El pa­pel de las es­cue­las vo­ca­cio­na­les

En los úl­ti­mos años han con­tri­bui­do a me­jo­rar la em­plea­bi­li­dad de los jó­ve­nes de Guiz­hou

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por ZHOU LIN, MA LI y DANG XIAOFEI

Un es­tu­dian­te po­bre ten­drá ma­yo­res opor­tu­ni­da­des después de re­ci­bir una ca­pa­ci­ta­ción vo­ca­cio­nal”, se­ña­la Zhou Zhu, rec­tor de la Es­cue­la Vo­ca­cio­nal Se­cun­da­ria del Dis­tri­to de Qian­xi, en la ciu­dad de Bi­jie (pro­vin­cia de Guiz­hou). En los úl­ti­mos años, Guiz­hou ha se­gui­do una ac­tua­ción afi­na­da en la li­be­ra­ción de la po­bre­za a tra­vés de la ca­pa­ci­ta­ción vo­ca­cio­nal, con la idea pues­ta en que los es­tu­dian­tes ca­pa­ci­ta­dos que vie­nen de ho­ga­res po­bres pue­den ayu­dar a sus fa­mi­lia­res a sa­lir de la mi­se­ria. Con es­te mo­ti­vo, se han es­ta­ble­ci­do una se­rie de es­cue­las vo­ca­cio­na­les en la pro­vin­cia, co­mo la que Zhou Zhu di­ri­ge y la cual cuen­ta hoy con cin­co fa­cul­ta­des (tec­no­lo­gía in­for­má­ti­ca, tu­ris­mo, edu­ca­ción prees­co­lar, me­di­ci­na y trans­por­te) y 12 es­pe­cia­li­da­des.

La edu­ca­ción co­mo prio­ri­dad

Chi­na Hoy tu­vo la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar la Es­cue­la Vo­ca­cio­nal Se­cun­da­ria del Dis­tri­to de Qian­xi, jus­to cuan­do 35 es­tu­dian­tes de la fa­cul­tad de trans­por­te re­ci­bían una cla­se del pro­fe­sor He Wei­jun en la es­pe­cia­li­dad de re­pa­ra­ción y man­te­ni­mien­to au­to­mo­triz. “Después de seis me­ses de es­tu­dio, los alum­nos ten­drán que pa­sar una prue­ba que con­sis­ti­rá en mon­tar y des­mon­tar un mo­tor”, ex­pli­ca He.

Uno de sus es­tu­dian­tes es Zhang Meng­xian, quien tie­ne 16 años y vie­ne de una fa­mi­lia de cin­co miem­bros de un pue­blo de Qian­xi. Su in­tro­ver­sión per­mi­te apre­ciar en él la preocupación cau­sa­da por la po­bre­za. Zhang nos cuen­ta que su pa­dre mu­rió cuan­do él so­lo te­nía tres años, y que su her­mano ma­yor tra­ba­ja­ba co­mo me­cá­ni­co au­to­mo­triz en Gui­yang, la ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Guiz­hou. Por ello, sus fa­mi­lia­res le su­gi­rie­ron ele­gir la es­pe­cia­li­dad de re­pa­ra­ción y man­te­ni­mien­to au­to­mo­triz, al­go en lo que él es­tu­vo de acuer­do pues es­pe­ra así po­der ayu­dar en el fu­tu­ro a su ho­gar.

En es­ta es­cue­la vo­ca­cio­nal se­cun­da­ria, Zhang Meng­xian no so­lo tie­ne que es­tu­diar ma­te­rias bá­si­cas, co­mo chino, ma­te­má­ti­cas e in­glés, sino tam­bién cur­sos teó­ri­cos y prác­ti­cos re­la­cio­na­dos con su es­pe­cia­li­dad. “Los cur­sos prác­ti­cos nos brin­dan una me­jor ca­pa­ci­ta­ción pa­ra nuestro fu­tu­ro pro­fe­sio­nal”, de­cla­ra Zhang.

Mu­chos jó­ve­nes co­mo Zhang Meng­xian desean me­jo­rar sus con­di­cio­nes de vi­da a tra­vés del apren­di­za­je de una ha­bi­li­dad. Pe­ro mu­chos tie­nen que su­pe­rar gran­des di­fi­cul­ta­des. Por ejem­plo, Zhao Xiao­chao, com­pa­ñe­ro de cla­ses de Zhang, tu­vo una vez que aban­do­nar la es­cue­la y me­ter­se a tra­ba­jar pa­ra sos­te­ner a su fa­mi­lia. Aún así, él nun­ca re­nun­ció a la idea de vol­ver.

El Plan de Ac­tua­ción Afi­na­da en la Pres­ta­ción de Ayu­da Edu­ca­cio­nal con­tra

la Po­bre­za de la Pro­vin­cia de Guiz­hou hi­zo realidad el sue­ño de Zhao Xiao­chao. En abril pa­sa­do, después de lle­var una vi­da ines­ta­ble du­ran­te dos años, el jo­ven lo­gró re­gre­sar a la es­cue­la.

Ca­pa­ci­ta­ción pro­fe­sio­nal

La pro­vin­cia de Guiz­hou vie­ne apli­can­do efi­cien­te­men­te la po­lí­ti­ca de ac­tua­ción afi­na­da en la pres­ta­ción de ayu­da edu­ca­cio­nal con­tra la po­bre­za y de fi­nan­cia­mien­to a es­tu­dian­tes, con mi­ras a ase­gu­rar el in­gre­so a la es­cue­la de ni­ños y jó­ve­nes pro­ce­den­tes de fa­mi­lias po­bres.

Un buen apor­te son los cur­sos gra­tui­tos de ca­pa­ci­ta­ción vo­ca­cio­nal abier­tos por la Es­cue­la Vo­ca­cio­nal Se­cun­da­ria del Dis­tri­to de Qian­xi. Es­to for­ma par­te de un esfuerzo más am­plio, pues las es­cue­las vo­ca­cio­na­les de ni­vel pro­vin­cial y las ba­ses de pres­ta­ción de ayu­da en cien uni­ver­si­da­des han or­ga­ni­za­do tam­bién cur­sos gra­tui­tos que ad­mi­ten anual­men­te a más de 10.000 es­tu­dian­tes de 14 dis­tri­tos y 20 al­deas y po­bla­dos de Guiz­hou afectados por la po­bre­za ex­tre­ma. Después de tres años de edu­ca­ción vo­ca­cio­nal, los jó­ve­nes se vuel­ven per­so­nal cua­li­fi­ca­do.

“Du­ran­te la Fies­ta de la Pri­ma­ve­ra de es­te año, un fun­cio­na­rio lle­gó a mi ca­sa pa­ra pro­po­ner­me re­gre­sar a la es­cue­la, y me di­jo que to­do se­ría gra­tis”, re­cuer­da Zhao Xiao­chao, el jo­ven que de­bió aban­do­nar las au­las pa­ra ayu­dar a su fa­mi­lia. Tan­to él co­mo sus pa­dres se pu­sie­ron muy con­ten­tos.

Los es­tu­dian­tes están muy in­te­re­sa­dos en su fu­tu­ro la­bo­ral. El pro­fe­sor He Wei­jun ex­pli­ca que en su es­pe­cia­li­dad de re­pa­ra­ción y man­te­ni­mien­to au­to­mo­triz, los cur­sos prác­ti­cos abar­can con­te­ni­dos so­bre mo­to­ci­cle­tas, au­to­mó­vi­les, au­to­bu­ses, e in­clu­so so­bre vehícu­los de nue­vas ener­gías.

El Gru­po Li­fan, fa­bri­can­te de mo­to­ci­cle­tas y au­to­mó­vi­les, es­ta­ble­ce­rá una plan­ta en el dis­tri­to de Qian­xi, lo que es una muy bue­na no­ti­cia pa­ra los es­tu­dian­tes. “Los de la es­pe­cia­li­dad de re­pa­ra­ción au­to­mo­triz po­drán con­se­guir un buen trabajo cuan­do se gra­dúen”, sos­tie­ne Zhou Zhu, rec­tor de la Es­cue­la Vo­ca­cio­nal Se­cun­da­ria del Dis­tri­to de Qian­xi. “Una de nues­tras prin­ci­pa­les ta­reas es es­ta­ble­cer pro­gra­mas de coope­ra­ción con las em­pre­sas pa­ra que nues­tros es­tu­dian­tes pue­dan tra­ba­jar co­mo prac­ti­can­tes y, de es­ta ma­ne­ra, per­mi­tir que tam­bién ga­nen men­sual­men­te más de 3000 yua­nes (al­re­de­dor de 440 dólares)”.

Jó­ve­nes co­mo Zhang Meng­xian y Zhao Xiao­chao se con­ver­ti­rán en me­cá­ni­cos o tra­ba­ja­rán en fá­bri­cas o ta­lle­res au­to­mo­tri­ces después de un año y me­dio de es­tu­dios y un año de prác­ti­cas. Sin em­bar­go, am­bos tie­nen un sue­ño más gran­de: “Cuan­do aho­rre más di­ne­ro, voy a abrir mi pro­pio ta­ller. Con el di­ne­ro que ga­ne, man­da­ré a mis her­ma­nos a la es­cue­la”, ma­ni­fies­tan los dos, quie- nes for­man par­te de ese gru­po de es­tu­dian­tes de­ci­di­dos a cam­biar su des­tino a tra­vés de la ca­pa­ci­ta­ción pro­fe­sio­nal.

Con el fin de ga­ran­ti­zar la em­plea­bi­li­dad de sus es­tu­dian­tes, la Es­cue­la Vo­ca­cio­nal Se­cun­da­ria del Dis­tri­to de Qian­xi abrió es­pe­cia­li­da­des con mu­cha de­man­da en el mer­ca­do co­mo re­pa­ra­ción au­to­mo­triz, cos­mé­ti­ca, di­se­ño de mo­da, ho­te­le­ría, ser­vi­cio de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas, co­mer­cio elec­tró­ni­co, y úl­ti­ma­men­te ha in­clui­do las de robótica in­dus­trial y trán­si­to fe­rro­via­rio ur­bano. Los gra­dua­dos no so­lo es­ta­rán ca­pa­ci­ta­dos pa­ra la­bo­rar en Qian­xi, sino tam­bién en otras ciu­da­des chi­nas co­mo Shang­hai o Dong­guan.

En la ba­se de la es­pe­cia­li­dad de ser­vi­cios de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas, uno de sus res­pon­sa­bles ase­gu­ra que los es­tu­dian­tes con­si­guen fá­cil­men­te trabajo. De he­cho, la Es­cue­la Vo­ca­cio­nal Se­cun­da­ria del Dis­tri­to de Qian­xi tie­ne un pro­gra­ma de coope­ra­ción con una em­pre­sa del sec­tor, con quien ha es­ta­ble­ci­do ade­más un cen­tro de lla­ma­das, co­mo par­te tam­bién de un pro­gra­ma de ma­cro­da­tos del dis­tri­to de Qian­xi y de la ciu­dad de Bi­jie.

El res­pon­sa­ble de la ba­se ma­ni­fies­ta que, aun­que no lo pa­rez­ca, el trabajo en es­ta es­pe­cia­li­dad es com­ple­jo por­que abar­ca mu­chos as­pec­tos: hay que en­se­ñar­les a los es­tu­dian­tes a me­jo­rar su for­ma de ha­blar y, a la vez, ca­pa­ci­tar­les en el ma­ne­jo de emo­cio­nes. “Cuan­do se está en la ado­les­cen­cia es muy di­fí­cil ma­ne­jar las emo­cio­nes. Sin em­bar­go, quien tra­ba­je en es­ta es­pe­cia­li­dad de­be siem­pre trans­mi­tir en­tu­sias­mo y pro­fe­sio­na­li­dad al clien­te al otro ex­tre­mo de la lí­nea. Es­to im­pli­ca te­ner una des­tre­za en el cam­po de la psi­co­lo­gía, lo que es bas­tan­te di­fí­cil in­clu­so pa­ra un adul­to”.

Pa­ra que los es­tu­dian­tes pue­dan es­tar bien ca­pa­ci­ta­dos, la es­cue­la apli­ca el mo­de­lo de ad­mi­nis­tra­ción “6+1+1”. El “6” se re­fie­re a seis cer­ti­fi­ca­dos. El “1” sig­ni­fi­ca que so­lo los que ob­tie­nen es­tos seis cer­ti­fi­ca­dos pue­den em­pe­zar a tra­mi­tar su di­plo­ma. El úl­ti­mo “1” quie­re de­cir que tam­bién se pue­de ob­te­ner un di­plo­ma uni­ver­si­ta­rio me­dian­te una edu­ca­ción su­pe­rior re­ci­bi­da por co­rres­pon­den­cia o de otras ma­ne­ras.

Con ta­les me­di­das, las es­cue­las vo­ca­cio­na­les bus­can se­guir la idea de que “cuan­do uno en la fa­mi­lia con­si­gue trabajo, to­do el ho­gar sa­le de la po­bre­za”.

Es­cue­la Vo­ca­cio­nal Se­cun­da­ria del Dis­tri­to de Qian­xi, en la ciu­dad de Bi­jie.

Fo­tos de Yu Jie

Es­tu­dian­tes de la es­pe­cia­li­dad de re­pa­ra­ción y man­te­ni­mien­to au­to­mo­triz du­ran­te una cla­se prác­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.