­ce­sa­mien­to de té en He­tao­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.