La edu­ca­ción acer­ca más a Chi­na y ALC

Los in­ter­cam­bios aca­dé­mi­cos jue­gan hoy un rol fun­da­men­tal en las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por HE LINLI*

La edu­ca­ción es un im­por­tan­te fac­tor que acer­ca con­ti­nua­men­te a las per­so­nas. Los in­ter­cam­bios y la coope­ra­ción en es­ta ma­te­ria en­tre Chi­na y Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (ALC) no son so­lo un ca­nal im­por­tan­te pa­ra la com­pren­sión mu­tua, sino tam­bién una ne­ce­si­dad pa­ra el ade­cua­do desa­rro­llo de las re­la­cio­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas en­tre las dos par­tes. Úl­ti­ma­men­te, la coope­ra­ción y los in­ter­cam­bios edu­ca­ti­vos en­tre Chi­na y ALC se han vuel­to más fre­cuen­tes.

Las vi­si­tas a Chi­na se in­cre­men­tan

En es­tos úl­ti­mos años, los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos vie­nen apo­yan­do a ca­da vez más per­so­nas a rea­li­zar sus es­tu­dios en Chi­na, lo que ha ge­ne­ra­do que el nú­me­ro de es­tu­dian­tes de ALC en nuestro país mues­tre una im­por­tan­te ten­den­cia de cre­ci­mien­to. En ju­lio de 2014, du­ran­te una de sus vi­si­tas a ALC, el pre­si­den­te de Chi­na, Xi Jin­ping, anun­ció que el Go­bierno chino pro­por­cio­na­ría en los pró­xi­mos cin­co años unas 6000 be­cas a es­tu­dian­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos, 6000 pla­zas de ca­pa­ci­ta­ción, así co­mo 400 be­cas de más­ter.

Las be­cas del Go­bierno chino pue­den ayu­dar a es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res y aca­dé­mi­cos la­ti­noa­me­ri­ca­nos y ca­ri­be­ños de ex­ce­len­te ni­vel a es­tu­diar o in­ves­ti­gar en las uni­ver­si­da­des chi­nas. El Consejo de Be­cas de Chi­na (Chi­na Scho­lars­hip Coun­cil) es el or­ga­nis­mo res­pon­sa­ble de la ad­mi­sión y la ges­tión de es­tu­dian­tes.

Hay mu­chas for­mas en las que los la­ti­noa­me­ri­ca­nos y ca­ri­be­ños pue­den ac­ce­der a es­tas be­cas. Por ejem­plo, los pro­yec­tos bi­la­te­ra­les en­tre paí­ses pro­por­cio­nan be­cas com­ple­tas o par­cia­les de más­ter y doc­to­ra­do. Asi­mis­mo, está el pro­gra­ma de be­cas “La Gran Mu­ra­lla”, ofre­ci­do por la Unes­co y que está di­ri­gi­do a pro­fe­sio­na­les que deseen rea­li­zar es­tu­dios de pos­gra­do o ten­gan la in­ten­ción de rea­li­zar una in­ves­ti­ga­ción individual. Has­ta el mo­men­to, Chi­na ha otor­ga­do be­cas gu­ber­na­men­ta­les en 31 paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. En­tre 2002 y 2017, el nú­me­ro de es­tu­dian­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos que ac­ce­die­ron a be­cas del Go­bierno chino au­men­tó de 163 a 1924.

El Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de Chi­na ha fir­ma­do acuer­dos con 10 paí­ses de ALC (Pe­rú, Bar­ba­dos, Ecua­dor, Do­mi­ni­ca, Co­lom­bia, Cu­ba, Ve­ne­zue­la, Uru­guay, Ja­mai­ca y Chi­le) y ha sus­cri­to acuer­dos de re­co­no­ci­mien­to mu­tuo de tí­tu­los aca­dé­mi­cos con Pe­rú, Cu­ba y Mé­xi­co. Con el rá­pi­do desa­rro­llo de las re­la­cio­nes en­tre Chi­na y ALC, el nú­me­ro de es­tu­dian­tes que vie­nen a Chi­na ha se­gui­do cre­cien­do.

Los es­tu­dios en ALC

Con re­la­ción a los es­tu­dios en ALC, paí­ses co­mo Mé­xi­co, Co­lom­bia, Pe­rú,

Ve­ne­zue­la y Ar­gen­ti­na han otor­ga­do be­cas a es­tu­dian­tes chi­nos. Ac­tual­men­te hay cer­ca de 4200 es­tu­dian­tes chi­nos en ALC, la ma­yo­ría de los cua­les cuen­ta con una be­ca ofre­ci­da por el Go­bierno chino. El ni­vel aca­dé­mi­co in­clu­ye los de pos­doc­to­ra­do, doc­to­ra­do, más­ter, li­cen­cia­tu­ra, es­pe­cia­li­za­ción y es­tu­dios pre­pa­ra­to­rios.

Hoy en día, los es­tu­dian­tes chi­nos pue­den so­li­ci­tar pro­gra­mas de fi­nan­cia­mien­to pa­ra su es­ta­día en los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos y ca­ri­be­ños, co­mo pro­gra­mas de be­cas en Mé­xi­co, Co­lom­bia, Ar­gen­ti­na, Pe­rú y un pro­gra­ma de­por­ti­vo de be­cas sus­cri­to con Ja­mai­ca. Sin em­bar­go, hay más de 20 paí­ses de ALC que aún no han abier­to un pro­gra­ma edu­ca­ti­vo pa­ra es­tu­dian­tes chi­nos.

En com­pa­ra­ción con la si­tua­ción ge­ne­ral de los es­tu­dian­tes chi­nos en el ex­tran­je­ro, el nú­me­ro to­tal de los que lo ha­cen en Amé­ri­ca La­ti­na es re­la­ti­va­men­te ba­jo, el ni­vel de ins­truc­ción no es equi­li­bra­do y la co­ber­tu­ra de los gas­tos aca­dé­mi­cos es in­su­fi­cien­te. Es­to se de­be a mu­chos as­pec­tos. En pri­mer lu­gar, in­fluen­cia­dos por su bue­na fa­ma, los es­tu­dian­tes (con la anuen­cia de sus pa­dres) to­da­vía pre­fie­ren ir a Eu­ro­pa y EE. UU. En se­gun­do lu­gar, hay una ba­rre­ra lin­güís­ti­ca con los idio­mas es­pa­ñol y por­tu­gués, en vis­ta de que la ta­sa de di­fu­sión del in­glés aún no es muy al­ta en los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, lo que ge­ne­ra in­con­ve­nien­tes en los es­tu­dios y el es­ti­lo de vi­da. En ter­cer lu­gar, la lle­ga­da de es­tu­dian­tes chi­nos se ve afec­ta­da por las con­di­cio­nes so­cia­les, po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas de ALC. En cuar­to lu­gar, tam­bién en­tran a ta­llar el re­co­no­ci­mien­to mu­tuo de las ca­li­fi­ca­cio­nes aca­dé­mi­cas y el sis­te­ma de in­ter­cam­bio de cré­di­tos.

Pers­pec­ti­vas de la coope­ra­ción

A me­di­da que nuestro país ex­pan­de su aper­tu­ra, im­pul­sa­da es­pe­cial­men­te por la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta, se irán ge­ne­ran­do más opor­tu­ni­da­des de in­ver­sión en­tre ALC y Chi­na. Sin em­bar­go, hay una es­ca­sez de per­so­nal cua­li­fi­ca­do que es­té fa­mi­lia­ri­za­do con la si­tua­ción del otro país y en­tien­da su cul­tu­ra. El in­ter­cam­bio de es­tu­dian­tes es la me­jor ma­ne­ra de for­mar ta­len­tos. Chi­na y los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos tie­nen una am­plia coope­ra­ción en el cam­po de la edu­ca­ción y cuen­tan con un gran po­ten­cial pa­ra su desa­rro­llo, aun­que tam­bién en­fren­tan mu­chos desafíos.

Frente a la cre­cien­te de­man­da de ta­len­tos de am­bas par­tes, creo que pri­me­ro se de­be­ría am­pliar gra­dual­men­te la es­ca­la y el nú­me­ro de ca­rre­ras en las que se ofre­cen fi­nan­cia­mien­to edu­ca­ti­vo, así co­mo fo­men­tar la vi­si­ta de pro­fe­so­res de la otra par­te, la in­ves­ti­ga­ción, la ob­ten­ción de doc­to­ra­dos y el es­tu­dio de te­mas re­gio­na­les, in­ter­na­cio­na­les y de idio­mas. Los pro­gra­mas de ca­pa­ci­ta­ción or­ga­ni­za­dos por Chi­na

se di­ri­gen es­pe­cial­men­te a la pro­fun­di­za­ción del idio­ma es­pa­ñol, lo cual es un só­li­do res­pal­do pa­ra la es­tra­te­gia di­plo­má­ti­ca del país.

En se­gun­do lu­gar, Chi­na y ALC de­ben en­fren­tar las di­fi­cul­ta­des que sur­jan en el plano de la coope­ra­ción y ex­plo­rar con­jun­ta­men­te so­lu­cio­nes fle­xi­bles y efec­ti­vas. Por ejem­plo, es ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar el sis­te­ma de re­co­no­ci­mien­to mu­tuo de tí­tu­los aca­dé­mi­cos y cré­di­tos. Ade­más, se pue­den am­pliar el tiem­po de es­tu­dios en el ex­tran­je­ro y la in­ten­si­dad de los pro­yec­tos a cor­to pla­zo. So­bre la ba­se de las ten­den­cias vis­tas en el mun­do, se de­be fle­xi­bi­li­zar el mer­ca­do la­bo­ral y fo­men­tar el em­pren­di­mien­to de es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros en Chi­na. Al mis­mo tiem­po, es ne­ce­sa­rio pro­mo­ver que los es­tu­dian­tes chi­nos par­ti­ci­pen en el pro­yec­to “Prác­ti­cas en el ex­tran­je­ro”, pa­ra que así es­tos pue­dan rea­li­zar prác­ti­cas re­mu­ne­ra­das en va­rias com­pa­ñías de ALC, lo que for­ta­le­ce­rá sus ha­bi­li­da­des, en­ri­que­ce­rá su ex­pe­rien- cia la­bo­ral y me­jo­ra­rá su com­pe­ten­cia pro­fe­sio­nal.

En ter­cer lu­gar, se de­be­ría es­ta­ble­cer a lar­go pla­zo un me­ca­nis­mo que fo­men­te la coope­ra­ción y los in­ter­cam­bios de al­to ni­vel. Por ejem­plo, se po­dría es­ta­ble­cer un me­ca­nis­mo de reunio­nes re­gu­la­res en­tre los mi­nis­tros de Edu­ca­ción de Chi­na y ALC, así co­mo un fo­ro de pre­si­den­tes uni­ver­si­ta­rios de Chi­na y ALC o un fo­ro en­tre Chi­na y ALC pa­ra pro­mo­ver la coope­ra­ción edu­ca­ti­va y los in­ter­cam­bios en­tre am­bas par­tes.

En el me­ca­nis­mo de reunio­nes re­gu­la­res en­tre los mi­nis­tros de Edu­ca­ción de Chi­na y ALC po­drían es­tar com­pren­di­dos la di­rec­ción ge­ne­ral de la coope­ra­ción y el in­ter­cam­bio edu­ca­ti­vo en­tre Chi­na y ALC, y com­bi­nar­las con me­ca­nis­mos bi­la­te­ra­les y mul­ti­la­te­ra­les co­mo un fo­ro en­tre Chi­na y ALC que pro­mue­va la coope­ra­ción ge­ne­ral. Del mis­mo mo­do, a tra­vés de una só­li­da coope­ra­ción, las uni­ver­si­da­des de am­bas par­tes pue­den com­ple­men­tar­se y los me­ca­nis­mos de in­ter­cam­bio aca­dé­mi­co y de coope­ra­ción pue­den ser más fle­xi­bles. Por ejem­plo, pro­fe­so­res de am­bos la­dos pue­den ca­pa­ci­tar a maes­tros o es­tu­dian­tes de doc­to­ra­do, o se pue­de in­cen­ti­var que pro­fe­so­res e in­ves­ti­ga­do­res de ALC tra­ba­jen con sus pa­res chi­nos en una u otra par­te.

Las cul­tu­ras de Chi­na y ALC com­par­ten mu­chos as­pec­tos en ma­te­ria de di­ver­si­dad, to­le­ran­cia, aper­tu­ra e in­no­va­ción. Si bien am­bas par­tes tie­nen sus pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas y pe­cu­lia­ri­da­des, las dos cul­tu­ras tie­nen un atrac­ti­vo na­tu­ral, una com­ple­men­ta­rie­dad y una re­fe­ren­cia. No obs­tan­te, cree­mos que a tra­vés del res­pe­to mu­tuo, la igual­dad en el tra­to, el apro­ve­cha­mien­to de las ventajas com­ple­men­ta­rias y la coope­ra­ción sin­ce­ra, los in­ter­cam­bios y la coope­ra­ción en­tre Chi­na y ALC mar­ca­rán el co­mien­zo de una nue­va era de vi­go­ro­so desa­rro­llo.

Cnsp­ho­to

21 de abril de 2016. Ni­ños chi­nos en el stand de Pe­rú en el Fes­ti­val de Cul­tu­ra y Tu­ris­mo de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be.

Cnsp­ho­to

“Vi­si­ta al cam­pus de di­plo­má­ti­cos la­ti­noa­me­ri­ca­nos”, un pro­gra­ma lle­va­do a ca­bo en la Uni­ver­si­dad de Es­tu­dios Ex­tran­je­ros de Tian­jin.

Cnsp­ho­to

En 2016 co­men­za­ron los cur­sos de la Se­ma­na In­ter­na­cio­nal de la Uni­ver­si­dad de Si­chuan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.