La pros­pe­ri­dad en el cam­bio

Mi­llo­nes de per­so­nas ne­ce­si­ta­das se han vis­to be­ne­fi­cia­das con el tras­la­do a lu­ga­res más con­ve­nien­tes pa­ra su desa­rro­llo

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por ZHOU LIN

La mon­ta­ña Wu­meng for­ma par­te de una de las prin­ci­pa­les ca­de­nas mon­ta­ño­sas de la me­se­ta de Yun­nan-Guiz­hou, en el su­r­oes­te de Chi­na. Su for­ma­ción te­rres­tre kárs­ti­ca ha­ce que la zo­na sea po­ca pla­na. La et­nia yi vi­ve en 38 ciu­da­des y dis­tri­tos de las pro­vin­cias de Guiz­hou, Yun­nan y Si­chuan que com­par­ten la mon­ta­ña Wu­meng. Es un área en el que la po­bre­za se ha con­cen­tra­do y un hue­so du­ro de roer en la batalla del “aco­me­ti­mien­to de lo más du­ro en la li­be­ra­ción de la po­bre­za”.

Di­fí­ci­les con­di­cio­nes na­tu­ra­les

El dis­tri­to de Da­fang, en la ciu­dad de Bi­jie ( pro­vin­cia de Guiz­hou), es uno de los 38 dis­tri­tos de la mon­ta­ña Wu­meng afectados por la po­bre­za. Allá co­no­ci­mos a Luo Xue­feng, de 29 años de edad, cu­ya fa­mi­lia fue par­te del pri­mer gru­po en ser tras­la­da­do de la al­dea de Yuan­bao al an­ti­guo po­bla­do de She­xiang en oc­tu­bre de 2017.

En la nue­va vi­vien­da de Luo se des­ta­can al­gu­nas fo­tos an­ti­guas col­ga­das en la sa­la de es­tar, que mues­tran su an­te­rior ca­sa ba­ja y os­cu­ra de pie­dra y pa­re­des des­gas­ta­das. La tie­rra de­sér­ti­ca de Yuan­bao, así co­mo la fal­ta de un ade­cua­do sis­te­ma de trans­por­te hi­cie­ron que Luo so­lo tu­vie­ra tra­ba­jos es­po­rá­di­cos fue­ra de ca­sa. Cuan­do su hi­ja ma­yor co­men­zó a ir a la es­cue­la, la car­ga familiar se hi­zo muy pe­sa­da.

“An­tes, en Yuan­bao, a mí y a mi es­po­sa nos to­ma­ba una hora y me­dia lle­var a nues­tra hi­ja ma­yor a la es­cue­la, y el ca­mino era pe­li­gro­so por sus cur­vas y el lo­do ge­ne­ra­do por la llu­via y la nie­ve”, re­cuer­da Luo. Uno de los dos de­bía acom­pa­ñar dia­ria­men­te a la ni­ña, mien­tras que el otro se que­da­ba en ca­sa pa­ra cui­dar de los otros dos hi­jos. Ni Luo ni su es­po­sa te­nían tiem­po pa­ra tra­ba­jar fue­ra de ca­sa, por lo que la vi­da se les hi­zo di­fí­cil.

Una nue­va vi­da

El an­ti­guo po­bla­do de She­xiang, en el dis­tri­to de Da­fang, se ubi­ca jun­to a una ca­rre­te­ra na­cio­nal y cuen­ta con un con­ve­nien­te sis­te­ma de trans­por­te. Aquí no so­lo hay zo­nas co­mer­cia­les y jar­di­nes es­ca­lo­na­dos, sino que tam­bién se han le­van­ta­do ca­sas pa­ra re­ci­bir a per­so­nas de otras áreas y ayu­dar­las a sa­lir de la po­bre­za. El an­ti­guo po­bla­do de She­xiang reúne la cul­tu­ra, la his­to­ria, el fol­clo­re y el pai­sa­je pro­pios de la mon­ta­ña Wu­meng. A la vez de pre­ser­var las cos­tum­bres de la et­nia yi, sec­to­res co­mo la cul­tu­ra y el tu­ris­mo se han con­ver­ti­do en la lla­ve pa­ra que sus re­ubi­ca­dos ha­bi­tan­tes ob­ten­gan ma­yo­res in-

gre­sos.

Si­guien­do la po­lí­ti­ca de “ac­tua­ción pre­ci­sa con­tra la po­bre­za me­dian­te el tras­la­do de re­si­den­tes ne­ce­si­ta­dos a lu­ga­res más con­ve­nien­tes pa­ra su ma­nu­ten­ción”, la fa­mi­lia de Luo Xue­feng, con un in­gre­so ne­to anual de me­nos de 3335 yua­nes ( el um­bral de la po­bre­za en Chi­na), fue trans­fe­ri­da a una ca­sa de más de 100 m2 en el an­ti­guo po­bla­do de She­xiang. “Aho­ra te­ne­mos ca­mas, ar­ma­rios, so­fá, te­le­vi­sión, mue­bles y elec­tro­do­més­ti­cos”, se­ña­la con una son­ri­sa la es­po­sa de Luo.

Al en­trar en la ha­bi­ta­ción de las dos hi­jas de Luo, se ven los di­plo- mas de men­ción ho­no­rí­fi­ca que la hi­ja ma­yor ha con­se­gui­do. Es­te año, la hi­ja me­nor ha co­men­za­do a es­tu­diar en un jar­dín de in­fan­tes cons­trui­do por el Gru­po Ever­gran­de, mien­tras que su hi­jo tam­bién está por en­trar en di­cha es­cue­la. La es­po­sa de Luo en­con­tró un trabajo en la calle co­mer­cial del po­bla­do y per­ci­be unos in­gre­sos de 2000 yua­nes al mes.

Wang Chang­yu, vo­lun­ta­rio del Gru­po Ever­gran­de en la pres­ta­ción de ayu­da con­tra la po­bre­za en el dis­tri­to de Da­fang, en­fa­ti­za que la fa­mi­lia de Luo se ha be­ne­fi­cia­do tan­to del tras­la­do co­mo de la ob- ten­ción de un em­pleo. En la zo­na don­de se ubi­can los nue­vos re­si­den­tes se ha in­ver­ti­do en ser­vi­cios mé­di­cos y re­cur­sos edu­ca­ti­vos, y se ha dis­pues­to que al me­nos uno en la fa­mi­lia ten­ga un em­pleo.

Ca­da ma­ña­na, después de de­jar a sus dos hi­jas en la es­cue­la, Luo Xue­feng se va a tra­ba­jar a un so­lar en cons­truc­ción. Su vi­da lu­ce mu­cho más pro­mi­so­ria.

El ca­so de la et­nia miao

Aban­do­nar la mon­ta­ña don­de se ha vi­vi­do du­ran­te mu­chos años y ser tras­la­da­do a otro lu­gar no re-

sul­ta fá­cil pa­ra los com­pa­trio­tas de la et­nia miao, quie­nes han ha­bi­ta­do las mon­ta­ñas por ge­ne­ra­cio­nes.

El dis­tri­to de Qian­xi, ubi­ca­do a una hora en au­to­mó­vil des­de el dis­tri­to de Da­fang, es una de las zo­nas de la mon­ta­ña Wu­meng en don­de se con­cen­tra la po­bre­za. Más de 700 per­so­nas de las 16.852 re­ubi­ca­das en 2017 en la co­mu­ni­dad de Jin­xiu Hua­du per­te­ne­cen a la et­nia miao.

Con el fin de me­jo­rar sus ni­ve­les de vi­da, en junio pa­sa­do el Bu­ró de Re­cur­sos Hu­ma­nos y Se­gu­ri­dad So­cial del Dis­tri­to de Qian­xi y la Es­cue­la de Ca­pa­ci­ta­ción Zheng­da de la Pro­vin­cia de Guiz­hou co­men- za­ron a ofre­cer se­sio­nes de ca­pa­ci­ta­ción a las per­so­nas re­cien­te­men­te tras­la­da­das.

El lu­gar en el que han si­do re­ubi­ca­das no so­lo les per­mi­te te­ner un trabajo, sino que tam­bién res­pe­ta sus tra­di­cio­nes. “La et­nia miao tie­ne la cos­tum­bre de ma­tar un va­cuno cuan­do un an­ciano fa­lle­ce. Sin em­bar­go, al tras­la­dar­se a las zo­nas ur­ba­nas, no tie­nen las con­di­cio­nes pa­ra cum­plir con es­ta tra­di­ción. A fin de res­pe­tar su cul­tu­ra, va­mos a cons­truir un cam­po es­pe­cial pa­ra es­ta ac­ti­vi­dad”, ase­gu­ra Tian Peng, se­cre­ta­rio de la cé­lu­la del PCCh en la co­mu­ni­dad de Jin­xiu Hua­du.

La po­lí­ti­ca de “ac­tua­ción pre­ci­sa con­tra la po­bre­za me­dian­te el tras­la­do de re­si­den­tes ne­ce­si­ta­dos a lu­ga­res más con­ve­nien­tes pa­ra su ma­nu­ten­ción” no so­lo es un pro­yec­to so­cial, sino que tam­bién bus­ca re­ajus­tar y me­jo­rar la dis­tri­bu­ción de la po­bla­ción y los re­cur­sos, lo cual ata­ñe mu­chos as­pec­tos de la eco­no­mía y la so­cie­dad.

Des­de que el Consejo de Es­ta­do apro­ba­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de la Zo­na Pi­lo­to de Bi­jie en junio de 1988, los cua­dros del PCCh y la po- bla­ción han tra­ba­ja­do ar­dua­men­te pa­ra pro­mo­ver un enor­me cam­bio en la zo­na. Los lo­gros ob­te­ni­dos en la po­lí­ti­ca de “ac­tua­ción pre­ci­sa con­tra la po­bre­za me­dian­te el tras­la­do de re­si­den­tes ne­ce­si­ta­dos a lu­ga­res más con­ve­nien­tes pa­ra su ma­nu­ten­ción” son so­lo una pe­que­ña mues­tra de los te­na­ces es­fuer­zos lle­va­dos a ca­bo en la ciu­dad de Bi­jie.

La po­lí­ti­ca de “ac­tua­ción pre­ci­sa con­tra la po­bre­za me­dian­te el tras­la­do de re­si­den­tes ne­ce­si­ta­dos a lu­ga­res más con­ve­nien­tes pa­ra su ma­nu­ten­ción” fue emi­ti­da ofi­cial­men­te en abril pa­sa­do por la Co­mi­sión Na­cio­nal de Desa­rro­llo y Re­for­ma de Chi­na. Se­gún las es­ta­dís­ti­cas, des­de que se ini­cia­ra la batalla del “aco­me­ti­mien­to de lo más du­ro en la li­be­ra­ción de la po­bre­za”, 22 pro­vin­cias han cum­pli­do sa­tis­fac­to­ria­men­te con los tras­la­dos pro­gra­ma­dos y, so­lo en 2016 y 2017, 5,89 mi­llo­nes de per­so­nas ne­ce­si­ta­das han si­do tras­la­da­das a lu­ga­res más con­ve­nien­tes. Has­ta fi­na­les de 2018 se es­pe­ra ha­cer lo mis­mo con 2,8 mi­llo­nes de per­so­nas, cum­plién­do­se así con la ma­yor par­te de lo es­ta­ble­ci­do pa­ra el pe­río­do del XIII Plan Quin­que­nal (2016-2020).

Ni­ños jue­gan en la nue­va al­dea.

El be­llo po­bla­do an­ti­guo de She­xiang.

Ce­re­mo­nia de re­ubi­ca­ción de la co­mu­ni­dad de Jin­xiu Hua­du en 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.