Ser cam­pe­sino en Mei­tan

La pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción del té ha traí­do la pros­pe­ri­dad a es­te dis­tri­to de la pro­vin­cia de Guiz­hou

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por DANG XIAOFEI

Co­men pa­ta­ta dul­ce y maíz to­dos los días y con­si­guen agua po­ta­ble atra­ve­san­do mon­ta­ñas. Los hom­bres bus­can ir­se del lu­gar y las mu­je­res no quie­ren ca­sar­se con uno de esa tie­rra”. Es­ta era la for­ma fre­cuen­te en la que an­tes se ha­bla­ba so­bre los po­bla­do­res de la al­dea de He­tao­ba, ubi­ca­da en el dis­tri­to de Mei­tan, pro­vin­cia de Guiz­hou. Sin em­bar­go, es­ta si­tua­ción ha cambiado to­tal­men­te. “Me gus­ta­ría ser un cam­pe­sino de Mei­tan”, se ha vuel­to hoy una fra­se co­mún.

Mei­tan se en­cuen­tra ubi­ca­do en la par­te nor­te de la me­se­ta de Guiz­hou y ha si­do un dis­tri­to cla­ve en la po­lí­ti­ca de li­be­ra­ción de la po­bre­za. Apo­yán­do­se en sus 600.000 mu (40.000 hec­tá­reas) de jar­di­nes eco­ló­gi­cos de té, los cam­pe­si­nos lo­ca­les se han li­be­ra­do de la po­bre­za y au­men­ta­do sus in­gre­sos eco­nó­mi­cos.

De cam­pe­sino a pro­pie­ta­rio

Du­ran­te el oto­ño, Liu Ze­yuan, quien vi­ve en la al­dea de He­tao­ba, tra­ba­ja en su fá­bri­ca de pro­ce­sa­mien­to de té. De 45 años de edad, Liu em­pe­zó a cul­ti­var té a los 15 años si­guien­do la hue­lla de sus pa­dres. Hoy ha po­di­do ad­qui­rir un jar­dín de té de 12 mu (0,8 hec­tá­reas) y ha abier­to una fá­bri­ca de­di­ca­da prin­ci­pal­men­te al ne­go­cio del pro­ce­sa­mien­to y ex­por­ta­ción de té ver­de y té ne­gro de al­ta ca­li­dad. Con más de 600.000 yua­nes de in­gre­so ne­to anual, Liu ha pa­sa­do de agri­cul­tor a pro­pie­ta­rio. Sin em­bar­go, no es el úni­co ca­so, pues en He­tao­ba hay unas 80 per­so­nas que tie­nen la mis­ma his­to­ria de éxi­to.

Al en­trar en la al­dea de He­tao­ba, los jar­di­nes de té se ven dis­per­sos en­tre las co­li­nas, en una ar­mo­nio­sa com­bi­na­ción con ca­sas y bos­ques. “He­tao­ba era co­no­ci­da por ser una al­dea po­bre y los cam­pe­si­nos vi­vían del cul­ti­vo de ce­rea­les con un in­gre­so anual per cá­pi­ta de me­nos de 1000 yua­nes”, re­cuer­da Chen Ting­ming, se­cre­ta­rio de la cé­lu­la del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na (PCCh) de He­tao­ba. A fin de re­du­cir la po­bre­za y ba­jo el li­de­raz­go del en­ton­ces se­cre­ta­rio de la al­dea He

Dian­lun, los po­bla­do­res co­men­za­ron en 1983 a cul­ti­var té. Hoy en día, la su­per­fi­cie de cul­ti­vo en He­tao­ba se ha ex­pan­di­do de 5 mu (0,33 hec­tá­reas) a 12.000 mu (800 hec­tá­reas).

La rá­pi­da ex­pan­sión de los jar­di­nes de té no so­lo se ex­pli­ca por el me­dio am­bien­te y las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas del lu­gar, sino tam­bién por el apor­te de la Uni­ver­si­dad de Zhe­jiang, que se tras­la­dó a Mei­tan du­ran­te la Gue­rra de Re­sis­ten­cia del Pue­blo Chino con­tra la Agre­sión Ja­po­ne­sa y per­ma­ne­ció allá unos sie­te años. Ello hi­zo que se lle­va­ran a Mei­tan los me­jo­res ár­bo­les de té y las más avan­za­das téc­ni­cas de ela­bo­ra­ción del té, lo que me­jo­ró enor­me­men­te la ca­li­dad de la pro­duc­ción lo­cal.

“Gra­cias al desa­rro­llo de la in­dus­tria del té, el in­gre­so ne­to per cá­pi­ta de 3600 al­dea­nos de 860 fa­mi­lias ha al­can­za­do los 16.400 yua­nes”, in­di­ca Chen Ting­ming. Ac­tual­men­te, la al­dea cuen­ta con fá­bri­cas de pro­ce­sa­mien­to de té y ca­da fa­mi­lia tie­ne un au­to­mó­vil, mien­tras que el 80 % de los po­bla­do­res vi­ven en edi­fi­cios. La al­dea de He­tao­ba ha pa­sa­do del simple cul­ti­vo del té a desa­rro­llar una in­dus­tria que in­te­gra la ad­mi­nis­tra­ción de jar­di­nes de té, el cul­ti­vo de plan­to­nes, el pro­ce­sa­mien­to y la co­mer­cia­li­za­ción.

El desa­rro­llo de la in­dus­tria del té ha atraí­do a mu­chos tra­ba­ja­do­res mi­gran­tes. De he­cho, más de 3000 de ellos se han li­be­ra­do de la po­bre­za me­dian­te su trabajo, la re­co­lec­ción del té o la trans­fe- ren­cia del de­re­cho de ges­tión de tie­rras por con­tra­to de los jar­di­nes de té.

La al­dea de He­tao­ba es so­lo una mues­tra del desa­rro­llo de la in­dus­tria del té en Mei­tan, la cual se ha con­ver­ti­do en la in­dus­tria pilar de la eco­no­mía ru­ral del dis­tri­to. En la ac­tua­li­dad, la su­per­fi­cie de jar­di­nes de té ocu­pa 600.000 mu (40.000 hec­tá­reas), lo que le ha va­li­do a Mei­tan ser con­si­de­ra­do co­mo “el pri­mer dis­tri­to del té de la pro­vin­cia de Guiz­hou”. Aquí va­rios ti­pos de té son ex­por­ta­dos. En 2017, más de 500 em­pre­sas de Mei­tan al­can­za­ron una pro­duc­ción to­tal de 61.600 to­ne­la­das de té, un va­lor de pro­duc­ción de 4271 mi­llo­nes de yua­nes y un in­gre­so in­te­gral de 10.000 mi­llo­nes de yua­nes.

Té y tu­ris­mo

El desa­rro­llo de la in­dus­tria del té en Mei­tan va a la par con la pro­mo­ción del tu­ris­mo lo­cal. El año pa­sa­do, so­lo en la zo­na tu­rís­ti­ca de He­tao­ba, se al­can­zó la ci­fra de 70.000 vi­si­tan­tes. En Mei­tan, más de diez al­deas cuen­tan con atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos.

Ade­más de la zo­na tu­rís­ti­ca de He­tao­ba, Qi­cai Bu­luo es tam­bién un ejem­plo exi­to­so de la po­lí­ti­ca de li­be­ra­ción de la po­bre­za me­dian­te la in­te­gra­ción del té y el tu­ris­mo. Qi­cai Bu­luo for­ma­ba par­te de la al­dea de Jin­hua, en el dis­tri­to de Mei­tan, pe­ro era an­tes una que­bra­da po­bre.

En 2015, Jin­hua em­pren­dió un ca- mino que con­sis­tió en la in­te­gra­ción del té y el tu­ris­mo. Los al­dea­nos pin­ta­ron las pa­re­des de sus ca­sas de di­fe­ren­tes co­lo­res, desa­rro­lla­ron el agro­tu­ris­mo, abrie­ron hos­pe­da­jes y ca­sas de té, en­tre otras ac­cio­nes. “To­da la al­dea de Jin­hua vi­ve hoy del tu­ris­mo. La mi­tad de la po­bla­ción ha com­pra­do ca­sas en Mei­tan y ca­da fa­mi­lia cuen­ta con un au­to­mó­vil”, ase­gu­ra Feng Yan­qing, se­cre­ta­rio de la cé­lu­la del PCCh de la al­dea de Jin­hua.

Rao Xi­feng, de 27 años de edad, tra­ba­jó va­rios años en Shang­hai y la pro­vin­cia de Jiang­su. Sin em­bar­go, al ver los cam­bios en Jin­hua, de­ci­dió vol­ver a su pue­blo na­tal pa­ra de­di­car­se al tu­ris­mo. “Mu­chos jó­ve­nes pre­fe­rían ir­se del lu­gar a tra­ba­jar, por lo que so­lo los an­cia­nos y los ni­ños se que­da­ban en la al­dea. Aho­ra ca­si to­dos han re­gre­sa­do”, ma­ni­fies­ta Feng.

Rao Xi­feng re­gre­só a Jin­hua jun­to con su no­via. “He­mos cons­trui­do diez ha­bi­ta­cio­nes en nues­tra ca­sa, don­de he­mos abier­to un hos­pe­da­je ru­ral. Mi no­via ma­ne­ja, ade­más, una ca­sa que ofre­ce té con le­che (un ti­po de be­bi­da). De es­te mo­do, nuestro jar­dín de té par­ti­ci­pa en la eco­no­mía tu­rís­ti­ca”, di­ce Rao, quien está sa­tis­fe­cho con los 200.000 yua­nes de in­gre­so anual que han al­can­za­do.

En los úl­ti­mos tres años, el tu­ris­mo se ha con­ver­ti­do tam­bién en la in­dus­tria pilar de la al­dea de Jin­hua, cu­yos in­gre­sos en es­te sec­tor as­cen­die­ron en ese lap­so de 200.000 a 2,6 mi­llo­nes de yua­nes.

El año pa­sa­do, el dis­tri­to de Mei­tan re­ci­bió a más de 5 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes y tu­vo un in­gre­so por tu­ris­mo de 2950 mi­llo­nes de yua­nes, lo cual ha per­mi­ti­do que más de 1000 per­so­nas se li­be­ra­ran de la po­bre­za.

Mei­tan ha vis­to tam­bién un al­za en las ven­tas de té. El dis­tri­to cuen­ta con 35 mer­ca­dos en los que se ofre­cen té y té fres­co, a don­de uno pue­de lle­gar en me­nos de 30 mi­nu­tos. “En el pa­sa­do el té se bus­ca­ba en el mer­ca­do, pe­ro hoy el té se pro­du­ce tam­bién de acuer­do con la de­man­da de los clien­tes”, in­di­ca Zhao Ji­wei, ge­ren­te ge­ne­ral de la em­pre­sa de té Qin­yuan­chun de Mei­tan. Ade­más, la in­dus­tria ha apro­ve­cha­do el mo­de­lo “In­ter­net+” pa­ra abrir más de 300 tien­das en las pla­ta­for­mas prin­ci­pa­les de co­mer­cio elec­tró­ni­co de Chi­na, lo que ha de­ri­va­do en un vo­lu­men de ne­go­cio de más de 100 mi­llo­nes de yua­nes.

La al­dea mul­ti­co­lor de Jin­hua.

Los jar­di­nes de té se ven dis­per­sos en­tre las co­li­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.