Jó­ve­nes en la pri­me­ra lí­nea de lu­cha

Más de 2000 de ellos vie­nen co­la­bo­ran­do en la ciu­dad de Bi­jie con el afán de erra­di­car la po­bre­za

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por DANG XIAOFEI, MA LI y ZHOU LIN

En la ciu­dad de Bi­jie, pro­vin­cia de Guiz­hou, 2108 jó­ve­nes pro­ve­nien­tes de to­do el país for­man una pri­me­ra lí­nea en la po­lí­ti­ca de lu­cha con­tra la po­bre­za. Tie­nen en­tre 20 y 30 años de edad, pe­ro han es­ta­do tra­ba­jan­do du­ran­te va­rios años, por lo que cuen­tan ya con una gran ex­pe­rien­cia en es­ta ma­te­ria. En los úl­ti­mos tres años, es­tos jó­ve­nes han re­co­rri­do en to­tal más de 2 mi­llo­nes de km com­par­tien­do su ca­li­dez con 280.000 fa­mi­lias po­bres y co­la­bo­ran­do en la apli­ca­ción de mi­les de me­di­das de asis­ten­cia. Es­te gru­po tie­ne co­mo va­lo­res el trabajo du­ro, la fe y la de­ci­sión de no re­tro­ce­der has­ta que se re­duz­ca la po­bre­za, lo que les ha gran­jea­do mu­cho res­pe­to.

Lle­ga­da a Bi­jie

Qin Shaos­huai, de 24 años, in­gre­só al Gru­po Ever­gran­de después de gra­duar­se de la uni­ver­si­dad en 2016. “Te­nía un trabajo có­mo­do y de bue­nos in­gre­sos, por lo que mu­chos de mis com­pa­ñe­ros de cla­se me en­vi­dia­ban”, re­cuer­da. Sin em­bar­go, cuan­do su­po que en su de­par­ta­men­to ha­bía un pues­to va­can­te de ayu­da a los po­bres, no du­dó en ins­cri­bir­se. “En ese mo­men­to no sa­bía dón­de que­da­ba la ciu­dad de Bi­jie o el dis­tri­to de Da­fang”, ad­mi­te.

El Gru­po Ever­gran­de es una em­pre­sa pri­va­da de­di­ca­da al desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio, el tu­ris­mo cul­tu­ral, la salud, la al­ta tec­no­lo­gía, en­tre otros sec­to­res. En di­ciem­bre de 2015, el Gru­po Ever­gran­de y el go­bierno de Bi­jie fir­ma­ron un acuer­do pre­fe­ren­cial so­bre re­duc­ción de la po­bre­za, me­dian­te el cual se han en­via­do a 2108 jó­ve­nes vo­lun­ta­rios a la zo­na mon­ta­ño­sa de Wu­meng, se han do­na­do 1100 mi­llo­nes de yua­nes pa­ra la crea­ción de in­dus­trias, se ha tras­la­da­do de si­tio a mu­chos re­si­den­tes ne­ce­si­ta­dos de ayu­da, se ha ge­ne­ra­do em­pleo, se ha fo­men­ta­do la edu­ca­ción y se ha apo­ya­do a las fa­mi­lias más ne­ce­si­ta­das. Di­chas me­di­das han con­tri­bui­do a sa­car de la po­bre­za a más de un mi­llón de per­so­nas.

En mayo de 2017, Qin Shaos­huai co­men­zó a tra­ba­jar co­mo par­te del ter­cer gru­po de vo­lun­ta­rios del Gru­po Ever­gran­de pa­ra el ali­vio de la po­bre­za. Le acom­pa­ñó la jo­ven Yang Li­yuan, de 27 años, quien pen­só en to­das las di­fi­cul­ta­des que en­fren­ta­rían por­que a don­de iban a tra­ba­jar no ha­bía agua, elec­tri­ci­dad ni ma­ne­ra de ba­ñar­se. An­tes de par­tir, Yang recordó lo que de­cían los miem­bros más an­ti­guos del equi­po: “Lu­char con­tra la po­bre­za ha­rá más me­mo­ra­ble tu vi­da”.

Wan Hua­kun lle­gó a Bi­jie un año an­tes que Qin Shaos­huai y Yang Li-

yuan. En 2016 co­men­zó a tra­ba­jar en la pri­me­ra lí­nea de lu­cha con­tra la po­bre­za, co­mo par­te del equi­po del Gru­po Ever­gran­de. Con su cá­ma­ra en las ma­nos, ha da­do a co­no­cer los cam­bios en la vi­da de la po­bla­ción lo­cal. Ha ayu­da­do a per­so­nas po­bres des­de la pro­vin­cia de Hu­nan has­ta la de Guiz­hou y ha con­ta­do tam­bién con el apo­yo de sus pa­dres.

La la­bor del vo­lun­ta­rio

Wan re­cuer­da que en su se­gun­do día en Bi­jie se di­ri­gió, jun­to con sus co­le­gas, a la ca­sa de Zhang Zheng­ying, una fa­mi­lia po­bre de la al­dea de Yin­chuan, en el can­tón de Fengs­han. “La fa­mi­lia de la abue­la Zhang era real­men­te muy po­bre. Ca­si no te­nían arroz pa­ra co­ci­nar y les que­da­ba acei­te en el fon­do de una bo­te­lla. Na­da más. Vi­vía con su nie­to en una ca­sa con go­te­ras y una es­tu­fa de ba­rro”, men­cio­na Wan. Al ver es­to se con­mo­vió. “En esa os­cu­ra ca­sa de me­nos de 10 m ² , tres ge­ne­ra­cio­nes ha­bían vi­vi­do doce años”.

Ese día gra­bó con su cá­ma­ra la vi­da de aque­lla fa­mi­lia. “No pue­do ol­vi­dar sus ojos in­de­fen­sos, aque­lla fa­mi­lia su­mer­gi­da en la po­bre­za. Afor­tu­na­da­men­te se les ayu­dó al tras­la­dar­los a un lu­gar más con­ve­nien­te pa­ra su ma­nu­ten­ción”. Tiem­po después, Wan vol­vió va­rias ve­ces don­de la abue­la Zhang pa­ra char­lar con ella y ha­cer­le al­gu­nas fo­tos. Du­ran­te más de dos años, Wan tra­ba­jó yen­do de un la­do a otro en las mon­ta­ñas. Es­te jo­ven de la pro­vin­cia de Hu­nan apren­dió va­rios dia­lec­tos pa­ra co­mu­ni­car­se me­jor con la po­bla­ción lo­cal.

Después de que Qin Shaos­huai lle­gó a Bi­jie, fue en­via­do al can­tón de Fengs­han. Aque­lla vez con­du­jo una mo­to por una an­gos­ta ca­rre­te­ra de un me­tro de an­cho al bor­de del acan­ti­la­do, lo que le hi­zo tem­blar. Ca­da po­bla­do de Bi­jie cuen­ta hoy con un equi­po de vo­lun­ta­rios que coor­di­na las me­di­das de ayu­da con­tra la po­bre­za.

Después de an­dar una hora y me­dia en mo­to, de ca­mi­nar 30 mi­nu­tos y de cru­zar cua­tro o cin­co mon­ta­ñas, Qin lle­gó a la ca­sa del abue­lo Wang. “Aun­que era de día, la ca­sa es­ta­ba muy os­cu­ra y no se veía na­da”, re­cuer­da Qin, quien en­cen­dió la lin­ter­na y vio una es­tu­fa, un ar­ma­rio y una ca­ma.

El abue­lo Wang, de unos 70 años, se emo­cio­nó al sa­ber que iba a re­ci­bir ayu­da. Sa­có una man­za­na de su ar­ma­rio y se la en­tre­gó. “Mi co­ra­zón se sien­te agra­de­ci­do”, le di­jo a Qin Shaos­huai, quien in­di­ca que después de ha­cer un trabajo de in­ves­ti­ga­ción, se de­ter­mi­nó que la fa­mi­lia del abue­lo Wang cum­plía con los es­tán­da­res pa­ra ser tras­la­da­da a otro lu­gar más con­ve­nien­te pa­ra su vi­da. En un año y me­dio en Bi­jie, Qin ayu­dó a tras­la­dar a más de 600 ho­ga­res po­bres, a los cua­les se les brin­dó nue­vos em­pleos y apo­yo in­dus­trial.

Yang Li­yuan, por su par­te, fue asig­na­da al De­par­ta­men­to de Desa­rro­llo Edu­ca­ti­vo, en­car­ga­do de la re­duc­ción de la po­bre­za “uno por uno”, que bus­ca ayu­dar a los ni­ños que se que­dan so­los en el cam­po

por­que sus pa­dres tra­ba­jan en la ciu­dad. De es­te mo­do, co­men­zó a es­ta­ble­cer me­di­das de apo­yo per­so­na­li­za­das a tra­vés de do­na­cio­nes de ma­te­ria­les, di­ne­ro en efec­ti­vo y asis­ten­cia es­pi­ri­tual. “Vi­si­ta­ba en­tre sie­te y ocho ho­ga­res ca­da día y ve­ri­fi­ca­ba sus ni­ve­les de po­bre­za. Aun­que era di­fí­cil, re­sul­tó muy sa­tis­fac­to­rio”, ma­ni­fies­ta.

La emo­ción de la nue­va vi­da

El 28 de septiembre de 2016 fue un día inol­vi­da­ble pa­ra Wan Hua­kun y la abue­la Zhang Zheng­ying. “Ese día ella se mu­dó a la al­dea de Xing­fu Ever­gran­de que ha­bía­mos ayu­da­do a cons­truir. Cuan­do abrió la puer­ta de su nue­va ca­sa de 120 m², en su ros­tro se di­bu­jó la más her­mo­sa son­ri- sa”, re­cuer­da Wan, quien se­ña­la que so­lo pa­sa­ron 280 días pa­ra que la abue­la Zhang fue­ra tras­la­da­da. “Ver es­tos cam­bios en sus vi­das me ha­ce sen­tir muy fe­liz, co­mo si fue­ra par­te tam­bién de aque­llas fa­mi­lias”.

En su nue­va ca­sa, la fa­mi­lia de la abue­la Zhang te­nía mue­bles y equi­pos elec­tro­do­més­ti­cos. Qin Shaos­huai re­cuer­da que an­tes de que la abue­la Zhang se mu­da­ra, su yerno te­nía que al­qui­lar una ca­sa en la ciu­dad por­que su hi­jo iba a la es­cue­la. “Hoy la es­cue­la está cer­ca de la ca­sa y to­dos en la fa­mi­lia están jun­tos otra vez”, di­ce la abue­la Zhang.

Al ver que la fa­mi­lia vi­ve fe­liz, Qin se sien­te sa­tis­fe­cho. No es fá­cil con­ven­cer a las per­so­nas a que de­jen sus ho­ga­res pa­ra mu­dar­se a me­jo­res lu­ga­res. Uno de los más rea­cios a ha­cer­lo fue el tío Liu, de unos 50 años, quien no que­ría aban­do­nar el ca­mino de tie­rra que ve­nía re­pa­ran­do du­ran­te más de 10 años. Después de dos ho­ras, los jó­ve­nes vo­lun­ta­rios aca­ba­ron con­ven­cién­do­lo de que era me­jor ir­se de las mon­ta­ñas.

Yang Li­yuan, quien se ha de­di­ca­do a la ayu­da con­tra la po­bre­za me­dian­te la edu­ca­ción, tam­bién lo­gró que 4995 ni­ños y jó­ve­nes ne­ce­si­ta­dos ( des­de es­tu­dian­tes de prees­co­lar has­ta alum­nos de se­cun­da­ria) man­tu­vie­ran un con­tac­to con los em­plea­dos del Gru­po Ever­gran­de.

La ju­ven­tud es­cri­be su his­to­ria

Ha re­co­rri­do más de 10.000 km de ca­mi­nos en­tre mon­ta­ñas en 800 días, ha vi­si­ta­do 24 pue­blos y al­deas in­di­gen­tes, se ha en­con­tra­do con más de 5000 per­so­nas y ha to­ma­do 256.000 fo­tos de ho­ga­res su­mi­dos en la po­bre­za. Ta­les ci­fras re­gis­tran la jor­na­da de trabajo de Wan Hua­kun en Bi­jie.

Después de más de dos años de ar­dua la­bor, Wan pu­do en­con­trar el amor. “Mi no­via aho­ra co­la­bo­ra tam­bién en la lu­cha con­tra la po­bre­za. Es­ta­mos muy ocu­pa­dos, pe­ro tra­ta­mos de es­tar jun­tos en nuestro tiem­po li­bre”. La piel de Wan lu­ce hoy mu­cho más os­cu­ra. Na­ci­do en 1994, es­te jo­ven se sorprendió al sa­ber que ha­bía si­do pro­mo­vi­do a un li­de­raz­go de ni­vel me­dio por sus lo­gros pro­fe­sio­na­les.

To­das es­tas ex­pe­rien­cias le han per­mi­ti­do tam­bién a Yang Li­yuan abrir una nue­va ventana pa­ra su fu­tu­ro. “He cum­pli­do un sue­ño de ju­ven­tud al la­do de jó­ve­nes con ideas afi­nes a las mías”, re­cal­ca.

Co­mo miem­bros del equi­po de Ever­gran­de pa­ra el ali­vio de la po­bre­za, es­tos jó­ve­nes han ido a con­tri­buir con su esfuerzo en dis­tri­tos, can­to­nes y al­deas. Has­ta la fe­cha, el Gru­po Ever­gran­de ha coope­ra­do con los go­bier­nos de los di­ver­sos ni­ve­les de Bi­jie pa­ra li­brar de la po­bre­za a 306.700 per­so­nas y pla­nea ayu­dar a otras 724.600 a rea­li­zar­lo en 2020. De he­cho, más em­plea­dos de Ever­gran­de están dis­pues­tos a par­ti­ci­par en es­ta mi­sión, lo que de­ja­rá una gran hue­lla en el país.

En los úl­ti­mos tres años, es­tos jó­ve­nes han re­co­rri­do en to­tal más de 2 mi­llo­nes de km com­par­tien­do su ca­li­dez con 280.000 fa­mi­lias po­bres y co­la­bo­ran­do en la apli­ca­ción de mi­les de me­di­das de asis­ten­cia. Es­te gru­po tie­ne co­mo va­lo­res el trabajo du­ro, la fe y la de­ci­sión de no re­tro­ce­der has­ta que se re­duz­ca la po­bre­za.

Vo­lun­ta­rios en una zo­na de cons­truc­ción.

Jó­ve­nes vo­lun­ta­rios investigan la si­tua­ción de un ho­gar po­bre.

( De izq. a der.) Los jó­ve­nes Qin Shaos­huai, Zheng Jian­cheng, Yang Li­yuan, Cai Shaoz­hong y Wan Hua­kun.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.