De Lang Ping a Zhu Ting: una his­to­ria in­con­clu­sa

Chi­na re­gre­sa a ca­sa con una me­da­lla de bron­ce en el Mun­dial Fe­me­nino de Vó­lei­bol Ja­pón 2018

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por JOR­GE RA­MÍ­REZ CALZADILLA*

Cin­co pun­tos de par­ti­do, en ca­si 8 mi­nu­tos que pa­re­cie­ron eter­nos, ne­ce­si­tó Chi­na pa­ra co­ro­nar­se por se­gun­da oca­sión en su his­to­ria en un Cam­peo­na­to Mun­dial Fe­me­nino de Vó­lei­bol. Cin­co ju­ga­do­ras pa­sa­ron por la lí­nea de sa­que en las pos­tri­me­rías de aque­lla fi­nal de Che­cos­lo­va­quia 1986. To­das con el fir­me pro­pó­si­to de aca­bar mi­nan­do la gra­ní­ti­ca tenacidad de un sex­te­to de Cu­ba co­man­da­do por Mi­re­ya Luis. Un cer­te­ro con­tra­ata­que fi­na­li­za­do por Jiang Ying dic­tó sen­ten­cia.

Cul­mi­na­ba así un lus­tro glo­rio­so pa­ra el equi­po na­cio­nal de vó­lei­bol del gi­gan­te asiá­ti­co. El mo­no­po­lio de tro­feos in­ter­na­cio­na­les se tra­du­jo en dos tí­tu­los en las Co­pas del Mun­do (1981 y 1985), un par en Mun­dia­les (Pe­rú 1982 y Che­cos­lo­va­quia 1986) y el oro olím­pi­co en Los Án­ge­les 1984.

En las res­tan­tes edi­cio­nes de los tres tor­neos gran­des en el si­glo XX, las chi­nas no vol­ve­rían a es­ca­lar a lo más al­to del po­dio: los me­jo­res re­sul­ta­dos, 4 pla­tas (en la Co­pa Mun­dial de 1991, los Mun­dia­les de 1990 y 1998, y los JJ. OO. de Atlan­ta 1996), su­pon­drían en to­dos los ca­sos de­rro­tas a ma­nos del com­bi­na­do cu­bano.

Re­torno a pla­nos es­te­la­res

La an­he­la­da ven­det­ta frente a las cu­ba­nas no se ma­te­ria­li­za­ría has­ta la Co­pa Mun­dial de 2003, en la que una nue­va ge­ne­ra­ción de ju­ga­do­ras chi­nas con­clu­yó el tor­neo con un ré­cord in­ma­cu­la­do, 11-0 (in­clui­do un con­tun­den­te 3-0 a ex­pen­sas de las an­ti­lla­nas, en­ton­ces vigentes tri­cam­peo­nas olím­pi­cas).

Un plantel ca­si idén­ti­co, con la pa­sa­do­ra y ca­pi­ta­na Feng Kun y las re­ma­ta­do­ras Zhao Rui­rui y Zhang Ping, to­ma­ría por asal­to Ate­nas en 2004. En las se­mi­fi­na­les de la ca­pi­tal grie­ga, en uno de los par­ti­dos más me­mo­ra­bles de los que se ten­gan re­gis­tros en li­des ba­jo los cin­co aros, las asiá­ti­cas se im­pon­drían nue­va­men­te a Cu­ba en 5 par­cia­les y re­con­quis­ta­rían la glo­ria olím­pi­ca vein­te ca­len­da­rios después.

Sin em­bar­go, en Bei­jing 2008, la pre­sión de ju­gar an­te su pú­bli­co y un sex­te­to de Bra­sil (las eli­mi­nó en se­mis) se con­ju­ga­ron pa­ra amar­gar la re­vá­li­da a las an­fi­trio­nas. La me­da­lla de bron­ce en ca­sa mar­có el ini­cio de otro ciclo olím­pi­co de re­sul­ta­dos dis­cre­tos –pa­ra los es­tán­da­res de las chi­nas– has­ta el re­torno al ban­qui­llo de Lang Ping, quien ya ha­bía fun­gi­do co­mo en­tre­na­do­ra del elen­co na­cio­nal de 1995 a 1998 (bron­ce en la Co­pa Mun­dial de 1995; plata en los JJ. OO. de 1996 y en el Mun­dial de 1998).

El re­gre­so co­mo es­tra­te­ga de la otro­ra ca­pi­ta­na del equi­po, coin­ci­dió con una nue­va hor­na­da de atle­tas li­de­ra­da por Zhu Ting. La ave­za­da pre­pa­ra­do­ra co­men­zó en 2013 a en­sam­blar un elen­co de fu­tu­ro, muy ba­lan­cea­do, con Zhu asu­mien­do la ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad ofen­si­va –el mis­mo rol que en sus años mo­zos Lang desem­pe­ña­ra–; y tan so­lo un al­ma­na­que después de su nom­bra­mien­to, Chi­na re­cla­ma­ría su cuo­ta de pro­ta­go­nis­mo en uno de los tres gran­des tor­neos.

Las chi­nas pro­gre­sa­ron has­ta la úl­ti­ma ins­tan­cia del Mun­dial Ita­lia 2014, en la que un mu­cho más ex­pe­ri­men­ta­do equi­po de Es­ta­dos Uni­dos ter­mi­nó (3-1) con su cuen­to de ha­das. Era, de cual­quier ma­ne­ra, eso, un re­la­to ideal pa­ra un guion holly­woo­den­se: la es­tre­lla del ayer, Lang Ping, la mu­jer apo­da­da “Mar­ti­llo de Hie­rro” por su ca­rác­ter in­que­bran­ta­ble y la de­mo­le­do­ra fuerza con que le pe­ga­ba al es­fé­ri­co, es­ta­ba al frente de un gru­po

al que so­bra­ba ta­len­to pa­ra os­ten­tar de nuevo la tri­ple co­ro­na (Co­pa del Mun­do, Mun­dial y Jue­gos Olím­pi­cos).

El pri­mer oro se con­cre­tó en la Co­pa del Mun­do de 2015. Chi­na ga­nó en las can­chas ni­po­nas su cuar­to tro­feo en es­ta com­pe­ti­ción. El verano si­guien­te, en Río de Ja­nei­ro, las chicas de Lang Ping se con­sa­gra­rían en el es­ce­na­rio más exi­gen­te, los Jue­gos Olím­pi­cos. Las chi­nas se re­ser­va­ron su me­jor ver­sión pa­ra el mo­men­to cru­cial, los cru­ces, después de ar­chi­var un desem­pe­ño muy irre­gu­lar en la fa­se de gru­pos y avan­zar co­mo cuar­tas de su lla­ve. Bra­sil, in­vic­ta y en bus­ca de su ter­cer éxi­to olím­pi­co con­se­cu­ti­vo ( Bei­jing 2008 y Lon­dres 2012), pa­gó los pla­tos ro­tos. Con un 3-2 que pu­so a prue­ba la salud car­dio­vas­cu­lar de los afi­cio­na­dos, de­ja­ron en la cu­ne­ta a las lo­ca­les en cuar­tos de fi­nal. Paí­ses Ba­jos, en se­mi­fi­na­les, y Ser­bia, en la gran fi­nal (ver­du­gos am­bos de Chi­na en la eta­pa ini­cial), fue­ron los úl­ti­mos obs­tácu­los en el sen­de­ro ha­cia los me­ta­les áu­reos.

A Chi­na so­lo le que­da­ba una me­ta pa­ra com­ple­tar el trío de en­tor­cha­dos, pre­ci­sa­men­te el tí­tu­lo más es­qui­vo pa­ra el sex­te­to asiá­ti­co: el del Mun­dial.

Un bron­ce con sa­bor agri­dul­ce

En “la tie­rra del sol na­cien­te” ate­rri­za­ron Lang Ping y sus pu­pi­las en los úl­ti­mos días del pa­sa­do septiembre con un úni­co ob­je­ti­vo: mar­char­se de la de­ci­moc­ta­va edi­ción mun­dia­lis­ta, el 20 de oc­tu­bre, con un tro­feo que no se agen­cia­ban des­de 1986, cuan­do nin­gu­na de las ac­tua­les ju­ga­do­ras ha­bía na­ci­do (la ma­yor, Yan Ni, tie­ne 31 años).

A las puer­tas de los cru­ces, las chi­nas pre­sen­ta­ban un ba­lan­ce de 12-1. El so­li­ta­rio tras­pié (3-1) fue a ma­nos de Ita­lia, en un due­lo que ce­rró la pri­me­ra ron­da y en el que tu­vie­ron un po­bre desem­pe­ño. Los em­pa­re­ja­mien­tos de se­mi­fi­na­les ofre­cían la opor­tu­ni­dad del des­qui­te an­te las ita­lia­nas. Ser­bia y Paí­ses Ba­jos ri­va­li­za­ban por el otro la­do del cua­dro.

En la que pa­ra mu­chos fue una fi­nal ade­lan­ta­da, las dis­cí­pu­las de Da­vi­de Maz­zan­ti vol­vie­ron a su­pe­rar a las de Lang Ping. Fue una au­tén­ti­ca batalla cam­pal, con un cuar­to set ma­ra­to­niano (31-29) y un tie-break de in­far­to (15-17). El des­gas­te con­tra las asiá­ti­cas pasó fac­tu­ra a las az­zu­rri y, en la gran fi­nal, una ins­pi- ra­da Ser­bia las su­peró a re­mol­que (3-2). Zhu Ting y com­pa­ñía se ad­ju­di­ca­ron an­te las neer­lan­de­sas (3-0) un pre­mio de con­so­la­ción que no sir­ve de mu­cho con­sue­lo pa­ra un sex­te­to que bus­ca­ba en Yo­koha­ma mu­cho más que el bron­ce.

Ese re­sul­ta­do com­pla­ce­ría a la ma­yo­ría de las 24 se­lec­cio­nes que con­ten­die­ron en can­chas ja­po­ne­sas, pe­ro sa­be a po­co cuan­do se tra­ta de las vigentes cam­peo­nas olím­pi­cas y de la Co­pa Mun­dial. La co­pa se­rá jus­ta­men­te el ve­ni­de­ro even­to a re­va­li­dar. Lue­go, y de nuevo en feu­dos ni­po­nes, ven­drán los jue­gos es­ti­va­les To­kio 2020.

Par­ti­rán las chi­nas en­tre las fa­vo­ri­tas a me­da­llas tan­to en esas com­pe­ti­cio­nes co­mo en las que res­ten por el ca­mino. Sal­vo al­gu­na le­sión gra­ve o un im­pro­ba­ble ba­jón de ren­di­mien­to, se­rán ca­si los mis­mos nom­bres los que fi­gu­ren en las nó­mi­nas fu­tu­ras, in­clu­so en la del pró­xi­mo Mun­dial (2022), que re­pre­sen­ta­rá po­si­ble­men­te la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad pa­ra que la ge­ne­ra­ción de Zhu Ting emu­le la ges­ta de Pra­ga.

Lang Ping (der.) y Zhu Ting.

Fo­tos de VCG

El equi­po chino en el Cam­peo­na­to Mun­dial Fe­me­nino de Vó­lei­bol 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.