El ca­mino de Tang­yue

Una gra­ve inun­da­ción im­pul­só a es­ta al­dea a po­ner en prác­ti­ca la eco­no­mía co­lec­ti­va y sa­lir de la mi­se­ria

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por ZHOU LIN

La al­dea de Tang­yue, en la pro­vin­cia de Guiz­hou, era una zo­na afec­ta­da por la po­bre­za, con un in­gre­so anual per cá­pi­ta de me­nos de 4000 yua­nes. Mu­chos jó­ve­nes se fue­ron del lu­gar a bus­car trabajo en las ciu­da­des, de­jan­do aban­do­na­das sus tie­rras. Sin em­bar­go, en 2014 se em­pe­zó a po­ner en uso la tie­rra que es­ta­ba en bar­be­cho y hoy los agri­cul­to­res se han vuel­to pro­ta­go­nis­tas de la eco­no­mía co­lec­ti­va de la al­dea. A tra­vés del es­ta­ble­ci­mien­to de una coope­ra­ti­va, el in­gre­so ne­to anual per cá­pi­ta se ha in­cre­men­ta­do de me­nos de 4000 yua­nes en 2013 a 11.200 yua­nes en 2017. Asi­mis­mo, los in­gre­sos de la eco­no­mía co­lec­ti­va de la al­dea au­men­ta­ron de me­nos de 4000 yua­nes a 3,12 mi­llo­nes de yua­nes. Tang­yue ha con­se­gui­do li­be­rar­se de la mi­se­ria, en una mues­tra de la im­pre­sio­nan­te trans­for­ma­ción de una al­dea po­bre en una so­cie­dad mo­des­ta­men­te aco­mo­da­da.

La eco­no­mía co­lec­ti­va

La ex­tre­ma po­bre­za en­gen­dra un de­seo de cam­bio, y con el cam­bio se lle­ga a una so­lu­ción. De he­cho, la trans­for­ma­ción de Tang­yue se ini­ció lue­go de que es­ta su­frie­ra la más gra­ve inun­da­ción de los úl­ti­mos cien años.

El 3 de junio de 2014, una inun­da­ción des­tru­yó los cam­pos y ca­mi­nos. Al ver su al­dea de­rri­ba­da, to­da la po­bla­ción es­ta­ba de­ses­pe­ra­da. Có­mo re­cons­truir­la y desa­rro­llar­la se convirtió en un asun­to de res­pon­sa­bi­li­dad de los dos co­mi­tés de Tang­yue: el co­mi­té de la cé­lu­la del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na (PCCh) y el co­mi­té de au­to­go­bierno de los al­dea­nos.

Zuo Wen­xue, se­cre­ta­rio de la cé­lu­la del PCCh de la al­dea de Tang­yue, se per­ca­tó de que lo más im­por­tan­te era re­or­ga­ni­zar a la po­bla­ción y desa­rro­llar la eco­no­mía co­lec­ti­va. Pa­ra ello, con­vo­có a los re­pre­sen­tan­tes de las diez al­deas ba­jo la ju­ris­dic­ción de Tang­yue a una reunión, en la que pro­pu­so una eco­no­mía co­lec­ti­va a tra­vés del es­ta­ble­ci­mien­to de una coope­ra­ti­va ru­ral.

La coope­ra­ti­va pla­ni­fi­ca­ría de ma­ne­ra in­te­gral las tie­rras y or­ga­ni­za­ría equi­pos es­pe­cia­les de pro­duc­ción agrí­co­la, ga­na­de­ría, cons­truc­ción, trans­por­te y pro­ce­sa­mien­to, los cua­les fun­cio­na­rían co­mo em­pre­sas. Hom­bres y mu­je­res po­drían en­con­trar un pues­to en los equi­pos y re­ci­bir un sa­la­rio men­sual. Los al­dea­nos se­rían ac­cio­nis­tas de la coope­ra­ti­va a tra­vés de la trans­fe­ren­cia vo­lun­ta­ria del de­re­cho de ges­tión de tie­rras por con­tra­to, y po­drían ob­te­ner a fi­na­les de año sus di­vi­den­dos co­rres­pon­dien­tes, ade­más de con­tar con un in­gre­so bá­si­co.

Zuo Wen­xue les ex­pli­có que la par­ti­ci­pa­ción en la coope­ra­ti­va no se­ría una obli­ga­ción. To­dos los re­si­den­tes po­drían to­mar la de­ci­sión de in­ver­tir su tie­rra co­mo ac­cio­nes de la coope­ra­ti­va o re­ti­rar­se de ella. El de­re­cho de ges­tión de tie­rras por con­tra­to de los agri­cul­to­res es­ta­ría siem­pre ga­ran­ti­za­do.

Fi­nal­men­te, la pro­pues­ta de Zuo fue apro­ba­da por una­ni­mi­dad por los re­pre­sen­tan­tes en la reunión y la coope­ra­ti­va de la al­dea de Tang­yue fue crea­da.

Au­ten­ti­ca­ción de sie­te de­re­chos

La in­ver­sión de la tie­rra co­mo ac­cio­nes de la coope­ra­ti­va tie­ne co­mo

ba­se la au­ten­ti­ca­ción con pre­ci­sión del de­re­cho de ges­tión de tie­rras por con­tra­to. Se tra­ta de una la­bor ar­dua y me­ticu­losa, que in­clu­ye la me­di­ción de tie­rras, el re­gis­tro y con­ser­va­ción de ar­chi­vos, y la in­for­ma­ción pú­bli­ca de los da­tos pa­ra la su­per­vi­sión de to­dos los al­dea­nos. Al fi­nal, el go­bierno lo­cal otor­ga un cer­ti­fi­ca­do de ges­tión de la tie­rra a los agri­cul­to­res, co­no­ci­do co­mo “au­ten­ti­ca­ción de los de­re­chos de ges­tión de tie­rras por con­tra­to”.

Tang­yue ha rea­li­za­do la au­ten­ti­ca­ción de sie­te de­re­chos, es de­cir, la au­ten­ti­ca­ción con pre­ci­sión del de­re­cho de ges­tión de tie­rras por con­tra­to, del de­re­cho a los bos­ques, del de­re­cho de pro­pie­dad co­lec­ti­va de la tie­rra, del usu­fruc­to de te­rre­nos co­lec­ti­vos pa­ra la cons­truc­ción, del de­re­cho de pro­pie­dad de la vi­vien­da, del de­re­cho de pro­pie­dad de obras hi­dráu­li­cas de pe­que­ña es­ca­la y del de­re­cho de pro­pie­dad co­lec­ti­va ru­ral, lo que ha si­do un nuevo en­sa­yo de la re­for­ma ru­ral de los de­re­chos de pro­pie­dad.

Después de la au­ten­ti­ca­ción de los sie­te de­re­chos, se han cen­tra­li­za­do tie­rras de más de 280 hec­tá­reas de la al­dea, en don­de se desa­rro­lla el cul­ti­vo de gran es­ca­la y los in­gre­sos son di­vi­di­dos en­tre la coope­ra­ti­va, la al­dea y los agri­cul­to­res a ra­zón de 3:3:4. El 30 % de la tie­rra que es­ta­ba en bar­be­cho es de­di­ca­do al cul­ti­vo de hor­ta­li­zas li­bres de con­ta­mi­na­ción pa­ra el su­mi­nis­tro de los co­me­do­res de las es­cue­las en las ciu­da­des.

Los al­dea­nos se han con­ver­ti­do en ac­cio­nis­tas de la coope­ra­ti­va a tra­vés de in­ver­tir su tie­rra co­mo ac­cio­nes de la coope­ra­ti­va. Atraí­dos por es­ta me­di­da, mu­chos jó­ve­nes que tra­ba­ja­ban fue­ra han re­gre­sa­do a la al­dea y se han reuni­do con sus fa­mi­lias.

Un fu­tu­ro pro­me­te­dor

Pa­ra Zuo Wen­xue, la re­vi­ta­li­za­ción ru­ral no sig­ni­fi­ca cons­truir al­gu­nas ca­rre­te­ras y le­van­tar al­gu­nos edi­fi­cios. “El cam­po de­be conservar sus pro­pios ele­men­tos cul­tu­ra­les”, sos­tie­ne. Zuo cree que la al­dea de Tang­yue de­be to­mar una ru­ta ade­cua­da se­gún sus pro­pias con­di­cio­nes.

Si uno tran­si­ta por el ca­mino re­pa­ra- do en Tang­yue, po­drá ver los edi­fi­cios ro­jos de los re­si­den­tes dis­per­sos en el cam­po. Tang­yue cuen­ta con to­do ti­po de ins­ta­la­cio­nes mo­der­nas, co­mo es­pa­cios de lec­tu­ra, pun­tos de ser­vi­cio de co­mer­cio elec­tró­ni­co de la em­pre­sa JD, un cen­tro de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, en­tre otras.

En cuan­to al fu­tu­ro de Tang­yue, Zuo ha di­se­ña­do un plan. En pri­mer lu­gar, cen­tra­li­zar la tie­rra en la coope­ra­ti­va y ad­mi­nis­trar­la de ma­ne­ra co­lec­ti­va. En se­gun­do lu­gar, cons­truir ta­lle­res cer­ca de las vi­vien­das de los al­dea­nos y crear una ca­de­na agrí­co­la mo­der­na que in­clu­ya la cla­si­fi­ca­ción de hor­ta­li­zas, el em­ba­la­je de hor­ta­li­zas lim­pias, la co­ci­na, el trans­por­te, los pe­di­dos elec­tró­ni­cos y el pro­ce­sa­mien­to de pro­duc­tos, así co­mo el au­men­to del em­pleo y la pro­mo­ción de la eco­no­mía co­lec­ti­va. En ter­cer lu­gar, apro­ve­char ple­na­men­te los re­cur­sos de las mon­ta­ñas, las aguas, los bos­ques, el cam­po y las fuen­tes ter­ma­les, e in­te­grar los sec­to­res pri­ma­rio, se­cun­da­rio y ter­cia­rio con los de ma­cro­da­tos ( big da­ta), In­ter­net, In­ter­net de las co­sas e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

Yu Jie

“La ex­tre­ma po­bre­za en­gen­dra de­seos de cam­bio”, es la idea que ha con­du­ci­do a los re­si­den­tes de la al­dea de Tang­yue en su trans­for­ma­ción.

La her­mo­sa al­dea de Tang­yue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.